Escúchenos en línea

Dos nicas presos por el crimen de New Jersey

LaVoz.com. Desde Newark, New Jersey. | 20 de Agosto de 2007 a las 00:00
Los seis sospechosos de asesinar a de tres estudiantes universitarios –un hondureño, dos nicaragüenses, un peruano y dos menores cuyas identidades no han trascendido– están presos, y ahora los vecinos quieren conocer el motivo de este crimen que ha indignado a toda la ciudad. "Quiero saber qué pasó y por qué pasó. Pero tal vez nunca sepamos las respuestas", dijo Cathy Rainey, amiga de la madre de una de las víctimas. El alcalde Cory A. Booker trató de tranquilizar a los vecinos, haciendo hincapié en que los asesinos están detenidos. Booker dijo que con el arresto de un sexto hombre el domingo concluyó la búsqueda de los sospechosos, y que ahora comienza la etapa de acusación y proceso mientras la comunidad empieza a sanar de sus heridas. "Los asesinos ya no están en la calle", dijo Booker. "La ciudad de Newark suspira de alivio". No todos coinciden que se sanará tan rápidamente. "Tomará tiempo", dijo Renee Tucker, que perdió a su hijo de 18 años, Terrance Aeriel, en el ataque. Su hija de 19 años, Natasha Aeriel, sobrevivió a una herida de bala en la cabeza y colabora con la policía para identificar a los sospechosos. La fiscal del Condado de Essex, Paula Dow, dijo a la prensa que las autoridades aún trataban de comprender los motivos de los asesinatos. El sexto sospechoso, Melvin Jovel, hondureño de 18 años, fue detenido al día siguiente del arresto de otros dos sospechosos en la zona de Washington. Se desconoce su estatus inmigratorio, dijeron las autoridades. Jovel, como los demás, fue acusado de los asesinatos, el 4 de agosto, de Terrance Aeriel, Dashon Harvey, de 20 años, y Iofemi Hightower, de 20. Jovel no opuso resistencia al ser detenido por la policía en casa de unos parientes, dijeron la procuraduría de Essex y fuentes de Inmigración y Aduanas. Su fianza fue fijada en 2 millones de dólares y la audiencia de presentación de cargos convocada para el martes. El día anterior al arresto de Jovel, las autoridades federales detuvieron a Rodolfo Godínez, nicaragüense de 24 años, y su hermanastro Alexander Alfaro, de 16. Las autoridades dijeron que la información obtenida en esos procedimientos les ayudó a encontrar a Jovel. Godínez dijo a un juez en Maryland el lunes que se opondrá a su extradición a Nueva Jersey. Otros tres sospechosos -José Carranza, indocumentado peruano de 28 años, y dos menores de edad- ya estaban presos y acusados de tres asesinatos y un intento de asesinato, además de otros cargos.

Descarga la aplicación

en google play en google play