Escúchenos en línea

Ortega fustiga al capitalismo y rinde homenaje al México insurrecto. Dos discursos completos en la capital mexicana

http://www.presidencia.gob.mx/prensa/ | 28 de Junio de 2007 a las 00:00

Primer Discurso, al iniciar la ceremonia en el Palacio Nacional

Buenas tardes, buenas noches hermanos mexicanos, familias mexicanas, pueblo heroico, luchador, trabajador, digno, solidario de México. Estimado Presidente, licenciado Felipe Calderón. Margarita Zavala, licenciada. Esta brisa, esta lluvia, nos viene bien, hace unos días estábamos en Managua reinaugurando la Plaza de la Revolución y se nos vino un verdadero diluvio. Y ya hace falta la lluvia en este tiempo en los que tanto daño se le ha hecho a la naturaleza. El capitalismo global con sus propuestas de una política desarrollista y consumista sin límites, se ha convertido en el principal devorador del medio ambiente y por lo tanto es el devorador de la especie humana. Un tema que es crucial en estos tiempos, señor Presidente, usted lo sabe y que cuando menos hoy se logra que lo platiquen, que lo conversen los del Grupo de los 7 más uno ahora; aún cuando todavía algunos de ellos se resisten a firmar, a cumplir con los acuerdos de Kyoto. Y, por un lado, manifiestan la alarma sobre el calentamiento global, ya nadie puede ocultar esa amenaza para la especie humana. Pero por otro lado, se resisten a tomar las medidas correspondientes simplemente para seguir sosteniendo un modelo económico que ya está agotado, y que lo que ha hecho es provocar enormes abismos en nuestro planeta, concentrando la riqueza en unos pocos y el hambre y la pobreza en las inmensas mayorías de los pueblos de nuestro planeta. Hoy estamos aquí, nuevamente en este México insurrecto, porque México siempre ha estado insurrecto contra la injusticia, siempre luchando por la libertad, siempre luchando por la soberanía, siempre luchando en comunicación, en diálogo, en cooperación, en intercambio con los pueblos latinoamericanos y caribeños y, en particular, con los pueblos centroamericanos. Para nosotros México representa el ejemplo de un pueblo que ha sabido resistir, que sigue resistiendo sin renunciar a sus ideales y a sus objetivos históricos: erradicar el hambre, la pobreza, la miseria, y que se establezca el progreso para todos. Fue en esta tierra donde nuestro General Sandino encontró acogida, no solamente para trabajar, sino que también para nutrirse del pensamiento revolucionario de la época. Fue en estas tierras donde la lucha del pueblo nicaragüense encabezada por el Frente Sandinista contra la dictadura impuesta por los gobiernos norteamericanos en nuestro país, la dictadura somocista fue aquí en México como en otras naciones latinoamericanas, pero particularmente en México, donde encontramos esa solidaridad sin condiciones. Eso se expresó en la juventud mexicana, en generaciones que en esa época se comprometieron de lleno con alma, vida y corazón, y que participaron incluso en esa lucha heroica que libró el pueblo nicaragüense, para liberarse de la dictadura somocista, de la dominación imperialista. Hoy estamos en nuevos tiempos, hoy un nuevo sol alumbra a América Latina y el Caribe, aquellos sueños de independencia, aquellos sueños de soberanía, aquellos sueños de unidad y de integración, están ganando cada vez más espacios en la conciencia de los pueblos latinoamericanos y en los gobiernos de los pueblos latinoamericanos y caribeños. Estos son los tiempos de la unidad latinoamericana y caribeña, estos son los tiempos de que los pueblos unamos voluntades y los gobiernos se pongan a interpretar esa voluntad de los pueblos y tengamos la capacidad y la fortaleza de decidir nuestro propio destino trabajando firmemente por la unidad de nuestros pueblos, la unidad latinoamericana y caribeña convertirá a América Latina y el Caribe en una verdadera potencia económica, en una verdadera potencia social, en una verdadera potencia cultural. Sólo por esa vía, con un comercio justo, con un comercio solidario; sólo por esa vía uniendo voluntades es que lograremos erradicar el hambre, el desempleo, la pobreza; sólo por esa vía es que estaremos logrando provocar las grandes transformaciones que están demandando nuestros pueblos. Todos los gobernantes latinoamericanos indiscutiblemente que no nos sentimos satisfechos por las condiciones de pobreza, de miseria, que atraviesan nuestros pueblos. Pero se está presentando esta oportunidad histórica donde partiendo de ese principio que recogió América Latina entera, ese principio lanzado por Juárez: El respeto al derecho ajeno es la paz, que encontrándonos dialogando, retomando aquellos sueños, aquellos objetivos, aquellos principios, aquellos ideales, lograremos darle satisfacción a las demandas históricas de nuestros pueblos. Traigo el saludo del pueblo nicaragüense para el pueblo mexicano, para el Presidente Felipe Calderón, para su Gobierno, para todas las fuerzas políticas mexicanas, para todo el pueblo mexicano, de un pueblo que le ha tocado transitar por momentos amargos, un pueblo que ha sufrido como lo ha sufrido el pueblo mexicano, la intervención armada de la política expansionista del imperio del norte de un pueblo que ha luchado con dignidad y que sigue luchando con dignidad, de un pueblo que ha escuchado la demanda de la reconciliación, del diálogo, de la unidad de las fuerzas nacionales para poder vencer la guerra y construir condiciones más favorables que nos permitan enfrentar todos estos retos. Traigo el saludo de la patria de Sandino, de la patria de Darío, para todo este pueblo mexicano, para toda la juventud mexicana, para las mujeres mexicanas, para los niños y niñas de México, para las comunidades de los pueblos originarios de México, para los trabajadores mexicanos, para los comerciantes, para los transportistas, para todos los diferentes sectores económicos y sociales de México, de un pueblo que está convencido que éstos son nuevos tiempos donde tendremos que superar políticas ya agotadas, políticas fracasadas para establecer un nuevo rumbo que asegure la esperanza de un futuro mejor para todos nuestros pueblos. Hemos tenido tres encuentros con el Presidente Felipe Calderón, uno en Managua cuando asistió con su señora, asistieron a la toma de posesión el 10 de enero de este año, luego nos encontramos en la Reunión del Grupo de Río, en Guyana, allá estuvimos conversando, y un diálogo muy abierto y muy franco ahí. Y ahora, nos encontramos aquí en esta bella tierra mexicana donde lo primero que hemos hecho es visitar a la Virgen, a esa Virgen que es la Virgen de toda América Latina, porque en Nicaragua somos marianos, ah pero la Virgen de Guadalupe está ahí en todos los lugares de la familia nicaragüense. Y ahora que nos encontramos visitando dentro de la Basílica y el Rector nos explicaba las historias de cómo encarnó en este pueblo la Virgen, es tan fácil entender cómo ha encarnado en toda América Latina y el Caribe. Porque nosotros teníamos ese compromiso, después de las elecciones, ganemos o perdamos, vamos a ir a México y lo primero que vamos a hacer es visitar a la Virgen de Guadalupe. Porque nosotros creemos en un Cristo y en una Virgen de Guadalupe que está, ha optado, ha optado siempre por los pobres y ha optado siempre por los que tienen hambre y sed de justicia, por los oprimidos, por los marginados, por los descalzos, por los hambrientos, por los explotados y les han dado esa fortaleza moral, esa fortaleza de espíritu para no rendirse y no venderse ante modelos obsoletos que momentáneamente han cegado a algunos, pero con el paso del tiempo ha quedado demostrado, están destinados al fracaso y no eran más que una mentira. Hoy estamos seguros que esa fortaleza espiritual y moral de los pueblos latinoamericanos está creciendo, se agiganta, se vuelve cada vez más potente y hace que nuestros pueblos, nuestros gobiernos, independientemente de posiciones ideológicas, nos encontremos desafiando, incluso a aquellos que han apostado a mantenernos divididos y que no quieren que nos encontremos. Aquellos que han apostado a fragmentarnos para explotarnos mejor o para comernos mejor como el cuento de La Caperucita y El Lobo, mientras ellos se han juntado, se han unido en un proceso histórico en donde a pesar de las diferencias que han tenido por razones hegemónicas, vinieron acumulando las bases de la riqueza de ese capitalismo global, en la explotación más brutal e inhumana de los seres humanos, más de 300 años de explotación de los seres humanos, sometidos a la esclavitud en el continente Africano, saqueado además por ellos luego. A partir de ese capital originario que también arrancaron de las entrañas de América Latina y el Caribe, que saquearon los recursos naturales de nuestros antepasados, de los pueblos originarios, que les robaron las tierras, las riquezas pero sobre todo trataron de robarles la identidad, de matar la identidad, la cultura, el orgullo; que sometieron a estos pueblos del exterminio brutal en algunos lugares y en algunas regiones parcial. Esas fueron las bases de la acumulación original de ese capitalismo global que se ha creído el dueño de la historia de la humanidad, que se ha creído el dueño de los derechos de la humanidad, un capitalismo global que ya se ha agotado. Que trayendo una política consumista, desarrollista, ha llevado ya a la humanidad a puntos de extinción, porque como decía al inicio hablar de la destrucción del planeta, del envenenamiento de las aguas, de la destrucción de los bosques, del calentamiento global, es hablar de la avaricia siguiente de ese capitalismo global que hoy está obligado a reflexionar, y más que a reflexionar a dar los pasos correspondientes para que no sean ellos los responsables de acabar con la especie humana y acabar, por lo tanto, con ellos mismos. Como que todavía no se han convencido que frente a una catástrofe como esta donde ya no estamos hablando de algo que parecía hipotético o cosa de ambientalistas, como se decía en otros tiempos, que andaban hablando cosas en las que nadie creía, ahora los científicos de los países desarrollados lo están asegurando, están afirmando y están hablando de fechas que hacen más dramática la situación. Y es que estarán pensando los que han impuesto este sistema injusto y que tienen el control de esas políticas económicas, del capitalismo global estarán pensando que ellos se van a salvar a la hora de una catástrofe global. Una catástrofe global no hará diferencia entre ricos y entre pobres, una catástrofe global por igual va a arrasar desde el norte desarrollado, hasta los países más empobrecidos del sur. Dios quiera que quienes tienen en sus manos realmente las posibilidades de detener esta marcha hacia el abismo, sean capaces de rectificar y contribuir con esto a que la especie humana pueda vivir este nuevo tiempo, en donde frente a esa amenaza se levanta la esperanza, se levanta el optimismo, se levanta la confianza en el que sí seremos capaces de establecer en el planeta tierra un mundo en paz, un mundo solidario, un mundo con una verdadera democracia. Muchas gracias hermanos mexicanos. Muchas gracias Presidente. -MODERADOR: A continuación el ciudadano licenciado Felipe Calderón Hinojosa, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, hará la presentación de su Comitiva Oficial al excelentísimo señor Presidente de la República de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega Saavedra. (PRESENTACIÓN DE COMITIVA) -MODERADOR: Corresponde al Excelentísimo señor Presidente de la República de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega Saavedra, hacer la presentación de su Comitiva Oficial al Ciudadano licenciado Felipe Calderón Hinojosa, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos. (PRESENTACIÓN DE COMITIVA) -MODERADOR: En estos momentos el Comandante de la Guardia de Honor invitará al Excelentísimo señor Presidente de la República de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega Saavedra a pasar revista a su Guardia de Honor. -PRESIDENTE DANIEL ORTEGA SAAVEDRA: Con su permiso ciudadano Presidente de los Estados Unidos Mexicanos. -PRESIDENTE FELIPE CALDERÓN HINOJOSA: Agradezco al Presidente de la República de Nicaragua el haberle pasado revista a sus tropas de honores. -MODERADOR: Se despide de todos ustedes el ciudadano licenciado Felipe Calderón Hinojosa, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos y su esposa, la señora Margarita Zavala, en compañía del Excelentísimo señor Presidente de la República de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega Saavedra y su esposa la señora Rosario Murillo, agradeciendo a todos ustedes su amable asistencia. Muy buenas noches.

Segundo discurso, tras la cena ofrecida por el presidente Calderón

Querido pueblo mexicano, querido Presidente Felipe Calderón Hinojosa, Margarita Zavala. Funcionarios del Gobierno de México. Miembros de la Delegación Nicaragüense. Hermanos todos, hermanos, hermanas: Somos hijos de un mismo Dios querámoslo o no, que independientemente de nuestras diferencias que Dios nos dio, cuando creó este bello planeta y cuando instaló a la especie humana en este planeta, Dios no dijo ódiense los unos a los otros, mátense los unos a los otros, háganse ricos unos pocos y sean pobres la inmensa mayoría. Dios le dio a la humanidad este planeta para disfrutar de su riqueza, para vivir en paz, para vivir en felicidad. Por eso es que hoy más que nunca los hombres y mujeres, mujeres y hombres que habitamos en el norte desarrollado y en el sur en vías de desarrollo, tenemos que unir esperanzas, voluntades más allá de nuestras diferencias políticas y de nuestras diferencias ideológicas. Tenemos que buscar puntos de encuentro, puntos de encuentro para salvar el agua, ahora que el Presidente Felipe nos mostraba el mueble donde está la bala aquella con la que intentaron matar al Presidente Madero. Me comentaba el problema de agua que está viviendo México, un problema agudo, un problema que demanda una inversión de tres mil millones de dólares. Y habremos cobrado conciencia, digo yo, de los riesgos que está viviendo la humanidad por la escasez de agua. Allá en Nicaragua, tierra de agua, tierra de lagunas, de volcanes, de lagos, de ríos que cruzaban el Atlántico y el Pacífico, ríos caudalosos, de todo tiene, caudalosos incluso en el verano cuando no llovía. Ahora los ríos han ido desapareciendo, son ríos de piedra, otros están contaminados por la voracidad sin límites de aquellos inversionistas que cegados por la acumulación de riqueza sin límites, no fueron capaces de cumplir con las normas medioambientales para no envenenar las aguas, y les resultaba mucho más barato, mucho más rentable, mucho más competitivo. Ahora que se ha puesto de moda la palabra competitividad, tirar esos residuos a las aguas, incluso es una industria depredadora que están contaminando ya nuestra mayor fuente de agua, que es el lago de Nicaragua el Gran Lago, aquél que cuando llegó el conquistador y lo vio, pensó que ya había llegado al Océano Pacífico, creyó que era el mar, no, era el lago. Un lago que anda acercándose a los nueve mil kilómetros cuadrados, es la mayor reserva de agua que tiene Nicaragua, tanto para llevarle agua a toda la población que está en la zona del Pacífico, porque también se están agotando las fuentes, llevar agua a las familias, agua potable y llevar agua para el riego también. Pero, lo han estado contaminando, una de las primeras medidas que hemos tomado es detener la actividad de fábricas, de plantas que están lanzando los desechos al agua, un verdadero crimen, porque el agua es un líquido vital, vital, más valioso que todo el oro del mundo, más valioso que todos los diamantes del mundo, más valioso que todas las riquezas acumuladas en el mundo, el agua. Y seguramente cuando conversemos un poco más con el Presidente, con Felipe, vamos a hablar de todo el proceso de destrucción y las preocupaciones que existen en nuestra región en Centroamérica, en Nicaragua, destrucción de bosques, 72 mil hectáreas de bosques se destruyen anualmente en Nicaragua. Hemos dicho alto, nuestro Gobierno ha dicho alto y están molestos ahí los que comercian con la madera, están molestos, han protestado. Hemos dicho alto. Igualmente estamos buscando alternativas para la gente pobre que por no tener para comprar una cocinita de gas, tienen que recurrir a la leña. Sí es cierto que buena parte de los bosques son destruidos por la avaricia de los que se llevan el bosque para irlo a vender, a comercializar, pero el 60 por ciento del bosque está siendo destruido por esa población empobrecida que no tiene más alternativa que ir a buscar la leña. O por esa población de agricultores que a falta de financiamiento, a falta de políticas que les estimulen para trabajar, para desarrollarse, lo que hacen es agotar la tierra y cuando agotaron la tierra, entonces a romper la frontera agrícola y tenemos dos reservas importantes en Nicaragua, dos grandes reservas todavía que ya están siendo amenazadas, la Reserva de Bosawas en el norte, donde están los pueblos originarios de Mesquito, Mayagna y las reservas ordinarias en la región Atlántico Sur, la Reserva Indio Maíz, donde están los pueblos de ascendencia afro, son descendientes de los esclavos y llegaron allá a liberarse a las costas nuestras yendo a las plantaciones, esclavos en las antillas, en todas las islas, en Jamaica, se cruzaron allá. Nicaragua también está sufriendo la escasez de agua, Managua tiene problemas serios de agua, urbanizadores que se han puesto a construir simplemente para ganar rápidamente sin tomar todas aquellas medidas que debían tomar para evitar la contaminación de las aguas, no han cumplido con las normas establecidas y entonces están contaminando también las aguas, porque no existe debidamente un servicio de aguas hervidas que vaya donde debe ir, sino que se filtran aguas hervidas hacia donde están los pozos del agua que consume la población. Esto lo hemos dicho alto también, y aquí hay zonas donde están las mayores reservas de agua todavía en Managua, estamos declarando la zona de reserva forestal y que ahí no se desarrollen las urbanizadoras porque entonces vamos a acabar con las reservas que tiene Managua. Un lago ahí en Managua, el Lago Xolotlán, que está contaminado, aún hay días en mayor contaminación y haciendo esfuerzo para recuperar ese lago, pero mientras tanto, como les decía, muchos ríos dejaron de ser ríos y se han convertido en cauces llenos de piedras. Y otros ríos contaminados, contaminados por las actividades mineras, contaminados por actividades industriales, por empresas de zonas francas que no guardan las regulaciones correspondientes y contaminan. Ahora les hemos dicho, esta bien, que vengan los inversionistas, pero el inversionista tiene que llegar con un sentido de responsabilidad en cuanto al medio ambiente y en cuanto a lo social. Y el inversionista que llega ahí tiene que buscar cómo invertir parte de sus utilidades contribuyendo a que la gente pueda reforestar, e ir a salvar las cuencas de los ríos, y contribuyendo también para que la gente pueda tener ahí un puesto de salud, los mismos trabajadores que están ahí en la empresa, que puedan tener un puesto de salud, que se den cuenta que en cuanto mejores condiciones tenga el trabajador los resultados van a ser más estimulados, verdad; será un buen trabajador, de lo contrario ese trabajador sencillamente se siente y con toda razón que está siendo esclavizado, es una forma de esclavitud. Entonces, estas son situaciones que estamos enfrentando en países tan grandes, con un potencial de riqueza tan enorme como México, como en países pequeños y empobrecidos como Nicaragua. Porque, tengo que decirlo, en Nicaragua se experimentó durante 16 años este modelo económico que llaman neoliberalismo, 16 años; se aplicó a nosotros, no nos lanzamos a hacer una guerra contra ese modelo, simplemente nos opusimos, hacíamos oposición crítica e incluso en momentos muy complejos hasta, desde la oposición nos sentamos con el Gobierno para apoyarlo, a negociar un organismo internacional y que aquí ya no fuese una catástrofe. Una situación muy diferente a la que nosotros vivimos, porque nosotros enfrentamos una guerra, a pesar de que en 1984 realizamos elecciones, la guerra continuó, no nos dejaron guardar el paso y finalmente logramos ponerle fin a la guerra. Se dio ese primer cambio de Gobierno, segundo cambio, perdón, primer cambio de Gobierno en la historia de Nicaragua, ese 1990, de una fuerza política a otra por la vía pacífica, porque cuando nosotros hicimos elecciones en 84, como ganó el Frente, realmente no era el traspaso de una fuerza política a otra, y la historia de Nicaragua había sido desde el año 1821, es decir, independencia, los liberales, hacían su revolución y a tomar el poder para sacar a los conservadores, luego los conservadores hicieron su revolución, se instalaron los conservadores 30 años sucediéndose. Pero luego vino la revolución liberal y votaron los conservadores 45 años con los liberales en el Gobierno; es decir, nunca en la historia de Nicaragua se había podido dar un traspaso de mando pacífico de una fuerza política a otra. Es la revolución la que crea esas condiciones, es la Constituciónque aprobamos en 1987 donde establecimos los principios de la economía mixta, el pluripartidismo, el no alineamiento en política internacional, lo que sentó la paz, para qué. En 1990, en esa segunda elección, entonces nosotros, que habíamos llegado por las armas, sencillamente reconocimos el resultado independientemente de todos los cuestionamientos que pudimos hacer por la injerencia norteamericana, a final de cuentas había una votación y no había más que respetar esa votación y entregamos el Gobierno. Y ese fue el primer traspaso de mando en la historia de Nicaragua de una fuerza política a otra, que se llevó a cabo el 25 de abril del año 1990 de ahí en adelante hemos tenido, a ver hemos tenido cinco elecciones desde 1984 primera elección 90 segunda 96 tercera 2000 cuarta, y ahora la quinta, cinco elecciones presidenciales que se han logrado cumplir. Se han logrado realizar, claro ha habido varios cuestionamientos, cuestionamientos que nosotros mismos hemos cuestionado resultados electorales, hemos cuestionado resultados electorales pero al final, bueno, no queda más que seguir librando la lucha y apostar para que en algún momento con la fuerza de la población que se adhiere a determinado planteamiento, entonces se logra llegar al gobierno. Se han realizado en Nicaragua elecciones municipales, por primera vez en la historia de Nicaragua elecciones municipales de manera separada, porque antes iban junto con las presidenciales, y antes ni siquiera pues se veían los alcaldes, pero que éstas se han realizado estas elecciones municipales, ya también en cinco ocasiones. Se han realizado por primera vez en la historia de Nicaragua elecciones en las comunidades de los pueblos originarios y de los pueblos afrodescendientes, porque con la revolución aprobamos una ley de autonomía, y esta ley de autonomía ha permitido que tengan ese derecho histórico que lo tienen los pueblos originarios. Porque ellos estaban ahí antes de que existiera el concepto de nación, es una realidad, y por eso tienen todo el derecho de cuando dicen: esta es nuestra Nación, claro que es su Nación, es su tierra. Entonces, esa misma autonomía les ha permitido a ellos elegir sus consensos regionales, en la región autónoma norte y en la región autónoma sur ya van cuatro elecciones de consejos regionales, cuatro o cinco elecciones, todas se han cumplido en su momento. Ahora se ha estado especulando de que íbamos a unir las elecciones municipales con la presidencial para dejarlas todas para en el 2009 ó 2010, nosotros dijimos que no, las elecciones municipales hay que mantenerlas separadas, y tendremos elecciones municipales, si Dios quiere, el próximo año. Entonces, en esa materia yo diría que hemos sido uno de los países con mayor estabilidad, gracias, gracias a la revolución que sentó esa paz, pero a contraparte, el modelo económico del que les hablaba, positivo, crecimiento económico tres por ciento, tres punto por dos por ciento, tres punto por cinco por ciento anual, control de la inflación, cierto, se logró finalmente pasar de dos dígitos a un dígito. Control del gasto público magnífico, pero a qué costo, al costo de qué se privatizó la salud, significando esto la muerte de miles de nicaragüenses durante 16 años por falta de atención médica porque no tenían recursos para pagar los medicamentos ni para pagar la operación, porque a esos extremos llegamos en Nicaragua. Un hospital público donde está para atender a la gente empobrecida, los pobres médicos le decían, bueno, vayan a buscar ustedes, le decían a la familia vayan a buscar ustedes el suero, vayan a buscar ustedes la gasas, vayan a buscar ustedes las sábanas, o sea, un deterioro total. Se privatizó la educación, entonces a pesar de que venía el crecimiento económico y el progreso para unos pocos, también creció el analfabetismo y yo creo que eso era la mejor prueba del fracaso de ese modelo económico. Porque un modelo económico que viene creciendo, pero que viene acompañado del crecimiento del analfabetismo, es un modelo económico que no tiene futuro. Y nosotros indiscutiblemente estamos librando una lucha para reorientar, establecer un modelo económico en nuestro país que verdaderamente apunte a garantizar crecimiento con educación, crecimiento con cultura, crecimiento con salud y que la riqueza pueda distribuirse entre todos los nicaragüenses y que no nos veamos en esa dolorosa situación en la que miles de nicaragüenses y miles de centroamericanos y sudamericanos y caribeños, ya no digamos mexicanos, tienen que buscar para los Estados Unidos. A buscar trabajo en los Estados Unidos, con todo derecho, pero que Estados Unidos fue una Nación que se formó con inmigrantes que llegaron de Europa después de acabar con los pueblos originarios y adueñarse de sus tierras. Pero, no le bastó, tuvieron que adueñarse también de tierras mexicanas y no le bastó que venían a adueñarse de tierras centroamericanas y caribeñas y todavía vienen ahí a Puerto Rico a oprimir y tienen en Cuba una base militar, con qué derecho. Y en Nicaragua tuvimos un presidente yanqui, allá por el año de 1856, un sureño que quería mejorar la coordinación es esfuerzos ya que la lucha que había entre el sur y el norte de los Estados Unidos, un intelectual sureño muy posicionado de su pensamiento y que pensó también en Sonora, tomarse Sonora para anexarlo al sur y mejorar la posición del sur en esa batalla que estaba planteada. Y, finalmente fue a parar a Nicaragua, y aquí lo pararon ustedes y por eso se fue a Nicaragua, como ustedes aquí lograron pararlo, se fue para Nicaragua y en Nicaragua de pronto Presidente de la República de Nicaragua, don William Walker. Y lo primero que hizo fue, decreto: se establece la esclavitud en Nicaragua, como buen sureño, lógicamente. Y ahí se produce la primera gran batalla anti-yanqui, anti-expansionista en nuestra patria el 14 de septiembre nos unimos todos los centroamericanos, nuestros abuelos, nuestros tatarabuelos de la época se unieron todos, entraron en razón, dejaron de pelear en ese momento entre sí y se unieron y se permitió expulsarlos de la política expansionista, pero luego llegaron de nuevo con sus tropas y toda la historia que conocemos, que no voy aquí a repetirla, porque de lo contrario ustedes no podrán empezar a cenar. Me siento realmente muy contento de estar aquí, con ustedes hermanos y hermanas mexicanos, hermanas y hermanos latinoamericanos, porque tenemos que unirnos. Yo estoy convencido que todos los gobernantes de América Latina y el Caribe, en el fondo de su conciencia y de su corazón tienen la convicción de la trascendencia de la unidad. Qué son los Estados Unidos, sino una unidad de estados, si Estados Unidos empieza a desmembrarse, si sigue Estados Unidos el camino de Yugoslavia, que cada estado empieza a declararse independiente, se desintegra la potencia. Por eso se han unido y los europeos han tenido y tienen diferencias históricas mucho más profundas que las que hemos tenido los latinoamericanos, rivalidades profundas tienen sus políticas hegemónicas por dominar el mundo, rivalidades históricas en sus políticas colonialistas, guerras terribles, culturas muy marcadas, muy diferenciadas, por lo tanto lenguas también muy marcadas, muy diferenciadas. Nosotros gracias a Dios tenemos una lengua común, fruto de esa sangre indígena española, decía Rubén, en nuestras venas corre sangre indígena española, y decía Rubén que había que cuidarse del imperio del norte. Y decía Rubén, eres los Estados Unidos, decía el señor Rubén Darío, eres los Estados Unidos, en una oda que le escribió a Roosevelt, eres el futuro invasor de la América y seguía describiendo la potencia de los Estados Unidos, la ciencia, su poderío militar, su poderío tecnológico y lo decía así Darío al final; pero te falta una cosa para poder tenernos en tus férreas garras te falta una cosa, te falta Dios, te falta Dios. Y por eso es que es tan importante la unidad de nuestros pueblos para ser realmente potentes, porque tenemos inmensos recursos naturales, inmensa riqueza a pesar del saqueo, a pesar de la depredación que han sufrido nuestros bosques, nuestra fauna, nuestra flora, la biodiversidad, a pesar de todo ello seguimos teniendo inmensas riquezas, inmensos recursos humanos. Yo les decía que mientras tengamos este modelo económico que ya fracasó, si ese modelo económico hubiese sido exitoso, Nicaragua no estaría en este momento a la par de Haití, lo practicaron durante 16 años, resultado: Nicaragua a la par de Haití, eso es lo que pone a prueba el fracaso del modelo, resultado: han emigrado a los Estados Unidos en lo que hoy llamamos un exilio económico, muchos más nicaragüenses de los que migraron a los Estados Unidos cuando la guerra en los años 80. Y yo he conversado con representantes del Gobierno Norteamericano y yo les he dicho, el Tratado de Libre Comercio, vean cómo es el Tratado de Libre Comercio, ustedes sencillamente no nos ven más que tomar la decisión porque nos ponen entre la espada y la pared, ese Tratado de Libre Comercio puede resultar para ustedes muy beneficioso, pero como no toman en cuenta la desigualdad, el rezago que tienen nuestras naciones, el rezago que tienen nuestros pueblos, lo que llaman los especialistas las asimetrías. Como no han sido capaces de crear un fondo de compensación como lo crearon en Europa para poder avanzar con economías como la española, la portuguesa que estaban totalmente rezagadas. Mientras ustedes no entiendan que con una política hegemonista del tiburón queriendo tragarse a las sardinas allá en donde las encuentre, imponiendo sus normas porque es poderoso y porque nosotros no somos Estados Unidos y eso nos hace débiles. Ah, América Latina unida negociando con los Estados Unidos es otra cosa, América Latina unida negociando con Europa es otra cosa, somos una potencia. Y, entonces, les he dicho, el Tratado de Libre Comercio de qué les ha servido, acaso pararon la migración, si el Tratado de Libre Comercio fuese realmente lo bueno, lo positivo que ustedes venían predicando, entonces no estarían desesperados millones de latinoamericanos buscando como saltar hacia los Estados Unidos. Y lo he dicho, de nada les sirve estar levantando ahí esos muros de la vergüenza, qué diría Kennedy, yo me acuerdo de un famoso discurso de Kennedy, yo era un chaval, un discurso que pronunció Kennedy por los años 60 cuando visitó Berlín, y Kennedy dice para los que creen en que esto es un sistema democrático y no sé cuanto, no sé qué, que vengan a Berlín, decía y miren el muro, y ahí repetía, repetía y repetía. Pues el muro de Berlín se quedó chiquito con el muro que están levantando aquí, se lo están levantando no a México, ese muro se lo están levantando a los pueblos latinoamericanos y caribeños, es el muro de la vergüenza, es el muro de la ignominia y ese muro no va a detener la migración, no la está deteniendo, va a continuar la migración les he dicho. La única forma de detener la migración es que ustedes de una vez por todas entiendan que en lugar de continuar con esas carreras militares, esas aventuras militares que cuestan billones de dólares y que luego van al fracaso como en Irak, que utilicen esos recursos para crear fondos de compensación, para facilitar políticas de subsidio en estas regiones, para que realmente seamos competitivos y entonces en la medida en que se vaya generando empleo en nuestros pueblos, en nuestras naciones, entonces, los mexicanos no estarán desesperados por irse para los Estados Unidos. En todo caso, cuando ahorren sus centavitos buscarán como irse a los Estados Unidos a dar su paseada, o los que tengan la posibilidad mandarán al muchacho, a la muchacha a estudiar allá una especialidad. Pero mientras tanto, mientras no cambien su política se van a seguir dando con la piedra en la pared, con la cabeza en la pared, se van a seguir dando con la cabeza a la pared. Yo agradezco esta oportunidad que me ha dado el pueblo nicaragüense en primer lugar después de estar aquí con el Presidente Felipe Calderón, con el pueblo mexicano, la oportunidad de comunicarme un poco con el pueblo mexicano, de darles un poco de su pueblo hermano Nicaragua. Y estoy seguro que en esta nueva situación que está planteada en América Latina porque realmente América Latina es otra, es otra. Ya no es la América Latina que baja la cabeza, una América Latina que ya se está dando a respetar, se han creado las condiciones para que avancemos en esfuerzos bilaterales hacia esfuerzos multilaterales, hasta lograr la unidad de nuestros pueblos. Gracias Felipe por sus palabras, por su invitación, por la acogida que hemos recibido aquí en México. Los saludos del pueblo de Nicaragua para el pueblo mexicano y para todos ustedes y la certeza de que somos pueblos que tenemos una raíz común, una historia común y que seguramente vamos a salir adelante. Muchas gracias.

Descarga la aplicación

en google play en google play