Escúchenos en línea

Taiwán comprará todo el café disponible y Chen grita: «¡Viva Daniel!»

Agencia ACAN–EFE. Desde Managua. | 26 de Agosto de 2007 a las 00:00
El presidente de Taiwán, Chen Shui-bian, ofreció el domingo a al mandatario nicaragüense Daniel Ortega, comprar "todo el café disponible" en Nicaragua y explorar la posibilidad de instalar empresas mixtas. "A lo inmediato el presidente Chen nos ha dicho que están listos para comprar todo el café que tengamos disponibles, en las condiciones del mercado internacional", dijo Ortega. "Estamos hablando de inversiones grandes", dijo. El mandatario taiwanés también prometió a su colega nicaragüense enviar a Managua una misión comercial en septiembre próximo. Chen llegó a Nicaragua para una visita oficial de tres días, procedente de El Salvador, como parte de una gira por Centroamérica, que incluyó a Honduras, para afianzar las relaciones con sus aliados, tras la ruptura con Costa Rica el 1 de junio pasado. Durante un discurso ofrecido en Matagalpa, junto a su colega Chen, Ortega llamó a "multiplicar" la cosecha de café, manteniendo la calidad, para ofrecerlo a Taiwán, aunque dijo que hace falta financiación. Ortega dijo que su gobierno necesita aliados para financiar la producción agrícola, base de la economía nicaragüense, como el café que es el principal rubro de exportación, para mejorar la calidad de su mercado. Anunció que ambos gobiernos analizan la posibilidad de formar empresas mixtas de comercialización que se encargarían de promover y colocar los productos nicaragüenses en el mercado internacional. Las exportaciones de café de Nicaragua generaron divisas por 125,8 millones de dólares en los primeros siete meses de este año, por debajo de los 154,7 millones de dólares registrados durante el mismo período del año pasado, debido a un descenso en la producción del país. Sin embargo, el café continúa como el principal producto de exportación de Nicaragua por sus altos precios en el mercado. Sobre la visita de una misión comercial de Taiwán, en septiembre próximo, Ortega adelantó que estaría formada por inversionistas de ese país asiático y especialistas en materia de tecnología "para mejorar nuestras capacidades de cultivo". Agregó que posiblemente organicen una feria comercial en Sébaco, departamento de Matagalpa, lugar donde se encuentran las tierras más fértiles de este país. En otra parte de su discurso, Ortega abogó por un "comercio justo" con Taiwán "en esta nueva etapa de las relaciones" entre ambos países. Dijo que las inversiones taiwanesas no deben limitarse a zonas francas, "que se van en cualquier momento, porque están donde encuentran la mano de obra más barata", sino a inversiones a largo plazo. En ese sentido instó a los taiwaneses a formar empresas conjuntas con nicaragüenses en las áreas de agricultura, ganadería, y otros. "Hemos hablado de este tema (con Chen) para que Taiwán haga inversiones de largo plazo en la agricultura, la ganadería", porque solo así "vamos a lograr avanzar en esta lucha contra el hambre y la pobreza", dijo Ortega.

«El mejor amigo»

El presidente de Taiwán, Chen Shui-bian, llamó a Ortega, su "mejor amigo" y a Nicaragua "el mejor aliado" de Taipei. Exactamente lo mismo le dijo al presidente de El Salvador, Elías Saca, poco antes de culminar la visita a ese país, este domingo. Durante su discurso, el mandatario taiwanés llenó de elogios a Ortega y se declaró "emocionado" de visitar Matagalpa. Desprovisto del protocolo presidencial y en un perfecto español, Chen gritaba "viva Daniel", en alusión al gobernante nicaragüense, y "viva y amo a Nicaragua". También, llamaba "paisanos" y "hermanos" a la concurrencia de la provincia de Matagalpa, mientras aseguraba que se sentía como en su propia tierra, como en su casa. Chen afirmó que Nicaragua fue el primer país que visitó cuando asumió la Presidencia en Taiwán, en 2000, y desde entonces ha visitado esta nación centroamericana en cuatro ocasiones, dos de ellas durante la actual administración de Ortega. El mandatario taiwanés fue uno de los 14 jefes de Estado o de Gobierno que asistieron a la investidura de Ortega el 10 de enero pasado. "Nicaragua es el mejor país amigo de Taiwán", aseveró Chen, tras insistir en que "es el país amigo que más he visitado". "Esto quiere decir que valoro este país, la importancia que le concedo a este gobierno (sandinista), y el apoyo que le quiero extender a mi hermano, a mi mejor amigo, al comandante Daniel", dijo Chen. Señaló que con el "comandante", como se refería a Ortega, "es un gran amigo, un gran hermano", con quien comparte "muchas similitudes" y de quien "debe aprender muchas cualidades".

Ayuda al programa Hambre Cero

Ambos mandatarios participaron el domingo en Matagalpa en la entrega de bonos productivos alimentarios a 250 familias campesinas. La entrega de esos bonos fue hecha de forma simbólica. Al acto acudieron ministros de Estados de ambos países, y el obispo de esa ciudad, Jorge Solórzano. Asimismo, Ortega agradeció a Chen por un donativo entregado al programa Hambre Cero, el proyecto contra la pobreza del gobierno sandinista, del cual Taiwán ha otorgado 1,1 millones de dólares. En el acto, el alcalde de Matagalpa, Gonzalo Navarro, entregó las llaves de la ciudad al dignatario taiwanés, a quien declaró "huésped de honor". Los bonos productivos alimentarios entregado por ambos jefes de Estado a las familias campesinas son parte del programa Hambre Cero, el proyecto insignia del gobierno sandinista. El gobierno de Ortega pretende sacar de la pobreza a 75.000 familias nicaragüenses en un período de cinco años, con la entrega de esos bonos. Hambre Cero tiene un coste de 150 millones de dólares y contempla entregar a 75.000 familias campesinas, durante el período 2007-2012, un bono productivo alimentario por valor de 2.000 dólares cada uno. Ese bono productivo incluye la entrega a cada núcleo familiar de una vaca preñada, una cerda cubierta, seis aves de corral (cinco gallinas y un gallo), semillas, plantas frutales y forestales, crédito revolvente, un biodigestor, y otros insumos. El programa Hambre Cero comenzó el 5 de mayo pasado y según el plan, se pretende que cada familia beneficiaria regrese el 20 por ciento del valor recibido para la conformación de una caja rural, para garantizar la continuidad de ese proyecto. La aspiración, a corto plazo, es que cada familia campesina sea capaz de producir para su propia mesa leche, carne, huevos, frutas, verduras y cereales, y a mediano plazo establecer mercados locales y exportar esos productos.

Descarga la aplicación

en google play en google play