Escúchenos en línea

Dueños de generadoras no ceden y gobierno tendrá que asumir toda la carga para resolver crisis eléctrica

Informe Pastrán y varias agencias. Desde Managua. | 20 de Junio de 2007 a las 00:00
Fracasó la reunión entre los ministros del Gabinete Económico y representantes de la industria eléctrica, como generadores, petroleras, distribuidores y ente regulador para analizar la gravedad de la crisis que el país afronta y que ha originado apagones de hasta doce horas en toda la nación. La actual demanda máxima energética en este país es de 480 megavatios, y los apagones del martes afectaron a 180 mil de los 600 mil clientes. Los funcionarios pidieron la tarde del miércoles apoyo a los empresarios del sector de la energía y petrolero local, con el fin de solventar la crisis por el déficit energético, que comenzó hace más de dos años con el alza del precio del crudo en el mercado internacional. El asesor económico presidencial, Bayardo Arce, al término de la reunión, informó de que "no se encontró la acogida que se esperaba de todos los sectores, sólo de algunos. Hemos hecho un esfuerzo de entendimiento con las empresas privadas del sector que se han beneficiado del negocio eléctrico en los últimos años, y para ser honestos, sólo encontramos respuesta positiva de parte de algunas". El gobierno, dijo Arce, pidió la contribución económica de las empresas de generación, distribución y comercialización de energía para encontrar una salida a la crisis que calcula se mantendrá hasta finales de año, durante una reunión con representantes del sector. Además, dijo que se le pidió a los empresarios que aporten "siendo más flexibles en sus créditos, que se dieran créditos de más largo plazo, de tal manera que esto oxigenara el sistema". Pero los dueños de las generadoras no quisieron ayudar. "Las dificultades energéticas van a continuar por algunos días, pero yo estoy seguro de que el presidente Ortega no va a dejar que el pueblo esté en apagones", advirtió Arce Castaño. Según voceros de la multinacional española Unión Fenosa, la empresa está perdiendo dinero y demanda que la tarifa sea nuevamente reajustada porque el 2% que comenzó a aplicar a los consumidores este mes es totalmente insuficiente. Los generadores privados argumentan que están comprando más caro el combustible para operar sus plantas térmicas y las petroleras argumentan que su precio de referencia es el mercado norteamericano. Esto sólo se resuelve con "plata", dijo Arce, al salir de la reunión que concluyó sin acuerdos. Al menos 15 millones de dólares necesita el sector energético de Nicaragua para compras de combustibles y energía eléctrica en el mercado centroamericano, para hacer frente al racionamiento del fluido hasta octubre próximo, informó Arce. Agregó que el gobierno está dispuesto a hacer aportes económicos, por montos no precisados, para los recursos que se necesitan también para compra de energía en el sector centroamericano. Aclaró que sí hubo respuesta positiva para hacer contribuciones económicas de parte de la compañía petrolera Esso y Glencore, de los ingenios azucareros, de una generadora de energía y de la empresa española Unión Fenosa. Del resto de las empresas del sector no hubo respuestas, añadió el asesor presidencial "sólo excusas" para esta etapa crítica que afrontará el país hasta octubre próximo, "y que sólo se resuelve con plata (dinero) para compra de combustibles y poner a trabajar a toda capacidad las plantas". La semana pasada el Poder Ejecutivo propuso a los generadores reducir sus márgenes de ganancia, no aumentar la tarifa a la distribuidora y que los distribuidores de combustible amplíen sus facturas a las generadoras por consumo de combustible. La sede de la Cámara de Comercio de Nicaragua fue el escenario de esta segunda reunión en donde se discutieron las contrapropuestas del sector de energía al gobierno. Nicaragua carece de la energía suficiente ante la falta de inversión en el sector en la última década, los elevados precios del petróleo y el inesperado cierre de generadoras térmicas privadas y estatales. La demanda de electricidad en el empobrecido país centroamericano asciende a 480 megavatios, cuyo 80 por ciento es abastecido por plantas térmicas que funcionan con combustibles derivados del petróleo. El gobierno había logrado paliar la crisis vigente desde hace dos años recurriendo a plantas de emergencia que operan con diésel y cuya capacidad asciende a 60 megavatios, proporcionadas por Venezuela y Cuba.

Descarga la aplicación

en google play en google play