Escúchenos en línea

Bayardo Arce habla de los medios y el gobierno, de Rosario Murillo y del FMI. Entrevista con El Nuevo Diario

Por Eduardo Marenco, El Nuevo Diario | 20 de Junio de 2007 a las 00:00
En una entrevista realizada por Eduardo Marenco, publicada por El Nuevo Diario en dos partes (miércoles y jueves), Bayardo Arce Castaño –ex diputado y antiguo miembro de la Dirección Nacional del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN)– ofrece sus criterios sobre las negociaciones con el FMI, las relaciones con Taiwán, el "acomodo de placas tectónicas" a lo interno del Frente Sandinista y del Gobierno, da por sentado que el 50% del poder lo ostenta Rosario Murillo y piensa que las críticas mediáticas obedecen a "un mal periodismo".

Promesas de Chávez atascan acuerdo FMI

Por Eduardo Marenco, El Nuevo Diario

El FMI le ha solicitado al gobierno que calendarice, cuantifique y brinde estimados de los desembolsos de la cooperación venezolana, para conocer su impacto en los principales indicadores de la economía nacional. Así lo confirma el asesor económico presidencial, Bayardo Arce, quien reconoce a END que al gobierno se le dificulta sacar en claro una verdadera estimación de la cooperación prometida por el gobierno de Hugo Chávez Frías. ¿Cuáles son los puntos de desacuerdo con el FMI y cómo piensan resolverlos? Ayer tuve una reunión de trabajo con el presidente del Banco Central (Antenor Rosales), que coordina el equipo de negociación. Él regresó el domingo en la noche de Washington, y según me dijo, casi se ha dilucidado todo lo que es nuestro programa económico y el aval que buscamos del FMI. El punto que nos queda pendiente, por razones prácticas, es que todavía no estamos en capacidad de calendarizar la cooperación venezolana. Se han firmado una cantidad de acuerdos (de apoyo petrolero, etcétera), pero por razones de limitaciones nuestras, no tenemos capacidad de recibir todo el petróleo de Venezuela y todavía no tenemos --me explicaba el compañero-- la precisión de cuánta ayuda entra este año, en 2008, en 2009, porque el programa es de varios años y se tiene que tener al menos un estimado. Y como las negociaciones con Venezuela han tenido su proceso intenso, todavía hay cosas que no se han terminado de cuadrar en términos de calendarización; aparentemente esto sería lo último que nos faltaría para cuadrar cifras. Este tema del deslizamiento del córdoba, ¿había generado pegón? Se señalaba que estaba muy inflado el córdoba respecto al dólar, ¿se resolvió? El Fondo nos había planteado que era más saludable para la dinámica económica poner a flotar la moneda, como dicen ellos, es decir, que el cambio de la moneda fuera determinado por el mercado. Aquí se hizo un análisis y una consulta con economistas independientes, y todo el mundo considera que la economía nacional no está preparada para eso. Habrá que esperar los dos primeros años de gobierno para considerarlo. ¿Cuál es el resultado que esperan del encuentro que inició ayer en el Incae con la empresa privada? La idea es que el gobierno presente a los empresarios los planes que se han elaborado, tanto lo que se heredó --del Plan de Desarrollo de Bolaños y de su presupuesto-- como lo que nosotros le hemos innovado e incorporado. A su vez, los empresarios nos van a presentar sus ideas de cómo generar más dinámica económica para concertar esfuerzos. Y que de ahí salgan los ejes de desarrollo concertados con la empresa privada. Nosotros esperamos que podamos enriquecer los estimados de cifras nacionales con el diálogo que arrancó ayer con los empresarios del país, en las cinco mesas que instaló el presidente Ortega. Aunque muchos de sus planteamientos ellos nos los expusieron hace meses, y algunos ya han presentado en detalle sus programas, como Carlos Pellas o Ignacio González. Pero todas esas perspectivas de inversión ya están calculadas en el programa que se elabora para 2010. Entiendo que hay una queja de los donantes por el retraso de la Mesa Global de Donantes, ¿lo han resuelto? Mirá, yo creo que ahí hubo una confusión, porque nosotros tenemos por un lado la cooperación bilateral y multilateral. Con el BID, el BCIE ya se han cerrado los acuerdos de negociación, y en otros casos como el Banco Mundial se cierra el programa de cooperación de cinco años la próxima semana. Simultáneamente, hay negociaciones bilaterales con una serie de países y otros organismos como la Unión Europea, que cooperan con Nicaragua. Pero como esto crea una cantidad relativamente grande de gente que nos ayuda, aquí se inventó desde la época de la Revolución Sandinista, el llamado Grupo de Donantes, ahora llamada Mesa de Donantes. Se reúnen semestralmente, y ahorita se está preparando la reunión para junio o julio. Entonces, creo que hubo una confusión entre decir que no se ha dado la Primera Mesa de Donantes y decir que no se ha avanzado con ellos de forma bilateral para destrabar la cooperación. El diputado Francisco Aguirre Sacasa sostenía que este impasse con los donantes ha impactado la ejecución presupuestaria que ha sido baja... Yo creo que en eso está equivocado Francisco. Mirá, el programa de inversión pública sufrió un desfase, no por falta de diálogo con los cooperantes, por el contrario, ellos fueron positivos, porque aquí antes los cooperantes sujetaban su ayuda a que existiera un acuerdo con el FMI. Y producto de las reuniones bilaterales, la mayoría de ellos apartó esa condicionalidad. Han comenzado a cooperar, por supuesto, confiando en que el gobierno ha estado administrando con responsabilidad las finanzas públicas, y que tarde que temprano habrá un programa avalado con el FMI. Más bien el retraso se dio por dos grandes factores: la cooperación estaba convenida hasta 2006, como la del BID y el BM, quedando únicamente programas de arrastre. Ahora el Banco Mundial la traza a cinco años (cincuenta millones de dólares anuales) y en el caso del BID, la traza bianualmente (unos 82 millones de dólares anuales). Pero, los programas que venían caminando están sujetos a las condiciones pactadas por Bolaños, muchas de un engorrismo burocrático enorme. Había que llenar una cantidad de papeles donde ellos mismos te decían que no se puede desembolsar si no se daban ciertos pasos con antelación. Ir llenando esa cantidad de pasos en un gobierno nuevo, que primero busca conocer las condicionantes, fue creando un atraso. De tal manera que los desembolsos de estos organismos se hicieron más fluidamente a partir de mediados de mayo, ya llenado el trámite burocrático. En otros casos, ha habido un desfase por una irresponsabilidad del gobierno anterior, donde nos metieron un gol a los diputados, porque se presupuestaron una serie de proyectos que realmente no están financiados, como el apoyo del BCIE en materia de carreteras, donde faltan los depósitos de parte del gobierno de México, porque no fueron gestionados. Pero en la toma de posesión, por ejemplo, de manera simbólica hubo cierta improvisación, no apareció la medalla del presidente Hugo Chávez, y uno se pregunta: ¿Ha habido en la administración pública algún grado de esa misma improvisación y falta de pericia? Hombre, más que improvisación, yo lo que creo es que hay en un nuevo gobierno, una etapa de aprendizaje. Entran nuevos funcionarios, por mucho que conservés a los cuadros medios, los nuevos funcionarios no se van a poner a firmar a la loca todo lo que les ponen, tienen que compenetrarse y estudiar. Y ahí se descubre que había proyectos sin financiamiento y otros que realmente no los ejecuta el gobierno, algo que se discutirá con los donantes, pues son proyectos que ellos mismos ejecutan. Por ejemplo, prácticamente toda la cooperación japonesa la ejecutan ellos. Da la casualidad de que en el caso de Japón también hubo un cambio de personero, y según me informaban, ha habido proyectos donde se han negado a informar, y hay que aclararles que sí, que también deben informar. ¿China o Taiwán? ¿Cuál es su posición? El gobierno ha dicho que mantiene su relación con Taiwán. Incluso, hemos dado a conocer que hemos recibido un apoyo de Taiwán para que nos entreguen plantas de 30 megavatios de energía, que vendrán más rápido por generosidad de Cuba, porque Taiwán va a pagar estas plantas que fabrica la Hyundai, pero Cuba nos está cediendo el lugar, pues hay una gran demanda en el mundo. Prácticamente, las fábricas de plantas de energía están topadas. Como dijo el Canciller (Samuel Santos), nosotros tenemos una buena relación de partido a partido con el Partido Comunista Chino, yo mismo soy presidente de la Asociación de Amistad con la República de China y su pueblo; y dentro de eso seguimos estimulando intercambios y acercamiento. Pero la política definida por el presidente Ortega es que se mantendrá la relación con Taiwán. ¿Es de la opinión de que se puede sostener la relación diplomática con Taiwán y fortalecer lazos comerciales con China Continental? Sí hombre, es que eso es un hecho. Aquí vos ves un montón de productos chinos en el mercado nacional, debidamente instalados. Así como hay países como Panamá y Dominicana, donde las relaciones son con Taiwán, y hay oficinas de representación de China Continental; a la inversa, hay otros lugares donde la representación diplomática la tiene China Continental (México y España) y hay oficinas de representación de Taiwán. Pero nosotros hemos querido evitar ese jueguito de uno o el otro. ¿No habría que esperar, entonces, una ruptura con Taiwán? Pues por lo menos yo no he visto que el presidente Ortega esté pensando en eso. ¿Y esta crítica del presidente Ortega contra China Continental? No es la primera vez que él señala que el desarrollo de China Continental le ha hecho caer en la llamada trampa del desarrollo. Los mismos chinos lo reconocieron en su último congreso, que la industrialización les ha llevado a chocar con algunas de sus tradiciones. Ellos ya son un factor que está afectando la capa de ozono por la cantidad de industrias, están experimentando procesos de desertificación. Ellos tienen clara conciencia de que el desarrollo les ha creado costos medioambientales. ¿China ha propuesto al gobierno de Nicaragua que restablezcan relaciones, que se rompa relaciones con Taiwán? ¿Ha hecho ofrecimientos? A través del organismo de amistad que presido, hace poco hubo una reunión centroamericana de federaciones, algunos que vinieron --que no eran de la representación oficial del gobierno-- dijeron esperar que se reconozca a China. A nivel de gobierno, no estoy informado.

El gobierno y los medios: «Intolerancia es mutua»

En los asuntos políticos Bayardo Arce se enciende como un fósforo. Rebate y pelea hasta la saciedad. Si algo le duele es la crítica pública. En esto se acerca a la posición del ex canciller Miguel D’Escoto: los críticos del Gobierno pecan de antipatrióticos. ¿Qué está pasando en el Frente y en el Gobierno? El alcalde Dionisio Marenco hizo una crítica y fue mandado a callar diciéndole: "Zapatero a su zapato" Eso no es mandar a callar, hombre, ese es un comentario. A mí me podés decir una cosa, pero si quiero seguir opinando, sigo opinando. Aquí el gran llamado que hace el presidente Ortega es que haya un poder ciudadano, que tenga expresión desde la base y que la gente se deje oír, que opine. Es lógico que no todas las voces sonarán iguales en un momento dado. Yo lo que pienso es que aquí hay muchos miedos y a veces creo que ustedes, los de EL NUEVO DIARIO, caen en eso, como que les aflige que la derecha esté dividida y nos quieren ver divididos a nosotros. Exageran la tónica de lo que a mi juicio son matices naturales en una fuerza tan grande como la nuestra. La única forma de recordar estos matices es recordando lo que dice la Biblia: "De todo hay en la viña del Señor". ¿Hay un reacomodo de fuerzas a lo interno del Frente? Yo sostengo que históricamente, cuando hemos logrado los grandes momentos, en el Frente se da un acomodo, precisamente por su tamaño. Nosotros tuvimos un empuje en julio del 79, tomamos el poder y veníamos de una división, de contradicciones, y después en el poder hubo que acomodarnos en las nuevas posiciones: hacer desaparecer las diferencias, asumir la responsabilidad de un gobierno que en un principio quisimos hacer de unidad nacional. Otro gran acomodo fue cuando perdimos las elecciones. Desde los que buscaban a los culpables, hasta la fuerza que dejás de administrar y que estaba en el Estado. Ahora ganamos las elecciones con una propuesta de unidad y reconciliación, y acomodar esa fuerza es algo objetivo. Daniel llama a que todo el pueblo participe del poder ciudadano, que éstas no sólo sean fuerzas sandinistas, pero es posible que allá abajo los sandinistas digan: ‘Ideay, he pasado 16 años afuera y ahora que estamos aquí, ¿por qué le voy a dar participación a...?’ ¿Me entendés? Todos esos fenómenos se pueden dar, y de repente en vez de llamar a todo el barrio y a toda la comarca, entonces sólo quieren llamar a los sandinistas. Aquí nos dicen que hemos sacado a la gente del Gobierno por no ser sandinistas, y te puedo mostrar miles de expedientes de quienes dicen que han pasado mordiendo el leño 16 años y ahora no hay empleo en el Gobierno. Es algo natural. La influencia que la primera dama, Rosario Murillo, está teniendo en el Gobierno, ¿qué opinión le merece? Los papeles de la gente en el Gobierno no se pueden medir en tiempos tan cortos. La influencia es un hecho objetivo. Es que ni siquiera es influencia. El presidente ha sido muy transparente en decir que el cincuenta por ciento del poder él se lo delegó a la compañera en su carácter de coordinadora del Consejo de Ciudadanía y Comunicación, en su carácter de militante, en su carácter de Primera Dama. Ese es un hecho obvio. Ahora, ¿qué valoración podés hacer? Hombre, eso requiere tiempo. Por eso normalmente la gente dice que la historia lo juzga a uno, la historia es más paciente que el periodismo. ¿Esta nueva fuerza es parte del reacomodo dentro del Frente? ¿Cuál fuerza? La que representa Rosario Murillo... La que representan las mujeres. Yo creo que es parte de ese acomodo. Es que yo no hablo de reacomodo, sino de acomodo... como cuando hay un terremoto y después las placas tectónicas se acomodan. Claro que cuando Daniel Ortega decide que aquí el cincuenta por ciento de los cargos van a ser de mujeres, obvio que eso tendrá un impacto en la dinámica organizativa, máximo en una sociedad machista... Eso inmediatamente te desplaza. Pasa incluso cuando hacemos nuestras elecciones primarias para escoger candidatos, hay compañeros que sacan más votos y se ven desplazados; en el caso de la lista a diputados, es de treinta por ciento, entonces hay que buscar que ese porcentaje de mujeres suba, y te acomoda la realidad. ¿Bayardo Arce en lo personal se siente desplazado por este nuevo poder femenino? No, en lo más mínimo. Yo, recordá, más bien he tenido la filosofía de que hay que darle espacio a nuevas generaciones, a nuevas fuerzas. Por eso yo personalmente decidí no postularme en el congreso del 98 a la dirección del partido, para darle lugar a otros compañeros. Yo siempre creí que había que combinar la historia representada por Daniel y Tomás, con otros dirigentes del partido. Igual para la candidatura legislativa, yo pedí no correr. Después se vio que podía contribuir al proselitismo y acepté correr en el punto de inflexión, si he salido electo habríamos pegado el brinco que no logramos obtener. Yo más bien me siento satisfecho. Por eso he estimulado que los jóvenes de la generación de los 80 regresaran al sandinismo, porque toda esta gente fue pilar de la Revolución, fueron los que hicieron el Servicio Militar, cortaron café y algodón, muchos ahora son grandes profesionales y otros "están en la perra". ¿Al resto de sectores del Frente y del Gobierno, Rosario Murillo les facilita la comunicación con el Presidente o los limita? Ella es un enlace de comunicación con todo el mundo. Yo en lo personal no tengo ningún problema. Yo tengo excelente comunicación con ella y con él. Pero además, yo asisto a muchas reuniones de todo el gabinete donde está el Presidente. ¿Estos Consejos de Poder Ciudadano serán una estructura paralela al Frente Sandinista? ¿Los va a controlar el partido o Rosario Murillo? No, mirá, la lógica de Daniel es que sean un movimiento de participación del pueblo, en el cual el sandinismo tiene que participar, y todo el mundo. Pero lo que se escucha es que sólo los sandinistas están siendo parte... Es lo que te digo yo, que en el acomodo no sería nada extraño que en algunos lugares los sandinistas digan: ‘Oye, ¿por qué le voy a dar participación a otro?’ Eso nos pasó a Daniel, a Tomás, a Lenín, a René Núñez y a mí, para persuadir por todo el país a la dirigencia del partido de la necesidad de construir la Convergencia para las elecciones municipales. La filosofía era: donde el Frente se sienta fuerte va de candidato a alcalde y de vice un aliado; y donde no lo sea, se buscará un aliado y nosotros vamos de segundo. Ese fue un acomodito. Tuvimos que recorrer todo el país. Y nos volamos 87 alcaldías, y después ganamos la Presidencia. Volviendo al punto de los Consejos del Poder Ciudadano. ¿No temen que se reviva la experiencia de los CDS (Comité de Defensa Sandinista), que provocaron muchas heridas en los años ochenta? Yo creo que no, ojalá sea mucho mejor que en los años ochenta. Acordate que de los CDS lo que causó heridas fue que en ese momento estábamos sufriendo una agresión, una guerra. Nos bombardeaban aquí, nos dinamitaban adentro. Entonces, la gente tenía que hacer labores de defensa. Pero ahora estamos en paz, esperamos estar en paz en todos lados, esperamos que la oposición siga diciendo que somos feos. Si quieren decir que yo soy diente salido y que no les gusta cómo se viste la compañera Rosario... que lo digan. Lo que no queremos es que mañana vengan a poner bombas o a querer matar gente ni nada. Los Consejos Ciudadanos a lo que se van a dedicar es a luchar contra el hambre, a alfabetizar, a luchar contra la pobreza. La relación con los medios: vimos cuestionamientos bien fuertes de Lenín Cerna, Secretario de Organización del Frente Sandinista, el sábado pasado, ¿por qué el Gobierno no ha sido capaz de establecer una mayor comunicación con los medios? Yo creo que ese es un problema de dos caras. Parece que los medios también no han sido capaces de hacer una comunicación profesional. Tal vez es que los medios están aprisionados por una equivocada competencia mercantil, a ver quién vende más, y creen que vende más el que ataque mejor al Gobierno. Y eso está creando una situación que no es la más deseable. Y ojalá que las partes encontremos un alto en el camino que nos permita hacer ver que al fin de cuentas es el país lo que está en juego. Un medio que apuesta a hacer fracasar un gobierno, a meter en caos a un gobierno, atenta contra sí mismo. Porque si aquí el Gobierno entra en dificultades, la economía se afecta, etcétera; también se afecta la pautación del medio. Pero más allá del simple interés mercantil, yo creo que todos los nicaragüenses deberíamos tener más de un sentido patriótico, como le quise transmitir al sector eléctrico la semana pasada, diciéndole a petroleras, distribuidoras y generadoras que si sólo piensan en sus utilidades y que el otro se hunda, a la larga nos hundimos todos. ¿Cuál es su posición sobre la denuncia del programa Esta Semana de una supuesta extorsión por parte de gente vinculada al Frente Sandinista? Yo estoy viendo ahí la investigación judicial. Yo creo que es parte del mismo juego ese de los medios. ¿Ahora no se puede hacer denuncias? Sí hombre, pero EL NUEVO DIARIO hizo veinte reportajes poniendo a Armel González como un delincuente, un toma-tierras, como un estafador, y de repente me lo ponés como un héroe porque salió a decir que unos sandinistas lo están afectando. ¿Qué credibilidad le podés dar? Hay que ser un poco más serios. Pero ese no es el punto, el punto es que el señor (Gerardo) Miranda reconoce su propia voz pidiendo cuatro millones de dólares... Por eso, que lo investigue el Poder Judicial y que sancione a quien sancione, ya dijo Daniel que no pone las manos al fuego por nadie en ese pleito. Mucho menos que las ponga yo. Pero el tema central es el de un periodismo que lo que quiere es vender periódicos y no le interesa lo que le pase al país. A mí, como periodista, me duele el mal periodismo. Lo que pasa es que hay una actitud en el Gobierno de que cualquier crítica en contra es "antipatriótica", como lo dijo el ex canciller (D’ Escoto), ¿no hay mucha intolerancia en el Gobierno? La intolerancia es mutua.

Descarga la aplicación

en google play en google play