Escúchenos en línea

Nicaragua defiende dragado y pide una nueva demarcación

Managua.Por Carlos Argüello/ Radio La Primerísima. | 17 de Abril de 2015 a las 10:51
Nicaragua defiende dragado y pide una nueva demarcación

Nicaragua defendió este viernes el derecho que tiene para hacer trabajos de limpieza en el río de San Juan y demandó ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) una nueva demarcación.

Durante su intervención ante el tribunal de La Haya, el doctor Carlos Argüello aseguró que Costa Rica no ha podido demostrar que el dragado del río ha causado ningún daño a su territorio.

Argüello dijo que el propio experto de Costa Rica, el profesor Thorne, aceptó que no ha habido tales daños y afirma que sólo podría ocurrir si Nicaragua tuviera que ampliar considerablemente su programa de dragado actual y que no tiene intención de hacerlo.

Durante su intervención ante la CIJ, dijo que hay una necesidad general de demarcación no sólo para la zona de la laguna Harbor Head, que es parte de este caso, sino que también a todo lo largo del río San Juan hasta el segundo marcador o mojón  situado  a 3 millas del Castillo Viejo.

Lea discurso del embajador Carlos Argüello ante la CIJ

Saludos al Tribunal…..

Algunas de las preguntas que me referiré en este momento se desarrollarán adecuadamente por otros miembros del equipo de Nicaragua, es importante que desde el primer discurso que traemos las preguntas antes de la Corte en el enfoque adecuado.

3. En primer lugar, este caso  es sobre la interpretación y aplicación de los tratados y laudos que han estado en vigor durante más de cien años y acerca de la demarcación, en el uso tradicional de los términos legales, de las fronteras.

Cuestión de la soberanía sobre el área en disputa

Hay un aspecto de la soberanía sobre el área en disputa. Esta cuestión se abordará con más detalle por el profesor Pellet quien se referirá inevitablemente a algunos de los pasajes que ahora voy a referirme los que son dignos de atención ya que este es el tema central en el caso.

La razón por la cuestión de la soberanía es la cuestión de fondo se debe a que si se determina que la frontera debe seguir lo que se dice expresamente en varios instrumentos vinculantes y, especialmente, el primer Laudo Alexander, entonces la cuestión de los daños ambientales y ecológicos transfronterizos, si alguno podría ser probado, se vuelve discutible.

La frontera Nicaragua / Costa Rica está regulada por el Tratado de delimitación de 1858, el laudo arbitral del Presidente Cleveland de 1888 y las 5 Sentencias Arbitrales del General Alexander que datan desde 1897 hasta 1900.

El Laudo del Presidente Cleveland de 22 de marzo 1888 confirmó y aclaró los términos del Tratado de 1858. Declaró en el punto III (1) de su Laudo:

"La línea divisoria entre las Repúblicas de Costa Rica y Nicaragua, en el lado Atlántico, comienza en la extremidad de Punta de Castilla, en la desembocadura del Río San Juan de Nicaragua, tal y como ambos existían el día 15 de abril de 1858."

El Árbitro-Ingeniero Alexander demarcó la frontera desde ese punto. Este proceso implicó la colocación sobre el terreno el punto exacto de partida de la delimitación y tenía una particularidad ya que una parte considerable de la frontera discurre por la margen derecha del río San Juan, no es posible fijar  marcadores o mojones de demarcación  en una línea de frontera natural. Por esta razón el general Alexander en su primer laudo determinó la ubicación del punto de partida de la frontera en Punta Castilla, pero a partir de ese punto en el Mar Caribe el siguiente marcador fijo se encuentra a una distancia de más de 120 kilómetros.

El texto del primer laudo del general Alexander es esclarecedor. [figura 2 ] Un bosquejo, ahora en pantalla, con fecha de 1897 se añade al Laudo. El Laudo declaró que:

"La línea inicial de la frontera es como sigue, a saber: Su dirección será Noreste y Sureste a través del banco de arena del mar Caribe en las aguas de la laguna de Harbor Head. Ella pasará en su punto más cercano, a 300 metros en el lado noroeste de la cabaña que actualmente se halla en esa vecindad. Al llegar a las aguas de la laguna de Harbor Head la línea divisoria dará vuelta a la izquierda o hacia el sureste, y se ajustará a la orilla del agua alrededor del puerto hasta que llega al río propio por el primer caño que encuentre. Hasta este canal, y hasta el río propio, la línea continuará ascendiendo como está dispuesto en el tratado".

Notarán que Alexander no identificó el canal por un nombre específico o ubicación geográfica. Por ejemplo, fácilmente podría haber dicho el canal que separa la isla de San Juan desde el continente, si ésa hubiera sido su intención, pero se limitó a decir el primer caño que se encuentre. El croquis claramente no fija la demarcación “en piedra”; es sólo un ejemplo de la situación tal como la veía en ese momento.

El segundo laudo  falló a favor de la solicitud propuesta por Nicaragua – en el sentido que que la demarcación debe incluir toda la margen a lo largo del río. La razón por la que el árbitro accedio a esta petición parecen haber sido escritas especialmente para las preguntas de hoy ante el Tribunal. Declaró:

"Que el río San Juan corre a través de un delta plano y arenoso en la parte inferior de su curso y que obviamente es posible que sus bancos no se expanden o contraen de forma gradual, pero que habrá cambios al por mayor en sus canales. Tales cambios pueden ocurrir con bastante rapidez y, de repente y pueden no ser siempre el resultado de factores inusuales, tales como terremotos o grandes tormentas. Abundan los ejemplos de canales anteriores ahora abandonados y los bancos que ahora están cambiando como resultado de expansiones o contracciones graduales.

"Las fronteras actuales necesariamente deberán verse afectadas en el futuro por todos estos cambios graduales o repentinos. Pero el impacto en cada caso sólo puede ser determinado por las circunstancias del caso en sí, sobre una base de caso por caso de acuerdo con dichos principios del derecho internacional que resulten aplicables.

"La medición y demarcación de la línea fronteriza propuesta no tendrá ningún efecto sobre la aplicación de esos principios.

"El hecho de que la línea ha sido medida y demarcada no aumentará ni disminuirá cualquier situación legal que podría haber tenido si no se hubiera sido realizado la demarcación".

 Esta línea de medida y demarcada hace 113 años y que no ha sido verificado en el campo en todos estos años es lo que Costa Rica alega continúa existiendo. Según Costa Rica, no se han producido cambios en más de un siglo.

 Es evidente en este Laudo que Alexander estaba consciente de que a lo largo del río habría "cambios radicales en sus canales". Esto sólo puede significar que el hombre de manera muy exacta  en tanto que ingeniero y militar mostró que la delimitación era seguir hasta encontrar el primer caño adonde se encontrara o se encontrare en el futuro

Pero, de acuerdo con Costa Rica el árbitro se refería sólo a un posible canal y, además, que este canal ha desaparecido y ahora el "primer caño que encuentre" resulta ser el Mar Caribe.

La posición de Nicaragua es que, en más de 100 años en que se hizo el único trabajo de campo sobre la demarcación, pareciera ser de “aunque usted no lo crea de Ripley” que, el río San Juan, y en especial sus canales cerca de la desembocadura del río, se mantuvieran sin cambios.

La existencia de caños naturales no se puede negar.  El Profesor Thorne, experto de Costa Rica confirmó a la Corte que la Defense Mapping Agency de Estados Unidos determinó en 1988 que no había canales perennes que conectan el río hasta la laguna de Harbor Head, que el mapa ahora en la pantalla fue producido en colaboración con Costa organismo cartográfico oficial Rica, que Costa Rica produce su propio mapa oficial en el mismo año que muestra los mismos canales, y que la única manera en que su existencia o inexistencia pudieron ser confirmados es por una persona que  in situ, pueda realizar una inspección sobre el terreno . Sus palabras exactas fueron: "Estoy totalmente de acuerdo, que sería una excelente manera probar que existe un canal en un lugar determinado o que no existe en ese lugar".

Ramsar, en su visita in situ a lo que ellos identifican como Caño este (Caño Oriental), que ahora ha sido cerrado por Costa Rica, identificó 4 canales naturales, uno de ellos en la dirección de Harbour Head:

"En los alrededores de la zona se caminó y sobrevoló sobre el CE, se observó al menos cuatro caños naturales, la mayoría con flujo convergente en el dirección de la laguna del Caño Este; uno de ellos hacia la Laguna Portillos ".  Que es la Laguna de Harhour Head.

La posición de Nicaragua es que el actual primer caño que conecta el río propio  con laguna Harbor Head es el caño que fue limpiado en el año 2010. Pero hay otros caños a lo largo de la laguna Harbour Head que se dirigen hacia y desde el río. Algunos tienen profundidades de 1 metro o más y son navegables por embarcaciones pequeñas. Otros son difíciles de navegar, no por falta de agua, sino debido a la vegetación. El Laudo Cleveland es claro que Nicaragua puede mantener el canal navegable libre y desembarazada o incluso mejorarlo.

Señor Presidente,

El primer Laudo Alexander llama la atención sobre la existencia de una importante isla en la desembocadura del río San Juan. En sus palabras, el Laudo dice:

"La gran característica de la geografía local de esta bahía, desde que nos dimos cuenta de la misma, ha sido la existencia de una isla en su salida, llamado en algunos primeros mapas como  la isla de San Juan.

"Ahora, todo el reclamo de Costa Rica se basa en la suposición de que el 15 de abril de 1858, la fecha del Tratado, existía una conexión entre la isla y el cabo del este, y que esto convierte a la isla en tierra firme ...

"Pero incluso si eso es cierto, no sería razonable suponer que tal conexión temporal podría operar para cambiar permanentemente el carácter geográfico y la propiedad política de la isla. El mismo principio, si se permite, daría a Costa Rica cada isla en el río de los bancos de arena que de la orilla se podrían haber formado durante la estación seca. Pero a lo largo del Tratado, el río es tratado como una salida del comercio. Esto implica que se debe considerar una condición media de agua, puesto que sólo así está  en la condición de navegable".

¿Entonces de dónde vino el canal  que separaba la Isla San Juan desde el continente? ¿Existe todavía incluso como un canal mucho más pequeño? Esto sólo se puede determinar en el lugar. Se trata de una masa de tierra importante que no puede haber sido absorbida sin dejar huellas. No puede simplemente suponer que este importante hito es ahora parte del territorio costarricense. De hecho, sigue siendo parte del territorio nicaragüense ubicada en la zona en disputa.

A pesar de que está más allá del alcance de este caso, hay una necesidad general de demarcación no sólo para la zona de la laguna Harbor Head, que es parte de este caso, sino que también a todo lo largo del río San Juan hasta el segundo marcador o mojón  situado  a 3 millas del Castillo Viejo.

La razón de esto es que, muchas islas en el río, que por tratado son indiscutiblemente Nicaragua - y algunos de tamaño considerable – han sido tomadas por Costa Rica. Una de las principales razones de esta situación se ha producido, debido a las actividades agrícolas en el lado costarricense de la frontera. Mientras que en Nicaragua tenemos bosques vírgenes a lo largo de la ribera del río, en el lado costarricense hay fincas con cultivos y ganado. En varios lugares, troncos de árboles y escombros han sido utilizados para conectar la isla con el banco costarricense. Esta situación es difícil de controlar por las autoridades nicaragüenses porque no hay habitantes nicaragüenses en esta área para denunciar estos hechos.

Para concluir este punto, es la posición de Nicaragua de que una nueva demarcación, o una verificación de la llevada a cabo por Alexander hace casi 120 años, es necesario a fin de determinar dónde se encuentra el punto fijo del Tratado de 1858 y la dirección de la línea que se sigue de la laguna de Harbor Head al primer caño  y de allí al río propio.

La cuestión del programa de dragado

Sr. Presidente, permítame  referirme por favor a una de las otras situaciones en el caso, y esta relativa al programa de dragado de Nicaragua-

Esta cuestión también se rige por el Tratado y laudos que hemos estado tratando. Se trata de las obras de mejora llevadas a cabo por Nicaragua en el río. Este tema se abordará con mayor detalle por el Sr. Reichler y Profesor McCaffrey, mañana.

 La tercera sección (6) del Laudo Cleveland da a Nicaragua el derecho de llevar a cabo obras de mejora en el río, incluso contra la voluntad de Costa Rica. Esto no es una carta blanca para hacer daño a territorio costarricense. La misma Sección prevé una indemnización si se causan daños.

Lo primero que tiene que ser probado por Costa Rica es que el daño ha sido causado por el dragado. Costa Rica no ha podido demostrar que el dragado del río ha causado ningún daño a su territorio.  El propio experto de Costa Rica, el profesor Thorne, aceptó que no ha habido tales daños, y afirma que el daño sólo podría ocurrir si Nicaragua tuviera que ampliar considerablemente su programa de dragado actual, que no ha sido autorizado por Nicaragua, y que Nicaragua no tiene intención de hacerlo.

En cualquier caso, para determinar que ha habido daños en Costa Rica se debe establecer primero que la zona en disputa, donde se ha hecho el supuesto daño, pertenece a Costa Rica. Hasta el momento, el único intento de mostrar el daño fuera del territorio en disputa es la supuesta disminución del flujo de agua en el río Colorado, que el profesor Thorne ha calificado de "insignificante".

Las pocas dragas caseras en uso, las que todas juntas pudieran caber en los rincones de esta gran sala y ni siquiera pueden mantenerse al día en sus trabajos con la entrada de nuevos sedimentos y escombros arrojados en el San Juan, principalmente de parte de los ríos de Costa Rica, y por los sedimentos provenientes de la carretera que Costa Rica ha construido recientemente. Afirmar que estas pequeñas máquinas de dragado han reducido sustancialmente el flujo de agua en el Colorado, es francamente tan descabellado que merece poco comentario. Cuando los técnicos nicaragüenses que construyeron estas máquinas se enteran de esto, es probable que correrán  para conseguir registrar  una patente para esta  maquinaria.

La fecha de crítica de la controversia

Las razones por las cuales Nicaragua no consultó con Costa Rica antes de iniciar las obras de mejora de la navegación del río San Juan, incluyendo la limpieza de los caños (canales) se detallan en la Memoria de Contestación. Sin embargo, es importante mencionar esto porque es mencionado de nuevo en varias ocasiones por Costa Rica.

En primer lugar, como ya se ha indicado anteriormente, Nicaragua no tenían obligación proveniente del tratado de consultar a Costa Rica antes de la limpieza de un canal o caño. El Tratado de 1858 y el Laudo Cleveland de 1886 sólo se menciona la necesidad de una solicitud previa de la opinión de Costa Rica en el caso de los contratos de canalización como se define en los artículos 7 y 8 del Tratado de 1858. El Laudo Cleveland en su decisión Punto 6 deja claro que Costa Rica no puede impedir que Nicaragua la ejecución de obras de mejora en el San Juan. Por otra parte, el punto 10 del Laudo establece que Nicaragua no puede hacer compromisos con fines de un canal sin antes hablar con la opinión de Costa Rica.

Como Profesor McCaffrey más tarde  explicará más ampliamente, esto era una cuestión crucial para Nicaragua.  Nicaragua había cedido cantidades sustanciales de territorio a Costa Rica en el Tratado de 1858 con el fin de tener elSumo  imperium sobre el río, lo  que permitió a Nicaragua la posibilidad de decidir sobre las obras en el río sin consultar a Costa Rica. Esto es exactamente lo que el Árbitro concedió a Nicaragua. Él determinó en la Sección Tercera (6) que Costa Rica no puede impedir a Nicaragua la ejecución de obras de mejora. Si la consulta se hubiese previsto, el presidente Cleveland  lo hubiese indicado claramente. Como claramente declaró en la tercera sección (10) de su laudo, cuando se refiere a las subvenciones para fines del canal, es decir, canal interoceánico utilizando el río San Juan.

En segundo lugar, como se explicó anteriormente, el texto del Laudo Alexander de 1896 es claro en el lugar donde  la línea de delimitación o demarcación debe ir. Nicaragua simplemente determinará sobre el terreno, cual es el primer caño que se encuentre en ese momento.

En tercer lugar, Nicaragua ha ejercido actos de soberanía sobre esta área durante muchos años sin objeciones o reivindicaciones de Costa Rica. Cantidades extensas de documentos y declaraciones juradas han sido presentadas ante la Corte por parte de Nicaragua, mientras que Costa Rica ha ofrecido muy poco y, por lo que, la evidencia de los  papeles que ha presentado.

En cuarto lugar, todos los mapas oficiales que representan las fronteras internacionales hasta el presente tienen una leyenda que indica que no se habían verificado en el terreno.

En quinto lugar, una Comisión Binacional se  estableció en 1991, y hasta los eventos de 2010 que llevaron este caso a la Corte, ni siquiera había sido capaz de ponerse de acuerdo en el punto de partida exacto de la delimitación en la desembocadura del río. Esto demuestra, por una parte, que ambas partes acordaron que los mapas existentes no reflejan la realidad sobre el terreno. Por otro lado, desde un punto de vista práctico, muestra que cualquier consulta con Costa Rica habría sido inútil.

Ayer el abogado de Costa Rica planteó la cuestión de los derechos de navegación en el río San Juan.

Una primera observación es que no resulta claro cómo ese planteamiento  está relacionado con el presente caso.

Los supuestos incidentes en que Costa Rica refiere implican un maestro de escuela primaria y algunos periodistas, han sido ampliamente abordados por Nicaragua en su contestación de la demanda. Costa Rica carece de pruebas de que no sean estos, más que  incidentes aislados, lo que sería abundante ahora si Nicaragua no estuviese respetando escrupulosamente los derechos de Costa Rica. Nada de esto es cierto , porque el decreto ha estado en vigor durante más de cinco años, y todo de lo que Costa Rica ha encontrado para quejarse son hechos pasados ya presentados ante la Corte no son hechos nuevos.

En el caso de los derechos de navegación la Corte estableció en su sentencia de la controversia relativa a la navegación y derechos conexos sobre la base de la información suministrada por Costa Rica, que había a lo largo de toda la margen costarricense del río 450 habitantes. Ellos usan el río todos los días, ya que hasta ahora ha sido el único medio de transporte. Si  a estas personas Nicaragua les impidiese ejercer sus derechos de navegación, habría sido fácil para Costa Rica en los más de 5 años que han pasado  contar con declaraciones juradas obtenidas o peticiones de estas personas conteniendo quejas contra Nicaragua.

Señor Presidente,

1. Nicaragua ha demostrado en repetidas ocasiones su compromiso con la Corte y el Estado de Derecho, especialmente por el respeto de las sentencias y autos que datan ya en 1960, cuando la Corte decidió en contra de Nicaragua el caso de la sentencia arbitral del Rey de España de la Corte, que resultó en que Nicaragua tuvo que renunciar a más de 20.000 Km. cuadrados de lo que afirmaba, como parte de su territorio. Desde ese caso, pocos Estados han tenido el privilegio de aparecer como parte ante esta Corte tantas veces como Nicaragua. Nicaragua nunca ha dejado de aceptar la justicia de la Corte.

2. Con mayor razón por la cual Nicaragua lamenta profundamente las acciones siguientes de la Orden de 2011 sobre Medidas Provisionales que llevaron a la Corte que determine, en noviembre de 2013, que era necesaria una nueva Orden. El Tribunal no tiene duda de que Nicaragua recibió y entendió su mensaje.

 Sr. Presidente, el orden de presentación en la primera ronda de Nicaragua será el siguiente. Profesor Pellet abordará usted para el resto de la sesión de hoy sobre la ley aplicable, incluyendo la determinación de la soberanía sobre la zona en disputa.

Mañana por la mañana, el Sr. Reichler abrirá alegatos de Nicaragua al discutir las evidencias relacionadas con el programa de Nicaragua dragado y su aplicación, y la ausencia de daño a Costa Rica. Aproximadamente a las 11:00, Nicaragua licitará sus dos testigos: el profesor Cees Van Rhee y el profesor Mathias Kondolf.

Después de que los testigos seas promesados y preguntados por el Tribunal, y la pausa del almuerzo, el Sr. Andre Loewenstein abordará la limpieza de los caños en la zona en litigio, en 2010 y 2013, y la ausencia de un daño importante causado a Costa Rica. Entonces el profesor Stephen McCaffrey demostrará que Nicaragua NO ha violado ninguna de sus obligaciones en virtud del Tratado de 1858, el Laudo Cleveland, o el derecho ambiental internacional. Por último, el profesor Pellet responderá a las denuncias de otras violaciones de Nicaragua en Costa Rica.

El Sr. Presidente, le pido que usted de la palabra al Profesor Pellet.

Fin del discurso


Descarga la aplicación

en google play en google play