Escúchenos en línea

Costa Rica y Nicaragua acuerdan reactivar comisión binacional

Varias agencias. Desde Managua. | 21 de Agosto de 2007 a las 00:00
Costa Rica y Nicaragua acuerdan reactivar comisión binacional
Los presidentes de Nicaragua, Daniel Ortega y de Costa Rica, Oscar Arias, acordaron este martes reactivar la Comisión Binacional para solucionar los problemas bilaterales e impulsar proyectos, suspendida hace 10 años por un conflicto de navegación por un río fronterizo. El acuerdo incluye la decisión de ambos gobernantes de dejar en manos de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, Holanda, el diferendo de navegación que ambos países enfrentan por el río San Juan, en la frontera común, para no perjudicar la relación bilateral. La decisión fue anunciada por los dos mandatarios en rueda de prensa, tras reunirse por espacio de una hora en la sede de la Universidad Católica de Nicaragua (UNICA), al este de la capital, para tratar de mejorar sus agrietadas relaciones políticas y personales. La comisión fue creada en 1997 en épocas del gobierno del presidente Arnoldo Alemán (1997-2001), a raíz de diferencias surgidas entre los dos países por la navegación del río San Juan, sobre el que Nicaragua ejerce plena soberanía, pero Costa Rica alega derechos de navegación en un corto trecho. Nicaragua alega que Costa Rica puede navegar parte del río conforme los acuerdos internacionales, pero no con hombres armados, porque es soberano sobre todo su curso. Posteriormente, y tras haber estado ocho horas en Nicaragua, Arias partió en un avión privado con destino a Costa Rica, confirmó la portavoz de la Cancillería nicaragüense, Vilma Aburto. Los presidentes se reunieron por primera vez este martes desde que el primero asumió el gobierno en enero, en un intento de mejorar la relación bilateral agriada por un diferendo en su frontera fluvial y roces personales. Este acercamiento fue auspiciado por el cardenal Miguel Obando y Bravo, quien invitó a Arias a participar, junto con Ortega y otros ex presidentes de la región, en la celebración del vigésimo aniversario de los acuerdos de paz de Centroamérica, de los cuales fueron artífices ambos gobernantes en 1987. Arias dio el primer paso al llegar a Managua acompañado de su canciller Bruno Stagno, dejando atrás las recriminaciones que ambos presidentes se han hecho en público y la negativa de Ortega de viajar a Costa Rica, único país que no ha visitado en la región desde que retornó al poder en enero. El primer acercamiento entre Arias y Ortega se produjo al mediodía, durante el almuerzo que la Universidad Centroamericana (UNICA), promotora del foro, ofreció a los invitados. Tras casi una hora de reunión, Ortega anunció que "nuestro primer compromiso es reactivar la Comisión Binacional que estaba paralizada desde hace 10 anos, abordar todos los temas en beneficio de las buenas relaciones, fortalecer relaciones fraternas y satisfacer las aspiraciones de nuestros pueblos". Ortega destacó el peso que la Comisión tiene en la agenda bilateral, la cual quedó congelada en 1997, debido al diferendo que surgió a inicios de 1998, cuando el gobierno de Managua prohibió a los guardias costarricenses navegar armados por el río San Juan, por razones de soberanía. Precisamente, los dos gobernantes acordaron sacar de la agenda bilateral el problema por el río, que sigue su curso legal en la Corte Internacional de Justicia (CIJ). El proceso, que ha causado malestar en Nicaragua, se originó en 1998 cuando Managua prohibió a los guardias costarricenses navegar armados por el río, por razones de soberanía, lo que San José rechaza alegando supuestos derechos de libre circulación. Arias valoró la reanudación del diálogo bilateral entre los dos gobiernos que llevaban "10 años de no conversar", a través de la Comisión que podrían comenzar a funcionar en noviembre, para promover proyectos de desarrollo en la frontera común, entre otras iniciativas. Arias afirmó que en la cita convinieron "no conversar" sobre el juicio que Costa Rica promovió en septiembre del 2005 contra Nicaragua ante la CIJ sobre el río San Juan, desestimando así la intención del gobierno sandinista de alcanzar un acuerdo extrajudicial. "El tema del Río San Juan se encuentra en La Haya y allí se queda", dijo de manera categórica el mandatario costarricense. Arias abogó por construir a ambos lados de la frontera común sociedades más justas, incluyentes e igualitarias. Ortega se comprometió durante el encuentro a visitar Costa Rica para saldar su deuda con el vecino país. El líder sandinista dijo que la visita podría producirse en octubre, después del referendo que Costa Rica celebrará para decidir su adhesión al Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica y Estados Unidos. Durante su intervención en el foro, Arias, Premio Nobel de la Paz 1987, dejó clara la voluntad de su gobierno de mantener relaciones de respeto con el gobierno de Ortega, líder del Frente Sandinista, a pesar de las diferencias que tienen desde la revolución que el nicaragüense dirigió en los años 80. "No caeré en la trampa de quienes han querido enfrentar a nuestras dos naciones. Nos costó demasiado tiempo, sangre y dolor, alcanzar el respeto en Centroamérica, como para jugar a perderlo", señaló el gobernante costarricense durante el acto. Ortega acusó recientemente a Arias de haber conspirado contra la revolución sandinista desde su territorio, donde operaron parte de las bases de la contrarrevolución que Washington financió contra su primer gobierno. También criticó su negativa de participar más activamente en el proceso de integración. Ortega también ha descalificado el premio Nobel de Arias, asegurando que ha querido llevarse el crédito de los acuerdos de paz que la región firmó en 1987, que Arias defendió ardientemente este martes en Managua. En relación a los decenas de miles de nicaragüenses que viven y trabajan en Costa Rica, Arias dijo que su gobierno ha elaborado una nueva ley migratoria, porque no está satisfecho con la que se aprobó durante la pasada campaña electoral. La nueva versión, dijo, ya se encuentra en la Asamblea Legislativa costarricense y cree que será aprobada sin problemas. Ortega abogó porque esa ley dé mayor seguridad a los nicaragüenses que viven en Costa Rica. Ortega y Arias, a preguntas de los periodistas, aseguraron que desean tener buenas relaciones de vecinos y están interesados en un mayor desarrollo en ambas fronteras. El presidente nicaragüense agregó que su gobierno está dispuesto a trabajar por las buenas relaciones con Costa Rica y con los restantes países centroamericanos y latinoamericanos. Costa Rica ha participado de manera conservadora en las iniciativas que impulsan desde 1991 los cinco países del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) en el campo político, económico y comercial, y rechazado incorporarse a la Corte de Justicia y al Parlamento regional. Sobre el proceso de integración centroamericana, Arias reiteró que la Asamblea Legislativa de Costa Rica nunca aceptará incorporarse al Parlamento Centroamericano (Parlacen) tal como está concebido en la actualidad. El Parlacen, integrado por parlamentarios de todos los países de la región, menos Costa Rica, nació a la luz de los Tratados de Esquipulas II.

Descarga la aplicación

en google play en google play