Escúchenos en línea

Violencia aflora entre bandos sandinistas rivales en Carazo

Por Alberto Cano, corresponsal de Radio La Primerísima en Carazo. | 5 de Julio de 2007 a las 00:00
Hechos añicos, los sandinistas de Jinotepe celebraron el jueves el Día de La liberación de esa ciudad, en una ceremonia enturbiada por la violencia entre bandos rivales, que incluyó disparos, golpes, insultos y la necesaria intervención de la Policía Nacional para apaciguar los exaltados ánimos de todos los involucrados.

Por Alberto Cano, corresponsal de Radio La Primerísima

En medio de los disturbios, la Policía debió arrestar al ex–secretario político departamental, Tomás Maldonado Pérez, después que hizo varios disparos al aire con un revólver calibre 38, supuestamente para frenar a una multitud que le reclamaba airada por sus actitudes políticas. Los hechos ocurridos al mediodía de este jueves 5 de julio –la fecha más memorable de los sandinistas en Jinotepe, que recuerda la derrota del somocismo en esta ciudad– iniciaron poco después que Maldonado salió de una reunión con autoridades nacionales del partido Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). Afuera del local había una muchedumbre de militantes y activistas sandinistas. Alguien le gritó "ladrón" y quiso agredir al hijo del político, el joven Joao Maldonado. Un testigo ocular de los hechos, Mario Aburto, dijo que esa situación motivó a Tomás Maldonado a sacar su revólver y realizar los disparos al aire. "Al hombre no le quedó mas remedio que defenderse", dijo Aburto, a quien uno de los disparos le pasó silbando en los oídos. Sin embargo, algunas madres de Héroes y Mártires que se encontraban en las afueras de la casa sandinista, dijeron que la actitud de Maldonado, fue reprochable, porque pudo matar a cualquiera. La trifulca amenazaba con salirse de control cuando apareció una patrulla de la Policía Nacional, encabezada por el segundo jefe del departamento de Carazo, comisionado Buenaventura Miranda. Los agentes lograron restablecer el orden y se llevaron detenido a Maldonado. El subcomisionado Carlos Malespín, jefe de seguridad pública, dijo que el trabajo de la Policía fue restablecer el orden y proteger a Maldonado, ya que una muchedumbre lo amenazaba y él estaba armado. Malespín señaló que para tomar otras medidas, esperan que alguien levante cargos. Muchos de los testigos se ofrecieron a denunciar los hechos ante las autoridades policiales, para que Maldonado quede detenido y sea sometido a juicio por el delito de exposición de personas al peligro o de tentativa de homicidio. Maldonado, un ex mayor del Ejército, tiene la característica que divide a los sandinistas de Carazo. Durante muchos años, mantuvo un férreo control de las estructuras partidarias, hasta que hace algunos meses empezó una rebelión interna de un creciente sector de militantes que le acusan de corrupto. Su actitud impositiva lo llevó a graves contradicciones con tres de los siete alcaldes sandinistas del departamento y con varios delegados ministeriales para Carazo, a quienes Maldonado acusó de "paracaidistas" (advenedizos), aprovechados y corruptos, porque supuestamente recibió coimas de las alcaldías. El ex dirigente nunca presentó pruebas de sus acusaciones. Además, Maldonado estaba políticamente enfrentado con los dirigentes departamentales de los sindicatos magisteriales (ANDEN) y de la salud (FETSALUD). Hace un mes, Maldonado se vio obligado a renunciar, supuestamente presionado por las autoridades nacionales del FSLN. En su lugar la Asamblea Sandinista Departamental, máximo órgano de decisión del FSLN en Carazo, que sesionó en San Marcos, eligió como nuevo secretario político al ex catedrático universitario, Noel Vázquez, quien hace unos meses era considerado un aliado de Maldonado. La gran cantidad de sandinistas que se opusieron durante todos estos años a la gestión de Maldonado y habían sido marginados del FSLN, se unieron ahora alrededor del nuevo dirigente y han regresado a las filas de su partido. Maldonado también declaró en su momento que en su gestión le dio seriedad al FSLN y limpió la "Casa Sandinista" (sede del partido) de lo que él llamaba "lacra de Aprovechados". Los que apoyan a Vásquez, dicen que Maldonado, debe apartarse del FSLN por el bien de ese partido, le echan en cara el boicot que supuestamente hace al trabajo del nuevo secretario político. Tras la elección de Vásquez y las nuevas autoridades partidarias, hubo también barrida de todos aquellos que trabajaron con Maldonado, cambiando a casi todos los secretarios políticos municipales. Según se dice en corrillos sandinistas, también serán cambiados los delegados ministeriales nombrados por recomendación del ex dirigente. Pero el desplazamiento de Maldonado no resolvió la crisis en el FSLN. Para evitar que la situación saliera de control, las autoridades nacionales del partido nombraron una comisión mediadora, encabezada por el coronel retirado Rodolfo (Payín) Castillo, quien es un estrecho colaborador del secretario de organización del Frente, coronel retirado Lenín Cerna. La reunión que se celebraba este jueves era entre esa comisión y Maldonado, tratando de limar asperezas y pidiéndole que entregara los bienes patrimoniales, tales como cuentas bancarias, mobiliario, edificios, una camioneta y 17 motocicletas.

Descarga la aplicación

en google play en google play