Escúchenos en línea

Huracán Dean va rumbo al Caribe, pero Ineter dice que no es una amenaza para Nicaragua

LaVoz.com. Desde Miami, Florida. | 16 de Agosto de 2007 a las 00:00
Las islas de la región oriental del Caribe se preparaban el jueves para la llegada del huracán Dean, que se aproximaba a una velocidad de 145 kilómetros por hora (90 millas por hora), aunque el fenómeno no debe afectar a Nicaragua, según los expertos. El Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) afirmó el jueves que el huracán "Dean", el primero de la temporada Atlántica, no representa peligro para Nicaragua, sin embargo no descartó "afectaciones indirectas" en el Caribe La Dirección General de Meteorología del Ineter informó en un comunicado que la tormenta tropical "Dean" alcanzó la categoría de huracán a las 09.00 hora local y su centro se localizó a 565 kilómetros al este de Barbados y a 3,000 kilómetros al sureste de Cabo Gracias a Dios, en el Caribe norte de Nicaragua. La fuente agregó que el huracán se desplaza hacia el oeste con 37 kilómetros por hora y que los vientos máximos sostenidos son de 150 kilómetros, con rachas superiores. "Es muy probable que en las próximas 24 horas el huracán Dean presentará rumbo oeste-noroeste sobre el arco de las Antillas Menores", añadió. De acuerdo al Ineter, por la posición actual del huracán, "este sistema no representa peligro para Nicaragua". "Las precipitaciones que podrían ocurrir esta tarde serán originadas por la zona de convergencia intertropical, que se mantiene cerca al litoral Pacífico nicaragüense", anotó. Sin embargo, Ineter recomendó a la ciudadanía mantenerse atento a los comunicados que estarán emitiendo sobre el rumbo de ese huracán, porque "no se descarta las afectaciones indirectas cuando este sistema llegara a localizarse sobre el Golfo de Honduras o en el sur del Golfo de México". En el comunicado Ineter también se refirió a la tormenta tropical "Erin", de la cual aseguró se ha debilitado a depresión tropical por la cercanía a tierra y tiende a debilitarse aún más al desplazarse sobre tierra. Dean es el primer ciclón de la temporada de huracanes del océano Atlántico, que comenzó en junio y se extiende hasta finales de noviembre. Los hoteles de Dominica y Martinique se alistaron para evacuar a los turistas de las habitaciones aledañas al mar, y en Santa Lucía, voluntarios y mensajes de radio y televisión avisaban a los isleños que el ciclón podría golpear la isla en la noche del jueves. "En algún momento tendremos que sentarnos y dejar que la tormenta pase y luego aparecer para ver qué es lo que ha quedado", expresó Dawn French, director de la Organización Nacional de Manejo de Emergencias de Santa Lucía. En la República Dominicana, las autoridades activaron los planes de emergencia ante la posibilidad de que Dean impacte su territorio. "El huracán Dean podría impactar República Dominicana de continuar su trayectoria y velocidad, la cual ha sido incrementada", advirtió a la población el director de la Defensa Civil, Luis Luna Paulino. Sin embargo, aclaró que como aún no ha llegado a las Antillas Menores, "en estos momentos no representa un peligro inmediato para la República Dominicana". Los meteorólogos del Centro Nacional de Huracanes de Miami dijeron que era demasiado pronto para decir qué isla soportará lo peor de la tormenta cuando pase por las Antillas Menores y el Caribe. Los expertos esperan que cuando llegue a las aguas cálidas del Caribe se fortalezca y azote a Jamaica y la costa del sur de la República Dominicana y Haití, que comparten la isla La Española. El centro de huracanes indicó que Dean probablemente se convertirá en un poderoso huracán de categoría 3 cuando llegue a la región central del Caribe el domingo temprano, y podría llegar a la categoría 4 al acercarse el martes a la ciudad turística de Cancún, en la península de Yucatán, México. La escala que mide la intensidad de los huracanes va del uno, para el más leve, al cinco, para el más poderoso. Las islas de Dominica y Santa Lucía emitieron advertencias de huracán. A las 1500 GMT, Dean estaba localizado a unos 565 kilómetros (350 millas) al este de Barbados y a unos 730 kilómetros (455 millas) al este de Martinique, de acuerdo con el centro de huracanes. Se desplazaba con dirección oeste a unos 38 kph (23 mph), y los expertos esperaban que siguiera con ese rumbo. Los vientos con fuerza huracanada de al menos 119 kph (74 mph) se extendían hasta unos 45 kilómetros (30 millas) del centro de la tormenta, y los vientos con fuerza de tormenta tropical de 63 kph (39 mph) llegaban a unos 165 kilómetros (105 millas). Los avisos de huracanes estaban en efecto para las islas de Martinique y Guadalupe; y las advertencias de tormenta tropical para Antigua y Barbuda, Barbados, Monserrat, San Kitts y Nevis, y San Maarten.

Descarga la aplicación

en google play en google play