Escúchenos en línea

Daniel promete respaldo total a los inmigrantes nicas. Lea discurso íntegro.

None | 20 de Julio de 2006 a las 00:00
El líder sandinista y candidato a la Presidencia del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), Daniel Ortega, aseguró este 19 de julio que un futuro gobierno sandinista asumirá el porcentaje que cobran a los nicaragüenses que residen en el exterior por enviar remesas a sus familiares. En un discurso ante decenas de miles de simpatizantes sandinistas que acudieron a la Plaza del Malecón de Managua, para celebrar el 27 aniversario del derrocamiento por las armas de la dictadura somocista, Ortega dijo que "como Estado vamos a asumir ese por ciento para que venga el 100 por ciento de las remesas integras a las familias nicaragüenses". El ex mandatario no explicó el mecanismo a utilizar, pero garantizó que van a "establecer el mecanismo para que no se le quite pero ni un centavo". Ortega también prometió legalizar la situación de los inmigrantes nicaragüenses que trabajan principalmente en Costa Rica, Estados Unidos, El Salvador, Guatemala, España e Italia. "El problema es que muchos de ellos no tienen documentación y andan ahí trabajando a escondidas, entonces a estos hermanos nicaragüenses que andan trabajando a escondidas en esos países, este gobierno los va a apoyar para que legalicen su situación", aseguró. El líder sandinista no explicó de qué forma va a apoyar a los inmigrantes nicaragüenses, en caso de ganar las elecciones presidenciales del 5 de noviembre próximo. Una marea rojinegra cubrió desde el mediodía la Plaza. La explanada resultó pequeña para recibir a los más de 50 mil seguidores del FSLN que procedentes de Managua y de otros departamentos se apretujaron allí para conmemorar la efeméride. Banderas, pañuelos y camisetas con los colores rojo y negro del sandinismo se fundieron bajo un sol abrasador, y se agitaron cada vez que el conocido grito de ¡Viva Sandino! resonaba en los altoparlantes. Miles de sandinistas, en su mayoría habitantes de barriadas pobres de Managua y ciudades del interior, se movilizaron a pie, bicicletas, motocicletas y autobuses desde tempranas horas de la mañana aunque la actividad comenzó pasado el mediodía con una actividad musical. Los manifestantes, que portaban banderas y prendas con los colores rojo y negro de la bandera del FSLN, se concentraron bajo un intenso sol y temperaturas que rondaban los 33 grados centígrados. "Somos sandinistas y vamos a ganar las elecciones con el comandante (Daniel) Ortega", manifestó una joven que expresaba su simpatía por el FSLN con el rostro pintado de rojo y negro. "Vengo porque esta es una celebración de todos, le costó sangre y lágrimas a nuestro pueblo", manifestó Roberto Ubeda, de 52 años, originario de Estelí, 127 km al norte de Managua. La jornada de festejos comenzó en la noche del martes con vigilias, fiestas populares y abundante estallido de pólvora como preludio a la movilización hacia la plaza. El ex presidente Daniel Ortega, hizo su entrada a la plaza montado a caballo, tras presidir un desfile hípico, en medio de atronadores aplausos y estallido de petardos por casi 10 minutos. La celebración, que devino en un contundente acto de respaldo a la candidatura presidencial del líder sandinista, constituyó a su vez una ocasión única para apreciar los mejores valores del folclor y la cultura nicaragüense. Grupos de danza de folclore y comparsas afrocaribeñas ofrecieron un espectáculo cultural ante la atenta mirada de una efigie de Sandino y el poeta Rubén Darío que dominaban la escenografía dispuesta para la ocasión. El FSLN contrató el tiempo de cinco de los siete canales de televisión para trasmitir el acto, y agregó a los otros dos (los de mayro audiencia) para trasmitir íntegro el discurso de Ortega. Música costeña, ballets folclóricos del norte y el centro de Nicaragua, una ceremonia ritual de indígenas mayas de Guatemala al igual que la ya clásica pieza "El solar de Monimbó" deleitaron a la concurrencia, entre la que se encontraban decenadas de invitados extranjeros. "Con Daniel siempre, porque es el único que se preocupa por los pobres", respondió uno de los asistentes a Prensa Latina, al ser interrogado sobre su presencia en el acto. En opinión de Brooklin Rivera, líder del partido indígena Yatama que en el pasado fuera enemigo del FSLN y ahora forma parte de la alianza Unidad Nicaragua Triunfa, el sandinismo representa hoy el único partido que puede traer un cambio al país. Ortega, que llegó a la Plaza de la Fe montado a caballo y con una bandera de Nicaragua sobre sus hombros, prometió además sanear las deudas de los productores de este país y otorgar financiación para sacar sus cosechas. Dijo que, de ganar, garantizará la educación y la salud gratuita, y mantendrá relaciones con todo el mundo. Prometió "extirpar" de este país el modelo económico neoliberal y fomentará una economía "justa y solidaria". En el plano político-electoral, Ortega reiteró su desconfianza a las encuestas pese a que lo ubican en primer lugar y también a los observadores internacionales que vigilarán los próximos comicios. En el acto pidió un minuto de silencio por los 50.000 caídos en la guerra civil de los años 80, y por la memoria del disidente sandinista Herty Lewites y del dirigente del FMLN Shafick Handall. Ortega también reiteró su petición de perdón hacia los medios de comunicación y a los sectores contra los que su gobierno de los años 80 cometió errores. Asimismo, felicitó a la comisionada general Aminta Granera por su nombramiento como nueva jefa de la Policía de Nicaragua. "Así como logramos llegar al poder el 19 de julio de 1979, hace 27 años con aquella insurrección heroica y aquel gobierno de unidad nacional, de igual manera, ahora, este próximo 5 de noviembre, lograremos llegar al poder a través de las ideas, de la conciencia y con los votos", dijo Ortega en su discurso. "Nicaragua es como una carreta atascada, y para poder sacarla adelante tenemos que unirnos todos los nicaragüenses", aseguró Ortega. El candidato presidencial agregó que "cuando decimos Nicaragua Triunfa (nombre de la alianza electoral liderada por el FSLN), queremos el triunfo para acabar con este capitalismo salvaje". "La democracia es un fruto de la Revolución", aseveró el ex presidente, quien lamentó que tras la derrota electoral sufrida por el sandinismo hace 16 años, los gobiernos de turno introdujeron los programas económicos neoliberales en el país. Tras asegurar que el FSLN es el partido con mayor experiencia para gobernar, el líder sandinista expresó que es hora de crear una nueva economía, justa y solidaria, que beneficie a todos los nicaragüenses por igual. "Si gobernamos en tiempos duros, ahora sin bloqueo, sin guerra, nos va a ser mucho más fácil hacer progresar a Nicaragua", aseguró Ortega, quien durante su discurso de más de una hora permaneció arropado en la bandera nacional. El candidato presidencial advirtió a los nicaragüenses que el próximo 5 de noviembre ellos tendrán que escoger entre seguir con el modelo económico neoliberal o el del mercado justo promovido por el FSLN. "No veo más que dos caminos: el camino del capitalismo salvaje, que está lleno de precipicios, y el de un mercado justo, de una economía social, solidaria", sentenció. En ese contexto, instó al presidente Enrique Bolaños a apoyar un ventajoso acuerdo petrolero sujeto por las alcaldías con la estatal Petróleos de Venezuela, para no tener que esperar, dijo, a la victoria del FSLN en las elecciones venideras. Porque a partir del 5 de noviembre próximo vamos a tener comercio justo, y tendremos asegurado el suministro de petróleo, aseveró Ortega, quien alertó, sin embargo, a sus seguidores a no confiar en las encuestas ni en los observadores internacionales. En la celebración sandinista participaron unos 34 delegados de partidos de izquierda de 18 países de América Latina, Europa y Africa, que asistieron el 17 y 18 de julio a un seminario internacional sobre la democracia directa. La celebración del FSLN, que llevó el lema "A 27 años, Nicaragua unida triunfa", estuvo presidida por Ortega y su compañero de fórmula, el disidente liberal Jaime Morales Carazo, y fue resguardada por unos 900 policías. Morales Carazo denunció este miércoles una "maquiavélica confabulación, ya en marcha, de intereses locales y extranjeros" para "impedir por todos los medios el inminente triunfo" de Ortega en las elecciones del 5 de noviembre.

Discurso de Daniel Ortega. Acto del 27 Aniversario del Triunfo de la Revolución 19 de julio del 2006

Marchar, andar... ¡que vamos a triunfar! Hermanos nicaragüenses; queridas familias; niños, niñas, muchachos, muchachas ¡juventud, divino tesoro! Qué bien lo supo expresar nuestro gran poeta Rubén Darío; hombres y mujeres, ancianas y ancianos de esta Tierra centroamericana. Estamos aquí conmemorando el 27 Aniversario del Triunfo de la Revolución... ¡cómo pasa el tiempo... 27 años! Estamos observando las nubes cómo se desplazaban, porque cuando se da el movimiento del norte, es casi seguro que llueve; pero, parece que Dios Nuestro Señor, ahora decidió abrir las nubes y dejarnos guarecidos en este hermoso y alegre acto; en esta fiesta de la Revolución. En estos momentos en que la mayor amenaza que tenemos es, que llueva y nos empapemos, como ya nos ha sucedido en otros Aniversarios, recuerdo aquél Aniversario cuando vino Piero, el cantautor argentino, el de aquella canción "Viejo, mi querido viejo" ¡que nos llovió todo el día, toda la tarde y toda la noche del día 18! y siguió lloviendo el 19 y, esta Plaza se desbordó y nadie se le corrió a la lluvia. Mientras nosotros estamos aquí, en esta celebración, nuestros hermanos, pueblos hermanos en el Medio Oriente, en El Líbano, en Israel, en el Estado Palestino, está la confrontación, la guerra, están tronando los cañones; no solamente en Irak y Afganistán están cayendo las bombas, sino que también en El Líbano, donde han muerto, en una semana, más de 200 ciudadanos. Están huyendo miles de turistas europeos que llegaban a pasar este período de verano en El Líbano, ¡aquello se ha convertido en un teatro de guerra! Hoy más que nunca tenemos que invocar la paz; aquella paz que tanto anhelaba Su Santidad Juan Pablo II que, precisamente en su segunda visita a Nicaragua, ofició en esta Plaza que lleva su nombre, Plaza La FeJuan Pablo II, Su Santidad se opuso a la guerra. Y, cuando venía la guerra de Irak le mandó a un Cardenal, un enviado personal al Presidente Bush, para que no hiciera la guerra en Irak. Ahora, estamos frente a esa situación que pone en crisis no solamente a los pueblos hermanos que están en esa Región, no solamente provoca la muerte y el dolor en esos pueblos, sino que también pone en crisis al mundo entero. De tal manera que, desde esta Plaza Juan Pablo II, esperamos que la comunidad internacional y, en particular los países desarrollados, los países europeos, la Comunidad de Naciones Unidas, se movilice seriamente para poner un alto a esa guerra y que se pueda ir restableciendo la paz, ir encontrando soluciones definitivas a los problemas que afectan a esos pueblos. Este día, esta tarde, quiero que rindamos homenaje... les voy a pedir un minuto de silencio, en honor a los héroes y mártires que dieron su vida por la liberación de Nicaragua. Voy a pedirles también, un minuto de silencio, por los hermanos nicaragüenses de la Resistencia y los hermanos sandinistas que entregaron su vida durante aquella guerra fratricida, donde nos hicimos la guerra hermanos a hermanos, mientras la potencia estaba allá afuera, tranquila, lavándose las manos como Pilatos. Quiero pedir un minuto de silencio, por las madres de nuestros héroes y las madres de los hermanos de la Resistencia, que han fallecido durante estos años, en la extrema pobreza; porque les vinieron quitando las pensiones; se las vinieron reduciendo, a las que todavía se las mantienen, porque a la mayoría... ¡se las quitaron! Quiero pedir un minuto de silencio, por todas esas madres, y claro que incluyo allí, a mi madre, que ya no pudo acompañarnos este 19 de Julio.

Herty Lewites

Quiero pedir un minuto de silencio, por quien fue un amigo de largos años, que trabajó conmigo cuando estuve al frente del Gobierno como Presidente de este país y él ocupó el cargo de Ministro de Turismo; él tenía su manera de ser, yo lo conocía muy bien, nos conocíamos. Después, se fue a tratar de ser Alcalde con otra fuerza política, luego regresó, conversamos y me dijo: "Daniel quiero lanzarme de candidato a Alcalde, ¿qué decís?" De acuerdo –le contesté– el Frente te va a apoyar. Y gracias a ese respaldo del Frente Sandinista, este amigo, este compañero, llegó a ser Alcalde de Managua. Por él también quiero un minuto de silencio... por Herty Lewites Rodríguez. Quiero pedir también un minuto de silencio, por ese gran hermano centroamericano, ese gran luchador, valiente, firme, inclaudicable; hasta el último momento de su vida estaba allí, trabajando, incansable... nuestro querido hermano Shafick Handal. Para todos ellos, hermanos nicaragüenses, ¡un minuto de reflexión, un minuto de silencio!... Gracias. Hoy, en esta Plaza, hemos invitado a todos los nicaragüenses, aquí no se ha excluido ¡a nadie! es lo primero ¡a nadie hemos excluido! porque ésta, es una celebración de toda Nicaragua y es una celebración también de los pueblos latinoamericanos, de los pueblos hermanos. Hemos escuchado y nos hemos deleitado con las presentaciones culturales de nuestros hermanos de la Costa del Caribe y de la Costa Pacífico de Nicaragua. Igualmente, de nuestros hermanos de los pueblos originarios de Guatemala, que nos han brindado aquí una presentación, realmente extraordinaria. Mientras observaba todo esto, también uno piensa y recuerda, a aquellos grandes cantautores que han sido inspiración, que han sido fuente de esta lucha; aquellos cantautores que, desde los más humildes campesinos, vienen inspirándose en el pueblo, en su cultura. ¡Cómo no me voy a recordar en un acto como éste, de ese gran cantautor que es orgullo de Nicaragua! Y me lo preguntaban un día de éstos en una entrevista en Telesur y, sí, hablé de ese gran cantautor que es, Carlos Mejía Godoy. Estoy seguro, Carlos, que llegará el día en que unidos todos los nicaragüenses, y unida la familia sandinista, porque tengo la fe en Dios y este pueblo, que nos vamos a unir todos, más tarde que temprano... ¡vamos a compartir juntos, esta fecha de júbilo, del 19 de Julio! como la compartimos con ese otro gran cantautor de esa bellísima canción "El canto de los pájaros," Pablo Martínez Téllez, "El Guadalupano". De igual manera, nos honra otro cantautor, de raíces totalmente populares, como es nuestro gran Otto de la Rocha y podríamos hacer una larga, inmensa lista de cantautores nicaragüenses, muchos de ellos anónimos que todavía no han tenido la oportunidad de grabar sus canciones. Y esta tarde, nos han deleitado, unos hermanos del Departamento de Estelí, la familia de los Urrutia, "Don Felipe Urrutia y sus Cachorros". Don Felipe y sus Cachorros han sido fuentes de inspiración de muchos de estos grandes cantautores que he mencionado. A ver, Don Felipe ¿Cómo está, como se siente, cómo están sus cachorros? Aquí están los hijos y los nietos de Don Felipe. ¿Cuántos años tiene usted? ¡89 años tiene don Felipe y miren qué energía, qué vitalidad! El es el del "avioncito" de nuestro General Sandino. En este 27 Aniversario Don Felipe, le tenemos un reconocimiento. Esta Orden, nosotros se la entregamos a los Jefes de Estado y usted, es un Jefe de Estado del pueblo, de los cantautores nicaragüenses; de los que vienen de las raíces mismas del pueblo. –¿De qué comunidad es usted, Don Felipe, cómo se llama su pueblo? –Se llama La Tunosa, a una legua de la ciudad de Estelí, ahí nací, me crié, me hice viejo; ahora vivo en la Comunidad El Limón, también cerca de Estelí. Él es un campesino que ha sido fuente de inspiración de nuestros grandes cantautores, ¡don Felipe Urrutia! Quiero entregarle, en nombre de este pueblo, de todo este pueblo que está aquí reunido; en nombre del pueblo que no está presente... yo diría que esta Orden, la Orden Augusto C. Sandino, Batalla de San Jacinto, se la podemos entregar, sin lugar a dudas, en nombre de todos los nicaragüenses, independientemente de su ideología. Permítame Don Felipe: a usted, que tanto le ha aportado a la cultura, que con tanto amor ha creado esas canciones y, que tanta lealtad le ha tenido a su pueblo, a Sandino, a los pobres, a Nicaragua... ¡gracias Don Felipe!

Unidad, requisito indispensable

Es un poco tarde; ya van a ser las seis de la tarde. Aquí ha venido gente desde Wiwilí y vamos a hacer un esfuerzo por ser breves, porque sé que tienen que regresar a sus comunidades. Quiero referirme primero, a lo siguiente: para acabar con la dictadura de Somoza, ¿qué fue lo imprescindible? ¡La unidad! el pueblo unido. Hasta que nos unimos todos, acabamos con la dictadura de Somoza. Ahora, para acabar con la dictadura de la pobreza, el desempleo, el hambre... ¿qué tenemos que hacer? El pueblo unido, de nuevo; el pueblo, nuevamente unido, en esta Unidad Nicaragua Triunfa. ¡Tenemos que unirnos todos! En el 79 salimos de la tiranía somocista, logramos liberarnos. Allí, nos juntamos todos, el Frente a la cabeza, pero ¡todos unidos! Recordamos y, hay que reconocer, el aporte que dieron en ese momento, para el derrocamiento de la dictadura de Somoza, doña Violeta Barrios de Chamorro; Alfonso Robelo; Sergio Ramírez; Moisés Hassan; todos ellos, aportaron. También apoyó la lucha contra la dictadura de Somoza, el diario La Prensa. Recuerdo que cuando estábamos en plena lucha, tuvimos reuniones con el Director de La Prensa, don Jaime Chamorro y estuvimos conversando de cómo montábamos todo, para acabar con la dictadura de Somoza. Y así, se sumaron miles y miles de hermanos nicaragüenses. Después, vino la confrontación... teníamos un programa de Gobierno, pero, como que cada quien tenía su propia lectura sobre cómo aplicarlo; vinieron las contradicciones, la injerencia extranjera, ¡toda aquella historia que ya conocemos...! y, aquella gran unidad, se vio afectada, se vio debilitada. A pesar de ello, en el año 1987 promulgamos la Constitución que sentó las bases para las elecciones en este país. Es decir, el Frente Sandinista, en esas condiciones adversas estableció las bases de la democracia en Nicaragua. Y, si hoy tenemos elecciones en Nicaragua, si tuvimos elecciones en 1984, en 1990, en el 96, en el 2001 y vamos a tenerlas ahora en el 2006... es ¡gracias a esa Constitución que el Gobierno del Frente Sandinista le heredó al pueblo nicaragüense, le heredó a esta nación! Lo saben perfectamente bien, todos ellos. Lo sabe doña Violeta, lo sabe el doctor Alemán, lo sabe el Ingeniero Bolaños, que, sin 19 de Julio, donde participamos todos, y sin la Constitución de 1987... doña Violeta nunca hubiera llegado a la Presidencia, el doctor Alemán nunca hubiera sido Presidente y el Ingeniero Bolaños nunca hubiera sido Presidente... ¿Por qué? Porque estaríamos dominados por la familia Somoza y estarían gobernando Nicaragua, el hijo, o el nieto de Somoza.

«Reconciliación»

La democracia es fruto de la Revolución. ¿Qué ha pasado? Tenemos que reconocer que con el Gobierno de la UNO se logró avanzar en la Reconciliación; pero, en el Gobierno de la UNO, se empezó a aplicar un Programa Económico en Nicaragua, que no era bueno para el país. Nosotros lo dijimos en ese momento, cuando nos invitaron a que fuésemos a Washington, para apoyar la solicitud de cooperación externa... yo fui a Washington, acompañando al Gobierno de la señora Chamorro para decirle a la comunidad internacional: ¡hay que ayudarle a Nicaragua! Pero, desgraciadamente, el programa económico que se venía aplicando, conocido como neoliberalismo, empezó a provocar ¡grandes desgarraduras en la sociedad nicaragüense! Después, llegó al Gobierno el doctor Alemán y aún cuando él había jurado, que jamás iba a negociar con nosotros y que, no iba a reconocer los Acuerdos que doña Violeta había tomado con nosotros, al final, no le quedó más camino al doctor Alemán, que negociar con nosotros. Llegamos a acuerdos, pero él, continuó con el mismo programa económico neoliberal. Luego viene el Ingeniero Bolaños... nos pide apoyo para la lucha contra la corrupción; le damos el apoyo, le damos los votos; lo apoyamos en la aprobación de leyes para que nos pudiésemos ir liberando de la deuda, etc., pero, desgraciadamente, siguió aplicando el mismo programa económico... ese programa económico neoliberal que Su Santidad el Papa Juan Pablo II, llamó "capitalismo salvaje". ¡Así lo llamó! y, Su Santidad el Papa Juan Pablo II, decía: "los pobres no pueden estar esperando, los pobres no pueden esperar". Así lo decía, con esas palabras. Podríamos señalar, indiscutiblemente, aspectos positivos del Gobierno de la señora Chamorro ¡y hay que rescatarlos y enriquecerlos! Podríamos encontrar seguramente, aspectos positivos del Gobierno del doctor Alemán y, ¡hay que rescatarlos y enriquecerlos, también! Podríamos encontrar aspectos positivos del Gobierno del Ingeniero Bolaños y, de igual forma, hay que rescatarlos y enriquecerlos. Pero, aquellos aspectos negativos que tienen que ver con este capitalismo salvaje, eso, hay que extirparlo de raíz; eso no puede seguir en nuestra Patria, en Nicaragua, porque, de lo contrario ¡se va a desintegrar todo el país! No solamente, las capas más empobrecidas, que ya son la inmensa mayoría de los nicaragüenses, sino que también, los sectores medios, medios altos, empiezan a tambalearse; y, los grandes capitales, también empiezan a sucumbir, bajo el peso de las transnacionales. ¿Cuál es el camino para poder sacar a Nicaragua de este pantano? Un día de estos que fui a Nindirí, en una comunidad donde hicimos el acto; el Alcalde estaba inaugurando un camino de una zona campesina, adoquinó el camino de varios kilómetros. Se les ocurrió a los compañeros, recibirnos en una carreta halada por bueyes; nos fuimos en la carreta haciendo el recorrido. Conversando con el dueño de la carreta, me decía que tenía tantos bueyes, sus gallinitas, sus chanchitos; íbamos conversando, pero, yo me hacía la siguiente reflexión: Nicaragua es realmente como una carreta que está en un pegadero, y, para poder sacarla de ese pegadero ¡tenemos que unirnos todos los nicaragüenses! Solo uniéndonos, vamos a sacar la carreta del pegadero y vamos a poder construir una sociedad, realmente justa, verdaderamente solidaria.

Acabar con el capitalismo salvaje

Cuando nosotros decimos Unida Nicaragua Triunfa ¿para qué queremos el triunfo? Queremos el triunfo ¡para acabar con este capitalismo salvaje! Yo invito a los candidatos de las otras fuerzas políticas; invito a José Rizo, a Eduardo Montealegre, a Edmundo Jarquín, a Edén Pastora... con Edén, él tiene sus posiciones, pero siempre mantenemos una amistad, somos amigos, nos vemos de vez en cuando. ¡Los invito a todos, a que nos comprometamos, a acabar con el capitalismo salvaje! Hay que acabar, definitivamente con el capitalismo salvaje, que es el que tiene postrados a todos estos países, porque, cuando el Papa hablaba en contra del capitalismo salvaje, estaba hablando de un problema económico y social, que afecta a una inmensa cantidad de países en el mundo, ¡no se estaba refiriendo nada más a Nicaragua! sino que se refería a ese capitalismo salvaje que provoca el hambre, el desempleo, la mortalidad infantil, en África, Asia, América Latina... con algunas excepciones, indiscutiblemente. Tenemos pueblos hermanos que han hecho esfuerzos extraordinarios por buscar caminos alternativos y, sobre todo, han trabajado con un gran sentido de solidaridad... ¿Cómo no reconocer a nuestros hermanos cubanos? En Cuba, actualmente, hay más de 800 muchachos y muchachas nicaragüenses, estudiando medicina, gratuitamente; y también, a Cuba están viajando hermanos nicaragüenses, a curarse la vista. ¡Cómo no reconocer esos esfuerzos del hermano pueblo bolivariano! que, también ha fletado aviones, para que puedan operarse de la vista, los nicaragüenses que no tienen esa oportunidad en su propia tierra. Los hermanos venezolanos que han promovido acuerdos para que venga la urea a precios más baratos, y así los campesinos puedan contar con ella, para trabajar la tierra ¡esa tierra que tanto aman! ¡Cómo no reconocer el acuerdo firmado entre Venezuela y las Alcaldías de Nicaragua! para suministrar el petróleo a Nicaragua ¿cómo no reconocerlo? ¡Gracias hermano pueblo cubano, gracias Fidel; gracias hermano pueblo venezolano, gracias Hugo! ¡Gracias por esta solidaridad! El mundo, hoy más que nunca, demanda una actitud solidaria de todos los seres humanos; no hay razón para esas abismales diferencias entre unos pocos que concentran la riqueza y, una inmensa mayoría que está en la pobreza ¡no hay razón! con tanta riqueza que hay en nuestro Planeta. No hay razón para esas confrontaciones, esas guerras ¡no hay razón! Eso se explica nada más cuando, lo que prevalece en algunos seres humanos que tienen mucho poder económico y militar, es el espíritu del egoísmo y no el espíritu cristiano, el espíritu de la solidaridad. Nosotros tenemos que luchar porque los nicaragüenses, nos encontramos y nos reconciliemos, cada día más; que no nos veamos ni nos tratemos como enemigos. Entendamos que compartimos estas mismas tierras, estos mismos lagos, ríos, volcanes; compartimos estos mares, este cielo, este sol, estas lluvias, estas noches de luna, llena de estrellas, las compartimos todos por igual. Tenemos una situación difícil, nadie puede desconocer, en su sano juicio, que Nicaragua ¡no está progresando! por mucho que nos digan que Nicaragua está progresando. ¡Es imposible, comprobar esto! cuando los que afirman eso, nos dicen que, en Nicaragua, de cada 100 nicaragüenses 82 están en la pobreza; si nos dicen que en estos años, más de 800 mil nicaragüenses han tenido que salir a buscar trabajo a otras tierras.

La miseria divide y humilla a las familias Por eso decimos ¡unámonos! Unida Nicaragua Triunfa porque, ya las familias no se van a ver en el doloroso caso de tener que despedir a sus familiares, cuando tienen que ir a rodar fortuna ¡sin visa! a otras tierras, escondidos, perseguidos, trabajando y ganando menos de lo que ganan los locales. En Costa Rica le pagan menos a un nicaragüense, de lo que le pagarían a un costarricense; en Estados Unidos igual, y también en Europa, porque ahora muchos nicaragüenses van a trabajar allá. Esa separación de la familia que ¡es tan dolorosa! no se daría, si en Nicaragua fuésemos solidarios y, de una vez por todas, decidiéramos enterrar el capitalismo salvaje ¡acabar con el capitalismo salvaje! y crear una nueva economía, justa, solidaria, que beneficie a todos los nicaragüenses. Una economía que le de la oportunidad de la riqueza, a todos los nicaragüenses y no a unos cuantos, sino ¡a todos los ciudadanos, a todos los seres humanos! ¡Cuánta gente ha tenido que emigrar, cuántas situaciones dolorosas de nicaragüenses que han muerto! ¡Claro! El problema es que no hay empleo, no hay trabajo ¡y tenemos tierras y tenemos gente que quiere trabajar! Ustedes no quieren andar pidiendo limosna ¿a quién le gusta andar pidiendo limosna, pidiendo para los medicamentos, para mandar a los muchachos a la escuela? ¿A quién le gusta andar pidiendo para la comida? ¡Si eso es indigno! Esa es una flagrante violación a los derechos humanos del ser humano, de los ciudadanos. La solución la tenemos, ya lo hemos dicho y lo queremos repetir aquí nuevamente, ¡y no nos vamos a cansar de repetirlo! Nicaragua da para que todos progresemos, y no para que sean unos pocos los que sigan haciéndolo. En Nicaragua hay suficiente recursos naturales y humanos para que pueda generar empleo rápidamente, pueda crecer, progresar, y convertirse en una de las economías más avanzadas de América Latina. ¡Claro que existen esas condiciones en Nicaragua! Y me preguntan, bueno ¿cómo van a hacer ustedes? Porque todos los candidatos prometen lo mismo. Yo les digo lo siguiente: "hay una diferencia, nosotros somos ¡los únicos! que tenemos ya una experiencia de gobierno en condiciones difíciles, sumamente adversas". Y en esas condiciones, se presentaron situaciones dolorosas, cometimos errores, pero también, se dio un gran espíritu de solidaridad, un gran sentido de responsabilidad. Nadie puede poner en duda que, durante nuestro Gobierno ¡nunca le faltaron los medicamentos a las familias! ¡Nunca les faltaron los recursos para la atención médica! Eso lo saben bien familias liberales, que no eran sandinistas. ¡Lo saben perfectamente bien! Durante nuestro Gobierno ¡ningún ser humano se vio en la vergonzosa situación de tener que andar pidiendo para medicamentos o exámenes médicos! ¡Muchos menos que se viesen en la terrible situación, de tener que empeñar su casita o finquita, para poder operar a un familiar! Y que después, cuando se atrasaban en el pago o porque los intereses son tan altos, porque los usureros cobran intereses elevadísimos... he conocido muchos casos de padres de familia que empeñaron su casita, su finquita, pagaron lo que les habían entregado, pero, como faltan los intereses ¡les terminan robando la finquita, la casita! Eso se llama usura, eso es un pecado capital y eso... ¡nunca sucedió durante nuestro Gobierno, ni va a suceder con el Gobierno de la Unidad Nicaragua Triunfa! Estamos hablando, a partir de una experiencia, donde, por encima de los errores, más allá de los errores que cometimos, porque, sí cometimos errores, ya los hemos mencionado y hemos pedido perdón por ellos. Cometimos errores en nuestras relaciones con los medios de comunicación, es cierto, todo eso lo hemos reconocido y hemos pedido perdón, pero... ¡qué difícil es! primero, pedir perdón, pero fíjense que creo, que ¡es más difícil perdonar, es más difícil perdonar! porque el odio, a veces, es más fuerte que el amor.

«Volvemos a pedir perdón»

¡Eso es terrible! porque, vos podés estar pidiendo perdón todos los días, pero... ¡como hay tanto odio, tanto rencor! en esa otra persona, en ese otro ser humano, y, ¡no es fácil seguir el ejemplo de Cristo! Como decía Su Eminencia ayer, Cristo dijo: "perdónalos, que no saben lo que hacen". ¡Qué difícil es seguir el ejemplo de Cristo! Por mucho que nosotros hemos pedido perdón, ¡y volvemos a pedirle perdón! a todos los que se sintieron afectados por nuestras políticas, pero ¡que entiendan, que era una situación de guerra la que vivía entonces Nicaragua! Ojalá se les ablande el corazón, ojalá se les cristianice el corazón y entiendan, que estamos viviendo otro momento, y que en Nicaragua, querámoslo o no, allí están ellos y estamos nosotros. Ellos que en 1990, después de las elecciones del 25 de febrero, pensaron que íbamos a desaparecer... ¡pues se equivocaron! Si pensaron que íbamos a salir huyendo, ¡pues se equivocaron! Si pensaron que íbamos a traicionar nuestros principios, nuestros ideales, ¡pues se equivocaron! Nosotros dijimos: "vamos a luchar desde abajo, vamos a gobernar desde abajo..". ¡y te hemos cumplido pueblo nicaragüense! ¡y te seguiremos cumpliendo pueblo nicaragüense! Ya es hora de dejar a un lado los odios, porque si nos ponemos a alimentar odio... ¿cuánto odio no podríamos alimentar todos nosotros? Si todos tenemos víctimas, todos tenemos muertos, todos tenemos caídos, ¡es terrible! La Reconciliación es fundamental, y tenemos que seguir insistiendo en la Reconciliación. Por eso es que, ¡es tan grande y tan noble! el ejemplo que nos está dando don Jaime Morales Carazo, al cual le tendimos la mano y él, inmediatamente, también nos tendió la mano, como buen nicaragüense, como buen cristiano, que entiende que, al final de cuentas, ¡aquí estamos todos! y tenemos que aprender a convivir, independientemente de las ideas, del pensamiento, de la ideología, de cada quien. Si de verdad amamos a Nicaragua, ¿qué es lo que queda? Si de verdad amamos a Nicaragua, yo invito, desde ahora, a todos los candidatos, a don José Rizo, a Eduardo Montealegre, a Mundo Jarquín, que fue funcionario nuestro, fue Embajador nuestro, durante nuestro Gobierno; a Edén, nuestro Comandante Edén Pastora, ¡a todos! los invito para que, después del 5 de noviembre, ganadas las elecciones por esta Gran Unidad Nicaragua Triunfa, ¡trabajemos juntos, hermanos! trabajemos juntos. Nosotros no queremos un Gobierno, para hacernos dueños de ese Gobierno; queremos el Gobierno y queremos la Presidencia, para entregarle la Presidencia al pueblo, para entregarle el Gobierno al pueblo, ¡que sea el pueblo el que mande, que sea el pueblo el que ejerza el poder! ¡Cómo no reconocer y cómo no aplaudir gestos nobles! como el de nuestro hermano Brooklyn Rivera, nuestro hermano Steadman Fagoth, con los cuales nos enfrentamos en la Costa del Caribe, ¡y corrió sangre de hermanos...! Pero, al final dijimos: "no puede ser que nos estemos matando entre nosotros mismos". Y de allí, salió la Ley de Autonomía. Con el tiempo, ellos no confiaban mucho en nosotros, y confiaron en las promesas de la UNO, en las del Doctor Alemán, en las del Ingeniero Bolaños... les dieron oportunidad a todos ellos, para que les cumplieran con la Ley de Autonomía, que les cumplieran con la demarcación, para que les respetaran sus derechos... pasaron los tres Gobiernos ¡y no les cumplieron! Entonces, ¿qué han dicho ellos cuando les hemos tendido la mano? "¡Aquí estamos, vamos juntos en Reconciliación, a hacer realidad la Autonomía de la Costa del Caribe de Nicaragua!"

Los inmigrantes

Nosotros tenemos muchos hermanos nicaragüenses trabajando en Costa Rica, otros en Guatemala, en México, en los Estados Unidos, en España, Italia. Tenemos muchos hermanos nicaragüenses trabajando, y ellos envían sus remesas... ¡claro! van a trabajar allá para buscar cómo ayudar, y aquí, hay dos problemas; un problema es que, muchos de ellos, no tienen documentación y andan trabajando a escondidas. A estos hermanos nicaragüenses que andan trabajando a escondidas en Costa Rica, en Estados Unidos o en otros países, este Gobierno de esta Unidad Nicaragua Triunfa, ¡los va a apoyar para que legalicen su situación en esos países...! y que ya no anden huyendo, como perseguidos, ¡porque los persiguen! Y también, como ellos envían remesas, y con eso se ayudan las familias aquí ¿qué vamos a hacer? Vamos a establecer un mecanismo ¡desde el Gobierno! porque aquí, el problema es que ahora, para todo es, ¡que el Gobierno no debe meterse en nada! ¡que todo se debe dejar al libre mercado! Pero, es que miren, primero, son nicaragüenses que están trabajando... porque todos tenemos familiares afuera, trabajando, yo tengo unas tías, muchas de ellas ya han fallecido, que salieron muy muchachas a los Estados Unidos a hacer la vida, a Los Ángeles, a San Francisco. Y ¿quién no tiene familiares en los Estados Unidos? Todos tenemos familiares en los Estados Unidos, trabajando, unos ilegales, otros legales. Y, hay que buscar cómo legalizar a los que están en Estados Unidos, a los que están en Costa Rica, ¡que no los anden persiguiendo! Con este asunto de las remesas... que se ha convertido en un negocio para los que intermedian la traída de las remesas, y les quitan...! Fíjense el sacrificio que pasa un trabajador en Costa Rica, en los Estado Unidos, ¡lo que tienen que ahorrar! para mandar unos centavos a su casa, mandárselo a su madre, o a su esposa, a los hijos ¡lo que tiene que sacrificarse! las horas que debe trabajar, las horas extras... y además, tiene que pagar un porcentaje, cada vez, para que pueda venir el dinero a Nicaragua. Nosotros, como Estado, ¡vamos a asumir ese por ciento! para que venga el 100% de la remesa, íntegra, a las familias nicaragüenses. Vamos a establecer el mecanismo, para que no se les quite ¡ni un centavo! Que si allá ahorraron 100, 200 dólares, o no sé cuántos Colones en Costa Rica, para mandárselos a su familia ¡que eso les pueda llegar completo! que no se les quite ni un centavo. Porque ¿cuánto sudor, cuánto sacrificio, cuánto trabajo le ha costado, como para que vengan a quitarle un centavo?

Tenemos la mejor y la mayor experiencia de gobierno

Cuando decimos que vamos a poner a trabajar este país, rápidamente, y me preguntan. Les hablaba lo de la salud, pero también, lo de la educación... durante nuestro Gobierno, a pesar de que la situación era difícil... ningún niño, ningún joven, ninguna muchacha, ningún muchacho que iba a la escuela primaria, desde que iban al CDI las madres, a dejar a su niño para poder trabajar, o al preescolar, la primaria, la secundaria, la universidad... ¡nunca pagaron un centavo! La educación era, realmente gratuita, como lo manda la Constitución. Y por eso es que, cuando me preguntan ¿cómo van hacer? "Bueno, somos los que tenemos la mejor y mayor experiencia en Nicaragua para poder gobernar". Porque, ¡si gobernamos en tiempos duros...! ahora, vamos a gobernar en tiempos de paz, sin guerra, sin bloqueo, sin servicio militar, con relaciones con todo el mundo, entonces ¡va a ser mucho más fácil progresar! ¡va a ser mucho más fácil garantizar la salud, la educación, el trabajo, para este pueblo! Y cuando hablamos del trabajo, la solución es sencilla, ¡bien sencilla! Fíjense bien, los Gobiernos... hemos tenido Gobiernos aquí, que vienen y se preocupan por buscar como reestructurar y buscar arreglos con grandes capitales. Esto de que se habla ahora, de los CENIS y los intereses que se acordaron, y las renegociaciones; es decir, beneficios para grandes capitales. Pero es que... si un Gobierno tiene voluntad para beneficiar a un gran capital ¿por qué no va a tener voluntad para beneficiar a los que quieren trabajar, a los que quieren producir? ¿Por qué? Porque la verdad es que, los únicos que estamos dispuestos a comprometernos de lleno con el pueblo, con los productores, con la nación, ¡somos nosotros! Y me dicen: ¿Cómo van a hacer para mover la economía? Primero, hay que sanear la deuda que tienen los productores nicaragüenses, los comerciantes, los artesanos, ¡hay que sanear esa deuda! porque los intereses que pagan, son muy altos y muchos han perdido. A la par de esto, hay que entregar un crédito, de forma masiva, a los productores, a los que están en la ganadería de carne y de leche, a los que están en la agricultura, en la pequeña industria, en todas esas actividades productivas, pero que hoy, no cuentan con financiamiento. El financiamiento que se va para el campo anda por un 20 o 24%; el financiamiento que se queda en Managua, para otro tipo de actividades, que no son productivas, anda por el 80%... ¡es una desproporción! El que quiere enjaranarse en Managua, ¡que se enjarane! porque quiere comprar un carro, una motocicleta, una refrigeradora, ¡está bien! Pero, hay que crear ese Banco de fomento para los productores, y que los productores tengan un crédito seguro, con intereses justos... ¡hay que subsidiar a los productores! no hay que temerle a la palabra subsidio. Si el subsidio lo utilizan los europeos, lo utilizan los norteamericanos, los japoneses... ¿por qué razón no vamos a poder aplicar una política de subsidio, en favor de nuestros productores? El productor, con financiamiento, empieza a mover la economía, empieza a generar empleo, y la de la pulpería dice: "ahora ya le puedo fiar a Juan, a la Chepita, a la María, porque están trabajando;" pero, si no están trabajando, no les fía. Y la que está vendiendo tortillas, se va a sentir feliz, porque no se va a quedar con las tortillas sin vender, sino que va a lograr venderlas todas. La que tiene comidería igual, va a tener a quien venderle esa comida; y se beneficia el que vende ropa, el que vende zapatos; se beneficia el transportista; ¡se beneficia toda la sociedad! Todas las fuerzas productivas se empiezan a mover, todo el sector comercial se empieza a dinamizar; pero, eso pasa porque se pongan en pie las fuerzas productivas de Nicaragua, que son realmente poderosas y están aplastadas... ¡vamos a liberarlas para que empiecen a caminar, que empiecen a andar! Luego viene la otra pregunta: está bien, les reestructuran la deuda, les dan crédito ¿y a dónde van a vender esos productos? Porque la producción va a ser muy grande, y después de lo que se consume en Nicaragua ¿dónde se va a colocar ese producto? porque con Estados Unidos no podés ir a meter productos agrícolas, porque el mercado norteamericano está protegido. Con este Tratado de Libre Comercio, habría que ver, y muchas veces ya lo hemos dicho, ¿en qué nos beneficia? ¡Demos la pelea para beneficiarnos! pero, donde no nos beneficia... ¡allí tenemos a los hermanos suramericanos! Y es la respuesta que les doy.

La verdad sobre los acuerdos con Venezuela

Tenemos ahora una nueva América Latina, que también, se ha puesto de pie, y ha empezado a caminar; América Latina y El Caribe uniéndose, integrándose, proponiendo un comercio justo ¡y no hay que ir muy largo! aquí mismo está el Acuerdo del petróleo con Venezuela, del que tanto se ha hablado, del que tantas infamias se han levantado, ¡tantas calumnias! Un Acuerdo noble; primero, es un Acuerdo que lo firman con las 153 Alcaldías. Es una gran mentira cuando dicen, que el Acuerdo es solamente con las Alcaldías sandinistas, ¡eso es totalmente falso! Prueba de ello es que, cuando estábamos en Caracas, el Alcalde de Rivas, que es liberal, y es este amigo, que presenta siempre, en los actos, a los liberales, tiene una voz bien fuerte, grita bastante fuerte es el que gritaba el nombre del doctor Alemán... ¿cómo se llama el Alcalde de Rivas? René Martínez, ¡allí estaba René! Incluso, René se llevó una foto que se tomó con el Presidente Chávez, cuando el Presidente Chávez estuvo aquí, inaugurando el primer tramo de la carretera a Las Minas, allá en Matiguás y le enseñó la foto, al Presidente Chávez. Es decir allí estaban Alcaldes liberales y Alcaldes sandinistas, ¿Por qué? Porque es un Acuerdo que está para beneficiar, en primer lugar, ¡a toda Nicaragua! y a todas las Alcaldías. Beneficia a toda Nicaragua, porque es un convenio que garantiza a nuestro país, sus demandas anuales de derivados del petróleo, gasolina, diesel, gas para cocinar ¡que tanto lo necesitan las amas de casa!, el bunker para mover la energía, y que no estén estos cortes de energía ¡que tanto afectan a todo el mundo! Es decir, es un acuerdo completo. ¿Por qué este Acuerdo lo tuvo que firmar AMUNIC, cuyo Presidente es nuestro querido Alcalde de Managua, Dionisio Marenco? ¿Por qué tuvo que firmarlo AMUNIC? Porque, por otro lado, ¡fíjense bien!... aquí, vamos a contar lo que ha pasado. Con el ingeniero Bolaños, yo puedo decir que hemos tenido una relación bastante buena; yo no puedo decir que ha sido una relación mala, ha sido bastante buena, en cuanto a comunicarnos, en cuánto a tratar, nosotros, de apoyar iniciativas, para que, con estas iniciativas, con estas leyes, se le resolvieran problemas al pueblo nicaragüense. Cuando estábamos en la lucha contra la corrupción, conversando con el Ingeniero Bolaños y sabiendo él, que yo iba para Venezuela, me dijo: "decíle a Chávez, hombre, que nos ayude con la carretera a Las Minas, que es el segundo tramo, porque ya está pavimentado hasta Río Blanco y falta el tramo de Río Blanco, a Las Minas". ¡Cómo no Presidente le digo se lo voy a decir al Presidente Chávez! Cuando voy a Venezuela, converso con el Presidente Chávez y le digo: "Dice el Presidente Bolaños que si podés apoyar, y a nosotros nos gustaría que apoyaras este proyecto, porque es de beneficio para toda esa población". Sí, me dice, nosotros no tenemos problemas, estamos listos para ejecutarlo; yo no conozco detalles ahorita, me dice pero que hablen con el Presidente del Banco y con la gente encargada de concretar la operación". Estamos hablando, que esto fue ¡a inicios del Gobierno del Presidente Bolaños! que ya va a terminar su período, eso fue hace ya 4 años y meses. Hablé con el Presidente Bolaños, le dije que estaban dispuestos a resolver, que había hablado con el Presidente Chávez. Ese es un crédito alto, para ese tramo que va de Río Blanco a Las Minas; es un crédito millonario, son varias decenas de millones de dólares. Después: "está bien, que vaya el Ministro de la Construcción," que entonces era el Ingeniero Pedro Solórzano, que fuese Pedro con el compañero Samuel Santos, para hacer una gestión allá, con la parte venezolana; y se fueron a hacer la gestión. Cuando me encuentro de nuevo con el Presidente Chávez, como no se ha resuelto el asunto del financiamiento... ¿cuál era el problema? El problema era que, el Gobierno de Nicaragua ponía como condición, para recibir ese financiamiento de la construcción de ese tramo de Río Blanco a Las Minas, ¡ponía como condición, que le condonaran una deuda de 30 millones! ¡Fíjense que cosa más absurda! Estás pidiendo un apoyo, pero además, le decís, ¡Ah, pero te pongo como condición, que me condonés la deuda. Y me decía el Presidente Chávez: "nosotros tenemos nuestras normas también; estamos dispuestos a dar ya el préstamo, pero lo de la deuda, tiene que esperar". Pero el Gobierno de Nicaragua, insistiendo: "no, tienen que condonarnos al deuda, es la condición". Es decir, Nicaragua, que es el país necesitado, poniendo condiciones... ¡que cosa más absurda! Total, que han pasado los años y, una carretera que puede andar por los 40, 50 millones de dólares, que ya estaría construida hasta Las Minas, ¡ya no se construyó en este periodo! sencillamente, porque la condición que puso el Gobierno de Nicaragua fue ¡que se le condonara la deuda! Con este asunto del petróleo... ¡el mismo cuento! el Gobierno de Nicaragua pone como condición, que se le condone la deuda. Entonces, ¿qué hicimos? Tomamos la iniciativa, para que fueran las Alcaldías las que firmaran este acuerdo, porque las Alcaldías no van poner esta condición, pero además... ¡hay que dejar clara otra gran mentira! porque aquí, andan repitiendo la mentira de que las Alcaldías, le estarían dejando una deuda enorme al Gobierno de Nicaragua ¡esa es una gran mentira! Aquí, lo que se ha organizado es una empresa, entre Venezuela y AMUNIC ¡es una empresa! Y se supone que estamos ¡en libertad empresarial! que se puede organizar una empresa, y la empresa trabaja como quiere, y se le debe respetar, dentro del marco de la ley. En esta empresa, el 60% lo tiene Venezuela, el 40% AMUNIC; el socio mayoritario es Venezuela. ¿Quién entrega el petróleo a esta empresa? la misma Venezuela; ¿quién carga con el peso mayor de la deuda de esa empresa? La misma Venezuela, porque tiene el 60%. Entonces ¡es una gran mentira! esa que han lanzado, al decir que se está endeudando al Estado nicaragüense, ¡eso es totalmente falso, una gran mentira! Con esta actitud del Gobierno, sencillamente se le está haciendo daño a todo el país; y me extraña, porque con el Presidente... fíjense que después que venimos de Venezuela, donde fui testigo con el Presidente Chávez, fuimos testigos de la firma del Acuerdo que firmó Nicho con el representante de PETROCARIBE; después, le pedí una reunión al Presidente Bolaños. Nos reunimos en la Presidencia, fui con Nicho y allí estaba el Presidente, con el Ministro de Hacienda, con el Presidente del Banco Central; estaba el asesor del Presidente don Nayo Somarriba, que sabe mucho de este asunto petrolero. Me dijo el Presidente: "a ver, contáme, ¿qué es lo que consiguieron?" Nicho le explicó, y, mientras tanto, el Ministro de Hacienda y el Presidente del Banco, empezaron a hacer cuentas y le dijeron: "Presidente, con esto, Nicaragua se va a ahorrar, por lo menos 250, 300 millones de dólares". Y en esos momentos, el precio del petróleo estaba como a 50 dólares, no como ahora, que está casi a 80 dólares. En esa reunión, y están de testigos don Nayo Somarriba, y el Ministro de Hacienda y también el Presidente del Banco Central, están de testigos, que el Presidente me dijo: "estamos de acuerdo, échenlo a andar, lo vamos a apoyar". ¿Pero que ha pasado? Es la fecha, y la verdad es que el Gobierno, ha aparecido en una actitud donde ¡está bloqueando el acuerdo! Si ese Acuerdo ya se hubiese puesto en práctica... ¡porque ya está listo! Venezuela está lista para embarcar la gasolina, el bunker, el diesel, el gas para cocinar; todo está listo para que Venezuela lo envíe... ya en estos momentos, se hubieran superado un montón de problemas en Nicaragua: el problema de los apagones ¡estaría resuelto! ya no estarían estos cortes de energía que tanto daño le hacen a la familia, porque se funde el televisor, la licuadora; porque no se puede trabajar y si tenés una computadora, no podés trabajar. Se afectan las empresas pequeñas, las medianas, las grandes, ¡todo mundo se afecta! ¡Ah! que yo tengo planta de emergencia... pero te aumentan los costos; y cuando te llega el recibo... lo divertido es que el recibo te llega, como que no hubiese faltado la energía, como que te han estado suministrando la energía al 100%. Incluso, el recibo te llega todavía, con la tarifa más alta ¡esa es la realidad! Nosotros hemos dicho que, no estamos esperando a llegar al Gobierno para contribuir a que se resuelva este problema; lo podemos resolver ya, ¡y debería estar resuelto! Yo le pido encarecidamente, al señor Presidente, que por amor a Nicaragua ¡respalde la ejecución de este Acuerdo! para que se empiece a aliviar el pueblo nicaragüense de este problema energético que, cada día, va a ser más grave. Si desgraciadamente el señor Presidente sigue bloqueando el Acuerdo, pues hermanos nicaragüenses, no va a quedar más que ver, qué alternativas trabajan las Alcaldías, mientras llegamos al cinco de noviembre, porque ¡ahí sí! estén seguros que tendremos comercio justo, y tendremos asegurado el suministro de petróleo. En ese convenio, se acuerda que Nicaragua podrá pagar el 60% de ese petróleo con productos nicaragüenses y eso significa, mercado seguro; significa que el productor nicaragüense, el artesano, el pequeño industrial, ya tienen donde colocar sus productos. Y eso está en nuestra filosofía, el buscar relaciones con todos los países del mundo, buscar relaciones justas, solidarias.

El libre comercio y las relaciones con el mundo

Hay que trabajar relaciones justas con la Comunidad Europea, donde está planteado un acuerdo con los europeos y Centroamérica; hay que seguir trabajando este comercio justo con los hermanos suramericanos, con los hermanos venezolanos, bolivianos, brasileños, argentinos, chilenos, porque allí ¡tenemos pueblos que se han levantado y han echado a andar! Hay que seguir trabajando también con el mercado norteamericano. ¡Claro que hay que seguir trabajando allí! porque, donde podamos colocar productos en condiciones favorables, hay que hacerlo, y tenemos que defender ese derecho, el de colocar productos en el mercado norteamericano. Por lo tanto, hoy más que nunca, yo diría que se han creado condiciones excepcionales en América Latina y el mundo. Hay un surgimiento de otras fuerzas económicas en el mundo: las fuerzas asiáticas, las de China, la India, que tienen un crecimiento económico que anda por el 9% anual, y lo han venido sosteniendo por años. Son economías pujantes y con las cuales, también tendremos la posibilidad, de desarrollar un comercio justo. ¡Queremos comercio justo con todo el mundo! Comercio justo con Estados Unidos, con Europa, con América Latina; comercio justo con toda la humanidad. Hermanos nicaragüenses, familia nicaragüense, en este 27 Aniversario nos encontramos ya a tres meses y siete días del cinco de noviembre. Todos ustedes, hermanos nicaragüenses, los que están en esta Plaza, los que nos están escuchando por la radio, los que nos están escuchando y viendo por la televisión, ustedes tienen en sus manos, el destino de Nicaragua. El destino de Nicaragua ¡está en las manos de ustedes! Ustedes, con su inteligencia, con sus capacidades, son los que tienen la última palabra. Yo no veo más que dos caminos y, el pueblo no ve más que dos caminos: el camino del capitalismo salvaje, es decir, continuar por este camino que está lleno de precipicios, de abismos, que es el capitalismo salvaje, como lo llamó Su Santidad Juan Pablo II cuando dijo que los pobres no podían esperar; y, el otro camino, que es el camino de un mercado justo, de una economía social, solidaria. Sí, hagamos libre mercado, pero con un sentido de equidad y justicia; que el libre mercado no sea solamente para beneficiar y enriquecer a unos pocos. Que el libre mercado sea, para que toda la gente tenga trabajo y pueda tener riquezas. Que la riqueza pueda ser compartida por todos los nicaragüenses, que todos podamos progresar.

Felicitaciones a la Policía

En esta tarde, llena de alegría, de color, de júbilo, quiero expresar mi reconocimiento y mis felicitaciones a los hermanos de la Policía Nacional, originalmente la Policía Sandinista, ahora Policía Nacional, en la medida en que se ha venido avanzando en el proceso de institucionalización. Quiero felicitar a todos mis hermanos de la Policía, a todos los familiares, porque, fueron dos mujeres, las propuestas para optar al cargo... ¡felicidades para las mujeres policías! y, para las mujeres nicaragüenses. ¡Dos mujeres propuestas: Aminta y Ana Julia! Las dos ellas con cualidades, mujeres honestas, firmes, luchadoras, muy profesionales en su trabajo. Claro, tenían que decidirse por una de ellas y, la nominada es la Comisionada Aminta Granera... para ella, ¡nuestro reconocimiento, nuestro respaldo, nuestras felicitaciones! para que tengamos una Policía cada día más honesta, más eficiente, en la lucha contra la delincuencia en nuestro país, y a favor del orden público. En este 27 Aniversario, cuando estamos ya, como les decía, a pocos meses de las elecciones; no hay que confiarse ¡no hay que confiarse! Yo insisto en que no hay que andar creyendo en las encuestas. La encuesta se va a dar el cinco de noviembre, cuando se deposite el último voto, y cuando se cuente el último voto. ¡Esa es la verdadera encuesta! Tampoco andemos poniendo y depositando nuestra confianza en los Observadores, por muy bien intencionados que sean; porque los mejores Observadores, son los fiscales y los miembros de mesa, que pongan todas las fuerzas políticas que están participando en estas elecciones. Indiscutiblemente, todas las fuerzas políticas tienen derechos iguales, en cuanto a tener sus fiscales y sus observadores. Tengo la fe en Dios y en este pueblo, que así como logramos llegar al poder, el 19 de julio de 1979, hace 27 años, con aquella insurrección heroica y aquél Gobierno de Unidad Nacional; de igual manera, ahora, este próximo cinco de noviembre, lograremos llegar al poder, a través de las ideas, la conciencia... ¡con los votos, lograremos llegar nuevamente al poder! para el bienestar del pueblo nicaragüense. Para que esta tierra de Darío, esta tierra de Sandino, tenga, realmente, ¡un futuro lleno de paz, de justicia, de progreso! ¡Un futuro lleno de Amor!
¡Viva el 27 Aniversario del Triunfo de la Revolución Popular Sandinista!
¡Unida Nicaragua Triunfa!
¡Unida Nicaragua Triunfa!
¡Unida Nicaragua Triunfa!
¡Sandino vive!
¡Viva Nicaragua bendita y siempre libre!

Descarga la aplicación

en google play en google play