Escúchenos en línea

Salvadoreños también quieren tener «General de Ejército»

San Salvador. Por Jimmy Alvarado*/El Faro | 5 de Octubre de 2015 a las 10:12
Salvadoreños también quieren tener «General de Ejército»

El Ministerio de la Defensa propuso en 2012 una serie de reformas a la jerarquía militar que pasan por crear un nuevo rango: el de "General del Ejército". El documento, en discusión en la Comisión de Defensa de la Asamblea Legislativa, también contempla incrementar el grado de servicio de los militares -de 30 a 36 años- y regular un nuevo grado para los soldados que ascendieron a cabos, pero que por falta de plazas quedan en el limbo.

En El Salvador, el grado más alto al que un militar salvadoreño puede aspirar es al de general de división, pero el Ministerio de la Defensa argumenta que el país necesita un nuevo rango para sus generales y ha solicitado a la Asamblea Legislativa que reforme la Ley de la Carrera Militar para crear el cargo de "General del Ejército".

Defensa propuso las reformas en el año 2012, cuando el ministerio era dirigido por el exministro Atilio Benitez, un general de división que escaló a lo más alta de la cúpula militar luego de que el también general de división, David Munguía Payés, se retiró para dirigir, como "civil", el ministerio de Seguridad Pública. Las reformas, desentrampadas tres años después de haber sido propuestas, ahora son impulsadas por Munguía Payés, que retornó al ministerio de la Defensa en 2013, luego de que la Sala de lo Constitucional declaró que su nombramiento como ministro de Seguridad era inconstitucional.

La propuesta de reforma a la carrera militar expone tres justificaciones. La primera explica que la reforma es necesaria porque va a aumentar el tiempo de los soldados de 30 a 36 años; porque El Salvador ha perdido protagonismo en los foros internacionales por no contar con el nuevo rango de "General del Ejército"; y porque los nuevos grados van a crear incentivos para que los soldados avancen en su carrera militar.

El primer motivo está relacionado con la necesidad de sacar a flote al Instituto de Previsión Social de Fuerza Armada (IPSFA), que administra las pensiones y la seguridad social de los militares. Esta institución está por agotar sus reservas técnicas, al igual que le ocurrió al Instituto del Seguro Social y al INPEP entre 2002 y 2003. Por eso, Defensa plantea aumentar de 30 a 36 años el tiempo de servicio como requisito para la jubilación, para así aumentar las cotizaciones. Con el aumento de los años de servicio de los militares, la propuesta busca solventar el problema de liquidez del IPSFA. Sin embargo, esta propuesta no ha sido presentada a la Comisión de Hacienda de la Asamblea Legislativa que es la encargada de darle seguimiento al presupuesto, sino que todavía está en estudio en la Comisión de Defensa.

En el segundo motivo, el ministro David Munguía Payés plantea que en la región centroamericana solo Nicaragua tiene el cargo de "General del Ejército" y que por ello, en los foros regionales, El Salvador debe ceder su conducción. El nuevo grado de "General del Ejército" para los militares salvadoreños, argumenta, permitirá que el país recupere "protagonismo en este tipo de eventos".

"Es el grado que más controversia ha generado", reconoce Munguía Payés. "Aquí en Centroamérica ya hay un general de los ejércitos en Nicaragua. Cuando vamos a los foros internacionales siempre la precedencia la tienen los de Nicaragua, porque tienen generales de los ejércitos, que es una categoría más"; se queja el ministro de la Defensa, que insiste en que El Salvador ya no puede quedar rezagado en los organismos internacionales.

"Por eso proponemos homologar para que nos alternemos con los nicaragüenses... No digamos cuando vamos a foros latinoamericanos, donde en América del sur hay varios generales del ejército. Entonces siempre nos tiraban a nosotros a la cola en la precedencia, la toma de la palabra. Y como los militares somos bien respetuosos, siempre teníamos nosotros que rendirle honores a los otros generales con una jerarquía arriba de nosotros", dice.

Según la propuesta, el ministro de Defensa, el viceministro y el Jefe del Estado Mayor Conjunto optarían a este ascenso, que incluye una promoción salarial de 3 mil 154 dólares a 3 mil 400 dólares.

Al preguntarle al ministro Munguía Payés qué tan necesario para el país es este nuevo rango, él insiste en que sí es necesario, sobre todo por la participación de las tropas salvadoreñas en misiones internacionales de mantenimiento de paz.

"Hoy tenemos más participación en foros mundiales y estamos pensando en participar con más fuerza en las misiones de mantenimiento de la paz. Ahí se hace más necesaria la jeraquía porque hay generales de otros países que la tienen. Cuando hay que comandar un puesto donde hay varios países y varias unidades, los que lo comandan son los que tienen las mayores jerarquías. Nosotros podemos tener más experiencia, más capacidad para comandar, pero ellos tienen el grado. Nosotros estamos pidiendo homologar", argumenta Munguía Payés.

La reforma planteada por el Ministerio de la Defensa, y al parecer acuerpada por el FMLN, desbloquearía el acceso a nuevos rangos para los oficiales de alto rango. "El tema de la estructura va para los que están en servicio activo. Tiene que ver con la parte de los generales que deben ascender para permitir que otros generales y otros coroneles puedan ascender a diferentes cargos", dice el diputado del FMLN, José Melara.

Para Ernesto Vargas, de Arena (general en situación de retiro, exmiembro de la promoción de oficiales denominada como 'La Tandona' y uno de los negociadores por el gobierno para los acuerdos de paz), el ejército no necesita nuevos grados militares. Según sugiere Vargas, el nuevo rango lleva un interés especial del ministro Munguía Payés, ascendido dos veces en el mismo año durante el gobierno del expresidente Mauricio Funes (de coronel a general de brigada y luego a general de división). "Él (Munguía Payés) está en El Salvador. No está en Nicaragua", dice Vargas. "Es innecesario".

Munguía Payés se desmarca de las críticas y asegura que este nuevo cargo es para los nuevos generales que vienen detrás de él. "En mi caso particular yo ya estoy retirado. A mi no me afectará esto. Especulan que uno se quiere servir con la cuchara más grande, pero a mi esto no me afecta. Esto beneficiará a los oficiales que vienen y tienen proyecccion de participar en misiones,  y una vez que estén retirados, los organismos internacionales puedan llamarlos a trabajar en la ONU o la OEA por su alta jerarquía", dice.

Arena, según Vargas, no ha definido si apoyará o no la reforma. El FMLN, en cambio, ya da sus votos, según explica el diputado José Melara. "No es mucho", dice Melara, cuando se le consulta sobre el monto que va a implicar los aumentos salariales para los militares de alto rango que ascenderían de grado. Melara también apoya el argumento del ministro Payés sobre la importancia para El Salvador de contar con una jerarquía militar fuerte en el contexto internacional.

Melara afirmó que crear estos nuevos grados va a ayudar a que aumenten los préstamos y las ayudas internacionales para modernizar a la Fuerza Armada. Pero cuando El Faro le consultó en base a que legislación internacional sustentaba esa afirmación, no mencionó en concreto ninguna. "Eso es algo que le hemos pedido a la Fuerza Armada que debe dar a conocer. Nadie lo da a conocer. Hay donaciones y aportes por las misiones... sí, de las Naciones Unidas", dijo.

"Tenemos tres misiones fuera del país: la de Haití, la de Malí y la del Líbano. Hay una serie de préstamos que trae consigo el papel que jugamos con diferentes países. Tenemos posibillidad de ingresos extras por participar en esas misiones", añadió.

La propuesta presentada por Munguía Payés incluye ascensos de grado y promociones salariales para catorce funcionarios: el ministro de defensa, el viceministro, el jefe del Estado Mayor Conjunto, el inspector general de la Fuerza Armada y los cuatro Jefes de Rama y 7 suboficiales. Esto tendrá un costo de 34 mil 45 dólares anuales, que deberán añadirse al presupuesto anual del Ministerio de Defensa.

Para la tropa, el Ministerio de la Defensa solo incorporó como propuesta de reforma la regulación del grado de "dragoneante" para los soldados que lograron ascender al grado de cabo, pero que por falta de plazas se quedaron sin cupo.

"Los dragoneantes siempre han existido en el ejército pero su rango no estaba regulado. Ante la falta de plazas de cabos, ellos quedaban en un limbo. Entonces los estamos poniendo en un grado intermedio, que aunque no tenga efectos en un aumento de salarios, pero sí les da una jerarquía superior a la de los soldados, pero inferior a la de un cabo", dice Munguía Payés.

En la propuesta enviada a la Comisión de Defensa, Payés afirma sostiene que este nuevo grado incentivará a los soldados para que comiencen su ascenso en la carrera militar. A diferencia de los nuevos grados para oficiales de alto rango, el Ministerio de la Defensa fue enfático en que eso no ocurrirá para los "dragoneantes".

"Para el grado de Dragoneante no se ha propuesto ningún incremento económico al ascender, únicamente el reconocimiento a través de la ley; por lo tanto no tendría ningún impacto económico en la institución", dice la propuesta.

En la actualidad, más de 6 mil soldados prestan servicio en tareas de seguridad. Reciben un salario de $245 (sin contar los descuentos). El diputado del FMLN José Melara afirmó que están estudiando hacer llegar este salario a los  $300. Sin embargo, esta iniciativa no forma parte de la propuesta de reforma a la carrera militar presentada por Munguía Payés ante la Comisión de Defensa de la Asamblea Legislativa.

*Con reportes de Daniel Valencia Caravantes.


Descarga la aplicación

en google play en google play