Escúchenos en línea

Cerezo, Arias y Ortega: tres visiones sobre Esquipulas

LaVoz.com. Desde Managua. | 21 de Agosto de 2007 a las 00:00
Los presidentes y ex mandatarios centroamericanos entraron en contradicción hoy respecto a si la guerra de los "contras" de los años 80 contra el gobierno sandinista de la época era producto del conflicto este-oeste o un acción unilateral de los Estados Unidos que los apoyaron. Otra de las discrepancias fue sobre la paternidad de los acuerdos de Esquipulas, que contribuyeron a la pacificación de Centroamérica en 1987. El mérito le fue atribuido al entonces y actual presidente de Costa Rica Oscar Arias, pero uno de los protagonistas insistió en que fue un logro conjunto de todos los gobernantes de la región. Tres de los actores principales de ese proceso participaron el martes del foro conmemorativo del 20 aniversario de la firma de los acuerdos: Arias, el entonces y actual presidente de Nicaragua, el sandinista Daniel Ortega; y el ex mandatario guatemalteco Vinicio Cerezo. Para Arias y Cerezo la paz lograda con los acuerdos salvó a Centroamérica de la lucha hegemónica entre la desaparecida Unión Soviética y Estados Unidos que financió a los contras que luchaban por derrocar al régimen sandinista. Ortega negó que hubiese tal conflicto y dijo que la Unión Soviética "nunca dio un tiro" para la lucha contra la dictadura somocista derrocada por los sandinistas en julio de 1979, pero reconoció la cooperación económica comercial y militar al nuevo gobierno que surgió de la revolución. "Nunca me hicieron una llamada telefónica cuando estaba en las reuniones (de paz) con los presidentes centroamericanos, pero sí las hacía el secretario de estado de los Estados Unidos el señor George Schultz o las hacía el propio presidente de los Estados Unidos, Ronald Reagan, a lo presidentes centroamericanos para decirles que no firmaran los acuerdos de paz, porque ahí estaba Nicaragua", señaló. Las guerras en Centroamérica contra gobiernos militares y la intervención de Estados Unidos financiando las dictaduras y los rebeldes contra el régimen sandinista dejaron más de 150 mil muertos, según cálculos extraoficiales. El foro se registró después de declaraciones de Ortega y de Cerezo de que Arias no fue el artífice de los acuerdos de paz de Esquipulas y que era el único de los mandatarios de la región en la época que se negaba a negociar con el gobierno sandinista. Cerezo dijo en una entrevista al diario digital salvadoreño El Faro que Arias nunca presentó un plan de paz y que los acuerdos fueron producto del consenso y propuestas de todos los mandatarios. "Entonces los antecedentes fueron, el compromiso de los presidentes con su propio país, el compromiso con la historia y tenemos que reconocer, y lo digo con toda franqueza, que todos fuimos visionarios ante lo que podía haber sucedido en el mundo y América central en particular", dijo Cerezo. Arias reafirmó que el Plan de Paz fue presentado por él y que, incluso, tuvo que actuar contra la voluntad de los Estados Unidos. "No podíamos seguir esperando que las potencias extranjeras decidieran si querían que nuestros conflictos se resolvieran por la vía militar o por la diplomacia, porque los conflictos, que eran nuestros, estaban cobrando ya demasiadas vidas con balas ajenas". "Por eso tomé la decisión, en enero de 1987, de redactar un Plan de Paz, una solución centroamericana para los centroamericanos", afirmó Arias. Pese a las discrepancias, los mandatarios concordaron en que falta cumplir muchas metas de las que se propusieron en Esquipulas como es la de acabar con la pobreza y la injusticia social.

Descarga la aplicación

en google play en google play