Escúchenos en línea

Embajador dominicano en Managua preside misa de acción de gracias

Managua, Nicaragua. Agencias. | 27 de Febrero de 2014 a las 11:40

Luis José González Sánchez, embajador de la República Dominicana en este país, presidio la noche del miércoles la tradicional misa de Acción de Gracias que en honor al 170 Aniversario de la Independencia Nacional ofició en la Iglesia del Hogar Zacarías Guerra de esta ciudad el padre dominicano José Ramírez Valera (Joselito).

La misa, celebrada por este filántropo dominicano, unió una vez más a los dominicanos que residen en este país y a cientos de niños que estudian en dicho Hogar, así como amigos, profesores, diplomáticos y allegados a nuestra sede diplomática.

González Sánchez, al final de la homilía, expresó palabras de agradecimiento al padre Joselito por el oficio religioso y a los cientos de nicaragüenses, dominicanos y de otras nacionalidades que nos acompañaron en el primer acto de conmemoración de la Independencia Nacional.

En la ceremonia religiosa participaron, además del embajador de la República Dominicana, los Ministros Consejeros Félix Gil y José Cáceres y el Consejero Domingo Marcial Feliz Alcántara, quienes acompañaron a la comunidad dominicana, tanto en la misa, como también en el tradicional compartir fraterno que se realizó después de la homilía, donde los niños de la calle que reciben una educación integral pudieron degustar un sabroso almuerzo ofrecido por el restaurant Don Cándido.

Al son del merengue de Juan Luis Guerra, algunos de los feligreses que acudieron a la homilía bailaron al final de la dicha ceremonia litúrgica y presenciaron en pantalla gigante varios documentales que nuestra Embajada colocó para promocionar la cultura y el turismo dominicanos.

El Hogar Zacarías Guerra es una institución privada sin fines de lucro fundada en 1914, dirigida por una Junta Directiva y bajo la dirección ejecutiva de los Religiosos Terciarios Capuchinos, quienes educan integralmente a niños y adolescentes, víctimas del maltrato, abandono y orfandad.

El 5 de mayo de 1914 murió José Zacarías Guerra y a los cuatro días fue abierto el testamento que dejó por un juez civil. En dicho testamento este filántropo, cuya vida solitaria, austera, apartada y huraña, objeto frecuente de burlas, indico que su única voluntad era que el capital que donaba se invirtiera en un asilo o casa para niños huérfanos.


Descarga la aplicación

en google play en google play