Escúchenos en línea

Carlos Slim arrebata el «trono» a Bill Gates y es el hombre más rico del mundo. ¿Orgullo o vergüenza?

MiPunto.com. Desde Ciudad de México. | 3 de Julio de 2007 a las 00:00
El magnate mexicano de las telecomunicaciones, Carlos Slim, es ahora el hombre más rico del mundo, según la web "Sentido Común", que lo sitúa delante del fundador y principal accionista de Microsoft, Bill Gates. La fortuna de Carlos Slim ha aumentado considerablemente durante los últimos años, multiplicándose por dos desde comienzos de 2006 para alcanzar a fines de junio los 67.800 millones de dólares, lo que representa casi 8% del producto bruto interno (PIB) de México, gracias al incremento del valor de las acciones de sus empresas. La página mexicana Sentido Comun (www.sentidocomun.com.mx) atribuye hoy a Bill Gates una fortuna de 59.200 millones de dólares. La revista económica estadounidense Forbes le acreditaba a Slim el 29 de marzo un patrimonio de 53.100 millones de dólares, todavía por detrás del dueño de Microsoft, con 56.000 millones de dólares. A los 67 años, este mexicano hijo de inmigrantes libaneses está a la cabeza del principal grupo de telefonía de América Latina, del grupo financiero INBURSA, del industrial Carso y de cadenas de tiendas y de restaurantes. Carlos Slim, un hombre de rostro redondo, bigote gris, frente amplia, vestido con trajes mal cortados que subrayan su obesidad, es discreto y poco conocido, pues busca mantenerse lejos de los medios. En una de sus raras conferencias de prensa, en marzo, había afirmado: "No tengo ambición de superar a nadie". Apodado "rey Midas", el magnate mexicano construyó su fortuna en los años 80 recuperando empresas en dificultades que adquiría a bajo precio. En la década siguiente, invirtió en telefonía con la privatización del ente telefónico nacional Telmex, que adquirió a un precio muy por debajo de su valor de mercado. Enseguida aprovechó la explosión de la telefonía móvil en México, donde controla el 70% del mercado con Telcel, y en América Latina, con su filial América Móvil. La fortuna de Carlos Slim es objeto de un debate en México, donde sus adversarios denuncian abuso de posición dominante. Es sospechoso de colusión en connivencia con el ex presidente mexicano Carlos Salinas (1988-1994), quien en México es percibido como símbolo de político corrupto, y que estaba en el poder cuando la adquisición de Telmex. ¿Su receta? Ningún delirio de grandeza, más bien una gestión de buen jefe de familia. "Estructuras simples, organigramas con niveles mínimos de jerarquía, mantener la austeridad en los momentos de prosperidad refuerza, permite capitalizar, acelera el desarrollo y evita ajustes drásticos en períodos de vacas flacas", se explica en el manual del grupo Carso. Graduado en ingeniería civil, Slim está presente en todos los sectores de la economía mexicana, la industria, los neumáticos, los seguros, los inmuebles, la construcción, las minas, los cigarrillos y la hotelería. Poco a poco se va retirando de la actividad y delegando cada vez más a sus tres hijos, Carlos, Marco Antonio y Patricio, a la cabeza de su imperio económico, cuya vida cotidiana administran. "La riqueza de Slim, ante la pobreza en la que viven millones de mexicanos (la mitad de sus 104 millones habitantes) hace que en lugar de elogiar sus cualidades como dirigente de empresa, muchos lo critiquen en México, donde es citado para ilustrar sobre la mala distribución de la renta", observa Eduardo García, editor de Sentido Común.

Descarga la aplicación

en google play en google play