Escúchenos en línea

Liberales frustran reforma a la Ley de energía y la situación puede agravarse, advierte presidente del INE

| 27 de Junio de 2007 a las 00:00
Los diputados de la derecha rompieron el quórum de la sesión plenaria del miércoles y evitaron que la Asamblea Nacional aprobara las reformas a la Ley de Estabilidad Energética, necesarias para enfrentar la crisis de apagones que vive el país. El presidente del Instituto Nicaragüense de Energía (INE, ente regulador), David Castillo, lamentó la actitud de los legisladores liberales, y cifró sus esperanzas de que la reforma pueda aprobarse en el plenario de este jueves, porque lo contrario se traduciría en un impacto en la tarifa de los usuarios. Castillo advirtió de un eventual incremento en la tarifa de energía, de al menos un cuatro por ciento, a partir del 1 de julio próximo, si no se aprueban mañana las reformas. Aseveró que esa ley, sin reformar, "tajantemente me manda a que el 30 de junio, a más tardar, debo dictar un nuevo pliego tarifario que sería superior al cuatro por ciento" de incremento en la tarifa de electricidad. "Esperamos que mañana se logre aprobar (las reformas a la ley), porque de lo contrario se traduciría en impacto tarifario a la población", agregó. El presidente del INE se declaró "preocupado" y confió en que esa iniciativa será discutida y aprobada mañana, "porque de lo contrario -reiteró- sería un impacto negativo a los consumidores del servicio eléctrico". El presidente Daniel Ortega, impulsa la iniciativa formulada por el INE, con la cual se congelarán los aumentos en la tarifa eléctrica del país y se otorgará un subsidio encubierto a la transnacional española Unión Fenosa. La iniciativa supone una compensación a Fenosa a través de una ampliación en los créditos por la compra de energía que acometerá con las generadoras estatales englobadas en la Empresa Nicaragüense de Electricidad (ENEL). La reforma cuenta con el apoyo de la oposición, que anunciaron este martes que respaldarán la aprobación del proyecto de ley, necesario para afrontar la crisis energética que vive el país. El Ejecutivo busca dar un "balón de oxígeno" a Unión Fenosa durante un año y así sostener también financieramente el sector eléctrico. En ese plazo, el país dispondrá de un nuevo parque que generará 120 megavatios más que solucionaría la crisis al menos durante 2008. Una vez que las nuevas plantas estén en funcionamiento, Unión Fenosa podría recuperar las pérdidas registradas en Nicaragua durante los últimos meses cuando el precio de los hidrocarburos mantuvo su alza continuada. La iniciativa pretende disminuir los apagones que originan pérdidas solo en el sector comercial de entre 10 y 20 millones de dólares al mes. La propuesta incluye el establecimiento de un pliego tarifario con vigencia de un año, que deberá ser aprobado por el INE. No obstante, la iniciativa establece que los incrementos en la tarifa, como medida de emergencia, no será asumido por los consumidores, sino por la Empresa Nicaragüense de Electricidad (ENEL). La congelación tarifaria y la flexibilización de los créditos de compra de energía a Enel entrarán en vigor el próximo 1 de julio y se mantendrán un año. Ortega cambia así de postura con respecto a la eléctrica española después de que desde marzo de 2006 cuando fue candidato presidencial y después como presidente desde inicios de 2007, amenazó con suspender la concesión de Unión Fenosa y acusó a la empresa de ser la responsable de los racionamientos de energía y los apagones continuados que se producen en Nicaragua. Asimismo, la petición de Ortega incluye que se modifique el estatus de Unión Fenosa como distribuidora eléctrica para que a este se le permita también generar energía mediante fuentes renovables. Según estimaciones Fenosa generaría hasta un 20 por ciento de la totalidad del parque de generación instalado en el país (100 megavatios) por medios renovables. Por su parte, el gerente de comunicación de la eléctrica en el país centroamericano, Jorge Katín, agradeció la iniciativa del Ejecutivo de Ortega y la consideró como un "alivio para el sector eléctrico", sin embargo destacó que deben reconocerse las pérdidas acumuladas desde el año pasado. "Las distribuidoras lo ven como un paso positivo en la búsqueda de frenar el deterioro financiero del sector energético, y de proteger al usuario congelando la tarifa al menos un año", indicó. "Contrario al año anterior, en esta ocasión vemos a las autoridades del sector haciendo propuestas, que aunque en este momento no resuelvan a su totalidad el problema estructural del sector energético, sí alivian la situación y protegen al consumidor", manifestó Katín. "Sin embargo hay una imprecisión, pues habla de que se recuperaron los desvíos tarifarios (pérdidas) del año anterior, lo que no es así, pues el incremento de la energía en el segundo trimestre del año lo impidió", consideró el portavoz de la eléctrica.

Descarga la aplicación

en google play en google play