Escúchenos en línea

Ayudar a los ricos es desarrollo, ayudar a los pobres es populismo, por Orlando Núñez Soto

None | 25 de Julio de 2006 a las 00:00
Los economistas de derecha, representados por el diario La Prensa, siempre han señalado que ayudar a los ricos es pensar en el desarrollo, mientras que ayudar a los pobres es puro populismo. Lo primero que tenemos que decir es que en Nicaragua y desde el punto de vista productivo lo que llamamos pobres son pequeños productores, sean éstos campesinos, artesanos, pequeños comerciantes o trabajadores. De tal manera que no se puede seguir afirmando que los pobres son una carga para el país. Entre estos pobres se encuentran las familias migrantes que producen la mayor parte de las divisas que recibe anualmente Nicaragua. En otras palabras, son pobres por el sistema capitalista en que se encuentran, pero son los que producen la mayor parte de la riqueza nacional. Efectivamente, las familias nicaragüenses que trabajan en el exterior generan más de 880 millones de dólares en divisas netas, pues ni siquiera comen aquí. Estos héroes de la sobrevivencia de nuestro país pagan hasta un 20% por enviar el dinero a sus familiares y no tienen ni siquiera una ventanilla en el consulado de Nicaragua en Costa Rica o en Los Estados Unidos; sin embargo, cuando alguien propone bajarle el costo a las transacciones o concederles las mismas facilidades que en otros países, como El Salvador, entonces nos dicen que eso no es viable y que es populismo. Pero cuando los coimeros que cobran alrededor de 200 millones de dólares por dichas transacciones solicitan algún subsidio o alguna exención fiscal, entonces el diario La Prensa se apresura a decir que es para desarrollar el país. Los productores cafetaleros también generan empleo y divisas para el país, más de 100 millones de dólares anuales y más de 100,000 empleos, sin embargo, en los últimos años, muchos productores han perdido sus fincas a manos de la Cobra o de las quiebras bancarias. Pero cuando el Estado paga 5,000 millones de córdobas en deuda interna a los bancos privados, entonces, el diario La Prensa se apresura a decir que es perfectamente viable que los contribuyentes paguemos semejante cantidad de dinero, porque es para el desarrollo del país. Entre los pocos productores que acceden a créditos en Nicaragua, muchos pierden sus propiedades, debido en gran parte al insoportable sobrepeso de los impuestos, los que pasan del 30%. Si algún productor pone su dinero en el banco, éste le paga alrededor de 5%. Mientras que los banqueros cobraron hasta 20% de intereses por los famosos Cenis. Al respecto, el diario La Prensa dice que pagar más a los banqueros favorece el desarrollo, pero buscar cómo proteger a los productores bajando las tasas de interés es populismo. La mayor parte del Presupuesto de la República se financia con los impuestos de los nicaragüenses, gran parte de los cuales, particularmente los impuestos indirectos y cotizaciones de los trabajadores, son pagados por los nicaragüenses pobres o pequeños productores, mientras que menos del 10% es pagado por los llamados grandes contribuyentes. Para el diario La Prensa, economizarles erogaciones tributarias a los ricos es desarrollo, mientras que revisar la estructura tributaria nacional no es viable y hasta peligroso, porque podemos ahuyentar a la inversión extranjera y, por lo tanto, al desarrollo. Las empresas maquileras de las zonas francas están libres de impuestos y pagan los salarios más baratos del mundo, gracias a lo cual todavía existen algunas maquilas en Nicaragua. En cambio, muchos trabajadores y trabajadoras de las zonas francas son excluidos de los servicios del Seguro Social por sus patronos. Sobre este punto, el diario La Prensa dice que las facilidades tributarias a las empresas maquileras son para favorecer el desarrollo, mientras que pensar en aumentos salariales o mejores condiciones laborales a los trabajadores es puro populismo. Nicaragua importa más de 300 millones de dólares al año en alimentos, es decir, un tercio de sus divisas brutas, bienes que se producen en Nicaragua por el campesinado. Últimamente, las importaciones han sido exentas de impuestos, mientras que a los productores nacionales se les sobrecarga de impuestos. Igualmente, para el diario La Prensa, ayudar a los grandes importadores a desbaratar nuestra soberanía alimentaria es desarrollo, mientras que apoyar a los campesinos para que aumenten su productividad y su bienestar es populismo. El diario La Prensa está promoviendo que le regalemos a la cadena hotelera Marriot unos bonos de inversión turística (BIT), por medio de los cuales el 70% de sus inversiones serán financiadas y canceladas por el fisco. Mientras tanto, los pequeños negociantes de Cantur no pueden acceder a las facilidades que el gobierno ha concedido a los grandes empresarios turísticos. Igual que en los casos anteriores, ayudar a los grandes empresarios, sobre todo extranjeros, es desarrollo; en cambio, ayudar a los pequeños productores es populismo. Finalmente, y a propósito de la oferta sandinista sobre el Bono Productivo Alimentario, cuyo costo es de 30 millones de dólares para apoyar a 75,000 familias campesinas, quiero decirles que Nicaragua recibe de la cooperación externa alrededor de 500 millones de dólares anuales, en una parte para resolver en forma productiva el problema de la pobreza en el campo y en otra para sentar las bases de un desarrollo sostenible y sustentable, dinero que en parte se recuperaría para conformar fondos revolventes de las mismas familias campesinas. En años anteriores, más de 100 millones de dólares no pudieron desembolsarse por falta de capacidad burocrática, otro tanto quedó en la burocracia por gastos administrativos. Suena, pues, mezquino, decir que apoyar a los campesinos es populismo, siendo éstos quienes sostienen la alimentación de los nicaragüenses. Mientras que les parece desarrollo apoyar, por ejemplo, a los grandes productores de pollos, a quienes se les mantiene la más alta protección arancelaria, aun después de la firma del tratado comercial con los Estados Unidos.

Fuente: El Nuevo Diario, 25 de julio.


Descarga la aplicación

en google play en google play