Escúchenos en línea

«Vuelvo a Nicaragua, la hermosa, la revolucionaria» dice Oscar Arias

Varias agencias. Desde Managua. | 21 de Agosto de 2007 a las 00:00
«Vuelvo a Nicaragua, la hermosa, la revolucionaria» dice Oscar Arias
Los presidentes de Nicaragua, Daniel Ortega, y de Costa Rica, Oscar Arias, presidieron este martes en Managua el acto de celebración del vigésimo aniversario los acuerdos de paz de Esquipulas II que pusieron fin a las guerras en Centroamérica. El acto fue inaugurado por el cardenal Miguel Obando y Bravo, quien fungió como mediador de los históricos acuerdos y auspició el encuentro en Managua para que "la historia sea narrada" por los ex presidentes de la región que fueron artífices del plan de paz. Durante su intervención, el cardenal instó a los gobernantes a que "mejoren las condiciones de vida" de los pueblos de la región centroamericana, que dos décadas después del cese de la guerra siguen viviendo en la pobreza. "Que nadie se haga ilusiones que la simple ausencia de la guerra es sinónimo de una paz duradera, porque no puede haber paz sin justicia, desarrollo económico y social", advirtió Obando. Al acto asisten los actores del proceso de paz: Arias, Ortega, que retornaron al poder en sus respectivos países en el 2006 y el 2007 respectivamente y el ex presidente de Guatemala Vinicio Cerezo. Los otros dos firmantes, los entonces presidentes de El Salvador Napoleón Duarte y de Honduras José Azcona ya fallecieron. El foro se desarrolla en la Universidad Católica de Nicaragua (UNICA), al este de la capital, con una extensa agenda que prevé la participación de Arias, Ortega, Cerezo, el ex presidente hondureño José Azcona, que llegó en representación de su país, y los ex cancilleres de la época de la región. Los debates cerrarán por la noche con la entrega de parte de la UNICA que dirige el propio cardenal Obando, del doctorado honoris causa a los ex presidentes vivos firmantes del acuerdo.

No jugaremos con la paz, dice Arias

"Vuelvo a Nicaragua, la hermosa, la revolucionaria, la que en la cintura de América lanza siempre un canto de esperanza", dijo Arias durante el foro para romper el hielo y sentar las pautas de su encuentro con Ortega, previsto para mas tarde. Discurso de Oscar Arias En su alocución, el presidente Arias, afirmó que su gobierno desea tener relaciones de amistad y cooperación con Nicaragua y que no caerá en la trampa de los que desean "jugar" a perder la paz que Centroamérica reconquistó poco a poco desde hace dos décadas. "No caeré jamás en la trampa de quienes han querido enfrentar a nuestras dos naciones. Nos costó demasiado tiempo, sangre y dolor, alcanzar el respeto en Centroamérica, como para jugar a perderlo", advirtió. "Costa Rica quiere a Nicaragua, admira a Nicaragua y necesita a Nicaragua para alcanzar sus sueños" de libertad y prosperidad, agregó. Arias aludió a los roces verbales que él y Ortega han sostenido en los últimos meses por viejas rivalidades que acarrean desde los años 80, cuando ambos estuvieron por primera vez al frente de sus respectivos gobiernos. Durante su alocución, Arias llamó a los jóvenes universitarios nicaragüenses invitados al foro a incluir en sus proyectos de vida la defensa de la paz y a evitar "el odio, la intolerancia, el enfrentamiento, la desesperación" y "el miedo" que han causado tantas guerras en el istmo. El presidente costarricense admitió que a 20 años del inicio del plan de paz Centroamericana vive una paz incipiente, porque en vez de guerrilleros hay pandillas y las madres ya no lloran por los hijos muertos en la guerra sino porque no pueden ir al colegio. La gente ya "no migra a causa de la violencia, sino por falta de oportunidades", apuntó Arias, en alusión al medio millón de nicaragüenses emigrados a Costa Rica a causa de la pobreza y el desempleo, y a los millones de centroamericanos que viven en Estados Unidos. Las pandillas centroamericanas conocidas como "maras" tienen alrededor de 70.000 miembros, principalmente en El Salvador, Guatemala y Honduras, donde se registran los índices más altos de violencia, que cobran más de 13.000 vidas al año en la región.

Bienvenida a Arias

Hacia las 8:40 minutos de la mañana arribó al aeropuerto Augusto C. Sandino el presidente de Costa Rica Oscar Arias e inesperadamente, acudió a recibirlo personalmente el mandatario nicaragüense Daniel Ortega. "Estamos muy contentos de estar una vez más aquí. Hace 20 años se silenciaron las armas. Vamos a recordar tiempos tristes, pero Hemos logrado pasar la página y, bueno, cinco presidente tuvimos el valor de tomar el destino de 35 millones de centroamericanos en nuestras manos, a pesar de las presiones de las superpotencias de entonces y fuimos capaces de ponernos de acuerdo a pesar de algunas diferencias y de silenciar las armas", dijo Arias en una breve ceremonia en la terminal aérea. "Nicaragua no es sólo un país vecino para nosotros sino un país hermano de tal manera que vamos a recordar tiempos tristes, pero que afortunadamente hemos logrado pasar", añadió el presidente costarricense. "Veinte años después que nuestros hermanos centroamericanos han dejado de matarse, ahora volvemos a ver hacia el mañana el porvenir con la esperanza", afirmó. El mandatario costarricense dijo que hoy, "entre otros los retos son superar la pobreza, superar la desigualdad, lograr sociedades más inclusivas, solidarias y justas pero ciertamente fuimos capaces de silenciar las armas y eso merece que nos reunamos para celebrar". El presidente de Costa Rica estará unas diez horas en Managua, para una visita no oficial, con el expreso objetivo de participara en un acto organizado por el Cardenal Miguel Obando y Bravo, presidente de la Comisión Nacional de Reconciliación y Paz, para recordar el XX aniversario de los Acuerdos de Esquipulas, de los que ambos mandatarios son signatarios. "Bienvenido Oscar a Nicaragua, nos sentimos muy contentos de recibir su visita", dijo por su parte Ortega para quien Arias visita "a su patria, porque nuestra patria es Centroamérica". También acudieron a recibir a Arias la primera dama Rosario Murillo, el canciller Samuel Santos y el cardenal Obando. Obando y Bravo al dar una bienvenida "cordial" al mandatario costarricense dijo que Arias honraba a Nicaragua con su presencia por lo que "nos sentimos contentos con tenerlo con nosotros". Por la tarde, después del acto, Arias y Ortega se reunirán en privado. "Es una reunión entre dos personajes que ya tienen una historia común a través de su vida, tanto privada como gubernamental", insistió Santos. La visita de Arias rompe las gélidas relaciones entre los dos mandatarios, caracterizadas por frecuentes enfrentamientos verbales, desde que Ortega asumió la presidencia el pasado diez de enero. Arias fue uno de los jefes de Estado que asistieron a la investidura de Ortega el 10 de enero pasado, pero no hubo cita entre los dos mandatarios enzarzados en frecuentes y fuertes alusiones verbales. Santos informó el lunes que Ortega y Arias abordarán temas de interés común para ambos países, el diferendo por el río San Juan, la integración centroamericana, entre otros, señaló. "La unión hace la fuerza y nosotros necesitamos que Centroamérica sea una sola y de eso está muy claro el presidente Ortega y creo que es necesario que el presidente Arias también se convenza de esa necesidad", acotó. El funcionario también minimizó los roces verbales entre ambos gobernantes y dijo que tanto Ortega como Arias "tienen sus propios espacios, son personalidades mundiales, con responsabilidad con sus respectivos pueblos, con Centroamérica y la manejan bien los dos". "Yo no veo que hayan asperezas, te digo sinceramente", añadió el jefe de la diplomacia. Ortega ha dicho que quien merecía el Premio Nobel de La Paz que recibió Arias en 1987 por los Acuerdos de Esquipulas II, era el fallecido presidente de El Salvador José Napoleón Duarte. El capítulo más reciente de estos roces fue cuando Ortega afirmó que Arias "conspiró" para que Nicaragua no firmara esos acuerdos que permitieron poner fin a las guerras civiles en la región, y que solo lo hicieran los restantes países del área. Mientras que Arias ha criticado la política exterior de Ortega en relación a Centroamérica y su cercanía con Irán y Venezuela.

Descarga la aplicación

en google play en google play