Escúchenos en línea

38 muertos, 120 desaparecidos, 40 mil damnificados. «La devastación es total»

Varias agencias. Desde Bilwi, RAAN. | 5 de Septiembre de 2007 a las 00:00
Nicaragua llevó la peor parte del paso del huracán Félix por Centroamérica: un saldo de al menos 38 muertos, 120 desaparecidos y 50.000 damnificados provocó el huracán Felix en la costa Caribe de Nicaragua. "Son 38 los muertos", dijo el director del Sistema Nacional de Prevención y Mitigación para el Desastre, Ramón Arnesto Soza, y agregó que este balance "tiende a subir". El noreste, incluyendo Puerto Cabezas y cayos Miskitos en el Caribe, fue devastado. "En los Cayos Miskitos hay una gran cantidad de personas muertas y desaparecidas. Nos estamos preparando para lo peor", dijo el diputado Brooklin Rivera, líder de la etnia miskita, quien ha estado al frente de su pueblo durante la emergencia. Soza indicó que hasta el mediodía tenían registrados 21 fallecidos y durante el recorrido que el presidente Ortega realizó en la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN), declarada en "estado de desastre", confirmaron otras 17 muertes. El funcionario, un militar retirado, dijo que esas muertes son de personas que residían en la comunidad isleña de Cayos Miskitos, donde la población se rehúso a evacuar sus viviendas pese a la amenaza del huracán "Félix". Soza indicó además que "unas 120 personas originarias de los Cayos Miskitos, al este de Puerto Cabezas (en la Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN) que al momento de la evacuación decidieron quedarse están desaparecidas". "Felix", que embistió el martes con toda su furia el Caribe norte nicaragüense con vientos de 260 kilómetros por hora y categoría cinco en la escala "Saffir-Simpson", también dejó decenas de heridos. Las cifras de víctimas y daños "tienden a crecer", confirmó la ministra de Salud, Maritza Cuan. El presidente Daniel Ortega, quien ayer visitó la zona, quedó impactado porque las comunidades y los bosques del Caribe Norte por donde entró el huracán "Félix" resultaron arrasados por la violencia del meteoro. El presidente inspeccionó el sector caribeño por donde penetró el huracán el martes y se mostró conmovido por la destrucción que observó en comunidades como Sandy Bay, Sin Sin y Santa Marta. VEA IMÁGENES EXCLUSIVAS DEL CANAL 2 DE TELEVISIÓN, SOBRE LA DESTRUCCIÓN TOTAL EN SANDY BAY (archivo de Windows Media Player) "La devastación es total", dijo el mandatario Daniel Ortega, tras visitar la zona del desastre, antes de urgir el envío de "alimentos, agua, brigadas médicas, plástico y zinc" para atender a la población. "El impacto del huracán fue muy fuerte". En el helicóptero en que viajó, Ortega trasladó de Sandy Bay a Puerto Cabezas a tres personas heridas graves durante el paso del huracán ya degradado a sistema de baja presión. Ortega dijo que en esas comunidades por donde entró el huracán "la destrucción es total" y que pudo ver a niños, mujeres y ancianos viviendo a la intemperie porque perdieron sus casas. También pidió al jefe del Ejército, general Omar Halleslevens, que mañana envíe helicópteros a las comunidades azotadas por el huracán, para llevar agua, alimentos, medicinas y médicos para atender a los afectados. Ortega apuntó que el huracán no sólo arrasó con las casas de los pobladores sino que también con los bosques de esa zona extrema noreste de Nicaragua. "Hay comunidades que fueron totalmente arrasadas buscando hacia el Triángulo Minero y que no pudimos visitar, entre ellas Santa Martha, Sin Sin y Shasa. Pasamos también por Bismuna y vimos que hubo daños a la siembra de arroz, así como en Cabo Gracias a Dios", narró el mandatario a su regreso a Managua la noche del miércoles. El presidente ha sido solidario con quienes aún tienen esperanzas de encontrar vivos a sus familiares desaparecidos, y no quiso confirmar la cifra de 38 muertos. "No tenemos todo el detalle de la cantidad de víctimas, la cantidad de muertos y lesionados, solamente que hay 21 fallecidos, más de 50 mil que quedaron en la calle, sin techo y una cantidad no precisada de desaparecidos. Ortega ordenó al jefe del Ejército, General Omar Halleslevens, que envíe de nuevo a los helicópteros a los Cayos Miskitos para continuar la búsqueda de los desaparecidos. "Tienen que hacer el esfuerzo para rescatar a los desaparecidos. Las familias nos están pidiendo otro esfuerzo", dijo el presidente. La ministra de Salud, Maritza Cuan, quien está desde el lunes en Bilwi, dijo que el sector salud de la ciudad resultó gravemente dañado, pero que a pesar de ello han estado atendiendo de urgencia a personas que sobrevivieron a naufragios que se produjeron durante el paso del ciclón. "Tanto el hospital Nuevo Amanecer como el centro de salud quedaron totalmente inhabilitados", explicó. Cuan añadió que la labor de las autoridades de la salud debe concentrarse en combatir cualquier epidemia que se produzca como resultado del desastre causado por "Félix". Señaló que es necesario atender a comunidades donde la violencia del huracán se ensañó con los pobladores que han quedado incomunicados. "Ayer fuimos a una comunidad, donde habían 278 casas y ninguna quedó en pie por el huracán", describió la funcionaria, que forma parte de los ministros que evalúan los daños en el litoral Atlántico norte. El director de la empresa estatal de Energía, Ernesto Martínez-Tiffer, dijo que el meteoro acabó con 80% del tendido eléctrico y telefónico, así como el 90% de las viviendas de madera de la ya empobrecida región. De las 32 localidades del litoral norcaribeño con daños, fueron evacuadas al menos 15,809 personas desplazadas distribuidas en 76 albergues en el litoral del Atlántico norte. La Defensa Civil reportó 6.122 familias afectadas. Las casas destruidas fueron 7.895 viviendas y otras 400 de forma parcial. Félix también destruyó 8 edificios públicos y 7 privados, el muelle de Puerto Cabezas e iglesias. Según los datos, "Félix" también dejó a su paso por Nicaragua severos daños materiales pues hizo colapsar la comunicación terrestre y hay aldeas en las que un 80 por ciento de las casas quedaron sin techo. Además, deterioró la infraestructura vial, de telecomunicaciones y de fluido eléctrico de la zona. Un portavoz de la Defensa Civil dijo a Efe que los datos aún son preliminares. "Todavía no tenemos una dimensión clara de todo el impacto" por "Félix", reconoció el mandatario nicaragüense. Ante la magnitud de los daños causados, el gobierno decretó en "estado de desastre" la RAAN, la más golpeada por el huracán, donde se encuentra el presidente Ortega dirigiendo la evaluación de los daños causados por el ciclón. El jefe del Ejército de Nicaragua, general Omar Halleslevens, informó de que tres helicópteros se movilizarán en el Caribe norte para realizar todo tipo de labores en esa región que, por decreto presidencial, se halla en "estado de desastre". El presidente de la Empresa Nacional de Electricidad (ENEL), Ernesto Martínez, prometió que el servicio de luz eléctrica será restablecido en el Caribe norte en 15 días, y que en el caso de Puerto Cabezas la luz volverá en cinco días.

Descarga la aplicación

en google play en google play