Escúchenos en línea

El país entero sin luz ni agua durante 13 horas: la cosecha del desastre de 16 años de neoliberalismo

Varias agencias. Desde Managua. | 4 de Julio de 2007 a las 00:00
Nicaragua enfrentó este miércoles el peor día del año: los racionamientos de energía han sido de trece horas en prácticamente todas las zonas del país. Simultáneamente, hubo al menos 300 mil usuarios sin energía eléctrica en tres horarios diferentes. Como consecuencia de la pésima gestión de los gobiernos de Violeta de Chamorro, Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños, Nicaragua no produce suficiente energía para satisfacer su demanda, que ronda los 510 megavatios hora en horas de máxima producción. En días óptimos, entre todas las plantas estatales y privadas producen un máximo de 522 megavatios hora, pese a que la capacidad instalada del país es de 660 megavatios hora. Desde este miércoles y probablemente hasta la medianoche del sábado, solo producen 310. El déficit más alto anterior se registró el 20 de junio cuando se dejaron de producir 138 megavatios, lo cual repercutió en el bombeo de pozos que dejaron a millares de usuarios sin agua potable. El presidente de la Empresa Nicaragüense de Electricidad, Ernesto Martínez Tiffer, dijo que el problema será superado el sábado con la reparación de una planta de 50 megas, propiedad de la empresa privada GEOSA. Durante 16 años, el estado nicaragüense no invirtió en la generación eléctrica y como resultado, no sólo no hay energía sino que además, la mayor parte de las plantas instaladas funcionan a base de petróleo, y por lo tanto, su operación es muy costosa, y además, la vida útil de casi todas ha concluido hace ya varios años. El déficit de energía eléctrica es de 170 megavatios hora y Unión Fenosa apenas compró en el mercado de Centroamérica 14 megavatios de electricidad, tres por ciento de la demanda local, informaron fuentes del sector. "Este aumento considerable del déficit energético se debe a una disminución de la capacidad de generación del sistema eléctrico nacional", afirmo el miércoles en un comunicado la transnacional española Unión Fenosa en un comunicado. Fenosa anunció un "nuevo plan de racionamiento" que se ejecuta en "dos bloques de sectores" que serán afectados en dos horarios distintos para sumar 7 y 6 horas en cada uno. El presidente de la Cámara de Comercio Americana-Nicaragüense (Amcham), César Zamora, explicó en una conferencia de prensa que el mercado centroamericano está restringido para Nicaragua, en cuanto a compra de energía eléctrica, por diferentes razones. Señaló que Guatemala, donde se importaba 50 megavatios de energía como promedio, dejó de vender a Nicaragua porque salió de operación una planta, por mantenimiento, que genera 150 megavatios. "Entonces, toda la energía que tiene Guatemala la están consumiendo en Guatemala", acotó. Zamora, también gerente general de la empresa generadora Energética Corinto, dijo además que las posibilidades de comprar energía de Costa Rica o Panamá "se ven disminuidas". Indicó que Costa Rica no vende energía, generada a base del agua, porque está en plan de ahorro, debido a que el próximo año ese país sufrirá un déficit. Con Panamá no dio detalles, sólo de que "no hay energía en la región" para Nicaragua. Nicaragua afronta una crisis energética desde hace casi tres años a causa de las frecuentes averías que sufren las plantas obsoletas con más de 40 años de vida, dificultades financieras en el sector y por falta de lluvias que impiden una subida adecuada del nivel del Lago de Apanás. "El sistema está haciendo aguas por todos lados", señaló Zamora, para quien la "grave crisis" continuará hasta agosto próximo, cuando entren a operar las dos unidades de la empresa privada Geosa, con 100 megavatios de energía, y se registren las lluvias en el centro-norte del país, donde está ubicado el lago Apanás. Anotó que la planta Hidrogesa, que se alimenta de Apanás, genera en la actualidad 30 megavatios de 100 posibles, por falta de lluvias. Zamora estimó de que para "los meses de septiembre y octubre ya deberían de estar superados estas crisis grandes, al menos que pasen problemas técnicos mayores". Zamora cree que para el primer trimestre de 2008, con el funcionamiento de plantas de Cuba, Taiwán, Francia y Venezuela. Las distribuidoras Disnorte y Dissur anunciaron que dos plantas de generación térmicas reanudarán sus operaciones antes del próximo fin de semana, con lo cual prevén una disminución de los apagones. El vicepresidente de Nicaragua, Jaime Morales, declaró que "aquí no hay resultados inmediatos ni mágicos, estamos en una crisis que va a mitigarse en los próximos seis meses, y el pico más agudo nos ha llegado, a causas de estas plantas antiguas, obsoletas y valetudinarias". Reconoció que "el punto más delicado y urgente del gobierno es tratar de solucionar o paliar la enorme crisis energética que viene heredada desde muchísimos años atrás, por las improvisaciones y negligencias del pasado". Zamora dijo que dejaron de operar tres plantas generadoras por mantenimiento y averías técnicas, además de que no se pudo comprar más energía en el mercado de ocasión regional, debido a que Guatemala paralizó algunas generadoras por desperfectos. "Yo creo que esta crisis será recurrente porque el sistema es muy frágil, y en la medida que cualquier planta tenga algún problema, vamos a tener déficit", expresó. Agregó que "hay una doble crisis, una de desabastecimiento y otra de precios altos de los combustibles". Según Zamora, "el 30 por ciento de la energía que se genera (en Nicaragua) se pierde por problemas técnicos y por robo de energía. Estamos hablando de 90 millones de dólares que se roban al año de energía", advirtió. "Este país no se puede dar el lujo de seguir perdiendo esa cantidad de dinero, ya lo hemos venido haciendo por 30 años y eso es lo que ha provocado que esta crisis se profundice", agregó. El gobierno y Unión Fenosa prevén suscribir, antes del 31 de julio, en Madrid, un memorando de entendimiento, que entre otras cosas incluirá un compromiso de luchar contra el fraude o robo de energía.

Descarga la aplicación

en google play en google play