Escúchenos en línea

Ortega: «el Alba salvó Nicaragua»

Agencia ABN. Desde Caracas. | 11 de Agosto de 2007 a las 00:00
El presidente de la República de Nicaragua, Daniel Ortega, aseguró este sábado que tanto Petrocaribe, como la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), se convirtieron en la salvación de su país, ante la grave crisis energética que azotó a esta nación centroamericana. ESCÚCHELO. AUDIO mp3 "Aún los más críticos a la revolución bolivariana y al Frente Sandinista en Nicaragua, dicen que sin esta cooperación no teníamos esperanza. Nuestra economía habría colapsado", expresó el mandatario durante las III Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de Petrocaribe, realizada desde el 10 de agosto, en Caracas. Por ello, Ortega agradeció al pueblo y Gobierno venezolanos la solidaridad y cooperación demostrada "de manera extraordinaria y en tiempos extraordinarios", para resolver los problemas causados por las acciones privatizadoras del neoliberalismo. Durante su alocución, el primer mandatario nicaragüense también reflexionó sobre la importancia de construir un mecanismo de integración que fortalezca a las naciones latinoamericanas y caribeñas, frente al conglomerado del norte. "En ese norte desarrollado, Estados Unidos (EEUU), Europa y Japón tienen sus intereses unidos y trabajan por la unidad. Aunque estén en diferentes regiones, hacen a un lado sus diferencias y trazan sus estrategias de dominación global. Mientras, nosotros, aun estando tan cerca, no hemos logrado crear un acuerdo de unidad". Recordó que el gobierno de EEUU nunca ofreció su apoyo en los momentos más críticos de la crisis energética de Nicaragua. "En los racionamientos de 14 o 16 horas de energía eléctrica que sufría nuestro pueblo, nunca Estados Unidos o Bush dijeron absolutamente nada para ayudarnos. Yo le decía al presidente (Enrique) Bolaños, ¿por qué no le pide apoyo a los gringos? Él me respondía que, simplemente, no querían ayudarnos", aseveró. Afirmó que esto se debió a que la naturaleza misma del modelo capitalista que esta nación impone en el mundo "no está para crear bienestar a los pueblos, sino para la lógica de la acumulación de capital que todos conocemos". Asimismo, rechazó las manipulaciones que se han hecho sobre la cooperación venezolana, alegando que "lo que está haciendo la revolución bolivariana no es más que rescatar los pasos de Bolívar y de Cristo (...) se está dignificando", al compartir su riqueza con naciones menos favorecidas. El mandatario nicaragüense también habló de la producción de agrocombustibles y explicó a sus colegas caribeños su posición política y las discusiones que sobre el tema sostuvo con el presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, quien visitó Nicaragua entre el siete y ocho de agosto pasados. No obstante, no desestimó la posibilidad de crear biodiesel en pequeñas dimensiones a partir de la palma africana, siempre y cuando se haga "en zonas desérticas acompañada de siembra de árboles originarios para tratar de recuperar biodiversidad". "Le dije (a Lula), «aquí lo que quieren es vernos peleando», porque ya habían creado un ambiente, de crear pleito ahí en Nicaragua, entre Chávez y Lula y entonces que eso me iba a llegar a mí a afectar. Están esperando que nos peleemos por los biocombustibles", aseguró Ortega. Sostuvo que para su país la prioridad es el tema alimentario y no el modelo desarrollista que impone el capitalismo global al mundo. Según su testimonio, "yo fui claro, que para nosotros (Nicaragua) la prioridad no era este tema (agrocombustibles), la prioridad de Nicaragua es el tema alimentario, las tierras para la alimentación". "Yo le decía a Lula que el problema es que por mucho de que llegara a utilizar todas las tierras disponibles en el planeta, que se encontrara la forma de producir alimentos de manera totalmente artificial y pudiésemos ocupar toda la tierra que exista en el planeta, toda la que hay, utilizarla para producir etanol, nunca vamos a estar en condiciones de satisfacer la demanda infinita que tiene el modelo desarrollista que impone el capitalismo global en el mundo. Ese es el problema de fondo", explicó Ortega. Agregó que esas economías capitalistas desarrolladas, "están por tanto demandando en las políticas de consumo, están demandando la compra de vehículos, cada vez más vehículos y entonces ¿cuándo se va a poder saciar aún poniendo toda la tierra?". También rechazó el término biocombustible, porque "para mí no tiene sentido. Más bien ahí se está alejando la vida para generar un producto que no da para la vida de las personas, para la vida de las familias, de productos que están destinados para la alimentación, que vienen de la vida y que van para la vida, es la negación de la vida, para convertirlo en un producto que ayuda a resolver o enfrentar el problema de la demanda".

Descarga la aplicación

en google play en google play