Escúchenos en línea

Sepultan al comisionado Obando y persiste el misterio: ¿quiénes lo asesinaron y por qué?

| 14 de Julio de 2007 a las 00:00
Durante una emotiva ceremonia, la plana mayor de la Policía Nacional y representantes de todos los poderes del estado, honraron la tarde del viernes la memoria del comisionado Manuel Guillermo Obando, jefe del Departamento Anti–Corrupción, cuyo cadáver apareció el jueves atado de pies y manos y degollado. Durante la ceremonia, la Directora General de la Policía Nacional, comisionada Aminta Granera, hizo una advertencia a los criminales: "sepan que no vamos a descansar ni un minuto, ni vamos a escatimar los esfuerzos que sean necesarios para encontrarlos en cualquier lugar donde se oculten, hasta que sean entregados a la justicia". "Queremos darles seguridad de que nuestra voluntad y nuestro compromiso es esclarecer las circunstancias en que murió el comisionado Obando", declaró Granera. "Su muerte nos causa una profunda pena, pero más fuerte que ese dolor y que esa pena que estamos sintiendo es la rabia y el coraje que nos provoca el asesinato de nuestro hermano, en cualquier circunstancia en que haya ocurrido", agregó. "Hoy, en circunstancias no esclarecidas, personas que se ocultan en la sombra han truncado la vida y la carrera de nuestro hermano y policía, comisionado Guillermo Obando. Su muerte nos duele. ¡Su muerte nos causa una profunda pena! ¡Pero más fuerte que ese dolor y que esa pena que estamos sintiendo, es la rabia y el coraje que nos provoca el asesinato de nuestro hermano, en cualquier circunstancia en que haya ocurrido!", exclamó Granera. Pero también prometió que la "Policía no se doblegará ante el poder de los criminales ni ante su dinero ni ante sus amenazas" y luego concluyó: "Comisionado Guillermo Obando: Tu sangre, tu vida y tu muerte no han sido derramadas en vano. Cumpliremos". En honor del comisionado Obando, las banderas nacionales ondearán a media asta en todas las delegaciones policiales. Además, durante la ceremonia, se le entregó a la familia del jefe policial la Medalla al Mérito "Cristian Munguía Alvarado", en primera clase. Tras expresar sus condolencias, el presidente Daniel Ortega ratificó su confianza en las autoridades policiales. "La Policía sabrá investigar cuáles fueron las causas de este crimen, todo indica que fue un asesinato, y esperamos que la Policía, así como ha estado actuando con toda firmeza en la lucha contra la delincuencia, principalmente contra el narcotráfico, sea acompañada por todos los poderes del Estado en este caso. Esperamos que el Poder Judicial, la Fiscalía y el Ejército cierren filas con la Policía Nacional para librar esta batalla a fondo", declaró Ortega.

Dictamen forense

La mañana del viernes, el subdirector del Instituto de Medicina Legal, Julio Espinoza, informó oficialmente el dictamen: el cadáver de Obando presenta siete heridas con arma blanca localizadas en el cuello, abdomen y tórax, con un objeto cortopunzante. Las heridas le destrozaron el hígado y el pulmón izquierdo causando "una hemorragia masiva que le causó la muerte". "En la escena (entre los arbustos de un predio ubicado en el kilómetro 8 y medio de la carretera nueva a León) se encontró el cuerpo en estado de descomposición y se encontró que estaba atado de las muñecas y los tobillos, vestido con una calzoneta deportiva". El "cadáver tiene aproximadamente de cuatro a cinco días de haber sido asesinado", explicó. El cuerpo fue reconocido por las piezas dentales, gravemente afectadas por nicotina. También confirmó que el cadáver presentaba algunas mutilaciones, pero no hechas por manos criminales sino para probablemente aves de carroña. "Por el grado de descomposición, de pronto el cuerpo está siendo carcomido, de pronto se percibe como que no estuviera completo, pero sí está totalmente esqueletizado", aseguró. "El médico forense, en este caso, el doctor Cuadra, me señalaba que no podía precisar si pudo haber existido tortura, por el grado mismo de descomposición del cuerpo", agregó Espinoza. El comisionado Obando, quien cumplía 49 años el 11 de julio, ingresó a la Policía Nacional en 1985 y obtuvo su último rango en septiembre pasado. Recibió ocho condecoraciones, incluyendo la medalla "Saúl Álvarez" al servicio distinguido. Entre muchos otros cursos realizados, recibió capacitación en Colombia, España, Costa Rica y México. Hasta hace ocho meses, trabajaba en la Dirección de Investigaciones Económicas (DIE). El subcomisionado Francisco Javier Obando, jefe de Servicios Administrativos de la Policía Nacional y hermano de la víctima, dijo que tiene "plena confianza de que nuestra institución va a esclarecer este horrendo crimen", y advirtió que en este tipo de casos, los procesos de investigación son confidenciales hasta que está plenamente esclarecido. "En estos casos las investigaciones son bien cerradas para agotar las diligencias que vienen al esclarecimiento del hecho. Poder decir lo que se ha adelantado o no se ha adelantado sería entorpecer las investigaciones, y yo tengo plena confianza en que nuestras instituciones van a esclarecer este horrible crimen. Estamos confiando en que se terminen todas las investigaciones, y no especular en relación al caso. Darle el tiempo suficiente a la Policía para que investigue y dé con el paradero de estos criminales", añadió.

El lunes lo vieron por última vez

Durante una improvisada conferencia de prensa, tras la ceremonia fúnebre, la comisionada Granera informó que "la última vez que alguien lo vio con vida, fue aquí (en la sede central de la Policía Nacional, conocida como Plaza El Sol), precisamente el día lunes. Después nadie lo vio con vida. Nosotros no sabemos ni podemos decirles más de estas primeras informaciones". También desmintió que le departamento Anti–Corrupción trabaje hacia dentro de las filas policiales. "No, no, es una unidad que trabaja hacia fuera", insistió. Pero Granera ha sido cuidadosa en cuanto a señalar presuntos responsables, y no quiso confirmar si de por medio está el crimen organizado. "No te lo puedo afirmar ni te lo puedo negar. No sabemos todavía, y no podemos hablar en qué circunstancias murió el comisionado Obando. Sólo sabemos que fue asesinado y que la última vez que lo vieron con vida fue le día lunes y que sí tenemos muchas pistas, mucha información que estamos siguiendo, que estamos investigando, para esclarecerlo a la mayor brevedad posible", agregó. "Todo lo estamos valorando, todo lo estamos tomando en cuenta, desde lo que nos pueda decir el vecino, de llamadas de algunos de ustedes (los medios) que han colaborado con nosotros dándonos algunas grabaciones de llamadas. Todo se está tomando en consideración. Todo, todo. No descartamos nada. No estamos todavía amarrados a ninguna hipótesis en particular. Estamos trabajando todas las posibles soluciones y les aseguramos que estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo, y que vamos a esclarecer el asesinato de nuestro hermano Obando", apostilló. "Sepan que estamos investigando. Tenemos el mejor equipo de inteligencia, el mejor equipo de investigación judicial dedicado a esto. Anoche (jueves), la jefatura prácticamente no hemos dormido. Trabajando estamos todos en la Jefatura, involucrada en este proceso investigativo y yo les aseguro que lo vamos a esclarecer", sentenció Granera. La primer comisionada aseguró que "no tenemos detenidos. Sí tenemos un sinnúmero de información, que son indicios y que nos están llevando a pistas que no puedo explicarles en este momento. Pero sí tenemos mucha información. Estamos trabajando. Debemos tener calma. Hay una serie de peritajes en el Laboratorio Central de Criminalística, que por falta de fluido eléctrico no hemos podido realizarlo con la rapidez que hubiésemos querido, pero sí vamos a esclarecer este hecho". La jefa policial confirmó que "desde hace tiempo, desde que hemos decidido ser consecuentes, hemos recibido amenazas a nuestra seguridad. Hemos redoblado seguridad en nuestras delegaciones, aquí en la jefatura de Plaza el Sol. Todos tenemos que tomar medidas a nivel personal y a nivel institucional para redoblar la seguridad". De todas formas, Granera insistió que "lo importante es el compromiso de esta Policía para confrontar al crimen organizado, el compromiso de esta Policía para seguir luchando cada día mejor, para garantizar la paz, la vida y la seguridad de los y las nicaragüenses".

Policía acuerpada

Por su parte, el General Omar Halleslevens, comandante en jefe del Ejército de Nicaragua, confía que la Policía podrá esclarecer el crimen "se va a poder saber de dónde viene la muerte. Todo lo que tengamos (el ejército) alrededor de la muerte del comisionado se lo vamos a pasar a la Policía, de eso tengan la plena seguridad. Desde ya hemos alertado a todo nuestro sistema, para que cualquier información que aparezca en esa lógica se le traslade inmediatamente a ellos". El Fiscal General de la República, Julio Centeno Gómez, dijo que una vez la Policía concluya sus investigaciones y le pase el expediente, van a realizar todos los esfuerzos "para darle su justo y merecido castigo a quienes provocaron esta muerte, tan lamentable, de una persona que había colaborado tanto con nosotros en esta lucha contra el crimen organizado y contra la corrupción". A su vez, el vicepresidente de la Corte Suprema de Justicia, Rafael Solís Cerda, se declaró preocupado por el asesinado. "Ojalá no sea el principio de un intento de intimidar a la autoridad policial, que tan buen papel ha desarrollado en el combate del crimen organizado", comentó el magistrado. "Hay que esperar los resultados de la investigación para ver si se trata de un acto del crimen organizado por la eficiente labor que ha hecho la Policía en combatirlo, pero es obvio que puede ser una campanada para tratar de intimidar, no sólo a la Policía, sino a todos los que dentro de los poderes del Estado hemos estado acompañando en esta cruzada contra el crimen organizado", agregó Solís Cerda. El vicepresidente Jaime Morales Carazo, no quiso descartar que los autores de "este espantoso crimen" sean las mafias del narcotráfico. "Todo cabe. Puede ser un mensaje, puede ser una pasada de cuentas o puede ser de otra índole", dijo, y ratificó la "vocación política y voluntad plenamente definida para dotar de los mayores recursos a las Fuerzas Armadas y a la Policía para la defensa de la ciudadanía". A la ceremonia también concurrieron el presidente del Consejo Supremo Electoral, Roberto Rivas, el canciller Samuel Santos, el jefe de la bancada parlamentaria del Frente Sandinista (FSLN), Edwin Castro. Además, participaron los cuatro subdirectores de la Policía Nacional, comisionados generales Horacio Rocha, Javier Maynard, Juan Báez y Carlos Palacios; y el Jefe del Estado Mayor General del Ejército, mayor general Julio César Avilés.

Descarga la aplicación

en google play en google play