Escúchenos en línea

Dean deja Dominicana, va directo a Jamaica y el lunes será categoría 5

Varias agencias desde varias capitales | 19 de Agosto de 2007 a las 00:00
El poderoso huracán Dean de categoría 4, el segundo más alto en la escala de cinco niveles Saffir-Simpson, mientras avanzaba hacia la frondosa y montañosa isla de Jamaica luego de causar la muerte a cuatro personas en su paso por el Caribe. Se espera que alcance el lunes la inusual y potencialmente catastrófica categoría 5 en su camino hacia la península de Yucatán de México, informó el domingo el Centro Nacional de Huracanes estadounidense (NHC). A las 12H00 GMT el ojo del huracán se ubicaba a 295 km al este-sureste de Kingston, capital de Jamaica, y bandas exteriores del ciclón comenzaban a sentirse en la isla. Sus vientos sostenidos alcanzaban hasta los 230 km/h. El ciclón avanzaba a 30 km/h hacia el oeste, en dirección al Golfo de México. Los vientos huracanados se extienden hasta 95 km del centro mientras que los que llevan fuerza de tormenta tropical alcanzan los 335 km. La cantidad de agua y la fuerza de los vientos preven inundaciones y deslaves que podrían amenazar vidas, advierte el NHC. El centro de Dean alcanzará Jamaica en las próximas horas, sus vientos de tormenta tropical afectarán el sur de Cuba en su trayectoria en dirección a la península de Yucatán, en México, donde impactará el martes, según el pronóstico del NHC. Las advertencias de huracán también fueron emitidas para las islas Caimán y parte de Haití, además de una advertencia de tormenta tropical para algunas áreas de Cuba. El huracán Dean se alejó el domingo de las costas de República Dominicana, pero sus efectos causaron al menos un muerto, cinco heridos, decenas de viviendas destruidas y otros daños menores, dijeron las autoridades. Los vientos y las lluvias causaron los mayores daños en poblaciones de la costa suroeste del país, entre las ciudades de Pedernales y Barahona, donde Defensa Civil reportó decenas de viviendas destruidas y anegadas, árboles y letreros comerciales derribados y algunos tramos carreteros incomunicados. Wilton Guerrero, vocero en la zona de Defensa Civil, dijo que los mayores daños se concentraron en las poblaciones de Bahoruco, La Ciénega y Herniquillo, a causa principalmente del fuerte oleaje, vientos y lluvias que se sintieron entre el sábado y la madrugada del domingo. En esa zona no se reportaron víctimas humanas, agregó. El huracán Dean cruzó a unos 120 kilómetros de la costa suroeste de República Dominicana después de que el sábado, en Santo Domingo, provocó la muerte de un joven haitiano de 16 años arrastrado por una ola, así como el derrumbe de cinco casas. El tránsito vehicular entre Pedernales y Enriquillo, en la región suroeste vecina a Haití, esta interrumpido y en toda la zona unas 25 viviendas fueron destruidas o afectadas, de acuerdo al reporte oficial de las autoridades. El gobierno anunció que el Plan Social de la Presidencia dispuso el envío de raciones de alimentos, frazadas y medicinas hacia las poblaciones del suroeste que resultaron afectadas. En tanto, en Santo Domingo, el aeropuerto de las Ameritas reinició sus operaciones tras una suspensión temporal el sábado y el servicio de energía comenzó a restablecerse en todo el país, informaron fuentes oficiales.

Jamaica empieza a sentir sus efectos

Los fuertes vientos y las lluvias azotan ya a Jamaica ante la proximidad del "extremadamente peligroso" huracán "Dean", mientras la mayoría de la población espera el impacto directo del ciclón en sus hogares y los menos en refugios. La compañía de electricidad cortó el suministro en la isla para evitar daños irreparables en la red de fluido eléctrico y se teme que el país quede en unas horas incomunicado. El gobierno de Jamaica sugirió a los residentes que abandonen las zonas bajas y propensas a deslaves, mientras soldados y la policía se encuentran bajo alerta y trasladaron a la población a centros de evacuación. La mayoría de los jamaiquinos decidió quedarse en sus casas, a pesar de los llamados del gobierno para que acuda a los refugios, porque teme más a los saqueos que a los vientos de 230 kilómetros de hora de "Dean". Los residentes de un puerto situado en tierras bajas cerca de Kingston se rehusaron a ser evacuados. "Nosotros no nos vamos a ninguna parte", dijo Byron Thompson en la ciudad de Puerto Royal, fundada por el pirata Henry Morgan en el siglo 16. "De hecho, si vienes aquí más tarde hoy me verás bebiendo en un bar junto a mis amigos", agregó. Los supermercados estaban atestados por personas que compraban pilas, linternas, atún enlatado, arroz y agua. Las actividades de campaña para las elecciones del 27 de agosto fueron suspendidas. Gran parte de la región del Caribe se mantiene en estado de alerta por el fenómeno que ya dejó dos muertos en Martinica y uno en República Dominicana entre el viernes y el sábado.

México se prepara

La Península de Yucatán, en el este de México, se seguía preparando este domingo para lo peor ante la amenaza del huracán Dean, aunque esperaba que el meteoro se desvíe al norte y pase rozando su territorio. El estado mexicano de Quintana Roo, donde primero pegaría Dean, subió el nivel de alerta a naranja, lo que implica "peligro inminente" y continuaba la evacuación iniciada el sábado de los cerca de 90.000 turistas que había al inicio del fin de semana en las zonas turísticas de Cancún y la Riviera Maya. El sábado, salieron 260 vuelos del aeropuerto internacional de Cancún cargados con turistas, mientras que los aviones que aterrizaban en la ciudad caribeña llegaban prácticamente vacíos ante la decisión de las autoridades de suspender la llegada de turistas. Dean podría significar, además, un peligro para numerosas instalaciones petroleras del Golfo de México. Se trata del primer huracán de la temporada en el Atlántico norte, que se extiende desde junio a noviembre. La Agencia Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos anunció que entre siete y nueve ciclones podrían formarse esta temporada en la región. Tres a cinco de ellos podrían ser huracanes mayores, de categoría tres o superior.

Cuba en alerta y evacuando

Cuba aceleró la evacuación de decenas de miles de personas de zonas de riesgo, ante la amenaza de lluvias e inundaciones como efecto de la aproximación del poderoso huracán Dean. El Estado Mayor de la Defensa Civil elevó a fase de alarma ciclónica a Guantánamo, Santiago de Cuba y Granma, en tanto que están bajo alerta Holguín, Las Tunas y Camagüey; y en el occidente la provincia de Pinar del Río y el municipio especial Isla de la Juventud. Unas 35.000 personas fueron llevadas a sitios seguros en Holguín, 10.000 en Granma, 5.000 en Camagüey, y otros miles en Santiago de Cuba, Guantánamo y Las Tunas, las seis provincias con más riesgo de ser afectadas por la influencia de Dean, según informes locales. "Este huracán es muy poderoso y aunque no impacte al país sus efectos se harán sentir en el territorio. Debemos cumplir las medidas de prevención establecida. Lo primero es preservar la vida de las personas", subrayó el jefe del Estado Mayor de la Defensa Civil, teniente coronel Domingo Carretero. Con categoría 4 -de 5-, Dean avanzaba a 30 km/h en dirección al Golfo de México con vientos sostenidos de hasta 230 km/h y el ojo del huracán se ubicaba próximo a Kingston. Por su parte, el jefe del Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología de la isla, José Rubiera, insistió en la peligrosidad del huracán y advirtió que en la noche del domingo comenzarían las lluvias fuertes y que marejadas podrían provocar inundaciones costeras. "Ya están aumentando las marejadas en el sur de las provincias orientales y podríamos tener algunas de cinco o seis metros de altura. Los vientos aumentarán estar tarde, sobre todo en Granma", dijo Rubiera. Todo el país se encontraba movilizado para garantizar alimentos, pobladores limpiaban drenajes y podaban árboles para evitar inundaciones y accidentes, y cuadrillas de trabajadores velaban por el funcionamiento de las plantas generadoras de electricidad en centros vitales. Los medios de comunicación cubanos mantienen constantemente informada a la población sobre el avance del huracán y advierten de la puesta en marcha de medidas de prevención. Cuba, que tiene un sistema de prevención reconocido a nivel internacional por su eficacia, sólo fue azotada en 2006 por la tormenta tropical Ernesto, que provocó la evacuación de unas 700.000 personas, pero no dejó víctimas. En 2005, la isla sufrió los embates de Dennis -16 muertos-, Rita, Katrina y, el último, Wilma, provocó inundaciones históricas en La Habana por penetración del mar. Según datos oficiales, Cuba ha sido afectada en los últimos 155 años por 206 ciclones tropicales, de los cuales 89 alcanzaron la categoría de huracán, con una mayor incidencia en las regiones occidental y central del país.

Descarga la aplicación

en google play en google play