Quienes Somos Trayectoria Programación Escribenos

Escuche la radio en línea



En 16 años, los gobiernos neoliberales democratizaron el hambre. Discurso de Daniel Ortega en Estelí

Radio La Primerísima | 7 julio de 2007

Comentar    
Yo pensé que íbamos a tener un buen aguacero; hace falta un buen invierno. ¿Para qué?, para que este maíz se siga produciendo, para que esta pitahaya se siga produciendo; el maíz sobretodo, que es nuestra raíz. Está aquí en este pinolillo, aquí va el maíz: en el pinol, en el pinolillo, en la tortilla, ahí va el maíz. Buenas tardes hermanos y hermanas de este Estelí heroico. Buenas tardes familias nicaragüenses que nos están siguiendo a través de la televisión, de la radio. En este gran consejo, éste es un gran concejo del pueblo, del pueblo de Estelí; del pueblo de Estelí que se encuentra en diferentes comunidades y que está con toda la fortaleza, con todo el ánimo, para librar esa batalla contra ese enemigo: el hambre. El hambre es el mayor flagelo, la mayor epidemia que afecta actualmente a la humanidad entera; y es algo realmente absurdo, ¿por qué?, porque hay suficiente riqueza en el mundo, suficientes recursos naturales como para que nadie padeciera de hambre en ningún lugar del planeta Tierra. Hay suficientes tierras fértiles, se genera tanta riqueza. El problema es cómo se distribuye esa riqueza, ahí está el problema; no se distribuye en forma justa, sino que la riqueza es acaparada por unos pocos; la concentran los países capitalistas más desarrollados. ¿De dónde empezaron a acumular tanta riqueza? La empezaron a acumular arrebatándole, robándole a nuestros antepasados indígenas sus tierras. Todas estas tierras de América eran tierras habitadas, pobladas por nuestros antepasados; los que peyorativamente han llamado indios o indígenas, eran los dueños de estas tierras. Allí en los Estados Unidos, donde está esa gran potencia económica, que gracias a ser una gran potencia económica, gasta también millones de millones en armamento para sembrar la muerte. Ahí los dueños originales de esas tierras prácticamente los extinguieron, a los pueblos originarios. Los eliminaron, los exterminaron y les robaron las tierras. ¿Quiénes? Los que llegaron de Europa. ¿Llegaron de dónde?, llegaron de Inglaterra, y detrás de ellos llegaron más de Inglaterra a adueñarse a sangre y fuego de esas tierras; a exterminar los bisontes; es decir, a acabar con las especies, no sólo con la especie humana, sino con todo tipo de especie, porque se convirtió en un negocio vender las pieles de los bisontes. Les interesaba poco la suerte de los verdaderos dueños de esas tierras, les interesaba nada más acumular riqueza. Y de ahí vinieron creciendo, acumulando riquezas; no solamente por ese saqueo, sino por el saqueo que empezaron a desarrollar en todas las regiones de la tierra. Y aquí en nuestras tierras, en estas tierras de Estelí, en las tierras de Matagalpa, en las tierras de León, en las tierras de Masaya, en las tierras de Managua, en la tierras de Chontales, en las tierras de la costa del Caribe, en las tierras de Occidente, en las tierras de las Segovias; ¿quiénes si no nuestros antepasados indígenas eran los dueños de esa tierras y de esas riquezas? ¿Quién le dio derecho a los conquistadores para venir a adueñarse de esas tierras, a robarse estas tierras, a robarse el oro? Porque andaban desesperados detrás del oro, un oro que no les pertenecía a ellos, un oro que le pertenecía a nuestros tatarabuelos, a nuestros antepasados. Se lanzaron con una política brutal a explotar a los dueños de estas tierras y el indígena fue convertido en una fuerza de trabajo esclava. Y lo mismo hicieron los europeos allá en África, por eso es que el mundo se encuentra en estas condiciones, porque unos pocos se arrogaron el derecho de hacerse los dueños de las riquezas de la humanidad, del patrimonio de la humanidad. Cuando Dios creó la Tierra no dijo que la riqueza iba a ser para unos pocos y que la miseria iba a ser para la mayoría de los pueblos. No dijo eso. Dios le dio la Tierra a la humanidad, para que la humanidad se beneficiara de la tierra, y por eso Cristo decía: Ama a tu prójimo como a ti mismo. Y por eso Cristo decía que es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, y diríamos ahora, antes que ese capitalismo global imperialista, entre en el Reino de los Cielos, porque se tienen ganado el Infierno. Y las palabras que dijo el Papa Juan Paulo Segundo, que yo las repito; los condenó y les dijo capitalismo salvaje, capitalistas salvajes. Y les dijo, los pobres no pueden seguir aguantando, no pueden seguir esperando. Por eso decimos: ¡arriba los pobres del mundo! ¡Arriba los pobres de Nicaragua! ¡Arriba los pobres de Estelí! Y aquí estamos con este programa Hambre Cero, a pesar de lo que nos dejaron estos 16 años, de lo que ellos llamaban justicia, democracia, crecimiento económico. Lo que nos dejaron fue hambre, analfabetismo, pobreza extrema. Miles de nicaragüenses saliendo a trabajar a otras tierras, porque no encuentran trabajo en su propia tierra. O sea, en estos 16 años que estuvo aquí gobernando tranquilamente el modelo que impone ese capitalismo global, el modelo imperialista.

Democratizaron el hambre

Los resultados, ¿cuáles fueron? Dicen ellos: "el país logró despegar". Logró despegar porque se hicieron más ricos unos pocos, por eso logró despegar. Despegó en beneficio de los que se hicieron más ricos, pero para la inmensa mayoría del pueblo no hubo un despegue, lo que hubo fue un hundimiento. Y privatizaron la salud, privatizaron la educación y democratizaron el hambre. Eso fue lo que hicieron, democratizaron el hambre, el desempleo, eso fue lo que hicieron, y además dejaron destruida la capacidad de generación de energía eléctrica del país. La dejaron destruida. No invirtieron un sólo centavo en 16 años, fíjense bien. Todo para sacar y metérselo a la bolsa, pero para el país y para el pueblo, nada. Y por eso es que tenemos esos racionamientos, una herencia de el neoliberalismo; o sea, para entenderlo con palabras más sencillas, una herencia del capitalismo salvaje, ésa es la herencia, fíjense. Nicaragua es el país que genera mucho menos energía en América Latina y el Caribe. Yo pienso que hasta Haití genera un poco más que Nicaragua. En Honduras ustedes generan más de mil mega (refiriéndose al viceministro de agricultura de Honduras Nehemías Martínez), no sé por cuanto anda la generación de energía en Honduras, pero está arriba de mil megavatios. Aquí apenas nos dejaron generando 450 megavatios. Eso no es nada, además con plantas completamente destartaladas, que se están parando constantemente, como los buses que circulan en Managua, buses totalmente destartalados, que por eso es que da pena decir que van a cobrar más. Si vienen buses nuevos, es diferente, pero con esos buses destartalados, ¿cómo se va a cobrar más? Entonces hemos logrado en estos seis meses (vamos a cumplir seis meses dentro de tres días. Dentro de tres días cumplimos seis meses. Del diez de enero al diez de julio cumplimos seis meses de gobierno) en seis meses de gobierno desprivatizamos la salud, y hoy todos los nicaragüenses reciben atención gratuita en todos los centros y puestos de salud. Aquel nicaragüense que sienta que no se está cumpliendo con esto, pues tiene que denunciarlo, pues éste es un derecho de ustedes, que se lo ganaron ustedes. No es ningún regalo del gobierno, ningún regalo de nadie. Es un derecho que ustedes sencillamente han logrado recuperar; una conquista de la Revolución que le habían arrebatado al pueblo y que el pueblo está rescatando nuevamente esa conquista de la Revolución. La salud, y claro que hay que mejorar la calidad de la salud, porque también aquello lo dejaron completamente destartalado, destruido. Se dedicaron nada más a promover los negocios privados en la medicina y no invirtieron en donde tenían que invertir.

Derechos sociales no son un regalo

En menos de seis meses desprivatizamos la educación. Ésa es otra conquista también que le habían arrebatado a este pueblo. Este pueblo que tenía educación gratuita, este pueblo que estaba acabando con el analfabetismo, le habían arrebatado en estos 16 años esos derechos, y ahora esos derechos están nuevamente en manos del pueblo. Esa conquista de la Revolución está en manos del pueblo, rescatada por el mismo pueblo. Y vamos a acabar con el analfabetismo, y ya está desarrollándose el método Yo Sí Puedo, con todo el respaldo, con toda la cooperación de nuestros hermanos cubanos, de nuestro hermano Fidel, al cual le decimos: gracias Fidel, gracias Cuba; gracias por tu solidaridad y gracias por tu amor a Nicaragua y a la humanidad (aplausos). Y también por primera vez Nicaragua le ha presentado a los organismos internacionales, lo que es el proyecto que está a favor de los nicaragüenses, para que los pobres puedan realmente salir de la miseria. Antes no, antes era el programa, el proyecto de los ricos, para que se siguieran haciendo más ricos, y los pobres, más pobres. Ahora no, sencillamente éste es el programa del gobierno, el programa del pueblo presidente. Y con cualquier organismo de cooperación que se habla, incluyendo el Fondo Monetario Internacional, que ha sido utilizado como instrumento para explotar, para dominar a estos pueblos. Se le ha dicho al Fondo, bueno, el programa que tenemos para Nicaragua es éste. Y ahí significa que no se puede privatizar la salud, significa que no se puede privatizar la educación. Significa que tiene que haber financiamiento para los campesinos, financiamiento para los productores, que tiene que haber un banco para los productores. Es el compromiso que tenemos, hermanos, y que tenemos que irlo fortaleciendo y desarrollándolo cada día más. Y se le ha dicho que el programa del gobierno, del pueblo nicaragüense, es acabar con el hambre, es acabar con el desempleo, es acabar con el analfabetismo. Y todo esto se ha venido discutiendo con ellos, y ellos han entendido; están totalmente claros. Cuando lo manifesté en la plaza de la Revolución, en la plaza de la Cultura, cuando hicimos el rescate de la plaza de la Revolución: "Nicaragua va a salir adelante con el Fondo o sin el Fondo". Porque, ¿qué ganamos con firmar acuerdos con un organismo si el organismo nos impone decisiones que estarían afectando al pueblo nicaragüense. ¿Qué ganaríamos con eso? ¿Más hambre, más desempleo? No tiene sentido, por eso es que les dijimos: "Éste es el programa del pueblo de Nicaragua, y en base a ese programa vamos a conversar"; y la información que tenemos hasta el momento, donde ya prácticamente se han concluido estas negociaciones con este organismo, es que están respetando la posición de Nicaragua. Están respetando que el programa del gobierno de unidad y reconciliación nacional, donde el pueblo es presidente, es un programa cuya opción preferencial son los pobres; es la juventud; es la niñez; es el pueblo; son las familias nicaragüenses. Lo están respetando y prácticamente ya se ha concluido el proceso de negociación. Estaríamos a punto, en un tiempo récord, estaríamos a punto de firmar un acuerdo con dignidad, defendiendo los derechos de los nicaragüenses.

Hambre Cero lo iniciamos desde abajo

Este programa Hambre Cero lo hicimos antes de estar en el gobierno. Me refiero durante estos últimos 16 años que estuvimos dando la lucha desde abajo, gobernando desde abajo; porque el pueblo es presidente, el pueblo es el que manda. Igualmente la alfabetización la estuvimos desarrollando desde abajo, con la asociación Carlos Fonseca, que encabeza nuestro querido hermano Orlando Pineda; luego con el programa Yo Sí Puedo, a través de las alcaldías. Ustedes recuerdan bien cómo se ha venido trabajando. No estábamos en el gobierno nacional todavía, estábamos abajo. Igualmente el programa Hambre Cero, nosotros lo respaldamos con una iniciativa de un compañero militante sandinista, compañero Orlando Núñez, que empezó a desarrollar el programa de a poquito y demostró y probó que el programa daba resultados. Claro, no se podía hacer más de lo que se podía hacer en esas condiciones porque no estábamos en el gobierno. Y este programa es un programa que tiene una intención muy diferente a la que tenían esos gobiernos. Mientras esos gobiernos hacían todo lo posible por robarle la tierra a los campesinos, hacían todo lo posible por negarle el financiamiento a los productores; hacían todo lo posible para matarle todos los mercados a los campesinos y a los productores, este programa lo que quiere y tiene por objetivo es rescatar esa otra gran conquista de la Revolución: ¡La tierra para los campesinos, la tierra para las mujeres, la tierra para los productores! Ése es el objetivo, porque como bien se ha explicado, aquí lo que se está entregando a las mujeres, porque es la que encabeza este programa; es la que se hace cargo de los niños, de los chigüines, ahí, en la parcela, en su ranchita, pasando dificultades, y que tiene un pedazo de tierra; que tiene una manzana, que tiene manzana y media, que tiene dos manzanas. Esa mujer lo que está recibiendo son medios, implementos para trabajar. Está recibiendo ganado, está recibiendo aves de corral, está recibiendo implementos agrícolas; está recibiendo capacitaciones, está recibiendo semillas para producir alimentos. Está recibiendo semillas también para reforestar. Y eso lo está recibiendo sin poner un centavo, porque esa mujer no puede poner un centavo en estos momentos, hasta que empiece a producir. Cuando ella ya empiece a producir –ya lo explicaba a Orlando (Núñez)– cuando las campesinas de las comunidades que están recibiendo este programa aquí en el departamento de Estelí, y empiecen a producir, entonces van a ir pagando como puedan. Si pueden pagar en efectivo, en efectivo; si no, pueden pagar con productos. ¿Para qué? Para que ahí se pueda beneficiar otra familia que está también en condiciones de extrema pobreza. Es decir, se trata de rescatar esa conquista de la Revolución, donde el campesino sea dueño de la tierra y tenga los instrumentos, tenga los medios para trabajar la tierra. Ésta es una modalidad de financiamiento, ¿con qué? con implementos, con animales y todo lo demás.

El ALBA ya es una realidad

Está la otra modalidad de financiamiento que ya empezó a nacer con nuestros hermanos venezolanos en lo que es la realidad del ALBA, porque el ALBA ya es una realidad. Y en el ABA, el banco de Venezuela ya abrió sus oficinas y entregó los primeros créditos a las cooperativas de campesinos. Entregó créditos incluso a una compañera que elabora unas ricas rosquillas, cosa de horno, aquí al lado de Somoto. Se les entregó financiamiento a todos ellos, ¿con qué interés?, con un interés que no pasa del cinco por ciento; y entonces, ya quisiéramos que el financiamiento fuese así, que el financiamiento que llegue a los productores no pasara del cinco por ciento, sino que en algunos casos llega al 30 por ciento o 40 por ciento. Entonces ése es el banco de la producción que empieza a crecer y seguirá entregando financiamiento a pequeños productores, y después a medianos productores hasta que se convierta en un banco que contribuya a movilizar esas enormes fuerzas productivas que tenemos en nuestro país. Pero además, tenderemos el mercado seguro para esos productos, porque los comprarán los hermanos venezolanos y tendremos la posibilidad de colocar en otros mercados. Entonces, en este programa Hambre Cero, como les decía, que se vino desarrollando antes de enero de este año, antes de que el pueblo regresara al gobierno, antes que la Revolución regresara al gobierno. Porque la Revolución llegó al gobierno en el 79, ¿cómo llegamos al gobierno?, unidos todos; en reconciliación, por eso logramos derrocar a la dictadura somocista y la dominación imperialista. Ahora tenemos que ir unidos todos en reconciliación para acabar con el hambre, para acabar con el desempleo, para acabar con la extrema pobreza; para acabar con la miseria; para acabar con los riesgos de todas las familias, que buscan cómo irse a los Estados Unidos, pagándole ahí, a los que sirven de comerciantes, a los coyotes que le dicen. Tienen que pagarles y después los dejan tirados en medio camino. Terminan muertos muchos hermanos nicaragüenses, muchos hermanos centroamericanos, muchos hermanos mexicanos. Entonces este programa, como explicaba nuestro hermano Ariel Bucardo, este programa lo iniciamos en Raití, allá en las riveras del Río Coco, donde está esa comunidad y donde se reunieron decenas de comunidades, ahí empezó el programa, luego se continuó en Santa Lucía, en el departamento de Boaco. El siguiente paso fue en Palacagüina. Bueno, yo estuve en Raití, en Santa Lucía; quería estar en Palacagüina. Estaba comprometido a estar aquí, con mis hermanos de Palacagüina y desgraciadamente, pues, teníamos los compromisos, las reuniones en México. Había que hacer unas gestiones en México, ¿para qué?, para carreteras, para buses. Tenía que hacer gestiones en México, entonces nos encontrábamos en México; luego tuvimos que ir a Belice y ya no pudimos venir a Palacagüina al encuentro. Desde Belice fue que les hicimos llegar el mensaje a las familias que se encontraban en Palacagüina. Palacagüina, tierra de luchadores, tierra de héroes. ¿La tierra de quién es Palacagüina? Ese héroe sandinista de Palacagüina, un héroe sandinista tan grande como el Zorro (comandante Francisco Rivera), ¿verdad? El Zorro, tenemos que recordar al Zorro un día como hoy. ¡Qué contento debe estar el Zorro allá en el Cielo, viendo a este pueblo aquí reunido! Y qué contento debe estar también Filemón, su hermano. Eran los dos hermanos, Filemón y Francisco Rivera. Pero casi nadie lo conocía aquí como Chico Rivera, ¿verdad? Lo conocían como Rubén, lo conocían como el Zorro. ¡Que viva Rubén! ¡Que viva Chico Rivera! ¡Que viva el Zorro! ¡Y que vivan todos los héroes y mártires de Estelí! Hay un poema que dice, que cuando lo miraban los yanquis, en aquella lucha patriótica, entonces dice el poema que se meaban, es decir se orinaban; se meaban de pánico los yanquis. ¿Ante quién? Ante Miguel Ángel Ortez. Ese gran héroe, ese gran luchador de Palacagüina, y que todos los años hemos ido ahí, a rendirle homenaje a Miguel Ángel. Entonces Raití, Santa Lucía, Palacagüina y ahora Estelí. Nosotros queremos agradecer la cooperación de todos aquellos que se han sensibilizado frente a este programa, pero para sensibilizarlos, lo primero que tuvimos que hacer fue desaparecer los mega salarios, y desaparecer las tarjetas de créditos para los ministros y desaparecer todo ese montón de plata que derrochaban todos los ministros y agarrar entonces ese dinero, que venían siendo unos 180 millones de córdobas, imagínense; agarrar todo ese dinero para el programa Hambre Cero, el fondo para la lucha contra la pobreza. Y claro, eso ha estimulado a muchos cooperantes internacionales, hermanos de otros países; hermanos europeos, hermanos norteamericanos; ya no digamos los hermanos cubanos, los hermanos venezolanos, que están en un todo en este esfuerzo. Y hoy que hemos escuchado estas palabras salidas del corazón de nuestro querido viceministro de agricultura de Honduras, el ingeniero Nehemías Martínez. ¡Qué palabras! Habló con el corazón, habló con el alma. Y somos hermanos, y luchamos, seguimos luchando, porque Nicaragua, Honduras y toda Centroamérica nos unamos como quería Morazán (Francisco). ¡Que viva Morazán! (viva). Ese gran humanista que dio su vida por la unidad centroamericana. Y cuánto le agradecemos a Nehemías sus palabras y el aporte que nos ha hecho llegar de parte de OIRSA, un organismo, como él explicaba, centroamericano, mexicano. Se integran todos estos países, Centroamérica, México, Panamá, República Dominicana. Y han dado este aporte invaluable, porque aquí, está claro que nuestras naciones son naciones empobrecidas; sobretodo Honduras y Nicaragua, somos de los más empobrecidos y tenemos que luchar para ayudarnos de todas formas. Quiero darle un saludo al hermano que estaba aquí sentado; el hermano que tiene una familia numerosa y que usa aquellos sombreros, ah, ya saben quién es ¿verdad? Don Felipe Urrutia. Un gran abrazo don Felipe para usted y todos sus cachorros, acompañándonos. No podía faltar don Felipe. El día que estuvimos en Santa Lucía, los hermanos de la República de China-Taiwán, entregaron para el programa de la lucha contra la pobreza, que tiene que ver con todo esto que se está comprando: semillas, animales, todo lo demás que se está entregando; ellos dieron una donación de 830 mil dólares, donación que nosotros agradecemos. Y aquí se encuentra con nosotros el compañero embajador, que formalmente el nombre de él es Chin-Mu-Whu, pero le llaman más fácilmente como Jaime Whu. Entonces me ha manifestado que quieren aportar para este programa, para estos bonos, tienen un aporte de 275 mil dólares; es decir, China-Taiwán estaría aportando ya para este programa de lucha contra la pobreza un millón 105 mil dólares. Muchas gracias para el pueblo y el gobierno de la república de China-Taiwán. Bueno hermanos, el reto que tenemos es grande. Todos tenemos el reto de hacer realidad del sueño de nuestros héroes, de nuestros mártires. Los sueños de las madres de los caídos. Los sueños de Sandino. Los sueños de Andrés Castro, de Benjamín Zeledón, de Carlos Fonseca. Los sueños de todos nuestros héroes y mártires. Y estamos en esta lucha, y tenemos la convicción, tenemos la certeza que vamos a erradicar el hambre de Nicaragua. Estamos convencidos, estamos seguros, que con la fuerza, que con la moral, con el espíritu trabajador de las familias nicaragüenses, de las mujeres nicaragüenses, de los hombres, de los campesinos vamos a acabar con la pobreza; entonces podremos decir que Nicaragua es verdaderamente libre, y verdaderamente democrática. ¡Que viva el pueblo de Estelí! ¡Que viva Nicaragua libre! ¡Que viva la liberación de Estelí! (Viva). Sábado 7 de julio


Comentar     Arriba

PROGRAMAS EN AUDIO

Síguenos en

Facebook

Twitter

Blogs

Líderes, caudillos y reelección

Publicado el 31 julio de 2014

Pensamiento Crítico

Tiananmen, 20 años después

Hace unas semanas, la prensa mainstream remachaba nuevamente el aniversario de lo que ahora llama ...

El odio sigue vivo: el Ku Klux Klan «más fuerte que nunca»

Pese a que muchos pensaban que el temido grupo supremacista Ku Klux Klan (KKK) había desaparecido ...

Buitres contra Argentina

Venció el plazo de la medianoche del día 30 de julio, y no han llegado a un acuerdo el gobierno ...