Escúchenos en línea

Ningún yanki podrá tener oficina en ninguna institución gubernamental, anuncia Ortega

Varias agencias. Desde Managua. | 1 de Septiembre de 2007 a las 00:00
El presidente Daniel Ortega reveló el sábado que Estados Unidos tenía la tendencia de entenderse directamente con los oficiales y funcionarios de Nicaragua involucrados en la lucha contra el narcotráfico, a los que incluso les pagan salarios, sin tomar en cuenta al Presidente de la República y demás autoridades del Estado. En un discurso pronunciado durante el XXVIII aniversario de la fundación del Ejército de Nicaragua, Ortega aseguró que además Estados Unidos tenía personal y oficinas en instituciones nicaragüenses como el ministerio de Gobernación, la Procuraduría General de la República y la Cancillería, donde controlaban y manipulaban información del gobierno. El ejército nicaragüense nació el 2 septiembre de 1979 sobre la base de las columnas guerrilleras del Frente Sandinista (FSLN) que habían aplastado a la Dictadura Somocista y su Guardia Nacional, 45 días antes. La fecha fue elegida a propósito, pues es la misma cuando el General Augusto C. Sandino creo el Ejército Defensor de la Soberanía Nacional (EDSN) en 1927, con un puñado de campesinos harapientos y mal armados, que luego expulsaron del país a los marinos yankis el 1 de enero de 1933. El presidente Ortega recordó que en la administración de Enrique Bolaños, la embajada estadounidense tenía su personal en el ministerio de Gobernación, "manipulando directamente toda la información de Migración y Extranjería, como también lo hacían en la Fiscalía y la Procuraduría. "Tenemos que ordenar todo esto, porque en la práctica se ha venido entregando la soberanía nacional", señaló. Criticó la actual política de cooperación de Estados Unidos en ese campo, diciendo que existe la tendencia a querer instalar bases y a atender directamente a los oficiales del ejército y la policía "pasando por encima de las autoridades". Señaló que la ministra de Gobernación, Ana Isabel Morales, tras enterarse de esta situación ordenó la salida de este personal norteamericano que controlaba información migratoria de Nicaragua. "Esto tenemos que arreglarlo", insistió Ortega tras señalar que su gobierno ya envió un mensaje a Estados Unidos cuyas autoridades "reaccionaron positivamente, diciendo que van a mandar una delegación para analizar el tema de la cooperación en ese sentido y establecer las reglas del juego". Ortega dijo que si las autoridades de Washington están dispuestos a aceptar en sus instituciones personal especializado nicaragüense, para conocer información que manejan los norteamericanos, entonces Nicaragua podía aceptar el personal norteamericano. "Quedaron de dar una respuesta para que nos sentemos. Estamos dispuestos a trabajar con Estados Unidos en un marco de respeto y cooperación", aseguró Ortega. "Pero ya sabemos que esto no lo van a aceptar los norteamericanos y por lo tanto hay que establecer las reglas del juego de la cooperación para combatir el narcotráfico", insistió. Sin embargo, el encargado de Asuntos Públicos de la embajada de Estados Unidos, Jerome Oetghen, dijo al ser consultado por la AP que "no tenemos ninguna reacción (a la propuesta de Ortega) por el momento. No estuvimos en el acto". Aunque no precisó fechas, Ortega dijo que su gobierno esta dispuesto "a trabajar con los Estados Unidos, pero en un marco de respeto y de cooperación seria". Y dirigiéndose a los mandos superiores del Ejército, dijo: "no se pierdan, no, no son los yanquis quienes sostienen este Ejército, es el pueblo con su sudor".

Mil millones para luchar contra los narcos

Añadió que los gobiernos de Centroamérica han solicitado a Estados Unidos cooperación por mil millones de dólares en un período de cinco años, para combatir el narcotráfico. "Esta propuesta la estamos trabajando a nivel de Centroamérica para que Estados Unidos aporte al menos 1.000 millones de dólares para que podamos tener helicópteros, lanchas, sistemas de radar y todo lo necesario para la lucha contra el narcotráfico", dijo Ortega Este fondo sería destinado a dotar a las Fuerzas Armadas de los países de la región para que, vía presupuesto, adquieran helicópteros, lanchas, sistemas de radar, y todo lo que sea necesario para combatir al narcotráfico, manifestó el mandatario. Reveló que la propuesta ya la hizo el mes pasado el canciller Samuel Santos, al secretario de Estado Adjunto de Estados Unidos para el Hemisferio Occidental, Thomas Shannon. También dijo que los organismos que trabajan en el combate contra los delitos del crimen organizado y el narcotráfico tienen la tendencia a instalar bases militares en los países, como en Ecuador, subestimando la capacidad de la policía y el ejército locales. "Ante ese enemigo común que es el crimen organizado, es necesario establecer una política de cooperación seria con los Estados Unidos, pues ellos son los que tienen el más grande comercio y consumo de drogas", dijo Ortega. Ortega señaló que el crimen organizado y el narcotráfico "son enemigos peligrosísimos" y se quejó de que la cooperación que Estados Unidos brindan a las naciones centroamericanas, incluida Nicaragua, "es pobre y que se entrega a cuenta gotas, como resultado de la política del imperio que está en la Casa Blanca". De acuerdo con el presidente nicaragüense, se impone definir mejor la forma de cooperación antidroga con Estados Unidos, porque las instituciones norteamericanas tienen la tendencia a instalar bases en los territorios donde operan. Negó igualmente que Washington sea un importante contribuyente de ayuda financiera y material al Ejército de Nicaragua, al asegurar que hasta ahora han entregado ha sido a cuentagotas. El mandatario aseguró que la institución armada nicaragüense no cuenta con una asistencia significativa de Estados Unidos y mencionó que todo el armamento de que disponen las fuerzas armadas locales data de la cooperación brindada por la extinta Unión Soviética en la década del 80 del siglo pasado. "¿Dónde están las donaciones norteamericanas? Yo no las veo, todo es colaboración del heroico pueblo de Lenin", remarcó Ortega. Insistió en que la cooperación que aporte Estados Unidos "sea de verdad. Que manden helicópteros, tanques, aviones y además financiamiento para librar la batalla contra el narcotráfico". No aceptamos que se llame ayuda a lo que trae Estados Unidos, reiteró el mandatario. "Yo no acepto (la afirmación) que Estados Unidos ayuda a Nicaragua porque con lo poco que da lo que hace es abonar a la enorme deuda que tienen con nuestro pueblo y todavía nos quedan debiendo", enfatizó Ortega. "Que nos manden lanchas, helicópteros, tanques y aviones como los que enviaron a Honduras, y entonces estaremos dispuestos a colaborar con Estados Unidos de manera seria y con respeto a la soberanía de Nicaragua". Ortega reiteró la voluntad de su gobierno de trabajar junto a Estados Unidos en la lucha contra el narcotráfico pero en un marco de respeto a la soberanía del país. "Hemos encontrado esa disposición; hay un dialogo abierto para ordenar (la cooperación)" en ese campo. El líder sandinista insistió que con la poca ayuda "de centavos" que brinda Estados Unidos no le hacen ningún beneficio a su país porque son las autoridades nicaragüenses las que le hacen el favor a los Estados Unidos. Las gracias tienes que darlas vos, porque nosotros somos los que estamos ayudándole a ustedes a combatir el narcotráfico, recalcó Ortega, en alusión al gobierno norteamericano. Sostuvo que donde está "el enorme mercado de consumo de la droga" es en Estados Unidos, y que en Nicaragua este problema del consumo local de estupefacientes lo resuelven fácilmente el Ejército y la policía. Insistió en que las autoridades del Istmo necesitan de esos 1.000 millones de dólares para contar con lo necesario para hacer frente al narcotráfico. "Estamos en la disposición total de continuar en esa lucha contra el narcotráfico internacional de manera coordinada y ordenar lo que ellos llaman cooperación", precisó el mandatario. El líder sandinista aseguró que la contribución financiera estadounidense sería en pago por los servicios que le presta Centroamérica, al impedir el paso de la droga desde Suramérica hacia el país norteño. Remarcó que si Estados Unidos "se puede dar el lujo de gastar más de 400.000 millones de dólares en la guerra de Irak, y cómo no van a poder asignar 1.000 millones para Centroamérica a favor las familias estadounidenses". El mandatario abogó por el establecimiento de una relación seria y respetuosa con EEUU, porque la actual, dijo, "es una relación totalmente de descomposición, al andar tirando centavos por aquí y por allá". En el acto oficial, Ortega recibió la "Cruz de Oro", máxima condecoración que otorga la Conferencia de las Fuerzas Armadas de Centroamérica (CFAC) "por su servicio como presidente constitucional de la República de Nicaragua y jefe supremo del Ejército".

Ejército promete obediencia

El jefe del Ejército de Nicaragua, general Omar Halleslevens, aseguró este sábado que los militares se mantendrán en la ruta profesional, apolítica y de respeto al orden constitucional. "En esta institución estamos comprometidos con el futuro, con la ruta profesional, apolítica, apartidista y no deliberante, respetuosa de la constitución y las leyes", las cuales para el ejército son "inalterables", afirmó Halleslevens. El general destacó la importancia de conservar el clima de paz y seguridad que el país conquistó con "la consolidación del modelo de convivencia" que los nicaragüenses decidieron impulsar en los años 90, tras dos décadas de conflictos. "Una ventaja competitiva que como nación tenemos (ahora) es el clima de seguridad en que nos desenvolvemos, el reto es conservarlo", observó el jefe militar. Durante el acto, el presidente Ortega impuso los grados a los nuevos generales Denis Membreño Rivas, Adolfo José Zepeda Martínez y Marvin Elías Corrales Rodríguez, a propuesta del Consejo Militar.

Descarga la aplicación

en google play en google play