Escúchenos en línea

Tenemos el derecho de compartir el poder con el pueblo, declara Daniel Ortega

Varias agencias. Desde Managua. | 19 de Julio de 2007 a las 00:00
El presidente Daniel Ortega, advirtió la noche del jueves que no permitirá que los partidos de oposición politicen el programa "Hambre Cero" que ejecuta desde mayo en sectores pobres, mediante una iniciativa legal en la Asamblea Nacional. Ante un verdadero océano de multitudes que celebró jubiloso el 28 aniversario del triunfo de la Revolución Popular Sandinista y llenó dos plazas completas, el presidente Ortega ofreció un discurso de poco más de una hora, durante el cual fustigó con dureza a la oposición derechista por sus pretensiones de impedir la ejecución de los principales programas de su gobierno. ESCUCHE EN DIFERIDO EL ACTO DEL XXVIII ANIVERSARIO: PRIMERA PARTE. Presentación de invitados. Discursos de Rosario Murillo, Manuel Zelaya y Martín Torrijos SEGUNDA PARTE. Discurso de Hugo Chávez. TERCERA PARTE. Mensaje del pueblo de Libia. Informe sobre los Consejos del Poder Ciudadano CUARTA PARTE. Discurso de Daniel Ortega (incluye breve intervención del Ministro de Cultura de Cuba, Abel Prieto) Ortega y su equipo de gobierno, encabezado por su esposa Rosario Murillo, presidieron la concentración más grande celebrada en el país un 19 de julio, desde que el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) perdió el gobierno en 1990. Llegados desde todos los rincones del país en inmensas caravanas de autobuses, camiones, camionetas, vehículos livianos, motocicletas y bicicletas, las multitudes han desbordado los amplios márgenes de la Plaza del Malecón de Managua y han ocupado la Plaza de la Revolución, ubicada a 300 metros, y unos 700 metros de la ancha avenida Bolívar. En el acto participaron como invitados especiales los presidentes de Honduras, Manuel Zelaya; de Panamá, Martín Torrijos; y de Venezuela, Hugo Chávez. También estuvo presente el ministro de cultura de Cuba, Abel Prieto. Ortega formuló un llamamiento a los gobiernos Latinoamericanos y del Caribe a la unidad, para luchar contra el "capitalismo global, encabezado por el gobierno yanqui", y que "está manchado de sangre, oprobio y de todas las crueldades que le han impuestos a pueblos y naciones en todo el mundo". Señaló que esa lucha por la unidad la están librando el líder libio, Muamar El Kadafi, el presidente cubano, Fidel Castro, y el gobernante venezolano, Hugo Chávez. Aprovechó el momento para elogiar a estos dirigentes y pedir fuertes ovaciones de los sandinistas que llenaron la Plaza La Fe Juan Pablo II, sede de la celebración. "Los capitalistas están bien unidos para dominarnos mejor y tratan de dividirnos a todos los gobiernos y cuando los gobiernos tratan de acercarse o unirse vienen las amenazas y sanciones", dijo Ortega. "Pero el mundo vive un nuevo momento, y unidos los pueblos latinoamericanos, caribeños, de Europa, de Estados Unidos que exigen la salida de las tropas de Irak, vamos a alcanzar nuevas victorias", subrayó el líder sandinista. "Tenemos que unirnos todos los que estamos dispuestos a desafiar al imperio (norteamericano) para salvar a los pueblos latinoamericanos y caribeños", insistió Ortega. Luego abordó algunos temas políticos nacionales. En este sentido, denunció que la oposición ya "empezó la guerra sucia y ya están conspirando ahí –porque tenemos la información– que quieren pasarles el Programa Hambre Cero a las alcaldías" de los 153 municipios del país. Señaló que su gobierno no dejará que al pueblo le roben el programa, que este año beneficiará a 15.000 familias nicaragüenses pobres seleccionadas por organizaciones de base en cada municipio, con vacas, cerditos, gallinas y medios para producir sus propios alimentos. Ortega reaccionó al reciente anuncio hecho por los tres partidos de oposición –que juntos hacen mayoría en el parlamento frente al gobernante Frente Sandinista– de trasladar la administración del programa a las alcaldías municipales para evitar que el gobierno lo utilice con fines políticos. En este sentido, el presidente recordó a la oposición que 86 de las 153 alcaldías de todo el país están gobernadas por el FSLN y que además, el Programa Hambre Cero ya está siendo ejecutado en estrecha coordinación con todas las alcaldías del país, con 180 millones de córdobas del presupuesto nacional. En otro orden, el presidente Ortega reclamó el derecho del gobierno a establecer un sistema de democracia directa en el país mediante los Consejos de Poder Ciudadano (CPC). Diputados opositores anunciaron su decisión de impulsar en agosto una iniciativa de ley para derogar los CPC de la ley de organización del Poder Ejecutivo aprobada en enero por el Congreso. Los legisladores acusan al gobierno de usar esa herramienta legal para darle fortaleza a su partido. Ortega admitió que pueden derogar los consejos. "Ellos (la derecha) tienen los votos en la Asamblea Nacional para decir que desaparezcan (los CPC). Pero pero estarían incumpliendo con la Constitución. Deben estar claros que es voluntad, un derecho del gobierno y del presidente compartir el poder con el pueblo, que el pueblo sea presidente; ellos no pueden negarme ese derecho", dijo Ortega. El FSLN solo cuenta con 38 votos en el parlamento, mientras que las bancadas del Partido Liberal Constitucionalista (PLC-derecha), la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) y el Movimiento de Renovación Sandinista (MRS-centro derecha) suman unos 51 votos y tres diputados sin filiación partidaria. La primera dama, Rosario Murillo, que dirige la conformación de los CPC, dijo que a la fecha se han creado 6.334 consejos, en los que están organizados más de 500,000 personas y para el 14 de setiembre se habrán creado 16.957, con casi un millón de miembros. El diputado sandinista Gustavo Porras advirtió el lunes que si sus colegas en el parlamento derogan los CPC lanzarán a las calles a los beneficiarios de programas sociales que estarán a cargo de estos organismos para demandar su vigencia. El mandatario llamó a los pueblos latinoamericanos a unirse contra el imperialismo estadounidense que, según dijo, "sigue siendo el mismo enemigo". "A 151 años de distancia el enemigo sigue siendo el mismo y debemos unirnos los que estamos dispuestos a luchar contra el imperio, la pobreza y el hambre", dijo Ortega. El presidente Ortega exaltó la solidaridad de Venezuela y Cuba y dijo que la llamada Cuenta del Milenio que financia Estados Unidos "lleva ya un milenio y no vemos los resultados". "Nuestra batalla es terminar con el hambre, el desempleo, la usura, la falta de salud y educación y contra todo lo que privatizaron los gobiernos neoliberales anteriores", enfatizó.

Descarga la aplicación

en google play en google play