Escúchenos en línea

En septiembre se firma acuerdo con el FMI, aseguro presidente del Banco Central

Varias agencias. Desde Managua. | 30 de Julio de 2007 a las 00:00
El presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), Antenor Rosales, informó el lunes de que en septiembre próximo se espera que el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el gobierno de Managua firmen un nuevo programa económico y financiero de tres años. El presidente del banco emisor, en una entrevista con corresponsales de prensa extranjera, dijo que espera que la respuesta del FMI a la solicitud de la firma de un nuevo acuerdo sea "positiva", porque "está en línea con el mandato" que los negociadores tenían de parte del FMI y del gobierno de Managua. Rosales señaló que las negociaciones sobre el programa ya finalizaron y que ahora lo que hace falta es que se fije fecha para que el directorio del FMI lo conozca, que es lo que se espera sea en septiembre próximo. El anterior programa de tres años firmado entre el FMI y el gobierno del entonces presidente Enrique Bolaños finalizó el 12 de diciembre pasado. Agregó que la semana pasada viajó a Washington para conseguir que el apoyo del FMI a la balanza de pagos de Nicaragua aumentara, de los cerca de 90 millones de dólares negociados inicialmente, a aproximadamente 107 millones de dólares, como finalmente ha quedado, una vez el directorio apruebe el acuerdo en septiembre. Explicó que el directorio del FMI podrá conocer de la solicitud sobre la firma del nuevo acuerdo, después que el Banco Mundial conozca los informes sobre reducción de pobreza y el plan nacional de desarrollo de Nicaragua. "De tal manera que lo que nos hace falta es presentar ante el Banco Mundial esos instrumentos sobre avances en pobreza y del plan nacional de desarrollo en 2006 y un capítulo sobre prioridades del Gobierno de Nicaragua", dijo Rosales. Agregó que tras conocer esta información, el Banco Mundial informará al directorio del FMI, para que el organismo mundial lo ponga en agenda y que la solicitud nicaragüense sea conocida en septiembre, por medio de una carta de intenciones. La diferencia fundamental de este programa con los que han firmado las administraciones anteriores es que el enfoque que tiene este gobierno sobre la estabilidad macroeconómica es "sí y solo sí se reduce la pobreza", señaló. Rosales adelantó que el acuerdo busca generar riqueza, crear empleos, así como aumentar y centrar el gasto social e incorporar a sectores excluidos al sistema productivo. "La conjugación de todos esos factores nos va a permitir una reducción estructural de la pobreza". En ese sentido, según Rosaels, el FMI aceptó incorporar el marco social al programa económico y el gobierno nicaragüense cedió en que se incluyera como un indicador de referencia la entrega de informes anuales sobre las metas sociales a partir del próximo año. "El FMI demostró estar interesado en aprender y que gobiernos de la naturaleza del nuestro aporten y les den elementos que le cambien esa historia que ellos tienen en América Latina y otros países del mundo, donde sus programas no han sido tan exitosos", dijo Rosales. "Esperamos que cuando este programa tenga éxito, el Fondo pueda decir que tuvieron un programa con un gobierno como el de Nicaragua y nos pusimos de acuerdo en que los elementos sociales son importantes y efectivamente hubo un reducción de la pobreza", agregó. Rosales dijo que, "podemos decir que es un programa nacional", en que tanto el gobierno como el fondo cedimos". Sobre cambios en la materia ya negociada, el presidente del BCN dijo que "posibilidades siempre las hay, pero probabilidades muy pocas" porque ya el FMI envió a Nicaragua una delegación para discutir el programa y estas negociaciones finalizaron este mes. Rosales dijo que el gobierno del presidente Daniel Ortega ha estado impulsando la firma del nuevo acuerdo con el FMI para generar condiciones que promuevan inversiones y que haya estabilidad macroeconómica en el país. "Con el Fondo, discutimos políticas y acordamos cifras, pero la manera de hacerlo eso nos pertenece a nosotros", dijo. Explicó que el directorio del FMI podrá conocer de la solicitud sobre la firma del nuevo acuerdo, después que el Banco Mundial conozca los informes sobre reducción de pobreza y el plan nacional de desarrollo de Nicaragua. "De tal manera que lo que nos hace falta es presentar ante el Banco Mundial esos instrumentos sobre avances en pobreza y del plan nacional de desarrollo en 2006 y un capítulo sobre prioridades del Gobierno de Nicaragua", dijo Rosales. Agregó que tras conocer esta información, el Banco Mundial informará al directorio del FMI, para que el organismo mundial lo ponga en agenda y que la solicitud nicaragüense sea conocida en septiembre, por medio de una carta de intenciones. Rosales anunció que antes del 15 de agosto próximo presentará una evaluación pública sobre los resultados de los primeros seis meses de este año y dar a conocer las proyecciones para finalizar el año.

Mantiene proyección del crecimiento

El funcionario minimizó el impacto de la crisis energética en el desempeño de la economía, que se estima crecerá un 4,2% en 2007. "Obviamente que vamos a tener tensiones ligadas directamente al problema de la energía, ya sea por el precio del petróleo (en el mercado internacional) o por los cortes de energía", dijo el presidente del BCN. Las proyecciones del gobierno son coincidentes con las de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) para Nicaragua las que están respaldadas en análisis técnicos y "por eso puedo sostener que el crecimiento a va ser este", sostuvo Rosales. Rosales anunció que antes del 15 de agosto próximo presentará una evaluación pública sobre los resultados de los primeros seis meses de este año y dar a conocer las proyecciones para finalizar el año. Al margen de ese informe, el Banco Central observa indicios sobre el comportamiento en algunos rubros que son menos dependientes de la energía para funcionar, agregó. Sin dar cifras, Rosales dijo que el sector pecuario, donde la incidencia de la energía es menor va a reportar un crecimiento importante; en cambio en la construcción hay señales de que puede tener una contracción, apuntó. También mencionó que las Reservas Internacionales a la fecha suman 1,048 millones de dólares "la cifra más alta en la historia" del país y al final del 2007 podrían establecerse en más de 900 millones de dólares, añadió. Rosales consideró que este nivel de reservas es una muestra del nivel de confianza y estabilidad de la economía, y de que la población está necesitando Córdobas (moneda local) para hacer sus transacciones económicas.

Descarga la aplicación

en google play en google play