Escúchenos en línea

Alivio en Belice por desvío del rumbo del huracán

MiPunto.com. Desde Miami, Florida. | 4 de Septiembre de 2007 a las 00:00
El huracán Félix se degrada hacia un fenómeno de categoría 2 en su avance por el norte de Nicaragua hacia el centro de Honduras y Guatemala, informó el Centro Nacional de Huracanes estadounidense (CNH), que advirtió de copiosas lluvias e inundaciones. Félix impactó la costa nicaragüense y hondureña en la mañana del martes como huracán de categoría 5, el máximo en la escala Saffir Simpson de medición de intensidad, con vientos de hasta 260 km/h y fuertes lluvias que hicieron temer devastaciones como la del ciclón Mitch en esa región hace casi 10 años. Félix es un huracán de categoría 2, con vientos máximos de 100 km/h, informó el CNH, que indicó que el ojo del huracán estaba localizado a 125 km al oeste de Puerto Cabezas en Nicaragua, a las 18H00 GMT. Su velocidad de traslación era de 22 kilómetros por hora hacia el oeste y se temían grandes inundaciones en el noroeste de Nicaragua. Por primera vez desde que existe registro, dos huracanes llegan a tierra en el mismo año con la devastadora categoría 5, según datos históricos del CNH. Félix había alcanzado la categoría 5 el domingo, cuando se potenció desde la categoría 2 en un tiempo récord de sólo 15 horas, según el CNH, con sede en Miami. El huracán descendió a categoría 4 el lunes, pero recuperó la máxima potencia este martes poco antes de tocar tierra. Félix castigó este martes el noreste de Nicaragua con vientos de 260 km/h y ráfagas más fuertes, según el CNH. Su llegada a las costas nicaragüenses marcó la primera vez que, en el mismo año, dos huracanes llegan a tierra con categoría 5, desde que en 1928 se registró el primer fenómeno de esa intensidad. Previamente, Dean impactó contra la costa mexicana sobre el mar Caribe con categoría 5 el 21 de agosto, y dejó en su recorrido una treintena de muertos entre Martinica y México. Félix es el ciclón atlántico número 31 que ha alcanzado la máxima categoría en la escala de intensidad de Saffir–Simpson. Solamente se conocen 30 huracanes atlánticos previos que han alcanzado esta fuerza, comenzando por Okeechobee, en 1928, que dejó una secuela de devastación y muerte a su paso por las Islas Leeward, Puerto Rico, las Bahamas y Florida. Entre los que alcanzaron categoría 5 también está el huracán Mitch, que en 1998 devastó la misma área de Centroamérica ahora amenazada por Félix. Aunque Mitch llegó a tierra como un huracán categoría 1, su lento desplazamiento provocó grandes lluvias en Honduras y Nicaragua, causando catastróficas inundaciones y convirtiéndose en uno de los más mortales huracanes de la historia, con más de 9.000 muertos y muchos desaparecidos. En 2005, un récord de cuatro huracanes alcanzaron categoría 5, incluido el Katrina, que dejó 1.500 muertos en Nueva Orleans y otras zonas de Estados Unidos en la costa del Golfo de México. Katrina tocó tierra como un huracán de categoría tres, con vientos sostenidos de 205 km/h. Un huracán de categoría 5 en la escala de Saffir–Simpson tiene vientos sostenidos máximos sobre 249 km/h. El CNH considera "potencialmente catastróficos" a estos fenómenos.

Alivio en Belice

La mayor parte de Belice, país que hasta el lunes permanecía en la probable ruta del huracán Félix, respiró aliviada este martes después de que el meteoro se desviara, aunque la parte meridional del país se mantiene en alerta. En la capital del país, Belice City, los bancos, las escuelas y la mayor parte de los comercios estaban cerrados, pero por la radio las empresas hicieron llamamientos a sus empleados para que el miércoles se reintegren a sus trabajos y las escuelas comenzarán a abrir entre el miércoles y el viernes. El Servicio Meteorológico Nacional mantiene el alerta por huracán en las dos principales localidades del sur, Placencia y Punta Gorda, y en el resto del país por intensas precipitaciones, que se esperaban a partir de la noche del martes con una duración de entre 24 y 36 horas. No obstante, en la zona norte del país la mayor parte de las casas todavía tenían tablones en sus puertas y ventanas. Humberto Martínez, de 49 años, empleado de obras publicas, explicó que la maquinaria donde trabaja había sido resguardada ante el temor a que llegara el huracán. "Todas las obras estaban suspendidas hasta el viernes, pero ya respiramos con alivio porque Félix se desvió y ya vamos a trabajar normalmente mañana", señaló Martínez a la AFP. Por su parte, Samita, una cajera de supermercado de 30 años, indicó que el lunes tuvieron lugar compras provocadas por el pánico, sobre todo de agua, arroz y alimentos enlatados. "Pero como no pasó nada ya hay pocos clientes y nosotros, que íbamos a cerrar al mediodía, ya vamos a trabajar normalmente", añadió.

Descarga la aplicación

en google play en google play