Escúchenos en línea

Saldo de víctimas mortales sigue creciento

| 5 de Septiembre de 2007 a las 00:00
Un saldo de al menos 21 muertos y 50,000 damnificados provocó el huracán Félix en la costa del Caribe Norte, mientras que la Fuerza Naval se esfuerza por confirmar si otros 30 fallecieron en los Cayos Miskitos y busca a unos 97 pobladores desparecidos de Cayos Mara. El presidente Daniel Ortega, quien se encuentra en Bilwi desde la mañana del miércoles, informó que "hay más de 200 desaparecidos, incluso se habla de que hay una cantidad de muertos, pero no podemos decir cantidad de muertos mientras no lo comprobemos". "Tenemos 21 muertos y es posible que crezca (esta cifra)... necesitamos agilizar las operaciones de salvamento", informó el gobernador de la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN), Reynaldo Francis, al presidente Daniel Ortega, que se encuentra de visita en la región declarada zona en Estado de Desastre. No obstante, la Defensa Civil maneja otras cifras sobre los fallecidos. "Hasta las siete de la mañana de hoy teníamos un registro de nueve personas fallecidas y en el transcurso del día tenemos el reporte de otros nueve personas muertas, lo que daría un saldo de 18 muertos por el momento", dijo el teniente coronel Álvaro Rivas. El informe oficial hasta las siete de la mañana del martes registraba otras 96 desaparecidas, 14 heridos graves y miles de casas destruidas, como balance provisional de la Defensa Civil de la zona. Según los datos de la Defensa Civil, "Félix" también dejó a su paso severos daños materiales pues hizo colapsar la comunicación terrestre, deterioró la infraestructura vial, de telecomunicaciones y de fluido eléctrico de la zona. El jefe del Ejército nicaragüense, Omar Halleslevens, calculó hoy que de 70 a 90 por ciento de la infraestructura de las comunidades al norte de Puerto Cabezas se encuentran destruidas. Esta paupérrima región del nordeste nicaragüense, habitada principalmente por misquitos, fue la más afectada por la furia del huracán Félix, que a su llegada -el martes- tenía una intensidad de 5 en la escala de Saffir Simpson, la máxima categoría, con ráfagas de viento de hasta 300 km/hora. El balance de víctimas podría agravarse a medida que las brigadas de salvamento y rescate lleguen a comunidades asentadas sobre el litoral Caribe, cuya infraestructura ha quedado totalmente arrasada, según los informes. Una comisión de gobierno iba a tratar de llegar a Sandy Bay, una de las comunidades sobre el litoral donde los reportes de daños son graves, según dijo un funcionario de la defensa civil de la región. "Estamos viendo que el número de afectados crece, recibimos información de personas que están flotando" en las aguas asidas a ramas, dijo Francis al reclamar ayuda urgente con medios aéreos y navales para socorrer a las poblaciones costeras que están incomunicadas. En Bilwi, ciudad de 40,000 habitantes, el huracán arrasó viviendas de madera y árboles y postes de luz, dejando sin energía ni agua a la gente, que perdió lo poco que tenía, declaró Francis. Una fuente de la Defensa Civil informó este mediodía que probablemente han muerto al menos 30 personas que vivían en los Cayos Miskitos, frente a las costas del Caribe Norte y que no quisieron ser evacuadas antes del paso del poderoso huracán Fénix. El teniente coronel Álvaro Rivas, oficial de la Defensa Civil, dijo que la muerte de 30 personas en Cayos Mikitos, ha sido reportada a la Fuerza Naval en Bilwi y que en este momento se dirige a la zona un avión de la Fuerza Aérea para rescatar a los sobrevivientes y confirmar la cifra de fallecidos. Según los informes extraoficiales, los Cayos fueron arrasados por las olas gigantes formadas por los vientos de 260 kilómetros por hora que llevaba el meteoro la madrugada del lunes. Ni una sola casa ha quedado en pie y hay decenas de personas desaparecidas, dijeron las fuentes. Un periodista del diario opositor La Prensa, quien estuvo en Cayos Miskitos, reportó que las diez comunidades de la Barra de Sandy Bay, prácticamente fueron borradas del mapa. Según el reportero, los restos de vacas y caballos "se podían ver flotando en el canal que conduce a las comunidades Lidaukra, Tawasakia, Kaska, Ninayari, Kawaslá, Winkalaya, Trinidad, Wiskira, entre otras, donde ni una sola casa quedó incólume, aunque no se registran víctimas mortales". "No obstante, casi todos los pobladores reportan al menos un familiar o conocido desaparecido, que antes de la llegada de Félix habían salido a alta mar o se encontraba en los Cayos Miskitos", asegura La Prensa. A Bilwi han sido trasladadas desde la Barra de Sandy Bay y los Cayos Miskitos, al menos 40 personas heridas. Un niño de 14 años de la comunidad Partah, con trauma cráneo encefálico severo fue transferido a un hospital de Managua. En tanto, las autoridades reportaron 96 personas desaparecidos en los cayos al este de Puerto Cabezas. La Fuerza Naval reporta que aún no se tienen noticias de al menos 96 habitantes de los Cayos Mara, a 85 kilómetros de las costas, quienes poco antes de la medianoche del lunes abordaron sus embarcaciones de vela rumbo a la Barra de Sandy Bay, en territorio continental. El capitán de corbeta, Julio César Zapata, dijo que supieron de la desaparición porque esta mañana rescataron al resto de pobladores de los Cayos Mara, un poco menos de 200 personas, entre los cuales nueve heridos, uno de ellos rescatado cuando flotaba inconciente entre los manglares. Los rescatado se habían guarecido en el barco que los llegó a rescatar la tarde del lunes, pero que quedó atrapado en los manglares, hasta adonde fue empujado por el fuerte oleaje. Los pobladores de los Cayos Mara relataron que la tercera parte de los habitantes no quiso evacuar en el barco, pero que después se arrepintieron y se hicieron a la mar con sus pequeñas embarcaciones de vela. Isolina Alvarado Waldan, una de las sobrevivientes, dice que entre las personas desparecidas están tres de sus familiares: Jeremías y Ángel Alvadrado y Karen Goy. La población intentaba recobrar la normalidad pese a que todavía siguen sin energía eléctrica y empezaban a limpiar los destrozos causados por este terrible huracán, el segundo en alcanzar la potencia máxima en menos de quince días en el Caribe. "El aviso de que había un huracán vino en la mañana y por la noche ya estaba pegando fuerte. Nos dejó con las manos vacías", dijo el miskito Epifanio Colleman. "Fue terrible, tenía los nervios alterados por esos fuertes vientos. Había mucho ruido cuando arrancaba los techos y derribaba árboles, postes de tendido eléctrico", describe Lorena Hernández, de Puerto Cabezas, principal ciudad del Caribe norte con 40.000 habitantes, donde el huracán arrasó viviendas y árboles que fueron desprendidos de raíz. Además de Puerto Cabezas, cuya infraestructura según Defensa Civil quedó 90% destruida, se reportaron enormes daños materiales en las comunidades costeras de Sandy Bay y Bismona. Desafiando las órdenes de evacuación, muchos habitantes se resguardaron en frágiles viviendas de madera, que fueron arrasadas. En la mosquitia hondureña, el ministerio de Salud envió una brigada con unos cien médicos y medicamentos para asistir a los damnificados de ambos lados de la frontera.

Otros resultados de la tragedia

Entre las víctimas fatales se cuenta una familia que pereció al caer sobre su vivienda un árbol como consecuencia de los fuertes vientos en el municipio de Rosita, en el llamado triángulo minero, según el reporte de la Defensa Civil. Asimismo, un bebé murió durante en el parto realizado en condiciones precarias, según el ministerio de Salud. Otra persona perdió la vida cuando se encontraba reparando el tejado de su casa cuando soplaban fuertes vientos, mientras que una tercera murió aplastada por su casa tras negarse a refugiarse en un albergue seguro. El cuerpo de un indígena miskito de la comunidad de Sandy Bay, apareció flotando en las aguas, mientras que otra víctima es originaria de Waspán, en la frontera con Honduras, según las autoridades de la defensa civil. Félix, convertido ahora en una depresión tropical, causó inundaciones y avalanchas de lodo, y destruyó un 80% de la infraestructura a su paso por la región autónoma norte de Nicaragua, según el más reciente informe del Sistema Nacional de Prevención y Mitigación de Desastres (Sinapred). El mayor Ramón Tercero, oficial de turno del Sinapred, dijo a AP el miércoles que ya se distribuye ayuda en alimentos, frazadas, medicinas y agua envasada a 15.809 personas que se encuentran en 76 refugios ubicados en la región, mientras continuaba lloviendo torrencialmente en las zonas ubicadas más al noroeste. El presidente Daniel Ortega declaró el martes el estado de desastre en Puerto Cabezas, casi 400 kilómetros al noreste de Managua. El número de afectados por el paso del huracán "Félix" por el Caribe Norte de Nicaragua se elevó a más de 40,000, informó el miércoles el coronel Rogelio Flores, de la Defensa Civil. Flores dijo a la televisión local que los equipos de evaluación continuarán hoy sus trabajos para tratar de llegar a comunidades que ayer no se pudo acceder porque las condiciones del tiempo no lo permitieron ni por tierra ni por mar. Flores indicó que estos equipos tratarán de llegar a Sandy Bay, Bismuna, Cayos Miskitos y Cabo Gracias a Dios, los más azotados por el meteoro, ya que el huracán "Félix" penetró ayer a territorio nacional por estos sectores con categoría cinco y vientos de 260 kilómetros por hora.

Descarga la aplicación

en google play en google play