Escúchenos en línea

Chávez: «solo unidos lograremos volar como países soberanos hacia estadios de desarrollo»

Varias agencias. Desde Caracas. | 11 de Agosto de 2007 a las 00:00
La tercera cumbre de PETROCARIBE concluyó el sábado con la reafirmación de una integración energética como instrumento de una alianza económica, política y estratégica regional, y la formal incorporación de Nicaragua. El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, planteó este sábado a la III Cumbre de Petrocaribe, en la que participaron 13 países del Caribe que reciben 200.000 barriles de crudo venezolano diarios a precios preferenciales, establecer un acuerdo de seguridad energética. ESCUCHE EL DISCURSO INAUGURAL DE CHÁVEZ PRIMERA PARTE SEGUNDA PARTE Chávez prometió cubrir las necesidades energéticas de los países caribeños en los años venideros y llamó a la unidad para reducir la influencia de Estados Unidos en la región. El tratado de seguridad energética propuesto por Chávez tendría elementos similares a los que firmó esta semana Venezuela con Uruguay y Argentina, que se basan en cinco aspectos: producción y refinación de petróleo, gas, petroquímica, desarrollo de energías alternativas y ahorro de energía. "Proponemos (el Tratado) a cada gobierno para que con su propia velocidad, la analicen... En esta propuesta tengo el alma puesta, porque pudiera ser la columna central, el eje articulador, de esa fórmula que nos hace falta: la unidad", enfatizó. Es un tratado para "un proceso amplio y sostenido de integración que contribuya con la seguridad energética de los países del Caribe". La propuesta fue bienvenida por los socios de Venezuela, incluso nueve de ellos adelantaron su firma poco antes de la clausura de la cumbre: Haití, Granada San Vicente y las Granadinas, Nicaragua, Jamaica, Surinam, Dominica, Belice y Cuba. Otros seis países, que no fueron mencionados, pidieron tiempo para estudiarlo. Nicaragua y Haití se sumaron a los beneficios del pacto en el acto al cual asistieron el presidente Daniel Ortega, y el haitiano René Preval. Ortega agradeció la ayuda venezolana y afirmó que sin esa cooperación su país padecería "un caos total" por los apagones de hasta ocho horas diarias. El presidente de Nicaragua propuso invitar a México y Brasil a participar al mecanismo. "Me parece una propuesta interesante", aprobó Chávez, en el acto de más de ocho horas. El mandatario explicó que Venezuela "pone a la disposición" del Caribe y de América Latina toda su riqueza petrolera y gasífera para que "los nietos de los nietos de todos nosotros no tengan ningún problema energético". "Vamos a compartir esta riqueza como Cristo compartió los panes y los peces", subrayó Chávez durante el acto inaugural de esta cumbre, celebrado en la sede de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), en Caracas. El mandatario venezolano estimó que el precio del barril de petróleo va camino a los 100 dólares, puesto que el mundo "está entrando en un momento de crisis energética". Chávez planteó que Petrocaribe, creado en junio de 2005, es una búsqueda para "volar como países soberanos a hacía nuevos niveles de desarrollo", y expuso la necesidad de trazar una estrategia "que apunta hacia el año 2030" para construir un nuevo espacio con un diagnóstico de la matriz energética de la región. "Si Petrocaribe pasa de ser un niño de dos años a ser un robusto cuerpo, los nietos de los nietos de todos nosotros no tendrán ninguna necesidad energética en una crisis mundial, que se puede desatar por múltiples factores desde la incesante demanda de energía, un crudo invierno o un huracán causado por el cambio climático", subrayó Chávez. "Ahora nosotros estamos aquí, en nuestra cumbre, en una búsqueda de la fórmula que nos permita liberarnos, volar como países soberanos hacia estadios de desarrollo. (...) "Sólo unidos lo lograremos (la unidad regional). Cada uno por su lado se estrellará ante las miles de dificultades y las fuerzas poderosas que se oponen", agregó Chávez. "Yo creo modestamente, que si nosotros de verdad, verdadita, no conseguimos las fórmulas unitarias, pasaran 100, 500, 1.000 años más y los hijos de nuestros hijos seguirán viviendo en la dependencia, en la miseria, en la pobreza", indicó. "Si Petrocaribe pasa a ser un robusto cuerpo, el Caribe no debe tener problemas por este siglo y en lo adelante (en materia energética). Venezuela pone a disposición de nuestros pueblos del Caribe esta riqueza (petrolera)", agregó. Chávez mencionó que planea construir varias refinerías en el Caribe para ampliar el abanico de plantas que procesan el crudo venezolano. Cinco de sus mayores refinerías se encuentran en territorio estadounidense. Venezuela sigue siendo en gran parte dependiente de esas refinerías en Estados Unidos, porque los crudos venezolanos, en su mayoría pesados, con un alto contenido de azufre, son procesados por muy pocas refinerías del mundo. "Nadie vaya a creer que vamos a dejar de enviar petróleo a Estados Unidos, a menos que nos vuelvan a agredir. Queremos compartir también con ellos (los estadounidenses) ese petróleo", insistió el mandatario. También planteó la idea de desarrollar un gasoducto submarino que recorra el Caribe desde Venezuela a Cuba y posiblemente México. Observó que eventualmente podría pasar por territorio puertorriqueño, al tiempo que afirmó: "¿Cuándo Puerto Rico será libre? Llegará el día". La meta de la cumbre es diseñar un plan para la "profundización de Petrocaribe para el periodo 2007-2011. Queremos dispersarnos, crecer", acotó Chávez. Definió al "Tratado de Soberanía Energética", como un mecanismo necesario para garantizar a la región el suministro de energía. Con ese tratado Venezuela se compromete a que no haga falta "ni una gota, ni un rayo de energía al Caribe para este siglo", aseguró. Chávez planteó como primera línea estratégica la construcción de una red de refinerías en el Caribe para procesar el crudo venezolano que se está cuantificando en la Faja del Orinoco, donde estarían las mayores reservas de crudo extra-pesado del mundo. La segunda línea es la exportación de gas, mediante un gran gasoducto transcaribeño, apoyado en un centro industrial gasífero que se construye en Guiria, en el golfo de Paria, al este de Venezuela. El mandatario venezolano propuso además construir en Haití una planta de regasificación para enviar en barcos el gas natural licuado. La tercera línea es el desarrollo de la industria petroquímica; la cuarta el impulso de las energías alternativas como la energía solar, eólica y el biocombustible. Chávez explicó que "el etanol (es) estrictamente necesario para inyectar a las gasolinas" el 20% de biocombustibles que las haga menos contaminantes. Finalmente, el presidente venezolano expuso como quinto renglón la revolución en el ahorro de energía, como el cambio de bombillos, con el apoyo de Cuba. Los estados beneficiarios del crudo venezolano pagarán esta factura con productos y dos años de gracia; una extensión del período de pago de 17 a 25 años y un financiamiento del 40% si el precio del barril supera los 40 dólares, como actualmente sucede, a una tasa de interés del 1%. Petrocaribe favorece a Cuba, Dominicana, Belice, Jamaica, Surinam, Guyana, Granada, Bahamas, Dominica, San Vicente y las Granadinas, Santa Lucía, Saint Kitts and Nevis, Antigua y Barbuda.

Declaración Política

Una Declaración Política firmada por los 16 miembros de la organización creada hace dos años considera la palanca energética como un elemento para permitir el avance hacia la integración económica, social y política. El documento, firmado al término de una maratónica jornada de trabajo de más de ocho horas continuas, recoge la intención de transformar al Caribe y toda América Latina en un gran bloque en el escenario del mundo multipolar en formación. En opinión de los presidentes, primeros ministros y representantes de las naciones miembros, el proceso de PETROCARIBE marcha de forma paralela a la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA). De acuerdo con la evaluación política, el ALBA (integrada por Cuba, Venezuela, Bolivia y Nicaragua) marca el nuevo rumbo de la integración con justicia social, intercambio justo y solidaridad. Esa iniciativa, apunta la Declaración, está marcada por acciones como la Operación Milagro (para el tratamiento gratuito de problemas de la vista) y proyectos multinacionales para la integración productiva de la economía y el comercio. Durante la reunión Nicaragua y Haití firmaron su adhesión a la agrupación integrada en 2005 por 14 naciones y 10 de sus miembros se adhirieron a un Tratado de Seguridad Energética propuesto por Venezuela. Ese acuerdo -firmado anteriormente con Argentina y Uruguay- estipula cinco líneas estratégicas. Petróleo, gas (incluyendo petroquímica), energía eléctrica, energías renovables y creación de empresas mixtas constituyen los ejes de esa proyección que debe llevar a la creación de polos de refinación petrolera y petroquímicos en la región. Granada, Belice, Cuba, Dominica, Haití, Nicaragua, San Vicente y las Granadinas, Jamaica, Surinam y Venezuela suscribieron el tratado, una iniciativa sin precedentes en la región. Las naciones del Caribe han ahorrado unos 450 millones de dólares desde la entrada en vigencia de los acuerdos energéticos a finales del 2005 debido al bajo interés del 1% acordado, y el monto financiado por Venezuela en los dos últimos años es de "1.500 millones de dolares aproximadamente", reveló el presidente venezolano. En el convenio Venezuela está comprometida a venderle a los países caribeños unos 190.000 barriles diarios, y financiarles hasta 50% de sus facturas petroleras con una extensión del pago de 17 a 25 años, cuando el precio del crudo supere los 40 dólares. Los beneficios incluyen un período de gracia de dos años y una tasa de interés del 1%.

Descarga la aplicación

en google play en google play