Escúchenos en línea

La sociedad civil suiza se moviliza por más solidaridad con el Sur, por Sergio Ferrari

Swissinfo y E-changer. Desde Berna, Suiza. | 12 de Julio de 2007 a las 00:00
Varios miles de personas llegadas de todo el país participaron el pasado sábado en Berna, capital helvética, en una gran fiesta político-cultural. El día elegido era particularmente simbólico: el 07.07.07. Justo la mitad de camino para que sean cumplidos los Objetivos del Milenio, aprobados por Naciones Unidas en el 2000 y programados hasta el 2015. La iniciativa "Juntos contra la pobreza" propone que hasta el 2015 la Confederación helvética aumente la cooperación al desarrollo al 0,7 % de su Producto Interno Bruto (PIB). En la actualidad, lo que destina a los países del Sur y del Este, apenas llega al 0,4 % del PIB. Varios miles de personas llegadas de todo el país participaron este sábado en Berna, capital helvética, en una gran fiesta político-cultural. El día elegido era particularmente simbólico: el 07.07.07. Justo la mitad de camino para que sean cumplidos los Objetivos del Milenio, aprobados por Naciones Unidas en el 2000 y programados hasta el 2015. La actividad fue convocada por una plataforma que reúne a más de 60 organizaciones, redes y plataformas de desarrollo, ecologistas, femeninas, juveniles, eclesiales, así como a la Unión Sindical Suiza, principal organización gremial del país. La iniciativa "Juntos contra la pobreza" propone que hasta el 2015 la Confederación helvética aumente la cooperación al desarrollo al 0,7 % de su Producto Interno Bruto (PIB). En la actualidad, lo que destina a los países del Sur y del Este, apenas llega al 0,4 % del PIB. Monto que la ubica en el pelotón de cola de las naciones europeas. Entre 2000 y 2006 la cooperación helvética al desarrollo aumentó, solamente, del 0,34% al 0,39% de su PIB. Cifras amañada estadísticamente ya que el Gobierno incluye en esa base de cálculo otras facturas como los gastos ocasionados en la atención de los demandantes de asilo. Una petición que será presentada en mayo del 2008 al Consejo Federal (ejecutivo colegiado) y al parlamento constituye el principal instrumento de esta propuesta. La misma cuenta ya con 14 mil firmas, en apenas cinco semanas desde su lanzamiento, tal como informaron los promotores de la Campaña en las últimas horas. Los mismos esperan recolectar no menos de 100 mil.

La protesta «festiva»

Los participantes a la actividad en Berna, que hacia la tardecita abarrotaban la Plaza Federal – que se encuentra frente a la sede del Gobierno nacional- protagonizaron una jornada donde la música y el discurso político se sucedieron permanentemente. Una nutrida asistencia juvenil subrayó el tono festivo del evento. Unas horas antes, en la misma capital, se había realizado una manifestación "antifa" (antifachista), reuniendo a varios centenares de jóvenes, algunos de los cuales se unieron a la actividad en la plaza central capitalina. La actividad se inició con el discurso de Mary Robinson, antigua Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, principal personalidad internacional invitada al evento. Robinson recordó que 30.000 niños mueren cada año en el mundo a causa del hambre o de enfermedades que podrían ser evitadas. Y señaló que Suiza no se encuentra entre los países desarrollados más activos en la cooperación. En 2006, Francia y Austria alcanzaron el 0,47%, Bélgica 0,5%, Gran Bretaña e Irlanda el 0,52% en tanto Dinamarca, Luxemburgo, Noruega, Suecia y Holanda fluctúan entre 0,8% y el 1% de su PIB. La crítica de Mary Robinson fue compartida por los otros oradores, entre ellos Peter Niggli, coordinador de la Alianza Sur, plataforma que reúne a seis de las más activas ONG del sector. Niggli recordó que lo se está solicitando al Gobierno "es que destine apenas 70 centavos cada 100 Francos" para apoyar proyectos en los países del Sur y del Este. "Un objetivo totalmente realizable", insistió. Es por esto "que el Consejo Federal debe despertar" subrayó por su parte Melanie Winiger, antigua reina de belleza helvética y otra de las invitadas estelares de la tarde. En tanto el diputado nacional Luc Recordon, miembro del comité de la ONG cooperación solidaria a través del intercambio de personas "E-CHANGER" (Intercambiar) instó a que la mejora en la cooperación se acompañe de "mayor coherencia en el comercio exterior de Suiza", así como de la sanción a la evasión fiscal y el rechazo a toda facilidad para el blanqueamiento de la plata ilegal que llegue del Sur. Varios intérpretes y grupos musicales de primer nivel aseguraron el clima festivo que prevaleció en esta original manifestación político-cultural. Entre ellos Madd Family, Greis, Namusoke, Thierry Romanens y Michel Bühler. El conocido grupo bernés Stiller Has cerró la manifestación casi al caer la noche del sábado.

Un tren llamado convicción

Personalidades de primer nivel del mundo político, cultural y deportivo helvético se dieron cita a Berna en calidad de "embajadores" de la iniciativa, llegando en un vagón de un tren especial. El viaje organizado desde Ginebra a la capital -con paradas en Lausana y Friburgo- concitó una gran atención mediática. Entre los parlamentarios nacionales que viajaron en el vagón se encontraban los del Partido Verde Hugo Fasel, Luc Recordon y Anne-Caterine Menetry; los socialistas Carlo Sommaruga, Liliane Maury Pasquier y María Roth Bernasconi; la representante comunista Marianne Huguenin; el radical John Dupraz y los liberales Claude Ruey y Martine Brunschwig-Graf. También, cerca de una decena de miembros de diferentes gobiernos cantonales de la Suiza de expresión francesa. Así como importantes personalidades culturales, deportivas y sociales. "No me sorprende estar aquí, sino que me extraña todos los que no están hoy aquí en esta manifestación de conciencia" señaló a este corresponsal el joven jugador de basket Harold Mrazek, campeón suizo con su equipo "Fribourg Olimpic". "Es un deber movilizarse por esta causa y me sorprende la frialdad con la que se pueden comportar muchas personalidades políticas que hoy no se asocian a esta iniciativa. Pienso que cada político en un rincón de su corazón debería tener algo de humano", enfatizó. Concepto compartido por Thierry Savary, director de la "Radio Fribourg", uno de los principales medios de información de dicho cantón. Quien recordó la "importancia del compromiso ciudadano, cívico, humano para la construcción de un mundo más justo y de una Suiza más solidaria". Imposible no estar presente y asumir el reto de ser embajador de esta campaña, enfatizó. En tanto Anne-Claude Demierre, ministra de salud de ese mismo cantón, quien subió al tren en la capital friburguesa, recordó que "mi compromiso y sensibilidad hacia el Sur van de la mano de mi cercanía afectiva con Nicaragua, país donde en 1986 muriera asesinado por la contrarrevolución sandinista mi cuñado, el internacionalista Maurice Demierre". En un reciente viaje a ese país centroamericano, me comprometí con su gente "a ser lo más coherente posible aquí con las necesidades de nuestros amigos y contrapartes de tierras lejanas", declaró la ministra. "Estoy muy satisfecho con lo que hemos vivido en la Plaza Federal", enfatizó Pepo Hofestetter portavoz de Alianza Sur y uno de los principales promotores de la acción simbólica de este 07.07. 07. En tanto Peter Niggli, director de dicha coalición, subrayó la importancia de que "la sociedad civil suiza tome la iniciativa" para presionar a las autoridades para que se implemente una política más generosa en el terreno de la cooperación. "Lo importante de esta movilización es que la sociedad civil suiza ha pasado a la ofensiva, poniendo el tema de la cooperación al desarrollo y de la solidaridad con el Sur sobre la mesa del debate político nacional", enfatizó por su parte el sindicalista Bernard Fragnière, presidente de E-CHANGER. La cifra del 0,7% del PIB de los países desarrollados para mejorar la condición de los países más pobres fue anunciada en los años setenta por las Naciones Unidas. Dicha recomendación cobró particular vigencia en el 2000, cuando la ONU aprobó los "Objetivos del Milenio" que buscan reducir la pobreza a la mitad en el planeta hasta el año 2015. Llamando a los países ricos a aumentar sensiblemente su aporte. Las organizaciones helvéticas que lanzan la Campaña 0,7% consideran que su iniciativa se enmarca en la lucha contra la pobreza y los Objetivos del Milenio.

Descarga la aplicación

en google play en google play