Escúchenos en línea

«La gente ya no quiere seguir siendo gobernada a favor de los intereses de una minoría»

Agencia PL. Desde Managua. | 23 de Julio de 2007 a las 00:00
La organización de la sociedad aterroriza a la derecha, aseveró el lunes el sociólogo Orlando Núñez, en alusión a las críticas de la oposición a los Consejos del Poder Ciudadano (CPC), cuya creación promueve el gobierno sandinista. De acuerdo con Núñez, quien este lunes compareció en un programa de entrevistas del canal 4 de la televisión local, los CPC hacen tambalear las bases del sistema neoliberal, que ve al ciudadano, dijo, como un ente aislado. Estamos apostando al principal patrimonio del pueblo, que es la organización, expresó el analista, quien se desempeña también como asesor del presidente Daniel Ortega para los programas sociales del gobierno. El 19 de julio pasado, la esposa de Ortega y coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, anunció que hasta la fecha se han organizado en toda Nicaragua, seis mil 334 núcleos, que aglutinan a 500 mil 288 nicaragüenses. Murillo agregó que para el 14 de septiembre próximo, fecha en que está previsto conformar el Gabinete Nacional, habrán 16 mil 957 CPC, con casi un millón de personas inscritas. Es un derecho del gobierno y del Presidente compartir el poder con el pueblo. Ellos no pueden negarme ese derecho, advirtió, por su parte, Ortega, ante miles de nicaragüenses que el jueves pasado festejaron el aniversario 28 del triunfo de la Revolución Sandinista. Según Orlando Núñez, la llamada democracia representativa está en crisis porque nunca logró la gobernabilidad deseada, a pesar que han contado con muchos recursos de la cooperación internacional para que organismos de la sociedad civil encontraran la "piedra filosofal", a través de seminarios, talleres y congresos y no pudieron. "La crisis de la gobernabilidad no está en las definiciones, está en que la gente ya no quiere seguir siendo gobernada a favor de los intereses de una minoría, ya no quiere privilegios, la gente quiere participar, porque la democracia es poder del pueblo". Advirtió que si los llamados demócratas de la oposición al FSLN se oponen a esto, están en contra de la democracia y del pueblo y quieren una democracia hecha a su medida. "Pero tenemos que acostumbrarnos a que todos hemos perdido privilegios, esa es la democracia, antes solo pocas personas sabían leer y escribir, ahora muchas personas saben leer y escribir", sostuvo para subrayar que "la democracia destruye privilegios y le pasa a los ministros, que ya no tienen el privilegio de la verdad, tienen un consejo al lado y le pasó al diario La Prensa , ya no tiene el monopolio de la verdad y de la justicia". "Antes era muy cómodo cuando ellos definían la participación ciudadana, pero ahora se ha democratizado y otras organizaciones como el FSLN se ha metido a fondo a la participación ciudadana y no es una que se limita a un taller o un seminario en un taller, a una publicación, a una consultoría o un artículo en una revista, sino que el FSLN se mete a la participación ciudadana, que está avanzando en el mundo", indicó. El funcionario dijo que los adversarios reaccionan y se oponen a este nuevo método porque perdieron el monopolio sobre ese tema y porque la participación ciudadana ya no será de unos pocos sino de miles de personas. Núñez confirmó que quien coordina los consejos de poder ciudadano es Rosario Murillo, que a su vez es la Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, quien ya ha organizado a 400 mil personas y busca tener en los consejos a más de 900 mil personas para finales de año. La derecha política y algunos organismos de la llamada sociedad civil están derrotados y molestos y por eso rechazan los Consejos del Poder Ciudadano, dijo Orlando Núñez. Calificó como "muchos exabruptos" y "poco inteligentes" las pretensiones de los adversarios del Presidente Daniel Ortega por prohibir los consejos gubernamentales, porque la constitución política lo permite y lo estimula, "porque sería como prohibir la libertad y es un disparate". "No les luce a los democráticas, que van a prohibir, que van a censurar los consejos, además es un camino peligroso, que prohíbe los consejos, luego los censura y los termina reprimiendo y eso es querer reprimir a un millón de personas a organizarse y eso es un llamado a la guerra", advirtió. Insistió en que "prohibir, censurar o reprimir a un millón de personas, eso es un llamado a la guerra civil, porque es demasiada gente y es un millón de personas organizadas, concientizadas, movilizadas alrededor de un proyecto de participación". Núñez dijo que la democracia representativa en Nicaragua está en crisis porque la gente se dio cuenta que la democracia burguesa es un ejercicio de diez minutos cada cinco años cuando van a votar y eso es un fraude. Núñez desmintió que los Consejos sean excluyentes, y llamó a todos los nicaragüenses, independientemente de su credo político, a sumarse al proyecto, cuyo objetivo, dijo, es ejercer la democracia directa en el país. Los detractores del gobierno sandinista alegan, en cambio, que los CPC son instrumento de control partidario sobre la sociedad, por lo que las tres fuerzas opositoras pretenden bloquear su creación, mediante la aprobación de una ley en el parlamento unicameral. Sostuvo que las clases política ya usufructuaron demasiado tiempo el poder y ahora debe hacerlo el pueblo. Defendió el derecho a que los sandinistas controlen estos consejos porque no es ningún delito, ni es penado en la ley.

Descarga la aplicación

en google play en google play