Escúchenos en línea

EEUU aplica «softpower» con Ortega

| 10 de Julio de 2007 a las 00:00
Contrario a lo que la derecha nicaragüense esperaba, el secretario de Estado Adjunto para el Hemisferio Occidental, Thomas Shannon, dijo este lunes que Washington ha logrado "una buena relación de trabajo" con el gobierno de Daniel Ortega. Durante una conversación con periodistas latinoamericanos a través de un foro por Internet, Shannon abordó el caso particular de Nicaragua. "Creemos que hemos establecido una buena relación con el gobierno de Ortega. También creemos que hemos subrayado nuestro interés de continuar con el bienestar del pueblo nicaragüense", dijo Shannon. De hecho, Shannon es el funcionario norteamericano de mayor nivel que se ha entrevistó en Managua con el presidente Ortega, cuando lo visitó poco después de su victoria electoral, el 28 de noviembre pasado. En esa oportunidad, Shannon declaró que a su gobierno no le importaba si Ortega era o no de izquierda, "la importancia es si hay un compromiso con la democracia". "Queremos dejar claro a los nicaragüenses que nosotros tenemos un compromiso con Nicaragua, con el pueblo y con la democracia y que con eso nos vamos a acercar a Nicaragua en lugar de alejarnos", dijo aquélla vez, y parece que al menos en estos meses, EEUU ha cumplido con el gobierno de Ortega. Para remate, Shannon dijo el lunes que a su gobierno no le preocupan los vínculos de Ortega con Venezuela, Irán o Libia. "Con respecto a las relaciones de Nicaragua con otros países, creemos que ésta es una decisión soberana de Nicaragua", sentenció el funcionario. "Mientras esta decisión respeta nuestra comisión hemisférica para promover y para defender la democracia, para proteger derechos humanos, y de reconocer las resoluciones del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas, en el caso de Irán, estos acercamientos no tendrán un impacto negativo en nuestras relaciones bilaterales", agregó Shannon. Aunque no lo mencionó directamente vinculado con el caso de Nicaragua, es evidente que el gobierno de Estados Unidos ha decidido aplicar con el gobierno de Ortega su estrategia de persuasión, o lo que ellos denominan en inglés «softpower» (poder blando o ligero en inglés). Joseph Nye, destacado académico estadounidense, acuñó hace varios años el concepto de hardpower y softpower –poder duro y poder blando, respectivamente– como una manera fácil de entender los lineamientos elementales de la política exterior de Estados Unidos. Hardpower es todo aquello que signifique poder bélico y la amenaza de su uso; por su parte, softpower es el conjunto de elementos políticos, diplomáticos, económicos, sociales y culturales de los que dispone un país para persuadir a otros países, según Nye. Según el diplomático chileno, quien trabaja al servicio de Estados Unidos, "crear softpower es establecer vínculos, convencer al otro de que es conveniente sumarse a las ideas, disuadir de realizar acciones atentatorias contra el interés de uno". Del «softpower» Shannon habló cuando abordó el tema de Venezuela y de América Latina en General. "El softpower siempre ha sido una faceta importante de nuestra diplomacia. Vamos a seguir usando el softpower a favor de la democracia y la prosperidad y la integración económica en las Américas", explicó Shannon. En octubre pasado, el diplomático había declarado que "tengo la confianza de que vamos a tener capacidad de desarrollar y mantener una buena relación con el gobierno del presidente electo. En este momento nuestro enfoque es sobre nuestra relación bilateral con Nicaragua y no tanto en las relaciones bilaterales que Nicaragua tiene con otros países". Shannon negó que su gobierno haya abandonado a Latinoamérica y como prueba, citó que "el presidente Bush ha aumentado dos veces la asistencia económica a América Latina y el Caribe. Al final de la Administración del presidente Clinton, Estados Unidos daba 800 millones de dólares a América Latina y el Caribe. El promedio de asistencia económica de la Administración Bush es de 1.6 mil millones de dólares por año". "El presidente Bush creó la Cuenta del Milenio, que va a entregar 850 millones de dólares más a la región. Además de la asistencia gubernamental, América Latina recibe 50 mil millones de dólares en remesas cada año y tiene más de 350 mil millones de dólares en inversiones privadas", argumentó Shannon. "Nuestras fuentes de asistencia, sean gubernamentales o no gubernamentales, tienen el propósito de crear capacidad, oportunidad e independencia. Nosotros ofrecemos un camino al desarrollo sustentable. Venezuela no puede decir lo semejante", concluyó.

Descarga la aplicación

en google play en google play