Escúchenos en línea

¿Un socialdemócrata francés al FMI?

LaVoz.com. y RFI. Desde París, Francia. | 7 de Julio de 2007 a las 00:00
El presidente francés Nicolas Sarkozy quiere que un ex ministro de Economía del opositor Partido Socialista sea el próximo jefe del Fondo Monetario Internacional, según una entrevista con el mandatario difunda el sábado. "Quiero que Dominique Strauss–Kahn sea el candidato de Francia para la conducción del FMI porque me parece el más adecuado para el puesto", dijo Sarkozy al diario Journal du Dimanche. El derechista Sarkozy dijo que propuso la candidatura de Strauss–Kahn al presidente estadounidense George W. Bush, y a los jefes de gobierno de Gran Bretaña, Gordon Brown; de España, José Luis Rodríguez Zapatero, y de Italia, Romano Prodi. El puesto quedará vacante en poco tiempo, ya que el español Rodrigo Rato anunció sorpresivamente su renuncia para pasar más tiempo con su familia. Tradicionalmente, un europeo preside el FMI y un estadounidense el Banco Mundial. "Es un puesto muy codiciado. Para obtenerlo, hay que tener mucha credibilidad, indudable experiencia y ser multilingüe. Dominique Strauss–Kahn posee esas cualidades", dijo Sarkozy. Añadió que él y Strauss–Kahn "tenemos la misma visión sobre el funcionamiento del FMI". "¿Debo privar a Francia de su candidatura porque es un socialista? ¿Cómo podría ser yo el presidente de todos los franceses si razonara de esa manera?", se preguntó. Sarkozy podrá discutir la vacante en el FMI con los ministros de Economía europeos cuando participe de su reunión mensual en Bruselas el lunes.

Quién es Dominique Strauss–Kahn

Por Alejo Schapire, Radio Francia Internacional

DSK: tres letras que recuerdan necesariamente a ese otro estadista, JFK. Con el ex presidente norteamericano, Dominique Strauss–Kahn comparte además la ambición de encarnar una izquierda moderna, con un toque de glamour y a tono con su época. A los 57 años, este hombre corpulento y de ojos sonrientes ofrece a los franceses un perfil netamente económico. Tras pasar su infancia entre Marruecos y el principado de Mónaco, estudió en la HEC (Haute Ecole de Commerce) y en el Instituto de Estudios Políticos (IEP) de París. Es abogado, doctor en Ciencias Económicas y ha ejercido la docencia como profesor de economía en distintas universidades de la capital francesa y sus alrededores. Actualmente, enseña micro y macroeconomía en el IEP de París. Su primer cargo electivo lo ganó en 1988 como diputado del departamento de Alta Saboya. Tres años más tarde, el presidente socialista François Mitterrand lo nombró ministro delegado a la Industria y al Comercio Exterior, puesto que conservó hasta 1993, sobreviviendo al naufragio del gobierno de Edith Cresson. Pero el aura de buen gestor, DSK se la debe sobre todo a su desempeño, entre 1997 y 1999, frente al ministerio de Economía, durante el gobierno de Lionel Jospin. Su paso por ese cargo coincidió con un período de bonanza para las finanzas francesas. Durante fines del siglo XX, el país registró un retorno del crecimiento económico que se tradujo en 1998 en una disminución significativa del desempleo que Francia no experimentaba desde 1969. Durante este período, Dominique Strauss–Kahn aprovechó para disminuir los impuestos que gravan la construcción para relanzar el sector y ajustar las cuentas con el objetivo de que Francia reuniese los criterios para adoptar el euro, del que se mostró un férreo defensor. Un rigor que generó críticas desde el ala izquierda del partido, que no olvida sus críticas a la implementación de la semana laboral de 35 horas, llevada a cabo por el gobierno de Jospin, como tampoco que fue él quien abrió la puerta a la privatización de empresas estatales como France–Télécom o Air–France. Los 28 meses que duró su gestión como una de las figuras clave del último gobierno socialista terminó abruptamente cuando su nombre se vio involucrado en un escándalo financiero ligado a una mutual estudiantil, en 1999. Sin embargo, dos años más tarde la justicia lo exculpó. Durante las primarias del PS, que perdió frente a Ségolène Royal, Strauss–Khan abogaba porque su partido rompa con su especificidad francesa y tome el rumbo de las otras formaciones de izquierda europeas, que adoptaron un giro socialdemócrata. Para DSK –que durante mucho tiempo vivió a la sombra de una eventual candidatura de Lionel Jospin– la globalización no es un peligro sino un desafío que hay que aprovechar. En esas primarias, tuvo el apoyo del ex–primer ministro Michel Rocard. Su principal aliada política, y estratega mediática en las primarias, es su esposa, la popular periodista de televisión Anne Sinclair. Como otros políticos franceses, DSK ha pulido su imagen pública. En los últimos meses se operó un párpado caído, se convirtió en el primer político francés en tener su blog (www.blogdsk.net) y aprovechó el éxito musical del Mundial, "Zidane y va marquer", para fabricar el himno de su campaña: "Strauss–Khan y va gagner".

Descarga la aplicación

en google play en google play