Escúchenos en línea

Fin de semana lluvioso y mortal: mueren dos en el Caribe Sur y suman 6 fallecidos en dos días

Varias agencias. Desde Managua. | 15 de Julio de 2007 a las 00:00
Las torrenciales lluvias acompañadas con tormentas eléctricas han dejado al menos seis personas muertas, 118 familias evacuadas y cuantiosos daños materiales, principalmente en el Caribe nicaragüense, durante la última semana, informaron el domingo fuentes de socorro y de la Defensa Civil. Las autoridades de socorro reportan dos personas muertas producto de inundaciones de ríos en el Caribe sur, y otros cuatro fallecidos, tres de ellos menores de edad, al ser alcanzados por cables de alta tensión, mientras llovía y hacía tormenta eléctrica, en distintos puntos del Pacífico de Nicaragua. Esas seis personas perdieron la vida entre el martes y el sábado pasado, dos por sumersión y cuatro electrocutados al hacer contactos con el agua caída por la lluvia y cables de alta tensión. Intensas lluvias afectaron en las últimas horas a Nicaragua, asociadas a la onda tropical número 14 que ayer ingresó al país, han perjudicado especialmente a la región caribeña, que venía siendo azotada desde hace cuatro días por lluvias persistentes e inundaciones. También llovió copiosamente sábado y domingo sobre varias ciudades del Pacífico, incluyendo Managua. Los mayores estragos se produjeron sin embargo en la región del Atlántico Sur, donde se reportan cinco comunidades inundadas. Brigadas de la Defensa Civil evacuaron a 2,800 personas de varias comunidades campesinas de los municipios de Kukra Hill y el Rama, después de que intensas lluvias tropicales provocaron el desborde de varios ríos de la región, señaló el oficial de turno de Defensa Civil, mayor Porfirio Castrillo. Uno de los ríos que se desbordó fue el Escondido, situación que dejó incomunicadas a las comunidades de Kukra Hill y La Pichinga, donde la fuerza aérea se trasladó el domingo para llevarle alimentos a los afectados. En Mateare, a 24 kilómetros al occidente de Managua, dos niños de cinco y seis años fallecieron por la descarga eléctrica de un cable de alta tensión de 13 mil voltios, que cayó al patio de una vivienda, producto de un rayo. La abuela, María Martínez, de 46 años, falleció también cuando quiso salvar a sus nietos. Por otra parte, en el populoso barrio Memorial Sandino, al norte de Managua, falleció otro niño, Andrés de Jesús Stynze, de 11 años, que jugaba al balompié con sus amigos y tras ir por la pelota en el patio de una vivienda tocó un cable de alta tensión que acabó con su vida. El oficial de turno de la Defensa Civil de Nicaragua, el mayor Porfirio Castrillo, dijo a Acan-Efe que otras 118 familias han sido evacuadas en el Caribe desde el martes pasado, cuando ingresó al país una onda tropical. Las lluvias, iniciadas la semana pasada, han afectado a nueve comunidades y a 603 personas que han tenido que ser evacuadas en cinco albergues temporales. También causaron el aislamiento de centenares de familias afectadas por el bloqueo de caminos, el desbordamiento de los ríos y las inundaciones. Las autoridades locales mantienen alerta amarilla (vigilancia) en el Caribe Sur, donde los daños han sido más cuantiosos y afectado la siembra. El mayor Castrillo afirmó que las lluvias han cesado hoy, aunque mantienen la vigilancia en el Caribe sur, por la entrada al país de otra onda tropical. La Fuerza Naval situada en el Caribe sur por su lado ha llegado este domingo a la comunidad costera La Pichinga para llevar víveres a 300 personas que quedaron aisladas por la crecida de los ríos que rodean el lugar, agregó el oficial. Voceros de la Defensa Civil reportaron un aumento del caudal de los ríos Coco, frontera con Honduras, y Escondido, que comunica el puerto fluvial de El Rama con la ciudad de Bluefields, así como el desbordamiento de los ríos Kama y Ñaris, en la zona surcaribeña. El sitio más afectado es la localidad de Kukra Hill, en la Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS), donde casi 300 habitantes fueron evacuados de viviendas a orillas de los ríos y ubicados en tres albergues temporales. Mientras tanto el jefe del distrito naval del Atlántico, capitán de fragata Francisco Vallejos, instó a la población a no ingerir aguas de los pozos porque están contaminados, entonces podrían darse brotes de diarrea y enfermedades respiratorias. El ministro de Educación, Miguel De Castilla, anunció este domingo la suspensión de clases en siete escuelas públicas de Kukra-Hill que serán utilizadas como refugios. También están aisladas otras comunidades de la zona, como La Fonseca y La Pichinga, donde la Fuerza Aérea anunció que llevará alimentos y abrigo a unos 1 000 habitantes que se encuentran incomunicados. Las lluvias afectaron además la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN), donde se reportaron inundaciones en barrios costeros de Bilwi y el desprendimiento de dos puentes entre esa localidad y la región minera (zona central) de Siuna, Rosita y Bonanza. Los aguaceros desbordaron el río Wawa, donde opera el único lanchón que ayuda a pasar vehículos y camiones entre el Pacífico y el Caribe norte, el cual se encuentra temporalmente cerrado, e impide el paso hacia la localidad de Bilwi, 557 kilómetros al noreste de esta capital. Autoridades de Salud anunciaron el envío de brigadas médicas a las zonas afectadas, debido a que las inundaciones contaminaron los pozos de agua para consumo humano, dijeron las fuentes. Las precipitaciones comenzaron a afectar el territorio nicaragüense hace cuatro días, cuando la onda tropical número 12, y posteriormente la 13, se desplazaron sobre el litoral caribeño provocando la crecida de ríos caudalosos y graves inundaciones. La Dirección de Meteorología reportó la entrada anoche al país de la onda tropical número 14 de la actual temporada de lluvias, por lo que el número de personas afectadas por las inundaciones podría aumentar en las próximas horas.

Descarga la aplicación

en google play en google play