Escúchenos en línea

Francisco llama a cristianos a abrirse al diálogo

Vaticano. Notimex. | 24 de Enero de 2014 a las 13:58

El Papa Francisco pidió este viernes a los fieles católicos no convertirse en "muros de Berlín" para los demás, provocando con las propias actitudes la división y el enfrentamiento.

En la homilía de su misa diaria, que presidió en la capilla de su residencia vaticana de Santa Marta, el pontífice aseguró que "no es un problema si vuelan algunos platos" en la familia, en la comunidad o en el barrio, pero advirtió que lo importante es buscar la paz lo antes posible.

Esa reconciliación se puede lograr con una palabra, con un gesto, para ser así puentes y no muros porque "también, en nuestro corazón está la posibilidad de convertirse en Berlín con su muro para con los demás".

El líder católico reconoció que no es fácil construir el diálogo con los otros, en especial si están divididos por el rencor.

Pero, sostuvo, que el cristiano debe buscar siempre el camino de la escucha, con humildad y mansedumbre.

"Me rompo, pero no me doblo, afirma una cierta sabiduría popular. Me doblo, pero no me rompo, sugiere la sabiduría cristiana. Dos modos de entender la vida: el primero con su dureza, destinado fácilmente a alzar muros de incomunicación entre las personas hasta la degeneración del odio", dijo.

"El segundo, se inclina a establecer puentes de comprensión, incluso después de una pelea, de una discusión" pero siempre, buscando y practicando la humildad, agregó el Papa.

Según Jorge Mario Bergoglio para dialogar se debe encontrar la mansedumbre, sin gritar aunque eso signifique "tragarse muchos sapos", es algo necesario porque la paz se consigue con humildad y humillación.

Indicó que es mejor tender puentes hacia un adversario que dejar crecer el rencor hacia él en el corazón, porque de ese modo uno se queda "aislado en el caldo amargo del propio resentimiento".

"Humillarse es siempre construir puentes. Y esto es ser cristiano. No es fácil. Es necesario que no pase mucho tiempo: cuando hay un problema, lo más pronto posible, en el momento en el que se pueda hacer, después de que pasó la tormenta, acercarse al diálogo", sostuvo.

El pontífice señaló que "el tiempo hace crecer los muros, como hace crecer la hierba mala que impide el crecimiento del grano. Y cuando los muros crecen, es más difícil la reconciliación: ¡es más difícil!".


Descarga la aplicación

en google play en google play