Escúchenos en línea

Ortega propone a Bush canjear 651 misiles por equipos médicos, pero los otros 400 son «intocables». Trivelli acoge la propuesta

Varias agencias. Desde Managua. | 31 de Julio de 2007 a las 00:00
El presidente Daniel Ortega propuso el martes al mandatario estadounidense George W. Bush canjear 651 misiles antiaéreos rusos SAM-7, cuya destrucción exige Washington, por equipos de salud y medicamentos para los hospitales del país. "Nuestra propuesta es 'démosle una salida a este tema' (de destrucción de misiles); que deje de ser un elemento de tensión", expresó el mandatario durante la clausura de la celebración por el 28 aniversario de fundación de la Fuerza Aérea. "Que les diría yo a Estados Unidos. Está bien. Hay 1,051 cohetes, (Nicaragua) se queda con 400 cohetes y el resto de cohetes los destruimos, pero a cambio tienen que dar algo. A última hora, si no quieren dar helicópteros que den instrumentos quirúrgicos para mejorar los hospitales, porque cada cohete de esos vale plata, vale bastante dinero, que den instrumentos quirúrgicos, tomógrafos, que tanta falta hacen en los hospitales, que den aparatos para hacer diálisis, que tanta gente pobre se muere porque no tienen para hacerle la diálisis", destacó.

Primera reacción de EEUU

Inmediatamente, tras participar en una ceremonia en la Procuraduría General de Justicia, el embajador de Estados Unidos en Managua, Paul Trivelli, calificó de "muy buena" la propuesta, y anunció que "con mucho gusto" la hará saber a su gobierno. "Me alegra saber la posibilidad que aparentemente abrió el Presidente sobre ese asunto", dijo el embajador. Trivelli insistió que "todos" los misiles deben ser destruidos, porque según él aún cuando estén muy bien resguardados –como en efecto lo están– "siempre son un peligro para la seguridad regional, y es por eso que decenas de países del mundo los han eliminado con el apoyo de Estados Unidos y los miembros del G-8". "En un mundo donde hay tanto terrorismo, tanto tráfico de armas, creo que vale la pena tener un programa para destruir de una vez por todas esos misiles", apuntó Trivelli. Pero Ortega advirtió que de esos cohetes aún en poder de Nicaragua, 400 "son intocables", y que cuando caduquen, serán "renovados". El resto pueden ser destruidos. Según Ortega, estos misiles no son una "amenaza para la humanidad" y sostuvo que lo que si es una amenaza contra el género humano es la política de Estados Unidos que pasa por encima del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas e invade Irak. Ortega explicó en que no es un antojo que Nicaragua se quede con 400 misiles antiaéreos rusos, sino una razón de defensa nacional y soberanía. Afirmó que estos cohetes tierra-aire que tiene en sus arsenales el Ejército de Nicaragua son "parte del equilibrio de fuerzas que tenemos a nivel centroamericano". Ortega formuló la propuesta este martes al intervenir en un acto por el 28 aniversario de la Fuerza Aérea, a cuyos mandos prometió apoyar sus gestiones para adquirir nuevos aviones y helicópteros para luchar contra el crimen organizado. Al acto asistieron los jefes de las fuerzas aéreas de los países de Centroamérica El mandatario dijo que Nicaragua demanda actualmente de nuevos helicópteros para luchar contra la depredación de los bosques, la tala ilegal de la madera, el narcotráfico y el terrorismo y para enfrentar desastres naturales y demandas sociales. Reveló una propuesta de Washington de establecer una base militar norteamericana en Bilwi (Puerto Cabezas). "Ve que tranquilos, querían montar una base en Nicaragua. Eso sería entregar la soberanía del país, sería renegar de lo que manda la Constitución y lo que manda nuestra historia", agregó Ortega. "En todo caso, Estados Unidos deben darnos los recursos para ayudarles a fortalecer la lucha contra el narcotráfico, y no querer sustituir a nuestras Fuerzas Armadas y a la Policía Nacional para que venga la tropa yanqui", manifestó Ortega. Aclaró que esa ayuda no es una ayuda sino una reparación del daño que históricamente le han hecho a Nicaragua. "Hemos conversado con ellos a través de emisarios –cuando estábamos en la oposición– y les planteamos: esta bien llévense los cohetes (...) pero a cambio manden helicópteros", reveló Ortega. "Pero no ha habido respuesta", explicó y dijo que "a última hora, si no quieren dar helicópteros, que den instrumentos quirúrgicos para mejorar los hospitales, porque cada cohete vale bastante dinero". Debiera ser preocupación de Estados Unidos que se fortalezca la Policía Nacional y el Ejército de Nicaragua, porque "más bien les estamos haciendo un favor", porque son los norteamericanos los principales consumidores de la droga y no se explica cómo con tanta inteligencia no puede impedir el ingreso de la droga, apostilló el mandatario nicaragüense. "No va a hacer ningún regalo, simplemente es un trueque; ellos que son tan amigos del mercado, simplemente es una operación comercial, nada más que antes, como hacían nuestros antepasados intercambiaban sus productos, ahora vamos a intercambiar, les entregamos, que se lleven todos esos 651 cohetes, nos quedan 400 cohetes, pero a cambio de esos 651 cohetes que nos entreguen medios tecnológicos y un buen lote de medicamentos", sostuvo. No obstante, advirtió que no manden aparatos usados, sino nuevos y de última generación y no porque seamos pobres nos van a enviar las cosas usadas, "porque los pobres tienen derecho a vivir con dignidad". "No es cuestión que nos van a enviar lo que ya está vencido o medicinas que están por vencerse o que nos van a mandar aparatos que ya están obsoletos; queremos que nos manden lo de última generación para atender cáncer, para atender los problemas renales, para atender problemas cardíacos que son tan comunes también y que nos manden un buen lote de medicamentos para atender a esos hermanos que se encuentran protestando frente a la Asamblea Nacional (enfermos por el Nemagón) y que son víctimas de los pesticidas fabricados en Estados Unidos y que han venido a envenenar a nuestro pueblo", proclamó. "Si los Estados Unidos no quieren dar helicópteros que den instrumentos quirúrgicos para mejorar los hospitales, aparatos para hacer diálisis, para atender el cáncer, porque cada cohete es valioso", dijo el mandatario. Ortega dijo que no duda que el mando militar estará de acuerdo con su iniciativa, para evitar las tensiones que originan los cohetes. Según los detalles aportados por Ortega en 2003, el entonces secretario de Estado norteamericano Colin Powell, de visita en Nicaragua llegó "a ordenarle al gobierno anterior que debía destruir todos los cohetes". Reveló que en el gobierno de Enrique Bolaños, le insistió que los misiles no podían destruirse sin recibir ayuda o asistencia militar para renovar la vieja flota de equipos en posesión del ejército. "Le dije, Presidente porque no le pide ayuda militar, usted que es gran amigo de los yankees y esa discusión la tuve con emisarios norteamericanos y con el propio embajador norteamericano", detalló, para cuando él y su partido se opusieron a un patrullaje militar conjunto. Hace dos años y tras fuertes presiones de Estados Unidos al entonces presidente Enrique Bolaños, Nicaragua destruyó unilateralmente 1,000 misiles tierra-aire, de los 2.100 que tenía en sus almacenes el Ejército, como remanente del conflicto armado que vivió Nicaragua en los años 80. Los adquirió en la extinta Unión Soviética. El año pasado, el Parlamento archivó un dictamen que ordenaba la destrucción de otros 651 cohetes, a raíz de la oposición presentada por la bancada del partido Frente Sandinista, que asumió el poder con Ortega en enero pasado. Una reforma a la Ley de Armas aprobada por la Asamblea Nacional obliga al Ejecutivo a contar con el visto bueno del legislativo para disponer de ese armamento. En el parlamento, este tema se encuentra estancado desde que Ortega asumió la presidencia de Nicaragua, en enero de este año. Ortega dijo que el planteamiento lanzado hoy a Estados Unidos es una propuesta seria y responsable, para encontrar una salida a este tema y que deje de ser un elemento de tensión. "Yo le he dicho a ellos, nosotros tenemos diferencias políticas, diferencias ideológicas, diferencias históricas; se los he dicho con toda claridad a todos los emisarios del gobierno norteamericano con los cuales he conversado, pero estamos en la misma región, tenemos que desarrollar relaciones respetuosas, similares las que queremos con todas las naciones y pueblos de la tierra", afirmó y de paso, criticó la cooperación norteamericana porque esta ha venido a cuentagotas. Durante la celebración del 28 aniversario de la Fuerza Aérea del Ejército de Nicaragua, Ortega hizo un largo recuento de la ayuda que desde 1979 pidió a Washington, siendo la primera vez en un encuentro sostenido con el entonces presidente norteamericano, Jimmy Carter. Acusó a Estados Unidos de haber traído a Nicaragua el filibusterismo, la intervención armada, la Guardia Nacional , la dictadura somocista y de haber financiado a la Resistencia Nicaragüense en los años ochenta. Dijo que en vista que Estados Unidos no quiso darle asistencia militar a su primer gobierno de los ochenta, tuvo que buscar esa ayuda en la extinta Unión Soviética y otros países. Hizo mención que Nicaragua le ganó un juicio a Estados Unidos en la Corte Internacional de Justicia en La Haya , hasta por 17 mil millones de dólares, demanda que fue anulada por el gobierno de Violeta Chamorro, período en el cual se vendieron varios helicópteros rusos MI-17.

Descarga la aplicación

en google play en google play