Escúchenos en línea

Presidente del COSEP prefiere apoyar al gobierno que a los partidos de derecha

Informe Pastrán. | 25 de Julio de 2007 a las 00:00
El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Erwing Krüger, tomó distancia este miércoles de la oposición, argumentando que ellos, los empresarios, quieren trabajar. "La inversión se da cuando el riesgo es bajo y creo que dentro del ejercicio democrático todo es viable, pero a mi me gustaría ver a los políticos como nosotros los empresarios que nos sentamos con la gran empresa, los pequeños, los medianos, verlos a ellos reunidos resolviendo sus diferencias", manifestó el Presidente del COSEP, Erwing Krüger. Se le preguntó si estaba de acuerdo con un sistema parlamentarista, tal como lo ha propuesto el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), dijo saber que al parlamento le dicen parlamentarismo. Sobre la aclaración de los productores de tabaco de que no están cerrando sus empresas, Krüger resaltó que el Grupo Pellas a través de su Centro Empresarial está desarrollando grandes inversiones en el norte del país y que el BANPRO está abriendo cinco nuevas sucursales. "Aquí hay unos que entran, otros que se van, esa es la iniciativa privada", aseguró. El martes, jefe de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), diputado Eduardo Montealegre, exhortó a los empresarios no solamente defender sus intereses económicos. "Siendo empresarios y no políticos, deben hacer lo que se tenga que hacer para que se defienda la democracia y la institucionalidad del país", dijo. Montealegre respondió de esa forma a la reacción de que Krüger valorara el discurso del presidente Daniel Ortega el 19 de Julio, como mesurado y satisfactorio para el sector privado. "Para nosotros lo más importante es que el discurso fue de entendimiento. La alusión que hizo del empresariado fue de un empresariado maduro. Nosotros estamos en esa línea y tenemos que trabajar de la mano no sólo con el Gobierno sino con los poderes del Estado, para que la empresas sean más eficientes", declaró Krüger luego del discurso del gobernante el 19 de Julio en la Plaza de la Fe , Juan Pablo II. Incluso, dijo que "hay un entendimiento y una nueva visión, tanto del empresariado con el Gobierno y el Gobierno con el empresariado". El año pasado, uno de los que denunciaba un regreso a la década de los años ochenta si el FSLN retomaba el poder, era el Presidente del COSEP, Erwing Krüger, que hoy precisamente tomó distancia de los actores políticos. Al ser consultado por los periodistas sobre las propuestas del PLC de derogar la Ley Marco para que entren en vigor las reformas constitucionales y abolir los Consejos del Poder Ciudadano, Krüger matizó su respuesta diciendo que él ha estado fuera de Nicaragua, pero que siempre ha pedido a los políticos "que nos dejen trabajar a los empresarios". Abogó porque en temas políticos "se cree un ambiente de estabilidad, un ambiente de confianza, un ambiente de tranquilidad, para que la inversión se de". El 30 de Octubre del año pasado, Krüger declaró al diario La Prensa Gráfica de El Salvador, que "entre el empresariado hay una preocupación de un triunfo de Ortega, no porque fuera a hacer lo mismo que en 1979, pero definitivamente que no es una persona que se ha definido claramente como un defensor de estos valores, sino pues que él está más influenciado por países como Chávez, de Venezuela, o el mismo Fidel, de Cuba". "No creemos que llegara a ser a extremo como en el pasado, pero sí habría mucha desconfianza y eso afectaría los niveles de inversión y los niveles de generación de empleos. Habrá fuga de capitales, desempleo y éxodo dependiendo de la velocidad que Ortega le imprima a su vieja manía populista", declaró. Sin embargo, aclaró que en caso ganara el líder sandinista "estamos dispuestos a bailar con la más fea".

Descarga la aplicación

en google play en google play