Escúchenos en línea

FAO pedirá acabar en 2025 el hambre en América Latina y el Caribe

| 24 de Abril de 2006 a las 00:00

Caracas – La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) pedirá erradicar para 2025 el hambre en América Latina y El Caribe, entre los aspectos que tratará en la 29ª Conferencia Regional a realizarse del miércoles al viernes en Caracas.

La propuesta busca formar una alianza entre las naciones para acabar con toda la pobreza y el hambre en la región, la cual no podrá reducir a la mitad el número de personas con hambre para el 2015, fijada como una de las metas del Milenio, dijo este lunes el representante de la FAO para América Latina y El Caribe José Graziano.

Esta situación obedece a la inequidad en el reparto de riquezas y la falta de continuidad de las políticas para combatir el hambre y la pobreza, señaló.

"Esto pone a la región en el mismo nivel que otras zonas del mundo mucho más atrasadas y con menos recursos. Es inaceptable para nuestros países convivir con este mal que es la pobreza extrema", dijo Graziano en rueda de prensa. Costa Rica, Chile, Ecuador, Cuba y Uruguay. Dijo que México, El Salvador, Jamaica, Trinidad y Tobago, Guyana y Suriname son las naciones que debe esforzarse para alcanzar a este primer grupo de países.

En tanto, nombró a Bolivia, Colombia, Paraguay, Perú y Venezuela como las naciones que requieren una "inversión más profunda" para poder cumplir a la mitad a las Metas del Milenio. También señaló a Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, República Dominicana y Haití como los países que necesitan "colaboración" de otros países para acabar parcialmente con el hambre.

Según datos de la FAO, más de 96 millones de personas en América Latina viven en condiciones de pobreza extrema (18,6% de la población total) y 53 millones (10%) están por debajo de la línea de la seguridad alimentaria.

"América Latina y el Caribe es la región más desigual del mundo en lo que respecta al reparto de la riqueza, del ingreso y de las tierras", apuntó el funcionario brasileño al explicar estas cifras. Por ello, señaló que la conferencia pedirá en 2025 bajar los índices de hambre en la zona que, dijo, es "la mayor productora y exportadora de productos agropecuarios del mundo".

"Tenemos la capacidad de producir tres veces lo que necesita la población en América Latina y el Caribe", agregó Garziano, quien pidió aprovechar los recursos que generan los altos precios que registran las materias prim Jaques Diouf, el presidente venezolano Hugo Chávez y representantes de 27 delegaciones de los 33 países del área.

Un pronóstico oscuro

La enorme desigualdad social y la dependencia de las economías latinoamericanas de las materias primas explican que la región se haya quedado rezagada frente a otras más pujantes, como Asia.

El porcentaje, equivalente a 38 millones de personas, se situará por encima del 5.7 por ciento establecido en los Objetivos del Milenio de Naciones Unidas.

Esa iniciativa de la ONU, que suscribieron 189 países en el año 2000, nació con la intención de reducir a la mitad la pobreza extrema en 2015 frente a los niveles de 1990, y persigue también objetivos como la educación primaria universal y la reducción de la mortalidad infantil.

Según el Global Monitoring Report 2006, informe anual del Banco Mundial (BM) recién publicado que evalúa el progreso en la consecución de los Objetivos del Milenio, la reducción de la pobreza en América Latina ha sido de menos del uno por ciento entre los años 2002 y 2005.

La situación es especialmente difícil para los países con menores ingresos, como Bolivia, Honduras y Nicaragua, que crecen por debajo de la media y tendrán más problemas para eliminar la lacra de la pobreza extrema. Latinoamérica se queda así rezagada frente a otras partes del mundo, que han superado ya el objetivo de reducción de la pobreza.

En esa situación está la región del este asiático y el Pacífico, que ha reducido la pobreza extrema -el número de personas que vive con menos de un dólar por día- del 29.5 por ciento en 1990 al 11.6 por ciento en 2002, y espera que la cifra baje al 0.7 para 2015.

Para Francois Bourguignon, economista jefe del Banco Mundial, la enorme desigualdad social y la dependencia de las economías latinoamericanas de las materias primas y otros recursos naturales explican que la región se haya quedado rezagada frente a otras zonas más dinámicas, como Asia.

La inestabilidad que tradicionalmente ha castigado a América Latina es otro de los motivos de la desventaja que sufre la región.

Bourguignon llamó la atención sobre factores "más profundos" como la desigualdad que caracteriza a América Latina, y que también parece deprimir el crecimiento económico.

El informe del BM destaca que en términos medios el crecimiento en los países en desarrollo ha alcanzado una media del 4.8 por ciento desde el año 2000, más del doble que en los países más ricos, que avanzan al ritmo del dos por ciento.

El comercio ha sido el motor del crecimiento en los países del este asiático, al representar el 81 por ciento del PIB de la región, muy por encima del 55 por ciento de media global. La rápida expansión comercial de China ha permitido, según el BM, no sólo el crecimiento sostenido de ese país, sino también una integración más rápida de sus socios comerciales en la economía global.

Las exportaciones de bienes y servicios aumentaron entre el 10 y el 28 por ciento en Malaisia, Tailandia, Filipinas, Vietnam y Camboya y contribuyeron a tasas de crecimiento de más del seis por ciento en el 2004 en esos países, según el estudio.

El comercio tiene, por el contrario, un papel mucho menos destacado en América Latina y el Caribe, al suponer alrededor del 52 por ciento de la producción total.

Las exportaciones de los países latinoamericanos han aumentado en sólo el 4.5 por ciento de media desde el año 2000, menos de una tercera parte del crecimiento de las exportaciones en el este asiático y menos de la mitad del crecimiento de las exportaciones en otras regiones como Europa y Asia Central.

Algunas buenas noticias

Pero no todo son malas noticias: Latinoamérica va camino de cumplir algunos de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (MDG, por sus siglas en inglés) como la educación básica universal, la reducción de la mortalidad infantil en dos terceras partes para 2015 y la igualdad de género en la educación primaria y secundaria, es decir el acceso a la educación del mismo número de niños y niñas.

El análisis del BM cita como ejemplo de las mayores oportunidades de la mujer el caso de Argentina, donde el empleo femenino en sectores no agrícolas alcanzó el 48 por ciento en 2003 (último año para el que hay cifras disponibles), frente al 36 por ciento de 1990.

Perú, por su parte, ha reducido la mortalidad infantil de los 80 niños fallecidos antes de los cinco años por cada mil nacimientos de 1990, a 29 muertes en 2004.

Ningún país de Latinoamérica ha logrado recortar el índice de nuevos casos de sida, aunque el BM apunta que la epidemia en Haití, una de las más antiguas, parece haber alcanzado un punto de inflexión.

Asimismo, la cifra de personas infectadas con el virus que recibe tratamiento con antirretrovirales, los medicamentos usados para eliminar o inhibir la multiplicación del VIH, supera ahora el 80 por ciento en Argentina, Brasil, Chile y Cuba. Esos tratamientos evitaron, según el BM, entre 250 mil y 300 mil muertes en 2005.

América Latina es, además, una de las dos únicas regiones -junto con el este de Asia- que alcanzará los niveles de potabilización de agua y alcantarillado establecidos por la ONU.

Por lo demás, el informe insiste en que el conseguir los Objetivos del Milenio no depende sólo de mayores tasas de crecimiento, sino de un cóctel que incluye también reformas comerciales y buenas prácticas de gobierno.

El buen gobierno, dice el BM, requiere reglas claras, información transparente para evaluar los resultados e incentivos y leyes que premien los éxitos y penalicen los fracasos. "Este informe muestra que la corrupción es el resultado del mal gobierno", dijo Paul Wolfowitz, presidente del Banco Mundial en un comunicado.

África sigue siendo la región más azotada por la pobreza, ya que un 44 por ciento de sus habitantes vive con menos de un dólar al día.


Descarga la aplicación

en google play en google play