Escúchenos en línea

El ALBA nos ha devuelto patria a los latinoamericanos

Managua. Entrevista a Jorge Capelán. El 19 Digital. | 14 de Diciembre de 2014 a las 16:30
El ALBA nos ha devuelto patria a los latinoamericanos

En el marco del décimo aniversario de la Alianza, el periodista y analista político Jorge Capelán, señala que el ALBA ha conseguido en poco tiempo renovar el espíritu de unidad latinoamericano y caribeño, devolviendo el sentido de patriotismo a Latinoamérica.

En un breve análisis sobre los 10 años transcurridos, Capelán resalta que el ALBA, producto del pensamiento de dos gigantes Nuestroamericanos, que son los comandantes Fidel Castro y Hugo Chávez, ha mantenido su objetivo primero que es el combate a la pobreza.

Capelán considera que ese objetivo ha permanecido inalterable y sobre este se construye el plan del ALBA, el cual retoma las realidades de cada país que integran la alianza.

“Los países que componemos el ALBA son sociedades que tienen muchas diferencias a pesar de una situación común de opresión de parte del imperialismo occidental. El ALBA aprovecha todas esas diferencias para que se complementen unos a otros, eso es lo que ha hecho que nosotros hoy en día estemos literalmente moviendo montañas”, comenta.

El ALBA no solo es una concertación de naciones para tratar temas comerciales, desde el punto de vista político, la alianza funciona como una llave latinoamericana “con la cual nuestros pueblos son capaces de ir desmontando el opresivo sistema neoliberal y unipolar”.

“Aquí no solamente estamos desmontando el neoliberalismo y vamos construyendo relaciones socialistas y solidarias, sino que además estamos siendo agentes activos en la construcción de un mundo multipolar” en el cual también participan otros mecanismos de integración como Petrocaribe y los movimientos sociales, explica Capelán.

El rol del ALBA, considera este analista, es mantener un nivel de estabilidad básico que ayuda en la construcción de la soberanía latinoamericana y caribeña.

“Lo que estamos viendo todos los días en nuestros países que tienen gobiernos progresistas, revolucionarios, es que estamos construyendo soberanía día a día”, afirma Capelán.

En ese sentido resalta que la alianza cumple una función importante, porque a través de ella se le da poder a la sociedad y se le resta poder al mercado; se le da poder a la solidaridad y se le quita al mercado; se le da esperanza a la gente, a los niños, a los jóvenes y se quita la desesperanza, la falta de perspectiva y el pesimismo.

“Esos elementos nos van dando soberanía, porque la soberanía es también como los pueblos se sienten. El ALBA nos ha devuelto patria a muchísimos latinoamericanos”, dice con mucha seguridad Capelán.

“Eso ha sido posible no solo por el ALBA ha sido posible por todo el trabajo. El ALBA se funda en diciembre de 2004 y era una repuesta al ALCA, que era la antípoda del ALBA. El ALBA es solidaridad, socialismo, compartir, complementarse, el ALCA era abrir toda la sociedad para que las multinacionales de Estados Unidos hagan lo que quieran. Consumo de los que tienen y desesperación de los que no tienen”, explica el analista.

Capelán resalta que a nivel de Latinoamérica se están consolidando grandes proyectos, entre los que destaca el Canal Interoceánico de Nicaragua, que a su juicio se convertirá en un instrumento de América Latina en su conjunto y en el cual el ALBA jugará un papel central.

“Lo interesante del ALBA es que no es una cosa separada o sectaria, el ALBA es una herramienta para poder construir América Latina”, señala Capellán, recordando que en los próximos 10 años se avizora un incremento en los intercambios comerciales de los países latinoamericanos.

Incluso, valoró que desde el ALBA, Latinoamérica está jugando un papel importante en el desarrollo del mundo multipolar, donde el socialismo y la solidaridad son las principales herramientas para alcanzar la justicia social entre los pueblos.

“El ALBA es como una herramienta pequeñita pero que nos permite mover montañas”, afirma Capelán.


Descarga la aplicación

en google play en google play