Escúchenos en línea

Rosales asegura al FNT que el gobierno sí quiere renegociar la deuda interna

Varias agencias. Desde Managua. | 22 de Junio de 2007 a las 00:00
El gobierno presentó este viernes a los sindicatos del Frente Nacional de los Trabajadores (FNT) el programa económico y financiero que negocian con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y según la exposición de dos de sus negociadores, sí ha incluido una propuesta para renegociar la deuda interna. La presentación estuvo a cargo del equipo negociador nicaragüense que encabeza el presidente del Banco Central, Antenor Rosales, y el ministro de Hacienda y Crédito Público, Alberto Guevara. El gobierno abogó ante los sindicalistas porque haya un esfuerzo nacional para lograr impulsar los planes económicos del gobierno "en un ambiente de tranquilidad, paz y armonía". Rosales aseguró a los sindicalistas que el gobierno ha planteado al FMI que "Nicaragua debe tener el espacio para que esa deuda pueda ser renegociada en mejores términos". Si bien habló que hay tres maneras de realizar esa negociación con los tenedores de la deuda, no quiso explicar en qué consisten. La deuda interna asciende a más de 1,300 millones de dólares, de los cuales poco más de 970 millones corresponden a Bonos de Pago por Indemnización (BPI), por las confiscaciones de los años 80, y el resto a los Certificados Negociables de Inversión (CENIS), emitidos entre 1999 y 2001, a raíz de las quiebras de cinco bancos. Anualmente, solo en intereses y servicios de la deuda interna, Nicaragua destina aproximadamente el 30% de su presupuesto. Este año, en febrero, el gobierno debió pagar el equivalente a cien millones de dólares. "Cuando se habla de renegociación, hay que tener presente que el término señala que es algo que se produce cuando dos o más se sientan para ver cuál va a ser la forma o el mecanismo de garantizar que un derecho se va a seguir manteniendo, nada más que en condiciones distintas a las que originalmente se pactaron", explicó Rosales. "Vamos a conversar con los bancos involucrados en este tema y vamos a encontrar una fórmula resultado de una negociación y que va a engrandecer a Nicaragua por la madurez, serenidad y objetividad con que se realice", apuntó y hasta recordó que el gobierno anterior hizo una tímida renegociación para bajar los intereses. "Si Bolaños fue capaz de hacerlo, cómo no va a ser posible que este gobierno no lo haga", se interrogó Rosales. Aunque el funcionario dijo respaldar la demanda de los sindicatos de fijar una nueva canasta básica para determinar un salario mínimo real, también comparte el antiguo criterio de los tecnócratas neoliberales de que es un objetivo a largo plazo, porque no es "realista" en las actuales condiciones del país. La actual canasta de 52 productos, fue elaborada en las circunstancias de guerra que vivió el país en la década de los 80. La propuesta de los sindicatos es que se incremente en al menos 30 productos y servicios adicionales, indispensables para la sobreviviendo familiar. "Si eso garantiza que a largo plazo podamos seguir incrementando el empleo en Nicaragua, estoy absolutamente seguro que con la madurez que caracteriza al trabajador, comprenderá las medidas que entre empresarios, gobierno y ellos mismos se vayan a tomar", dijo Rosales. El doctor Gustavo Porras, diputado sandinista y coordinador del FNT, demandó al gobierno que acuerdo con el FMI exprese claramente que la estabilidad macroeconómica no implica atar los ingresos salariales de los trabajadores. Asimismo, Porras demandó al gobierno promover una reforma tributaria "profunda", donde los sectores más pudientes sean los que más paguen impuestos, porque a su juicio no es posible que los pobres sigan pagando los impuestos y los ricos no asuman ningún compromiso con el país. Los sindicalistas se declararon "satisfechos" con el programa económico y financiero del gobierno y celebraron que el FMI haya aceptado incluir las metas sociales en esos posibles acuerdos. Rosales confirmó de que el próximo lunes llegará a Managua una misión del FMI, para continuar las rondas de negociaciones con ese organismo. Ratificó que en esa reunión, que durará 15 días, se centrará en trabajar la carta de intención, el memorando técnico de política económica y financiera, y el memorando técnico de entendimiento. Agregó que la estabilidad macroeconómica, que exige el FMI, no puede ser a costa del "sacrificio de los trabajadores nicaragüenses", como ha ocurrido, a su juicio, en los últimos 16 años de gobiernos "neoliberales".

Descarga la aplicación

en google play en google play