Escúchenos en línea

Aparece Armel González y reconoce quiso pagar soborno

| 21 de Junio de 2007 a las 00:00
Durante más de dos horas, el corredor de tierras Armel González divagó en un mar de contradicciones, que lo llevaron incluso a reconocer que estuvo dispuesto a pagar soborno a cambio de solucionar un conflicto de propiedad en Tola, Rivas. González compareció este jueves ante la comisión especial conformada por la directiva parlamentaria, para que investigue la denuncia sobre el supuesto cobro de coima por cuatro millones de dólares, de parte del ex diputado sandinista y nominado como cónsul en Liberia, Gerardo Miranda, y el contralor suplente Vicente Chávez (militar retirado y funcionario del FSLN). El traficante llegó acompañado de los socios mayoritarios del Grupo San Cristóbal, y leyó una extensa memoria sobre el conflicto que está a sacando a flotes aspectos importantes de la forma de operar de los "coyotes de tierras", y cómo familiares suyos pasaron a ser socios de la cooperativa Pedro Joaquín Chamorro, conformada con tierras que la Reforma dio a campesinos en los años 80, entre otros. González llamó "toma tierras" a los miembros de la Cooperativa Pedro Joaquín Chamorro, que denuncian que han sido despojados, y no presentó las actas de compra-venta de las propiedades que los cooperados reclaman. Dijo que el contacto con Miranda fue el único, pero reconoció que con Vicente Chávez fue la segunda vez que se reunió este año. Dijo que el contacto inicial con Miranda y Chávez se realizó en un lugar fuertemente resguardado por la policía, en el costado oeste del parque El Carmen, lugar donde funciona la secretaría del FSLN y la Presidencia de la República. Según reconoció ante los miembros de la Comisión, él ofreció un terreno en el complejo turístico a Miranda y a Chávez, oferta que –dijo- entregó en un sobre sellado. "Miranda me pidió que nos reuniéramos en el restaurante La Lucha, que está ubicado en la carretera Rivas-Peñas Blancas, adonde llegué con mi familia, mis hijos, mi esposa y mis padres. Ahí entregué un sobre sellado tal como me lo habían pedido el señor Vicente Chávez y él. Una semana después, el señor Gerardo Miranda me pidió que platicara con él sobre el asunto antes de que hiciera mi viaje fuera del país. Le dije que se presentara en las oficinas de la empresa ubicadas sobre la pista «Jean Paul Genie», o sea contiguo al Edificio San Marino. Este señor me dijo que para solucionar el conflicto tenía que entregar cuatro millones de dólares. Como en la empresa existe una política de seguridad que se graba toda reunión importante, esa reunión fue grabada y públicamente conocida", expresó González. Pero la versión de González, hijo de un coronel de la Guardia somocista, contradice totalmente la de Alejandro Bolaños Davis, su socio, suegro y diputado conservador de origen norteamericano. Bolaños Davis dijo hace tres semanas que la grabación a Miranda fue parte de una trampa que le habían tendido todos los socios de la empresa, para demostrar que había extorsión. Este aserto de Bolaños también lo confirmó la señora Gail Geerlin, norteamericana y esposa del principal socio, el escocés Jocelyn Carnegie. Una semana después de Bolaños, Geerling aseguró que grabaron a Miranda a propósito pero no respondió cuando se le preguntó porqué no acudió a la Policía. A pesar de lo delicado de su denuncia, González dijo que aún no entrega a la Policía la matriz de la grabación donde supuestamente Miranda pide la coima, ni tampoco un trozo de papel donde aparece caligrafía de puño y letra de Chávez y sus números de celular. Por el contrario, intentó que esa prueba documental quedara en manos de la comisión parlamentaria, pero fue rechazada pues es competencia de la policía, según el presidente de la comisión. Contrario a lo que afirman los campesinos, González dijo que la sociedad San Cristóbal ha comprado a la cooperativa 119 manzanas de tierras, pero que otros inversionistas del grupo han adquirido al menos 300 manzanas de tierras.

Fiscal advierte contradicciones

Por otra parte, la fiscal adjunta, Ana Julia Guido, reveló este jueves que otras personas que sustentan la denuncia de soborno contra funcionarios del gobierno, alegan que el supuesto cobro de coima se hizo en la semana santa de este año. Pero González, aseguró que fue entre el doce y trece de febrero de este año. Guido atendió el jueves la invitación de la Comisión de Probidad de la Asamblea Nacional encabezada por la doctora Miriam Argüello, que también investiga el escándalo. Según González, la supuesta cita con Miranda y Chávez fue entre el doce y trece de febrero en las instalaciones de la secretaría del Frente Sandinista, que también sirve de sede de la Presidencia de la República, pero la fiscal adjunta dijo que personas que ya comparecieron ante la Fiscalía afirman que fue en período de Semana Santa. Tomando en cuenta ese período, la Fiscalía hizo una inspección en los libros de control de ingreso a secretaría del Frente Sandinista, en el período comprendido entre el primero de marzo y el 30 de abril, pero adelantó que también revisarán el mes de febrero. González todavía no ha comparecido a dos citatorias de la Fiscalía, porque supuestamente se encontraba fuera del país. Está pendiente que González entregue al Ministerio Público la matriz original de la grabación donde supuestamente Miranda reclama cuatro millones de dólares para favorecerlos en un juicio de propiedad, en el municipio de Tola, Rivas. Según la fiscal adjunta, cuando González entregue la matriz de la grabación, será sometida a un "peritaje de acústica forense", y adelantó que González está citado por tercera vez para el próximo lunes a las tres de la tarde en el Ministerio Público.

Descarga la aplicación

en google play en google play