Escúchenos en línea

Sigue el caos en consulado de Costa Rica

Por Luis Miguel Herrera Castro, diario La Prensa Libre, de Costa Rica. | 31 de Agosto de 2007 a las 00:00
Los habitantes del reparto Serrano, en Managua, capital de Nicaragua, se encuentran molestos con la permanencia del consulado costarricense en ese sector. La molestia se genera porque en los alrededores de la sede diplomática se reúnen varios vendedores de diferentes artículos debido al movimiento de personas que produce caos en el lugar. En ese sentido, y ante la llegada del consulado a este sector, también arribaron los vendedores de artículos de ocasión. Hay, por ejemplo, ventas de comidas, gaseosas, fotocopiado de documentos, toma de fotografías y alquiler de teléfonos, lo que cambió el panorama de los que viven en las cercanías. Incluso, los vecinos del reparto solicitaron la intervención al Cónsul de Costa Rica para mejorar la situación. Sin embargo, por ser algo que acontece en las afueras del edificio consular le corresponde a la Municipalidad de Managua, no a la administración tica. LA PRENSA LIBRE consultó a los encargados de la Municipalidad de Managua sobre el tema, los cuales aceptaron que la situación genera descontento en la población de este sector, e indicaron que efectivamente no le corresponde al consulado buscar una solución, sino a la comuna. Managua se divide en cinco distritos y en el que se ubica el consulado es el cuarto. La sede diplomática se sitúa propiamente de la Plaza Sol, 400 metros al norte, en las cercanías del reparto Serrano. En la Municipalidad se intentó conversar con el Alcalde; no obstante, aseguraron que la persona indicada para tratar el tema era Maritza Moncada, encargada del distrito en cuestión. Por consiguiente, la representante expresó a LA PRENSA LIBRE que en varias ocasiones los vecinos de este sector han llegado hasta la Alcaldía a quejarse. Añadió que ya se trata el problema, incluso afirmó que hubo reuniones con el cónsul. En ese sentido, y producto de las reuniones, aseguró que la situación actualmente ha disminuido y que solo hay dos personas con negocios, las cuales tienen permisos del ayuntamiento. "Hubo varias reuniones con el cónsul. Pero realmente lo que son ventas corresponde a la municipalidad y a este momento se mantienen policías para evitar las ventas ilegales. Hoy (ayer) se hicieron visitas y no había problemas, se mantenía el trámite normal", dijo Moncada. La encargada distrital explicó que se tenía planteado un proyecto ambicioso para remover estas personas y ubicarlas en un sector cercano al consulado, pero el alto costo económico no ha permitido convertirlo en una realidad. Lo que se pretendía era que la municipalidad sacara provecho, al construir locales en una plaza cercana, para ubicar a los vendedores. Así, la municipalidad les otorgaría permisos y alquilaba los locales, pero no se logró. Por eso, a este momento se limitó a otorgar dos permisos, uno de ellos para fotocopiado, y a los demás vendedores no se les permite permanecer en el lugar. LA PRENSA LIBRE buscó la versión del Cónsul costarricense, Víctor Láscarez. No obstante, no devolvió la llamada.

Descarga la aplicación

en google play en google play