Escúchenos en línea

Pueblos originarios llaman a la unidad y exigen atención del Estado

Agencia ACAN–EFE. Desde Managua. | 9 de Agosto de 2007 a las 00:00
Los pueblos originarios de Nicaragua, que representan el 8,6 por ciento de los 5,14 millones de habitantes de este país, demandaron el jueves atención e hicieron un llamado a la unidad en un foro celebrado en ocasión del Día Internacional de los Pueblos Indígenas. Ese primer foro, denominado "Convivencias comunitarias indígenas en el renacimiento de los saberes ancestrales", fue organizado por la Asociación de Promotores y Defensoría de los Derechos Indígenas de Nicaragua (Aprodin). En ese foro participaron representantes de las ascendencias Xiu-Sutiava (León), Nahoa-Nicarao (Rivas), Chorotega-Nahua-Mange (Norte), Cacaoperas (Matagalpa) y de la Costa Caribe de Nicaragua. También, por el Ministerio nicaragüense de Salud, y el Consejo de los Pueblos Indígenas del Pacífico, Centro y Norte de Nicaragua. En ese foro los indígenas demandaron el rescate y respeto a las prácticas de la medicina tradicional; y el pleno reconocimiento de los derechos de propiedad comunal, su uso, administración, manejo de las tierras tradicionales y sus recursos naturales. También demandaron mayor acceso a salud, educación, la aprobación de una ley de autonomía y la unidad de todos los pueblos indígenas de Nicaragua, respetando sus diferencias. "Los pueblos indígenas de América queremos recuperar ese vergel de salud que hemos perdido, entendiendo la salud desde nuestra propia cosmovisión", dijo la presidenta de Aprodin, Rita Medina, de ascendencia Nahoa, en un discurso. La líder de las comunidades indígenas demandó, además, respeto a los derechos ancestrales, incluyendo el derecho a su propia cultura y cosmovisión, a su forma de organización comunal tradicional y los derechos adquiridos sobre los recursos naturales (incluyendo costas) existentes en sus tierras y un ambiente sano. Advirtió que una de las grandes inequidades es que los indígenas nicaragüenses no cuentan con una educación acorde a su cultura, por lo que demandó a las autoridades del país desarrollar una educación multiétnica basada en las costumbres y tradicionales ancestrales. Otra inequidad, señaló, es la insuficiencia de fuentes de trabajo y la explotación de mano de obra barata, incluyendo niños indígenas, "lo cual profundiza el círculo vicioso de la pobreza". Medina hizo un llamamiento a todas las comunidades indígenas a unirse, respetando sus diferencias, para alcanzar una meta común como es, dijo, la equidad no sólo en salud, sino en el desarrollo integral desde sus propias perspectivas. El foro, que reunió a representantes de pueblos indígenas del Pacifico, Centro y Norte de Nicaragua, contó con el auspicio de la Unión Europea, de la Agencia Luxemburguesa para la Cooperación al Desarrollo (Lux-Development) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Actualizar registros de nacimientos

Por su parte, la presidenta del Centro para la Autonomía y Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CADPI), Mirna Cunningham, reveló que una de las demandas planteadas al gobierno ha sido la actualización de los registros de los nacimientos de los niños y niñas indígenas, para proteger a la niñez. Cunningham dijo que una campaña sobre la actualización de estos registros se comenzó el año pasado en el Caribe Nicaragüense. Este asunto fue abordado el miércoles en el convento de Las Carmelitas de Puerto Cabezas, capital del Caribe Norte de este país, en el marco de la treceava conmemoración del Día Mundial de los Pueblos Indígenas, que se celebra hoy. A su vez, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF por sus siglas en inglés) formuló un llamamiento a todos los estados de Centroamérica para que intensifiquen sus esfuerzos para asegurar el registro civil gratuito y oportuno a todos los niños y niñas indígenas. Cunningahm señaló que en el convento de Las Carmelitas se enfatizó en el caso de los niños y niñas de padres nicaragüenses que nacieron en Honduras, a donde se desplazaron por la guerra de los años 80 en Nicaragua. Indicó que esos infantes tras regresar a Nicaragua ya son mayores de edad y que por esa circunstancia, de marcharse a Honduras por la guerra, se quedaron sin nombres, por lo que se trata de un problema que es necesario resolver. La presidenta de CADPI informó de que el año pasado sólo en el Caribe Norte se registraron mas de 100.000 niños y niñas, lo que indica que son enormes cantidades de infantes cuyos registros de nacimientos es necesario actualizar. Indicó que sólo en el Caribe de este país la cifra de menores de edad no registrados puede superar los 500.000 infantes que enfrentan esta situación. Añadió que se hace una campaña con el gobierno para que se adopten todas las medidas necesarias para asegurar el registro de nacimiento de los niños indígenas. Enfatizó que en algunos países hay problemas de acceso a los registros porque muchos infantes nacen fuera de los sistemas de salud y no son registrados en los hospitales. Agregó que en el caso de Nicaragua, la situación es mas apremiante en todas las comunidades asentadas a lo largo del Río Coco, vía fluvial que sirve de frontera con Honduras. Cunningham abogó porque una de las medidas que hay que adoptar es la capacitación de las personas que asientan los registros para que éstos respondan a los nombres de los niños de las comunidades habitadas por poblaciones indígenas. Dijo que se ha detectado que en primer lugar cuesta mucho que acepten los nombres de los niños indígenas, y segundo que se los escriban bien, para que cuando vayan a la escuelas no tengan que pasar meses para la actualización de esos nombres.

Descarga la aplicación

en google play en google play