Escúchenos en línea

Nicaragua inquieta porque Honduras y Estados Unidos instalarán base en la frontera

None | 24 de Julio de 2006 a las 00:00
El Ejército de Nicaragua ha remitido al presidente Enrique Bolaños y al canciller Norman Caldera, un documento en el cual expresa sus "puntos de vista" sobre una base militar que el Ejército de Honduras, con ayuda de Estados Unidos, pretende instalar cerca del Cabo Gracias a Dios, frontera entre ambos países. La noticia inquietó al gobierno de Managua, que pidió al ejército presentar sus consideraciones para fijar una posición al respecto. Nicaragua demandó en diciembre de 1999 a Honduras ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, en Holanda, por haber ratificado un tratado marítimo con Colombia en el mar Caribe que cercena 130.000 km2 de su territorio marítimo. El Cabo Gracias a Dios está ubicado sobre el Caribe hondureño en la frontera con Nicaragua. La zona constituye un departamento de Honduras que tiene una población superior a los 70.000 habitantes distribuidos en 20.000 kilómetros cuadrados. Su territorio está formado casi en su totalidad por selvas vírgenes despobladas. El vocero oficial del Ejército, coronel Adolfo Zepeda, quiso adelantar cuál es la posición del Ejército al respecto, por respeto, según dijo al diario La Prensa, a la Presidencia y a la Cancillería. El Ejército hondureño pretende instalar la base, supuestamente para "combatir el narcotráfico internacional". El pasado 15 de julio, Estados Unidos anunció que "ayudará" a los militares hondureños a levantar una base en la remota y desolada provincia de Gracias a Dios, al este de Honduras y fronteriza con Nicaragua, para combatir el narcotráfico internacional. Según la embajada estadounidense en Tegucigalpa, por Honduras pasan cada años más de 100 toneladas de cocaína procedente de Colombia con destino a Estados Unidos. El coronel Zepeda destacó que la Fuerza Naval nicaragüense ha dado duros golpes a los traficantes en esa zona. "La Fuerza Naval del Ejército de Nicaragua en los últimos tres años ha capturado aproximadamente unas 11 toneladas de cocaína que iban siendo transportadas por lanchas narcotraficantes en el mar Caribe", expresó Zepeda. "El accionar del Ejército de Nicaragua ha sido eminentemente eficaz en la lucha contra el narcotráfico en la zona del Caribe, algunas veces hemos actuado en coordinación con el servicio de guardacostas de los Estados Unidos, otras veces hemos actuado de manera independiente", agregó. "Existe un memorando de entendimiento entre Nicaragua y Honduras, el cual establece claramente los mecanismos de coordinación entre las acciones que toman las fuerzas militares, en los sectores fronterizos, tanto marítimos como terrestres", dijo Zepeda. "Tenemos un plan. Hemos trabajado en eso. Estamos recibiendo el apoyo de las Fuerzas Armadas norteamericanas a través de su grupo militar para establecer una base permanente nuestra en la zona", dijo la semana pasada el jefe del estado mayor conjunto de las fuerzas armadas de Honduras, general Romeo Vásquez. Añadió que en un principio la Fuerza de Tarea Conjunta operará sólo con soldados hondureños y sólo si es necesario después vendrán efectivos de Estados Unidos. "Es una zona que hay conflicto, problemas y por lo tanto tenemos que tener mayor presencia. Ya tenemos presencia del Ejército y de la Fuerza Naval. No obstante, lo que se busca en este caso es incrementar el número de efectivos y la cantidad de equipo", aseguró Vásquez en una entrevista al diario La Prensa de Tegucigalpa, publicada el sábado 15 de julio. La base, que se supone comenzará a operar este año, consistiría en una serie de depósitos de combustible y pistas aéreas que serían construidas con ayuda de Washington. Vásquez no señaló el lugar específico donde operará la base, que permitirá a Honduras mantener unidades de transporte aéreo operando de forma constante. El portavoz de las fuerzas armadas, coronel Leonardo Muñoz, confirmó que "se trata de un proyecto a largo plazo, pero que es estudiado formalmente por los dos gobiernos". Estados Unidos mantiene desde hace 23 años la base aérea "Soto Cano'', conocida como Palmerola, a unos 45 kilómetros al este de Tegucigalpa. Palmerola fue construida en junio de 1983 por Estados Unidos a un costo de 30 millones de dólares y alberga unos 350 soldados de ese país que reemplaza cada tres meses. En la década de los años ochenta fue el principal centro de operaciones militares de Washington en Centroamérica, como punta de lanza en la agresión contra la revolución sandinista de Nicaragua y contra las fuerzas guerrilleras de El Salvador y Guatemala. En esa base se entrenaron a centenares de oficiales de las fuerzas armadas de los cuatro países e incluso a civiles que luego constituyeron escuadrones paramilitares, organizados para los asesinatos selectivos de líderes políticos, sindicales y populares.

América Central: la integración militar y la XVII reunión de la CFAC

Paolo Liut, Equilibri.net

El 29 de junio se han reunido los representantes de Honduras, Guatemala, El Salvador y Nicaragua para discutir el tema de la defensa y la integración militar, justamente en el "patio” de USA: objetivo primario del encuentro crear un inter-fuerza militar para operaciones de paz, que sea disponible para actividades de peace-keeping bajo la égida ONU, lista también para enfrentar catástrofes ambientales y la amenaza del terrorismo. Centroamérica y Mar del Caribe son tradicionalmente zonas de fuerte influencia estadounidense, que ya desde los tiempos de la doctrina Monroe han considerado el área de importancia estratégica primaria para su nación, instalando allí bases militares y favoreciendo y respaldando, más o menos secretamente, "gobiernos amigos"; actualmente está en curso un proceso de integración económica y política regional que también está dando resultados en ámbito de cooperación diplomática y militar. Este proceso debería ser útil para combatir criminalidad y narcotráfico, además de ofrecer una eficaz asistencia en caso de calamidad y tutela de los derechos humanos. La fuerza centro-americana de paz El proceso de integración de las Fuerzas Armadas en Centroamérica inició en 1997, con el 1° acto de la Conferencia de Fuerzas Armadas Centroamericanas (CFAC). En 1999 fue creada la Unidad Humanitaria y de Rescate del CFAC (UHR-CFAC) entrada en función en el 2000. Objetivo principal del UHR es "obrar, en cualquier país centroamericano en que se presenta un desastre natural o menos, con el objetivo de salvar y proteger la vida humana y mitigar los efectos del desastre." Para la activación del UHR hace falta que haya una emergencia declarada y una solicitud del Presidente del país afectado a los otros Presidentes. A continuación de la XVII reunión del Consejo Superior del CFAC del 29 de junio pasado, los 4 países participantes han establecido la creación de una fuerza de paz conjunta , que sea puesta a disposición de las Naciones Unidas para participar en operaciones de paz a nivel mundial. Los soldados de la unidad de Operaciones de Mantenimiento de la Paz serán ubicados en la ciudad de Coban, a 250 km al Norte de la capital guatemalteca: deberían ser al menos 500 hombres. Instrumentaciones técnicas han sido adquiridas por acerca de 6 millones de dólares por Estados Unidos, que se muestran favorables a la creación de este cuerpo; un sistema de vídeo-conferencia ha sido donado por Taiwán. El CFAC nace en el cuadro del SICA, el Sistema de Integración Centroamericana, que se ha reunido el 11 de julio para la XVIII reunión de los Jefes de Estado y Gobierno en Panamá City y afirma como uno de los propósitos del sistema la creación de un nuevo modelo de seguridad regional. En la parte de las consideraciones generales del acuerdo que crea jurídicamente la fuerza militar juntada se acuerda la necesaria subordinación de las Fuerzas Armadas al poder civil así como el papel irrenunciable de las mismas para promover la paz, la democracia y el crecimiento sostenible en Centroamérica. También se prevé el objetivo del CFAC, es decir desarrollar sistemáticamente medidas permanentes sobre la confianza, la cooperación, la coordinación y el apoyo recíproco con el objetivo de intercambiar informaciones, participar a cumbres y a reuniones, estudiar colegialmente las cuestiones militares de la región y participar en la solución de los problemas regionales. Sus órganos institucionales son: Consejo Superior, Presidencia, Comité Ejecutivo, Secretaría General Pro-tempore y, finalmente, los miembros de las Fuerzas Armadas. El CFAC ha sido acogido con interés por la Comunidad Internacional. Cómo prueba de eso, la República dominicana ha manifestado la voluntad de integrarse en el CFAC. Además, dos países europeos participan como observadores permanentes del CFAC, Francia y España. En una visita a la Secretaria General Pro-Tempore, el Comandante del Mando Sur de las Fuerzas Armadas de EE.UU., ha manifestado su interés en ser observador de la misma, así como las altas jerarquías militares de Canadá y Alemania. El CFAC participa también como observador en la Conferencia de los Ejércitos americanos y cuenta con escaños permanentes en la Comisión de Seguridad y en la Subcomisión Defensa del SICA. Las Fuerzas Armadas centroamericanas Actualmente hay algunos centenares de soldados caribeños ocupados en varias operaciones de peace-keeping, en Sudán, Congo y Haití. Con la cooperación y los cambios internacionales el sector militar está destinado a fortalecerse y aumentar de importancia, influyendo en los procesos regionales, interiores y diplomáticos. Además podría activarse un proceso virtuoso para los ejércitos locales, a menudo protagonistas de la escena política de estos países. Por ejemplo en Guatemala solamente hace 10 años se ha firmado la paz civil, entre el ejército y las fuerzas de izquierda de la guerrilla: como cada año, el 30 de junio ha tenido de nuevo lugar una parada militar en el casco antiguo de Guatemala City conmemorativo del acontecimiento. Además, los ejércitos de estos países están caracterizados por algunos límites de fiabilidad desde el punto de vista institucional, en países con una democracia todavía frágil: en Nicaragua el Presidente Enrique Bolaños y el Ministro de la Defensa han mostrado su respeto a las Fuerzas Armadas, controladas por los Sandinistas, no logrando conseguir la destrucción de un arsenal misilístico prometida al secretario de Estado estadounidense Donald Rumsfeld, en noviembre de 2004. También en Guatemala el efectivo control de las Fuerzas Armadas enseña en algunos casos unas brechas mientras el papel de control del Parlamento sobre el ejecutivo en materia de Defensa y Seguridad es limitado. Una zona clave en el gran juego geo-político: escenarios posibles La estabilidad de Centroamérica es de relevante importancia para Washington puesto que las fronteras de Estados Unidos se han mostrado permeables a la inmigración del Sur. Además, el área de influencia de la Venezuela de Chávez se ha extendido cada vez más con el inicio de la cooperación con Cuba y la diplomacia del petróleo, mientras que los apremiante impulsos de los capitales económicos internacionales han revolucionado los equilibrios de las frágiles democracias centroamericanas. Además los conservadores radicales americanos, los c.d. teo-cons, está apuntando a desempolvar la anciana, dura doctrina de la "seguridad nacional", base ideológica de la consolidación de los gastos para la Defensa. La emancipada actitud en política exterior de Hugo Chávez, que está dando sus frutos en Honduras, podría tener en el futuro efectos desestabilizadores para el estatus quo en el contexto filo-americano del Mar del Caribe y en general en Centroamérica que no sería visto positivamente por la administración Bush. La alianza que hace referencia al CFAC tiene actualmente sólidas bases sobre las que contar, presumiendo de una colaboración en el sector militar de largo curso y un CAFTA (Acuerdo Área Libre Intercambio centroamericano), a punto de ser aprobado: ejemplo claro es el empeño de proveer un contingente de 30 hombres por país, para la acción de policía internacional en Afganistán, sobre la base del Tratado Inter-americano de Asistencia Recíproca (TIAR), firmado en el 1947. Además la creación del task-force militar debería representar un paso adelante para la zona: recientemente, ha sido calculado que el "coste" de la violencia representa alrededor del 15% del Producto Interior Bruto (PIB) de las naciones centroamericanas, por una suma superior a las decenas de billones de dólares; además cada cataclismo y catástrofe natural es capaz de provocar millones y millones de dólares de daños, en aquellas zonas. Conclusiones El interés de los Estados Unidos por el área centroamericana sigue siendo constante: además de las varias bases militares presentes en la región, hay que recordar el Plan maya Jaguar, un programa de fuerzas conjuntas entre Guatemala y Estados Unidos con el objetivo de combatir el tráfico de droga en Guatemala; formulado en el 1998 ha sido renovado hasta el 2008. Al mismo tiempo, también en Guatemala, el Southern Command, Mando militar americano para el Centro y Sudamérica, ha elaborado también el así llamado plan "humanitario" de breve duración denominado "Nuevos Horizontes", un proyecto militar denunciado en muchos países de la América latina como un intento de proveer una cobertura aceptable a las Fuerzas militares estadounidenses, de modo que las comunidades pudieran acostumbrarse a la presencia de tropas extranjeras. En efecto, algunos comentadores del área centroamericana afirman que el Plan representa una ocupación militar y "... permite el desplazamiento de las fuerzas militares extranjeras y de los aparatos del Intelligence por todo nuestro territorio sin control alguno." La presencia estadounidense, política, económica y militar en la región centroamericana es indudablemente un factor de posible influencia en las elecciones y en la operatividad del CFAC y de la constituyente Fuerza de paz conjunta. En caso de que el nuevo instrumento militar CFAC logre mantener una unidad de intentos en desarrollar su extenso frente humanitario y de socorro, quedando independiente con respecto a las presiones externas pero también internas de orden autoritario, entonces el balance de esta experiencia podría revelarse positivo.

Descarga la aplicación

en google play en google play