Escúchenos en línea

Llega Chávez a Quito para sellar alianza energética

Varias agencias. Desde Quito, Ecuador. | 8 de Agosto de 2007 a las 00:00
El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, realiza este miércoles y jueves su segunda visita a Quito en siete meses para pactar millonarios y estratégicos acuerdos con Ecuador, donde la oposición acusa al gobierno de llevar al país a una situación de "dependencia" con Caracas. El mandatario Rafael Correa acudió hasta la losa de la base de la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE), en el norte, para recibir a Chávez, quien procedente de Montevideo arribó hacia las 21H25 locales del miércoles (02H25 GMT del jueves) para una "visita fugaz", como dijo el jefe de Estado venezolano. Los dos presidentes, amigos y aliados, se saludaron efusivamente antes de abandonar la instalación militar. "Bienvenido a esta tierra, que es su Patria también, parte de la Patria grande como José Martí llamaba a América Latina", manifestó Correa. Entretanto, Chávez respondió que "es un verdadero honor llegar a esta tierra. Los venezolanos y los bolivarianos tenemos plena consciencia al sitio al cual hemos llegado". Además, el mandatario venezolano anunció el martes en Buenos Aires que su país comprará bonos de deuda externa a Ecuador y Bolivia -donde estará el viernes- luego de adquirir títulos del pasivo argentino por 500 millones de dólares. "Si viene en camino un financiamiento en buenas condiciones por supuesto lo revisaríamos, hay proyectos que requieren financiamiento y viene el presidente Chávez a firmar justamente acuerdos estratégicos sobre dos temas, que son petroleros", declaró el ministro de Economía, Fausto Ortiz. Los dos gobiernos ampliarán los ocho convenios suscritos el 16 de enero pasado en Quito, con ocasión de la toma de posesión de Correa y a la que asistió Chávez, A partir del jueves, Correa planea reunirse con Chávez en el Palacio de Carondelet para firmar un proyecto conjunto de construcción de una refinería en la provincia costera de Manabí (suroeste), que podría costar unos 5,000 millones de dólares y tendría capacidad para procesar 300,000 barriles por día de crudo. El acuerdo se convertirá en la punta de lanza de las crecientes relaciones entre Chávez y el presidente ecuatoriano, Rafael Correa. Chávez arribó a la capital ecuatoriana tras su visita por Argentina y Uruguay, donde suscribió convenios de cooperación energética con ambos países. El acuerdo energético entre Quito y Caracas abrirá el proceso para establecer aspectos técnicos, legales, ambientales y financieros y definir el proyecto de construcción de la refinería. Venezuela sería el socio capitalista del proyecto, en el que podrían participar otras empresas estatales de la región. La refinería estaría ubicada en la provincia costera ecuatoriana de Manabí. No hay fecha para el arranque. Ambos países acordarán además la operación conjunta entre las estatales petroleras Petroecuador y PDVSA de unos de los ricos campos ecuatorianos, a fin de aumentar la alicaída producción de crudo estatal. "La participación de Venezuela es clave, ya que es un socio con las mayores reservas de petróleo de América Latina y con un gran desarrollo tecnológico", señaló el Ministerio de Energía en un comunicado. Ecuador, cuya producción de crudo alcanza unos 530,000 bpd, incluida la porción de Petroecuador y las compañías privadas, cuenta con tres refinerías estatales con una capacidad instalada total de 175,000 bpd, pero su vetustez lo obliga a importar la mayoría de los derivados que consume. Venezuela y Ecuador mantienen vigentes acuerdos de cooperación energética como un programa de intercambio de crudo por combustibles y asesoramiento técnico en diferentes áreas petroleras. Además de la refinería, que se perfila como un programa para impulsar la integración energética de América Latina, la venezolana PDVSA financiará el mejoramiento de la producción de un campo hidrocarburífero de Petroecuador. Los vínculos petroleros se fortalecerán mientras se mantiene el intercambio de diesel venezolano por crudo ecuatoriano. "La situación de la industria petrolera ecuatoriana es preocupante porque ha llegado a una crisis terrible", declaró el miércoles el presidente de Petroecuador, Carlos Pareja, y añadió que los nuevos convenios con PDVSA son "importantísimos para el futuro del país". PDVSA está involucrada en ambiciosos planes energéticos de Ecuador, al que Venezuela ofreció créditos por 1,000 millones de dólares para cortar las relaciones con los organismos financieros internacionales, a los que Correa critica con dureza.

Emergencia eléctrica en Ecuador

El gobierno declaró este miércoles el segundo estado de emergencia del sector eléctrico en lo que va del año, debido a un incremento del consumo de energía, a la suspensión de entrega de electricidad desde Colombia y a problemas en una de las centrales hidroeléctricas. El decreto que fue difundido el miércoles establece entre otros puntos, que se tomen las medidas necesarias para garantizar la importación de combustibles que permita la adecuada operación de las centrales termoeléctricas. El documento señaló que en los últimos meses se ha registrado "un acelerado incremento en el consumo de energía eléctrica en el país", con tasas de crecimiento del 8% respecto al año anterior. A ello se suma que la central hidroeléctrica Agoyán no está operando en su máxima capacidad debido a los continuos trabajos de mantenimiento que se realizan por la ceniza que expulsa el vecino volcán Tungurahua y que afecta a la central ubicada 130 kilómetros al sur de Quito. La medida también se tomó porque Colombia suspendió la venta de energía al país luego de que sus torres de transmisión sufrieron atentados por parte de grupos irregulares. Sin embargo, el ministro de Electricidad, Alecksey Mosquera, confirmó a radio Universal que la interconexión con Colombia está restituida y que actualmente está entregando 110 megavatios. El decreto de emergencia tendrá una duración de 60 días.

Ecuador aún sufre consecuencias de crisis bancaria

La crisis bancaria de finales de la década del 90 costó al país 8,072 millones de dólares y representó una "auténtica maniobra fraudulenta" de ciertos grupos para defender intereses privados, según las conclusiones de una investigación oficial difundida el miércoles. A inicios de abril, el presidente Correa dispuso una investigación sobre un congelamiento de depósitos de un año y un feriado bancario de cinco días en medio de una devaluación galopante y el cierre de bancos bajo la presidencia de Jamil Mahuad (1998-2000). Correa dijo durante la presentación del informe que en esa época se dieron una serie de "barbaridades ... por cumplir con ciertos intereses privados" y que muchos casos han quedado en la impunidad. Una de las conclusiones de la comisión investigadora, difundida por la presidencia, es que "se habría efectuado una auténtica maniobra fraudulenta al expedir los decretos" del feriado y congelamiento de depósitos de la población. Esa crisis económica y financiera le costó al país "una pérdida por 8.072 millones de dólares", añadió. En marzo de 1999, Mahuad ordenó el congelamiento del 50% de todos los depósitos del sistema bancario y financiero para hacer frente a una aguda crisis económica y para evitar una "corrida bancaria" generalizada que ponía al borde del colapso al sistema, según adujo. En enero del 2000, Mahuad anunció la circulación del dólar en reemplazo del sucre, con el país al borde de una hiperinflación, más la quiebra o cierre de la mitad de los 42 bancos existentes. El gobernante fue derrocado ese mismo mes por una revuelta de militares e indígenas, y el poder lo asumió el vicepresidente Gustavo Noboa.

Descarga la aplicación

en google play en google play