Escúchenos en línea

La cuarta parte de los residentes en Texas no tienen derecho a la salud

Agencia EFE. Desde Houston, Texas. | 21 de Junio de 2007 a las 00:00
La crisis del sistema de salud de Estados Unidos se refleja de forma clara en Texas, donde el 24 por ciento de la población carece de seguro médico, según revelan estadísticas del Censo correspondientes al periodo comprendido entre 2004 y 2005. Uno de los factores que ha generado esta situación en el "Estado de la Estrella Solitaria" es que su población está aumentando a un ritmo con el que el sistema de salud no se puede mantener a la par. Según datos del Gobierno estatal, en el periodo del año 2000 al 2006, la población en Texas aumentó un 12.7 por ciento, lo cual casi duplica el promedio nacional de crecimiento poblacional. El panorama es particularmente grave en Houston, en cuya área metropolitana se calcula que hay 1.1 millones de personas sin seguro médico. A nivel de condado, el de Harris -al que pertenece la llamada 'Ciudad Espacial'- estima que el 30 por ciento de su población no está asegurada. Esta situación hace que, en muchos casos, los enfermos acudan a las salas de emergencia para intentar curarse de enfermedades que en realidad se podrían tratar con atención primaria. "Entre el 50 y el 70 por ciento de los niños que atiendo no tienen seguro y eso hace mi trabajo muy duro porque tengo que plantearme qué medicinas recetarles, ya que sé que no tienen suficiente dinero para comprarlas", dijo a Efe la doctora Ana Malinow, de la Unidad de Pediatría del hospital Ben Taub, uno de los pocos centros públicos del Centro Médico de Houston. Según Malinow, que preside el grupo Médicos a favor de un Programa de Salud Nacional, el sistema está "roto" por culpa de los "intereses especiales" de la industria médica y farmacéutica, pero, en su opinión, tiene arreglo. "La solución sería expandir la cobertura de Medicare a toda la población. Habría que incrementar las aportaciones que los contribuyentes hacen al sistema, pero creo que es algo factible que nos permitiría tener un modelo financiado públicamente y que aun seria practicado de forma privada", indicó. En Texas, por un lado, lo pequeños negocios - con 50 empleados o menos- dominan la economía estatal, pero solo el 31 por ciento ofrece beneficios de cobertura médica, mientras que, a nivel nacional, el mismo porcentaje se sitúa en el 43 por ciento. Por otra parte, el límite para la cobertura de Medicaid es muy bajo. Concretamente, una familia de tres personas que aspire a esa cobertura no puede tener ingresos anuales de más de 4.822 dólares, mientras que en Florida y California el mismo umbral está en 10.000 y 18.000 dólares anuales, respectivamente. Esta situación ha generado un panorama social en el que muchas familias residentes en Texas no son lo bastante pobres para estar cubiertas por los programas públicos, pero los miembros que trabajan tampoco tienen beneficios, ni dinero para contratar y pagar un seguro por su propia cuenta. "Los que están en esa situación son los que más sufren. En algunos casos, cuando les dan un diagnóstico, están tan enfermos que el tratamiento es carísimo o llega demasiado tarde y mueren", comentó el profesor Howard Karger, catedrático de Ciencias Sociales de la Universidad de Houston. En otros casos, las enfermedades obligan a faltar al trabajo, con la consiguiente reducción en los ingresos. Eso es lo que le ocurre a Velia Pérez, una inmigrante de Monterrey (México) que lleva seis años en Houston y a cuyo esposo le diagnosticaron una prostatitis. "Hace más de ocho meses que lo atendieron. Le hicieron sus exámenes, no tiene cáncer, pero el proceso que prosigue para curar su enfermedad es muy lento. El está al frente de la casa. Estamos pagándola, yo estoy invalida por una enfermedad en los pies y no le puedo ayudar", declaró Pérez. Los políticos tejanos están intentando arreglar el problema y, en la recién acabada sesión legislativa, aprobaron cambios para incrementar de 127.000 a 300.000 el número de menores de edad bajo el Programa de Cobertura de Niños, conocido como CHIP por sus siglas en inglés, y que cuenta con un porcentaje de financiación federal. Asimismo, hicieron cambios en la ley para subvencionar la cobertura médica de 200.000 adultos. Según estimados oficiales, actualmente hay 45 millones de personas sin cobertura médica en Estados Unidos.

Descarga la aplicación

en google play en google play