Escúchenos en línea

En Brasil piden al gobierno impulsar electricidad con bagazo de caña

Agencia EFE. Desde Río de Janeiro. | 31 de Agosto de 2007 a las 00:00
Empresarios brasileños presentaron el viernes al presidente Luiz Inácio Lula da Silva el "enorme potencial" de generación de electricidad a partir de la quema de residuos de caña de azúcar, un cultivo del que Brasil es el principal productor mundial. Representantes de la patronal Unión de la Industria de Caña de Azúcar (Unica) intentaron convencer a Lula de las ventajas de la generación de "bioelectricidad" a partir de desperdicios de caña en relación a otras fuentes de energía como carbón y combustible residual del petróleo, explicó la estatal Agencia Brasil de noticias. Los empresarios piden en contrapartida precios adecuados, rapidez en la concesión de licencias ambientales y acceso a la red de transmisión de energía del país, según la información. "Intentamos mostrar al presidente que, por ejemplo, generar electricidad a partir del carbón o combustible residual tiene costos ambientales y variación de precio de materia prima altos", dijo a periodistas el presidente de Unica, Marcos Jank. Con la producción actual de caña de Brasil ya es posible producir tanta electricidad como la del generador nuclear Angra III, cuya construcción fue anunciada recientemente por el gobierno de Lula y que tendrá un costo estimado en unos 3.600 millones de dólares para generar apenas 1.350 megavatios (MW). Según Unica, en seis años la caña podría igualar la capacidad de una gran central hidroeléctrica, como la binacional Itaipú, que produce unos 10.000 MW. El bagazo y la paja de las plantaciones de caña pueden generar electricidad 24 meses después de iniciadas las plantaciones y su disponibilidad coincide con el período de baja de generación de hidroelectricidad causada por la reducción en el nivel de los ríos, explicó. Parte de estos residuos ya son utilizados por ingenios de caña y azúcar y destilerías de etanol para generar electricidad usada en sus propios procesos industriales. Un porcentaje importante de ese potencial energético es arrojado a la atmósfera pues la mayor parte de las plantaciones son incendiadas para facilitar el corte de los tallos de caña. Brasil es uno de los países del mundo con mayor capacidad instalada de generación de hidroelectricidad, con un sistema de represas que satisfacen cerca del 64 por ciento de las necesidades del país. En un reciente artículo de prensa Jank señaló que el principal desafío es encontrar demanda para toda la oferta de energía que se espera. Según el empresario, la biomasa de caña de azúcar va a generar 2.000 megavatios (MW) en el futuro próximo y para el 2020 puede producir 20.000 MW y satisfacer el 20 por ciento de las necesidades del país. "Se trata de energía eléctrica renovable, limpia, de bajo impacto ambiental, plenamente disponible en el corazón de los centros de consumo y complementaria a la estacionalidad de las hidroeléctricas", señaló el experto. Según los más recientes cálculos de Unica, desde ahora hasta el 2012 serán construidas 86 nuevas plantas industriales con inversiones por 17.000 millones de dólares.

Descarga la aplicación

en google play en google play