Escúchenos en línea

Gobierno analiza acuerdo amistoso con Costa Rica

None | 20 de Julio de 2006 a las 00:00
El gobierno analiza si acepta o no un "acuerdo amistoso" con Costa Rica sobre la demanda de xenofobia y de discriminación que interpuso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), dijo este jueves el canciller Norman Caldera. El diplomático afirmó que el "acuerdo amistoso", que propuso la CIDH a ambos países en su audiencia en Guatemala, el pasado 18 de julio, lo aceptarán si sienten que en Costa Rica se "están tomando medidas para asegurar que a los nicaragüenses se le respeten sus derechos humanos". El funcionario manifestó que un equipo de abogados de la cancillería analiza cuales serían las solicitudes a presentar a Costa Rica, si es que se acepta la solución amistosa. "El norte nuestro es que los nicaragüenses que residen en Costa Rica no tengan miedo", señaló. Agregó que en un arreglo amistoso lo que normalmente se acuerda es un compromiso de reformar leyes, otorgar indemnización a las personas a las que se le violaron sus derechos humanos, entre otros tipos de manifiestos. "Eso son básicamente los tipos de remedio que se ven en este caso, no voy a entrar a detalles hasta hablar con los abogados, pero es el tipo de cosa para restituir situaciones en las que hay violaciones de derechos humanos", insistió. Caldera dijo que los abogados estudian en que pueden proceder de Estado a Estado y en que no. El diplomático nicaragüense también comentó que, a su juicio, la CIDH ya admitió la demanda contra Costa Rica, al proponer un acuerdo amistoso. Caldera confirmó que se reunirá la próxima semana con su homólogo de Costa Rica, Bruno Stagno, donde se prevé abordaran el tema.

Autoridades costarricenses perplejas

La denuncia de Nicaragua contra Costa Rica radicada ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) generó una situación inédita debido a la forma como fue planteada, aseguró el canciller costarricense Bruno Stagno. "En realidad lo que hubo fue una comunicación de parte de Nicaragua, como Estado parte del Sistema Interamericano de Derechos Humanos", y que legalmente no califica como denuncia, estimó el funcionario este miércoles. Se trató de "una comunicación relativa a dos situaciones que acontecieron en Costa Rica, pero donde la figura de demanda o denuncia no existe ya que es algo que no está tipificado dentro del sistema cuando se trata de un Estado a otro", agregó. "La figura de la denuncia o la demanda existe cuando se trata de un individuo hacia un Estado", explicó Stagno, y agregó que "por lo tanto, estamos ante una situación inédita en lo que es el Sistema Interamericano de Derechos Humanos". El planteamiento fue el tema de la sesión llevada a cabo el martes en Guatemala por la CIDH, órgano adscrito a la Organización de Estados Americanos (OEA) y cuya sede está en Washington. Como parte de los trabajos que por primera vez realiza fuera de su sede, el gobierno de Nicaragua acusó al de Costa Rica de xenofobia y discriminación contra la población migrante nicaragüense, además de negligencia y negación de justicia por la muerte de dos de sus ciudadanos. La delegación costarricense rechazó las acusaciones y minimizó las denuncias al asegurar que se trata de "situaciones aisladas, (que) de ninguna manera se pueden interpretar que son parte de un contexto de xenofobia o de discriminación imperante en Costa Rica". "Costa Rica es un país que tiene una trayectoria impecable en materia de Estado de derecho y de respeto a los derechos humanos", agregó Stagno, y señaló que además "siempre ha aportado auxilio y refugio a todo tipo de personas de todo tipo de procedencia". "Con el flujo migratorio nicaragüense y toda la gente que está aquí en situación legal e ilegal siempre han primado los principios de la acogida y de la solidaridad", enfatizó el ministro. Entre las argumentaciones presentadas por Costa Rica, figura la de que aún "no se ha agotado la vía interna", y que el caso se tramita según la dinámica con que opera el sistema judicial. "Ambos casos están en la vía judicial, en la vía penal y por lo tanto, tenemos que dar un tiempo prudencial para el agotamiento de la vía interna", planteó. "Aquí no existe impunidad", recalcó el funcionario, y añadió que "existen todas las garantías procesales para que en ambos casos se le pueda asegurar, a quien quiera, de que va a haber un juicio justo". "Nicaragua se constituyó en parte en esta comunicación ante la Comisión Interamericana. Pero hasta la fecha al menos, el Estado nicaragüense no se ha constiuido en parte en ninguno de los casos que están siendo ventilados por vía interna en Costa Rica, lo que ciertamente nos deja un poco perplejos", indicó. La representación costarricense argumentó además que "Nicaragua interpuso estas comunicaciones sin que se le diera a Costa Rica la oportunidad de que se pudiera cumplir con esa expectativa de justicia pronta y cumplida", dijo Stagno. Asimismo argumentó que "no puede decirse que aquí existe un estado de impunidad precisamente porque no se ha dado todavía el tiempo perentorio para esa justicia pronta y cumplida". Además, "Nicaragua en ningún momento en su exposición identificó qué derecho específico se ha violentado dentro de la Carta Interamericana de los Derechos Humanos. Ha sido, pues, una denuncia que algunos han calificado de sensacionalista", aseguró Stagno. "Pero en todo momento, frente al sensacionalismo de una parte, lo que Costa Rica ha tratado de imponer son argumentos jurídicos para que sea dirimido de manera jurídica, mediante los procedimientos existentes de la comisión interamericana", subrayó. Se trata además de "que no se politice innecesariamente un tema que nada tiene que ver con el tema bilateral o político", expresó. El canciller adelantó que tras escuchar a las partes, el presidente de la CIDH, Evelio Fernández, "manifestó de que podría existir la posibilidad de un acuerdo amistoso y lo puso a consideración de las partes". "Cualquier acuerdo amistoso que se atenga a los procedimientos y a los principios jurídicos que obviamente esperamos que van a ser respetados, nosotros lo podemos estudiar detenidamente", agregó. Además, señaló que la parte nicaragüense se declaró dispuesta a considerar el eventual acuerdo que proponga Fernández. El planteamiento de Nicaragua se refiere a los casos en que dos ciudadanos de ese país murieron en hechos violentos registrados al final del año pasado en territorio costarricense. Uno es el de Natividad Canda, quien murió en noviembre de 2005 a raíz del ataque de dos perros cuando al parecer entró a robar en una propiedad privada, acto que no pudo ser detenido por los efectivos policiales que acudieron al sitio del hecho. En el segundo caso es por la muerte de José Ariel Silva y las heridas recibidas por sus compatriotas José Antonio Martínez y Francisco Angulo tras un incidente a la salida de un bar.

Costa Rica en el banquillo por xenófoba

El Estado de Nicaragua acusó este martes ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a Costa Rica por presunta denegación de justicia y xenofobia, sustentada en la muerte de dos nicaragüenses, uno de los cuales fue linchado y el otro devorado por perros. La demanda de un Estado contra otro Estado es el primero que se presenta ante la Comisión, según su secretario ejecutivo, el argentino Santiago Cantón. La demanda se interpuso ante "las constantes violaciones a los derechos humanos. Los nicaragüenses han sido víctimas de xenofobia y discriminación enraizada en lo más profundo en los sentimientos de ciertos sectores de la sociedad costarricense", afirmó durante la audiencia el jefe de la delegación nicaragüense, José Antonio Tijerino. La CIDH realizó una audiencia a solicitud de Nicaragua para conocer los casos de los nicaragüenses Natividad Canda Mairena y José Ariel Silva, muertos en circunstancias violentas en noviembre y diciembre de 2005, respectivamente. La CIDH realiza esta semana su sesión extraordinaria en Guatemala, durante la cual escuchará los alegatos pero no dará a conocer si eleva o no el caso a la Corte Interamericana, con sede en Costa Rica. El embajador Tijerino explicó que acudieron ante el organismo porque a su juicio no ha habido aplicación de justicia, pues no existen detenidos, y las investigaciones en los dos casos están estancadas. Recordó que el pasado 10 de noviembre murió Natividad Canda por la mordedura de dos perros, sin que policías en el lugar hubieran utilizado sus armas para impedirlo. El otro hecho se produjo el 4 de diciembre de 2005 cuando un grupo de costarricenses asesinó con arma blanca a Ariel Urbina y dejó heridos a otros cinco en la Guácima, Alajuela, pero el único detenido fue dejado en libertad debido a que el juez consideró que no existía peligro de fuga, agregó. Nicaragua alega que Silva fue linchado por los costarricenses con supuestas motivaciones xenofóbicas. Canda, un migrante indigente, fue atacado por dos perros cuando supuestamente ingresó a robar en un taller mecánico en la ciudad de Cartago, 20 kms al sureste de San José, y según se denunció en ese momento, no fue auxiliado por las autoridades para evitar su muerte. Nicaragua considera excesivo el periodo de 6 meses que ha empleado la justicia costarricense para investigar, tras lo cual se decretó una prórroga por otros seis meses. La delegación costarricense, encabezada por la embajadora Gioconda Ubeda, rechazó estas acusaciones y pidió que se desestime la acción. "Costa Rica no viene a defenderse de esas situaciones lamentables ni tampoco para referirnos a distintos delitos de nicaragüenses en Costa Rica, como secuestros, asaltos y asesinatos, sino para referirnos a la justificación de Nicaragua relacionada con dos casos aislados y que no podemos aceptar que se hayan realizado en un contexto de xenofobia y discriminación", afirmó Ubeda. La diplomática aseguró que por el caso Canda están imputados los dos guardias que presenciaron el hecho sin intervenir, por lo que solicitó que se respeten los plazos para terminar con la investigación. Ubeda reconoció que existen sectores duros en su país que pueden fomentar la xenofobia y la discriminación, pero también dijo que en Nicaragua están presentes esos sentimientos. "Costa Rica y Nicaragua tienen el desafío ineludible de establecer mecanismos efectivos para evitar la xenofobia en los dos países, no reconocer esta realidad es evadir la responsabilidad que ambos Estados tienen a sus espaldas", puntualizó. Entretanto, en San José, el gobierno de Costa Rica emitió un comunicado este martes en el cual afirma que ha pedido a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que declare "inadmisible" una acusación de Nicaragua por supuesta retardación de justicia, en el caso de dos nicaragüenses asesinados en este país, informó la Cancillería en San José. "Costa Rica, amparada en su robusto Estado de Derecho, reiteró hoy ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) el pleno acceso a la justicia, y solicitó que se declare "inadmisible", por carecer de legitimación y por no haberse agotado la vía interna, los dos casos aislados en que Nicaragua alega supuesta violación de los derechos humanos contra nacionales de ese país", expresa el comunicado. Una delegación costarricense, encabezada por la embajadora Gioconda Ubeda, indicó este martes a los relatores de la CIDH que sesionan en la ciudad de Guatemala que "no existe impunidad, ni siquiera aparente, como dice la parte peticionaria, en ninguno de estos dos casos aislados", según la Cancillería. Además de negar el fondo de la denuncia, Costa Rica alegó que Nicaragua no había aceptado la competencia de la CIDH en el momento en que se produjeron los hechos, por lo que debe aplicarse el principio de "irretroactividad" en estos dos casos.

Descarga la aplicación

en google play en google play