Escúchenos en línea

FÉLIX GIRA HACIA EL SUR Y CHOCARÁ CONTRA NICARAGUA, AL SUR DE CABO GRACIAS A DIOS, A LAS CUATRO DE LA MADRUGADA

| 4 de Septiembre de 2007 a las 00:00
FÉLIX GIRA HACIA EL SUR Y CHOCARÁ CONTRA NICARAGUA, AL SUR DE CABO GRACIAS A DIOS, A LAS CUATRO DE LA MADRUGADA
El director general del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (INETER), Alejandro Rodríguez, anunció a la medianoche del lunes que el huracán Félix ha girado levemente hacia el sur y es inevitable que choque contra tierra nicaragüense, al sur de Cabo Gracias a Dios. Rodríguez advirtió que el huracán llegará con categoría 5, entre las cuatro y las cinco de la mañana de este martes. Durante una conferencia de prensa, el presidente Daniel Ortega, reveló que según el jefe de las operaciones de emergencia en el Atlántico Norte, Lumberto Campbell, le informó que ya se sienten los vientos huracanados en Bilwi, capital de la zona. Eso ha motivado a que la gente atienda los llamados de evacuación formulados desde tempranas horas de la mañana del martes, dijo Ortega. Según fuentes del Ineter, desde la noche del lunes se sienten vientos huracanados, precipitaciones, tormentas eléctricas y marejadas de tempestad en la Región Autonóma del Atlántico Norte. El mandatario decretó la alerta roja para toda la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN), alerta amarilla en la Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS) y alerta verde en el resto el país, debido al cúmulo de lluvias que trae consigo Félix y que muy probablemente causará inundaciones, sobre todo en los departamentos de Nueva Segovia, Madriz, Estelí, Jinotega, Matagalpa, León y Chinandega. Según el Centro Nacional de Huracanes estadounidense, situado en Florida, Félix, de categoría 4 en la escala Saffir Simpson, se dirige hacia la costa noreste de Nicaragua y el este de Honduras, aunque también se ha decretado vigilancia en la costa caribeña de Guatemala y toda la de Belice. LEA EL ÚLTIMO INFORME DEL CENTRO NACIONAL DE HURACANES A las once de la noche hora de Nicaragua, el centro del Huracán Félix estaba localizado a 165 kilómetros al este sur-este de Cabo Gracias a Dios, en la frontera entre Nicaragua y Honduras. Félix se mueve hacia el oeste a 28 kilómetros por hora, pero es posible que disminuya su velocidad de traslación en las próximas horas. Los vientos máximos sostenidos son de 240 kilómetros por hora, lo cual lo convierte en huracán categoría 4, pero se espera que aumente a la 5 en las horas finales antes de llegar a tierra. Los vientos huracanados se extienden a 55 kilómetros del centro y los vientos con fuerza de tormenta tropical hasta 165 kilómetros. La población del caribe norte se mantenía en gran expectativa ante la aproximación del huracán Félix a las costas de Nicaragua y Honduras en las próximas horas, dijeron en la noche del lunes diversas fuentes. En Bilwi, capital de la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN) la población cubría ventanas y puertas y se apresuraba a comprar agua, plástico y linternas, dijo a la AFP vía telefónica un socorrista de Cruz Roja. "La ciudad se observa en bastante calma, pero la gente se esta preparando para cualquier cosa. Ahora no hay temor, pero hay mucha expectativa", indicó el informante. Al final de la tarde la ciudad portuaria fue azotada por una intensa lluvia como efecto de la influencia de Félix, pero de poca duración, según personal de la Defensa Civil que se movilizó a la zona. Unos 320 pacientes del hospital Nuevo Amanecer de Bilwi fueron evacuados a lugares seguros y se instaló un quirófano portátil, una sala de partos y otra de pediatría para cubrir la emergencia. Una funcionaria del Comité Municipal de Bilwi dijo a la AFP que se decidió la evacuación de los barrios costeros que están en las zonas más bajas de la ciudad, asentada en el litoral caribeño. Al menos 800 personas fueron evacuadas de los cayos miskitos. En la comunidad de Sandy Bay, al sur de Bilwi, ya se estaban sintiendo las lluvias y parte de la población fue evacuada a refugios del área urbana. En Waspán, fronterizo con Honduras, el jefe de Defensa Civil, Mario Pérezcasar, dijo que de la comunidad de Bismuna y de Cabo Gracias a Dios, estaban evacuando a 1.000 personas. "Este es un punto que será afectado por intensos vientos huracanados y lluvias", dijo Pérezcasar, que señaló que de acuerdo con los informes de meteorología el centro del huracán estará pasando cerca de Cabo Gracias a Dios, a las 03H00 (09H00 GMT del martes).

Millares obligados a evacuar

El presidente Ortega, ordenó este lunes evacuar a la población asentada en localidades del noroeste del país, en el Caribe, amenazadas por el huracán Félix. La tarde del lunes, el gobierno obligó a evacuar a unas 10.000 personas por la amenaza del poderoso huracán Félix, que avanzaba este lunes hacia sus costas caribeñas con vientos de 230 km por hora y provocará intensas lluvias en todo el territorio, informaron fuentes oficiales este lunes. El coordinador del gobierno de la RAAN, Reinaldo Francis, dijo por teléfono a la AFP que se han enviado varias embarcaciones pesqueras a los Cayos miskitos, en la zona de paso del huracán, para persuadir a 70 indígenas que se resistían a abandonar el lugar. En Waspán, la ciudad más importante del río Coco, en la que viven más de 50.000 indígenas, las autoridades enfrentaba problemas para conseguir los medios y el combustible necesario para evacuar a la gente de sus aldeas. Ortega pidió a la población de esas regiones, predominantemente indígenas miskitos, que "mantengan la calma" y cooperen con las medidas que va a tomar el ejército y las instituciones involucradas en la emergencia. El presidente Ortega ordenó al ministro de Hacienda y Crédito Público, Alberto Guevara, que disponga recursos para socorrer a las personas que sean desplazadas a refugios. "Todo el país se está tensionando para poder alertar a la población, que está expuesta a esos deslizamientos, a esas inundaciones que se puedan producir y hasta para la posibilidad de un impacto" directo del huracán Felix, dijo en rueda de prensa el director del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred), Ramón Arnesto Soza. "Lo principal es garantizar la vida humana" en las acciones preventivas que se desarrollan principalmente en la zona nororiental de la costa Caribe, que será la más afectada por vientos huracanados y lluvias intensas entre la medianoche y mañana del martes, dijo Soza. Soza mencionó que unas 55 comunidades en los municipios de Bilwi, Waspán y todo el curso medio del río Coco hasta su desembocadura en Cabo Gracias a Dios, en el extremo noreste del Atlántico, fueron puestos bajo alerta amarilla desde este lunes. En estos sitios habitan unas 50.000 personas, la mayoría de la etnia miskita, de las que aproximadamente 10.000 -que están más expuestas a los efectos del huracán- estaban siendo evacuadas a lugares más seguros, indicó. El desplazamiento de personas no será tan complejo como si el huracán fuera a impactar un punto específico del territorio, aunque no se descarta que el fenómeno afecte al resto del país, añadió. Para tal efecto, el gobierno declaró una alerta verde para controlar la situación y efectos del huracán en la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN), los departamentos de León y Chinandega en el noroeste, informó Soza. El Sinapred recomendó a la población que vive a orillas de ríos o zonas costeras que se movilice a partes altas, en previsión de oleajes muy fuertes e inundaciones. Unos 570 efectivos del Ejército se desplazaron hacia la RAAN y están listos para atender la emergencia que se pueda presentar, mientras la ministra de Salud, Maritza Cuan, dijo que la región se está reforzando con personal. También van a evacuar del hospital regional a los pacientes que no requieran atención de urgencia.

Descarga la aplicación

en google play en google play