Escúchenos en línea

¿Cuánto crecerá la economía nacional?

Informe Pastrán. | 27 de Julio de 2007 a las 00:00
Aunque el gobierno y diversos organismos internacionales insisten en que este año la economía nacional crecerá entre un 4 y un 4.2%, algunos economistas son mucho menos optimistas. El Presidente del Banco Central de Nicaragua, Antenor Rosales dijo este viernes que el gobierno sigue manteniendo sus proyecciones económicas para este año de un crecimiento de hasta el 4,2%, a pesar de la crisis energética. "Hay sectores de la economía que han tenido un repunte importante, por ejemplo el sector pecuario", apuntó. Rosales argumentó que la lentitud que se observa en otros sectores de la economía nacional puede ser compensado al finalizar el año con el crecimiento en otros sectores. El alto cargo gubernamental señaló que el programa alimentario nacional "Hambre Cero" también tendrá un impacto positivo en lo social y económico. "Ese programa está diseñado para incorporar como operador económico, como agentes económicos, a sectores que han estado excluidos del proceso productivo nacional, de manera que es todo un proceso en el que Nicaragua, en el que el gobierno va a ir incorporando a estos sectores golpeados por la pobreza a la producción a la vez, en este caso, en el ámbito rural, del bono productivo alimentario que se le da a la gente", manifestó. Otra opinión tiene el economista Néstor Avendaño, ex viceministro de Cooperación Externa en el gobierno sandinista de los años 80. "La estimación del crecimiento económico para Nicaragua anunciada recientemente por la CEPAL de 4% para 2007, así como la establecida para este mismo año en las conversaciones del Gobierno de Nicaragua y el FMI, que es de 4.2%, están sesgadas hacia arriba de lo que muestra la realidad económica nacional", dijo a INFORME PASTRAN Avendaño. Avendaño señala tres aspectos para revisar a la baja la meta del crecimiento. Uno, "a gran crisis que tiene la oferta de energía eléctrica en todo el país, que también incide en la interrupción del suministro de agua potable, una situación que se normalizará, según el presidente Daniel Ortega, hasta el mes de abril de 2008". Un segundo aspecto, agregó es "el irrisorio grado de ejecución del 29% del gasto de inversión pública en el primer semestre del año en curso respecto al monto anual programado en el presupuesto". Pero además, señala que "es preocupante el estancamiento de la agricultura y las severas caídas de la extracción de productos marinos y de la actividad de la construcción". Añadió que "el crecimiento anual de la generación de servicios de energía eléctrica y agua potable es raquítico, casi nulo; es satisfactorio el modesto aumento de la actividad pecuaria, sin apoyo financiero ni gubernamental, que promueve cierto crecimiento en la industria manufacturera con el procesamiento de la carne de ganado vacuno y de aves; también es modesta la expansión de la extracción de productos mineros". El economista Avendaño observó que es notable la mayor producción de aguas gaseosas y rones, así como la comercialización de bienes importados y de la generación de servicios financieros gracias a la deuda de los consumidores, y es notorio que el gobierno está consumiendo más de lo que invierte. "Por todo lo anterior, he revisado mi pronóstico inicial de 3.5% para el crecimiento económico de 2007 que establecí a inicios de este año, y ahora, con base en la información disponible a julio de este año, lo ubico en 2.8%, ya que los apagones del segundo semestre año tienden a provocar una reducción entre 7 centésimas y 1 décima porcentuales al crecimiento económico previsto para este año", destacó. Observó además que "el otro supuesto macroeconómico para 2007 establecido también en el segundo trimestre de 2006 para la formulación del presupuesto nacional de 2007, fue una tasa de inflación anual de 7.0%, elevada a 7.3% en las recientes conversaciones gubernamentales con el FMI, han quedado invalidadas porque a finales de este mes de julio la tasa de inflación acumulada en el transcurso del año es cercana al 7%". "Mi pronóstico para todo el año es una tasa de inflación similar a la del año pasado, o sea de 9.4%, espoleada, primero, por los precios de los alimentos y las bebidas y, segundo, por los precios de los combustibles", dijo Avendaño.

Descarga la aplicación

en google play en google play